Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog
12 enero 2015 1 12 /01 /enero /2015 16:00

The American people don't want a revolution despite Elizabeth Warren's sounds of alarm for the middle class

 

--

El pueblo estadounidense no quiere una revolución a pesar de que la Senadora Elizabeth Warren alarma a la clase media


con su populismo demócrata y advierte del fin del sueño americano, las clases medias no están listas para la revolución, escribe Peter Foster en Washington


Por Peter Foster, Washington

11 de enero 2015

Las diferencias ideológicas entre los republicanos han sido parte de la diversión y la feria política estadounidense durante más de 50 años, pero que hay de las divisiones potenciales de la izquierda?

Se plantea que cuando Barack Obama deje la Casa Blanca en 2016, los demócratas podrían sufrir el mismo tipo de convulsión que el Tea Party infligió a los republicanos después de que George W. Bush dejó el cargo en 2008.

La semana pasada en Washington DC, fue posible escuchar los primeros disparos de lo que algunos de izquierda demócrata esperan se convierta en una lucha feroz en el alma ideológica de su propio partido.

Tales disparos fueron emitidos por Elizabeth Warren, una senadora por Massachusetts anti-banqueros que ha sido uno de los personajes favoritos de la izquierda estadounidense desde la crisis financiera, cuando ella defendió los derechos de los consumidores de censurar  a los banqueros rescatados.

De 65 años de edad, exprofesora de Derecho de Harvard con orígenes en la clase trabajadora, logró prominencia repentina en 2011 después de un discurso, que se viralizó on-line, acerca de cómo los estadounidenses ricos debian gran parte de su éxito al estado.

Pero incluso con sus estridencias, esta perorata de 30 minutos en una cumbre organizada por el grupo AFL-CIO, grupo paraguas de los sindicatos estadounidenses, era bizarro: la señora Warren estaba en contra del aumento de la desigualdad entre ricos y pobres, banqueros codiciosos, estancamiento de los salarios y la retótica del establishment en favor del "uno por ciento", en favor de los más ricos.

Citando cifras que son familiares a los lectores de El Capital de Thomas Piketty, en el siglo XXI, se lamentó de que desde 1980, el 10% (los que más tienen) se hallan apropiado del 100% de crecimiento de ingresos en los Estados Unidos; mientras que al 10% de los que menos tiene, no le halla tocado nada.

Pero las estadísticas por sí solas no pueden transmitir su amargo e insurgente tono: la clase media de Estados Unidos se encuentra en "problemas profundos", advirtió, mientras culpaba a los ricos de haber "tragado" más que compartido.

Atacó Walmart, los mercados de valores y las "grandes corporaciones" que "se hacían de las jugosas ganancias de corto plazo ... a expensas de las familias trabajadoras", y criticó a ambas partes por tres décadas de recortes de impuestos y "economía vudú" que tenían "amañada la jugada" contra el Ordinario Joe.

Gran parte de lo que la señora Warren dice es objetivamente correcto - la desigualdad de ingresos está creciendo y los ingresos familiares medios estadounidenses han estado más o menos estancados desde la época de Reagan - pero cuando se trata de construir una nueva política popular de descontento, su retórica está simplemente descarrilada.

Elizabeth Warren sube y domina el escenario a expensas del senador Scott Brown, para convertirse en la primera mujer senadora por Massachusetts

Al escucharla hablar, se podría pensar que los estadounidenses comunes deben marchar a las barricadas, pero como se demostró por el fracaso del movimiento Occupy, incluso después de la crisis financiera, cuando es el momento del cambio, la verdad es que la mayoría, en realidad está demasiado ocupada, de compras en Walmart, como para esforzarse por el cambio.

La izquierda arremete contra la globalización y la subcontratación, pero la realidad es que, en esencia, se ha entregado a la clase media estadounidense lo que siempre quiso: coches baratos, televisores a color y neveras mamut en que almacenar siempre, crecientes montañas de adictivos alimentos azucarados.

Esto puede ser Pan y Circo, y es sin duda frustrante para la señora Warren que la clase media de EEUU parezca no poder hacer que su conciencia de clase despierte. Es probable que se decepcione a los de la izquierda con esperanza de fomentar la revolución.

Los ingresos están estancados, es cierto, pero se ignora el hecho de que el bienestar, es a menudo, una cosa relativa. Esta semana, el Gallup Syandard de Índice de Vida alcanzó un máximo en 7 años, con un 81% "satisfecho" por su nivel de vida y un 61% convencido de que está "cada vez mejor".


Esa falta de ira, ese confort, también explica por qué los de la izquierda más dura no pueden ganar las primarias a los candidatos oficiales demócratas y - a diferencia del Tea Party que ha obligado al Partido Republicano a virar hacia la derecha dura - no pueden arrastrar a los demócratas, hacia una izquierda dura.

Así, mientras que el campo republicano en 2016 tendrá desde libertarios como Rand Paul hasta cuadros del Tea Party como Ted Cruz, los demócratas ya se están preparando para la coronación como su candidata, a Hillary Clinton.

