Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog
9 diciembre 2014 2 09 /12 /diciembre /2014 15:17

En el libro ‘Minería en Colombia. Fundamentos para superar el modelo extractivista’ (abril 2013) se confirma lo que vienen advirtiendo los expertos en medio ambiente, desde que el país se subió en la locomotora minera: los efectos ambientales por la extracción de estos materiales son serios, evidentes y además irreversibles. Las implicaciones ambientales de la minería de oro y de carbón a gran escala, son de enorme impacto. La generación de grandes cantidades de residuos, la desaparición y contaminación de las aguas y del aire, la pérdida del suelo y de la biodiversidad, son sólo algunos de sus costos ambientales.

.

Locomotora minera sin con-ciencia

7 de diciembre de 2014

Carmen Rosa Berdugo. Bogotá-Colombia
IBERCIENCIA. Comunidad de Educadores para la Cultura Científica.
La siguiente es una reflexión frente a la realidad colombiana en lo que tiene que ver con “Las locomotoras mineras” o lineamientos de política del gobierno del presidente Juan Manuel Santos, que responden a intereses viciados por el reduccionismo capitalista que ni siquiera alcanza a pensar en las miserias que por la ambición de tener, heredaran las generaciones venideras.

.

.

http://www.elespectador.com/noticias/medio-ambiente/colombia-no-esta-preparada-locomotora-minera-articulo-420422

http://www.elespectador.com/noticias/medio-ambiente/colombia-no-esta-preparada-locomotora-minera-articulo-420422

 

 

Locomotora minera sin con-ciencia

La siguiente es una reflexión frente a la realidad colombiana en lo que tiene que ver con “Las locomotoras mineras” o lineamientos de política del gobierno del presidente Juan Manuel Santos, que responden a intereses viciados por el reduccionismo capitalista que ni siquiera alcanza a pensar en las miserias que por la ambición de tener, heredaran las generaciones venideras.

Carmen Rosa Berdugo. Bogotá-Colombia
IBERCIENCIA. Comunidad de Educadores para la Cultura Científica.

Así como pasan los vagones del tren que transporta el carbón del cerrejón por el departamento de la Guajira, zona desértica ubicada en la península del mismo nombre, al noreste Colombiano, en los límites con Venezuela, muy cerca al gran lago de Maracaibo, hoy contaminado y destruido por la extracción petrolera; pasan los tímidos informes que en coyunturas políticas reportan los medios de comunicación, o los llamados que investigadores y ambientalistas hacen a través de sus investigaciones sobre el impacto de:

La explotación minera a cielo abierto por lixiviación con cianuro y sus consecuencias en la salud de los seres humanos.
La explotación de los yacimientos de oro y de carbón.
La extracción y exploración del petróleo y las esmeraldas.
La explotación de piedra caliza.
Las voladuras en la explotación minera y sus efectos.
La dispersión de metales pesados y metaloides en cuencas fluviales.
En la extinción de especies vegetales y animales en las zonas intervenidas por la actividad minera.
El desplazamiento forzado de los habitantes por la presión que ejercen las compañías y empresas extractivas.

.
Mientras esto sucede, los ciudadanos conocedores de la situación o ignorantes del asunto sieguen siendo atropellados con la misma consigna: Colombia no está preparada para la locomotora minera, como si fuera que en un país educado y con derecho a vivir en equilibrio con la naturaleza, fuera necesario prepararse para acabar con el suelo y el subsuelo que es el sustrato vital.

Por eso no importa que en Colombia exista suficiente reglamentación ambiental y entidades de control como Ingeominas, las Corporaciones Autónomas Regionales, la Contraloría General de la Nación y los Institutos de investigación académica; la apuesta económica las pasa por alto y aparecen registros de información de primera mano que surgen de estas instancias, quienes advierten, por ejemplo, que de los 1.997 títulos de explotación de metales reportados en 2010, solo 194 de ellos cuentan con licencia ambiental. Ante información cómo esta, también surgen interrogantes ¿Quién será el responsable del pasivo ambiental a largo plazo?, ¿Locomotora minera con o sin conciencia? ¿Silencio o inconformismo?

De ahí la importancia de revisar los currículos de enseñanza de la ciencia y la investigación desde la escuela elemental, hasta los centros de investigación científica, fortaleciendo el estudio social de la ciencia y contribuyendo a reconocer la importancia de aprender a usar racionalmente los recursos naturales, respetando la biodiversidad

 

http://www.oei.es/divulgacioncientifica/?Locomotora-minera-sin-con-ciencia

http://www.oei.es/divulgacioncientifica/?Locomotora-minera-sin-con-ciencia

http://www.oei.es/divulgacioncientifica/?Locomotora-minera-sin-con-ciencia

.

,

La Organización de Estados Iberoamericanos nació en 1949 bajo la denominación de Oficina de Educación Iberoamericana y con el carácter de agencia internacional como consecuencia del I Congreso Iberoamericano de Educación celebrado en Madrid. En 1954, en el II Congreso Iberoamericano de Educación que tuvo lugar en Quito, se decidió transformar la OEI en organismo intergubernamental, integrado por Estados soberanos, y con tal carácter se constituyó el 15 de marzo de 1957 en el III Congreso Iberoamericano de Educación celebrado en Santo Domingo, allí se suscribieron los primeros Estatutos de la OEI, vigentes hasta 1985.