Señora Warren coquetea abiertamente con el proceso electoral del 2016, pero la mayoría cree que su principal objetivo es forzar la agenda de Hillary Clinton a la izquierda. Incluso en este caso, es probable que se frustre.

Su discurso contiene varios ataques apenas velados a la Clinton, quien es un ex-miembro de junta de Walmart cuyo marido ha abrazado esa mismos economía vilipendiada del "goteo", mientras estaba en el cargo de Presidente de EEUU. Desafortunadamente para la señora Warren, las encuestas muestran que para muchos estadounidenses, la época de Bill Clinton en el cargo, fue la última vez que realmente se sintieron muy bien acerca de la economía.

Y si se escucha con atención los susurros en la parte posterior de la sala, se hace evidente que incluso partes del coro de la Unión, partes del coro del sindicalismo, no están muy convencidas con la predica de Elizabeth Warren.

En privado, el director político de un importante sindicato reconoció que la señora Warren era "demasiado populista" para sus miembros obreros, muchos de los cuales son sorprendentemente conservadores por instinto.

 

Y los miembros que votan por los demócratas han tendido a apoyar tanto a la señora Clinton por su posición y  curiosamente, a su marido, cuyo discurso sobre la "nueva economía del sueño americano", bastante insensata, sostenida en la Convención Demócrata de 2012, ahora es favorita.

La Señora Warren no está del todo mal cuando advierte que "el sueño americano" está en problemas por los crecientes costos de la educación y la caída de la movilidad social. Pero el problema es que no mucha de la opinión pública estadounidense quiere creerle.

Los ideológos políticos de EEUU podrían estar más crudamente divididos que nunca, pero en la cuestión del "sueño americano", hay un sorprendente acuerdo: la mayoría de los estadounidenses todavía creen que tienen una oportunidad, incluso cuando demasiados, en realidad, no la tenga.

.

.

Los ingresos de la masa en EEUU están estancados, es cierto, pero se ignora el hecho de que el bienestar, es a menudo, una cosa relativa. Esta semana, el Gallup Standard de Índice de Vida, alcanzó un máximo en 7 años, con un 81% "satisfecho" por su nivel de vida y un 61% convencido de que está "cada vez mejor".
La falta de ira, el confort de las masas estadounidenses, también explica por qué los de la izquierda más dura no pueden ganar las primarias a los candidatos oficiales demócratas y - a diferencia del Tea Party que ha obligado al Partido Republicano a virar hacia la derecha dura - no pueden arrastrar a los demócratas, hacia una izquierda dura.

Y si se escucha con atención los susurros en la parte posterior de la sala, se hace evidente que incluso partes del coro de la Unión, partes del coro del sindicalismo, no están muy convencidas con la predica de Elizabeth Warren.

En privado, el director político de un importante sindicato reconoció que la señora Elizabeth Warren era "demasiado populista" para sus miembros obreros, muchos de los cuales son sorprendentemente conservadores por instinto.

.

.


Elizabeth Warren by Taylor Jones, Politicalcartoons.com

 

.

Elizabeth Warren is worth millions - Jan. 8, 2015 - CNN Money

money.cnn.com/2015/01/.../elizabeth-warren-wealth...

hace 4 días - Though she fights for less fortunate Americans, Elizabeth Warren has amassed millions in wealth.

 

Elizabeth Warren and the Left's Unpopular Populism - The ...

www.theatlantic.com/...elizabeth-warren.../384310/
hace 4 días - Elizabeth Warren and her Democratic allies should not fool themselves into thinking that Americans who are angry at elites and corporations ...

 

200,000 sign petition urging Elizabeth Warren to run for ...

www.bostonglobe.com/...elizabeth-warren.../story.ht... -

hace 3 días - More than 200,000 Americans have signed a petition to encourage Senator Elizabeth Warren of Massachusetts to seek the Democratic ..

 

 

 

Elizabeth Warren (nacida Elizabeth Herring;1 Oklahoma City, 22 de junio de 1949),2 académica y política estadounidense.

"Populista" según el diario "El País" de España, es docente de leyes en la Harvard Law School, donde enseña derecho mercantil, de contratos y concursal. En el marco de la crisis financiera de 2008 presidió el comité parlamentario que fiscalizó el TARP. Luchó por la creación de la CFPB,,3 4 un organismo de protección al consumidor, que fue establecido en virtud de la Dodd-Frank Wall Street Reform and Consumer Protection Act; posteriormente se dedicó a su implementación.

En septiembre de 2011 se anunció su candidatura al Senado de los Estados Unidos, desafiando al recientemente electo Scott Brown.5 Finalmente resultó electa, y asumió su escaño en enero de 2013.