En 1979 se reunió el IV Congreso Iberoamericano de Educación en Madrid. En 1983 tuvo lugar en Lima el V Congreso Iberoamericano de Educación, y en mayo de 1985 se celebró una Reunión Extraordinaria del Congreso en Bogotá, en la que se decidió cambiar la antigua denominación de la OEI por la actual, conservando las siglas y ampliando sus objetivos. Esta modificación afectó también al nombre de su órgano supremo de Gobierno, el Congreso Iberoamericano de Educación, que se transformó en Asamblea General. En diciembre de 1985, durante la XXXXXX Reunión del Consejo Directivo celebrada en Panamá, en la que sus miembros actuaron con la plenipotencia de sus respectivos Estados y con plenos poderes de la Asamblea General, se suscribieron los actuales Estatutos de la OEI, que adecuaron y reemplazaron el texto estatutario de 1957 y aprobaron el Reglamento Orgánico.

A partir de la I Conferencia Iberoamericana de Jefes de Estado y de Gobierno (Guadalajara, 1991), la OEI ha promovido y convocado las Conferencias de Ministros de Educación, como instancia de preparación de esas reuniones cumbres, haciéndose cargo también de aquellos programas educativos, científicos o culturales que le son delegados para su ejecución.

http://es.wikipedia.org/wiki/Organizaci%C3%B3n_de_Estados_Iberoamericanos_para_la_Educaci%C3%B3n,_la_Ciencia_y_la_Cultura

 

'Colombia no está preparada para la locomotora minera'

Mientras la extracción de un gramo de oro implica gastar hasta 1.060 litros de agua, para producir arroz, papa o leche en la misma cantidad, se utilizan menos de 2 litros.

6 Mayo 2013 Por: Viviana Londoño Calle

Hace dos semanas, el ministro de Minas y Energía, Federico Renjifo, anunció que el Gobierno planea abrir las puertas a nuevas solicitudes mineras a finales de este mes. Según el ministro, hay notorios avances en la depuración de los títulos y el país estaría preparado de nuevo para permitir nuevas exploraciones.

Sin embargo, la más reciente investigación de la Contraloría General, que revela una completa radiografía de esta actividad en el país, advierte que más allá de la depuración de los títulos mineros otorgados hasta ahora (19.000 según el Ministerio de Minas), hay una serie de complejos retos con pocos los avances, que habría que resolver antes de reactivar la titulación minera, según el ente de control.

Uno de esos desafíos tiene que ver con las implicaciones ambientales de la minería de oro y de carbón a gran escala. El Espectador conoció el libro ‘Minería en Colombia. Fundamentos para superar el modelo extractivista’ que será presentado este lunes en la tarde y que confirma lo que vienen advirtiendo los expertos en medio ambiente, desde que el país se subió en la locomotora minera: los efectos ambientales por la extracción de estos materiales son serios, evidentes y además irreversibles.

La generación de grandes cantidades de residuos, la desaparición y contaminación de las aguas y del aire, la pérdida del suelo y de la biodiversidad, son sólo algunos de los costos ambientales que representa la minería a gran escala, de acuerdo con la investigación.

Cifras de Catastro y Registro minero señalan que de los títulos otorgados en Colombia, el 43% es para la explotación de oro y el 25% para carbón. Estos dos materiales terminan en países extranjeros: el 99% del oro extraído es para exportación y lo mismo sucede con el 95% del carbón. Para la Contraloría, además de representar fuertes daños ambientales, se trata de un modelo que “no genera encadenamientos productivos y no dinamiza directamente la economía”.

Julio Fierro, uno de los investigadores del capítulo ambiental insiste en que “la apuesta de desarrollo económico basada en la minería permea todas las decisiones del Estado y el país no tiene la capacidad ni la fortaleza institucional”. Además –según el experto- preocupa la absoluta desaparición del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible en la discusión del tema minero.

 

 

Minería vs agua

Extraer un gramo de oro implica gastar hasta 1.060 litros de agua. La misma cantidad de arroz, de papa o de leche se puede producir con menos de dos litros. Estos datos, que recoge la investigación, advierten sobre el alto consumo de agua para la actividad minera y la eventual competencia con la producción de alimentos. A esto se suma la contaminación de las aguas por mercurio o cianuro, utilizados para separar el oro de los minerales y por residuos tóxicos que acompañan los desechos mineros.

 

De acuerdo con el documento, “los yacimientos de extracción se caracterizan por contener oro en muy bajas concentraciones, lo cual implica la generación de grandes volúmenes de residuos”. Buena parte de estos residuos terminan contaminando las aguas y el ambiente y representando un riesgo para la salud pública. Por cada gramo de oro se pueden generar 40 gramos de arsénico, 10 gramos de cromo, 170 gramos de plomo y 50 gramos de zinc (ver gráfico).

Para la Contraloría, “un modelo de desarrollo basado en la extracción de minerales e hidrocarburos puede causar un impacto aún más fuerte debido a la contaminación de aguas y suelos, en particular en la zona de laderas andinas, poniendo en riesgo no sólo la diversidad, sino también la soberanía alimentaria, pues las especies químicas tóxicas liberadas pueden permanecer por muy largo plazo (decenas de miles de años) disponibles en el ambiente”.

El mapa minero del país muestra –de acuerdo con los investigadores- que “los principales proyectos mineros de carbón están en zonas con alta susceptibilidad a la desertización y los de oro se ubica en zonas de alta montaña, fundamentales en la preservación de la oferta hídrica”.
.
.

Millones de residuos

Ciudades como Bogotá, Buenos Aires o Río de Janeiro generan alrededor de dos millones de toneladas de residuos al año. Un proyecto de minería de oro a gran escala puede generar en el mismo período hasta 70 veces más residuos y en el caso de carbón, hasta 12 veces más deshechos. Aún así, los efectos que en el largo plazo representan estos materiales no están contemplados en la normatividad. ¿Quién responde entonces?

Según datos de la investigación, de los 1.997 títulos para la explotación de metales reportados en 2010, sólo 194 de ellos contaban con licencia ambiental. Así las cosas, es evidente que será el país y no las empresas las que tendrán que responder por los pasivos ambientales a largo plazo.

La debilidad de las licencias ambientales

“La reglamentación ambiental en Colombia no ha sido ajustada para prevenir, mitigar, corregir o compensar los impactos generados por la minería”, así define el documento de la Contraloría el débil control ambiental de los proyectos mineros en el país. Una de las falencias tiene que ver con las licencias ambientales: pese a que deberían ser la carta de navegación para que cualquier proyecto garantice los mínimos impactos, sólo son requeridas durante la etapa de explotación.

Mientras no tienen licencia –sin embargo- los proyectos adelantan vías, túneles, talas y diferentes actividades que aunque representan un claro impacto no tienen ningún tipo de control. Otro de los aspectos frente a los que llama la atención la investigación tiene que ver con la información que manejan las instituciones frente al tema minero. Todos los datos -incluso el estudio de impacto ambiental- lo proporcionan las mismas mineras. A la debilidad institucional se suma además la deficiencia de conocimientos técnicos y científicos frente a la extracción de minerales.

Entre las conclusiones de la investigación se destaca que el modelo actual de minería es una apuesta arriesgada que no incorpora los impactos ambientales. Según Fierro, “hay una apuesta económica por encima de todas las reglamentaciones ambientales, étnicas, tributarias y de ordenamiento territorial. Es una apuesta sin soportes y todos estos impactos sociales y ambientales no han sido tenidos en cuenta”.

Para los investigadores es evidente que los efectos ambientales son sólo algunos de las razones que justifican la declaratoria de una moratoria minera indefinida y la suspensión de los megaproyectos. Mantener cerrada la ventanilla minera, es una de las propuestas hasta que se plantee una nueva política minera que tenga en cuenta “el desarrollo integral, el respeto a la Constitución Nacional, la observancia de los derechos fundamentales de los ciudadanos”.

Esta tarde, la investigación, que recoge además otros temas gruesos como la renta minera, la normatividad de esta actividad y su relación con el conflicto armado, estará en manos del Ministerio de Minas y Energía, del de Ambiente, de los Congresistas y de todas las entidades de las que depende el futuro de la minería en el país.

Luis Jorge Garay, coordinador de la investigación es enfático al respecto: “lo que mostramos es que Colombia no está preparada para desarrollar una industria minera necesaria bajo criterios de respeto de los derechos, de conservación del medio ambiente y desarrollo integral”. Para Fierro, es claro que no debe haber minería en lugares ricos en biodiversidad y en cuencas frágiles y debe prohibirse en zonas de conflicto. “Si uno se imagina ese mapa, muy probablemente este no sea el país adecuado para basar su desarrollo en la minería”.

Compartir este post

Repost0

Comentarios

Présenta

  • : cinabrio blog
  • : Ecología y sostenibilidad socioambiental, énfasis en conservación de ríos y ecosistemas, denuncia de impacto de megaproyectos. Todo esto es indesligable de la política y por ello esta también se observa. Ecology, social and environmental sustainability, emphasis on conservation of rivers and ecosystems, denounces impact of megaprojects. All this is inseparable from politics, for it, the politics is also evaluated.
  • Contacto

Perfil

  • Malcolm Allison H malcolm.mallison@gmail.com
  • Biólogo desde hace más de treinta años, desde la época en que aún los biólogos no eran empleados de los abogados ambientalistas. Actualmente preocupado …alarmado en realidad, por el LESIVO TRATADO DE(DES)INTEGRACIÓN ENERGÉTICA CON BRASIL
  • Biólogo desde hace más de treinta años, desde la época en que aún los biólogos no eran empleados de los abogados ambientalistas. Actualmente preocupado …alarmado en realidad, por el LESIVO TRATADO DE(DES)INTEGRACIÓN ENERGÉTICA CON BRASIL

Recherche

Liens