 

http://es.wikipedia.org/wiki/Elizabeth_Warren

 

 

 

 

The American people don't want a revolution despite Elizabeth Warren's sounds of alarm for the middle class


Populist senator warns of end of American dream but middle classes aren’t ready for revolution, writes Peter Foster in Washington


By Peter Foster, Washington

11 Jan 2015

Ideological splits among Republicans have been part of the fun of the American political fair for more than 50 years now, but what of potential divisions on the Left?

When Barack Obama departs the White House in 2016, the question already being asked is whether Democrats will now suffer the same kind of upheaval that the Tea Party inflicted on Republicans after George W. Bush left office in 2008.

Last week in Washington DC it was possible to hear the opening shots of what some left-wing Democrats hope will become a similarly fierce fight for the ideological soul of their own party.

They were fired by Elizabeth Warren, a banker-bashing Massachusetts senator who has been a darling the American Left ever since the financial crisis when she championed the rights of let-down consumers over the bailed-out bankers.

A 65-year-old former Harvard Law professor from working class roots, Mrs Warren achieved sudden prominence in 2011 after a speech about how wealthy Americans owed much of their success to the state went viral online.


But even by her strident standards, this 30-minute speech to a summit organised by the US labour unions’ umbrella group the AFL-CIO, was a doozy: Mrs Warren raged against rising wealth inequality, greedy bankers, stagnant wages and the establishment’s wholesale “rigging” of the system in the favour of the “one per cent”.

Quoting numbers that will be familiar to readers of Thomas Piketty’s Capital in the Twenty-First Century, she lamented that since 1980, the top 10 per cent of earners had taken 100 per cent of income-growth in the United States. The bottom 10 per cent got nothing.

But statistics alone can’t convey her bitter, insurgent tone: America’s middle class is in “deep trouble”, she warned, while blaming the rich who had “gobbled up” more than their share.

She attacked Walmart, the stock-markets and the “big corporations” who “juiced short term profits...at the expense of working families” and lashed out at both parties for three decades of tax-cuts and “voodoo economics” that had “rigged the game” against the ordinary Joe.

Much of what Mrs Warren says is factually correct - income inequality is growing and American median household incomes have been pretty much stagnant since Reagan’s day - but when it comes to building a new popular politics of discontent, her rhetoric is simply way off.

Elizabeth Warren takes the stage for her acceptance speech after beating incumbent US Senator Scott Brown to become the first female senator in Massachusetts

To hear her speak, you would think that ordinary Americans should be manning the barricades but as was demonstrated by the failure of the Occupy movement to really catch hold even after the financial crisis when the time was ripe, the truth is that most are actually too busy shopping at Walmart to bother.

The Left rails against globalisation and out-sourcing but the reality is that it has, on balance, delivered America’s middle class what it always wanted: cheap cars, colour TVs and mammoth fridges in which to store ever-expanding mountains of addictive, sugary food.

Bread and circuses this may be, and it is no doubt frustrating to Mrs Warren that America’s middle classes cannot seem to have their class-consciousness awakened, but those on the Left hoping to foment revolution are likely to be disappointed.

Incomes are stagnant, true, but that ignores the fact that well-being is often a relative thing. This week the Gallup Standard of Living Index hit a seven-year high, with 81 per cent “satisfied” by their standard of living and 61 per cent saying it is “getting better”.

That lack of anger also explains why ultra-liberals can’t win primaries against Democrat establishment candidates and - unlike the Tea Party which has successfully forced the GOP to tack hard right - drag Democrats hard Left.

So while the Republican field in 2016 will span from libertarians like Rand Paul to Tea Partiers like Ted Cruz, Democrats are already preparing for the coronation of the ultimate establishment candidate in Hillary Clinton.

Mrs Warren flirts openly with running in 2016, but most believe her primary objective is to force Mrs Clinton’s agenda to the left. Even here, she is likely to be frustrated.

The speech contained several thinly-veiled attacks on Mrs Clinton, who is a former Walmart board-member whose husband embraced those same reviled “trickle-down” economics while in office. Unfortunately for Mrs Warren surveys show that for many Americans, Bill Clinton’s time in office was the last time they actually felt really good about the economy.

 

And listen closely to the whispering at the back of the room, and it becomes clear that even parts of the Union choir aren’t really convinced by Mrs Warren’s preaching.

Privately, the political director of one major union conceded that Mrs Warren was “just too populist” for his blue-collar members, many of whom are surprisingly conservative by instinct.

And those members that do vote Democrat have tended to support both Mrs Clinton for her no-nonsense appeal and - interestingly - for her husband, whose speech on the “new American dream economy” to the 2012 Democrat Convention is now an enduring party favourite.

Mrs Warren is not entirely wrong when she warns that the American dream is in “trouble” from rising education costs and falling social mobility, her problem is that not enough of the American public want to believe her.

The country’s ideological politics might be more starkly divided than ever, but on the question of the American dream, there is surprising agreement: most Americans still believe they have a shot, even when far too many actually don’t.


--------------------

Related Articles

Democrat Elizabeth Warren

Elizabeth Warren relaunches Senate bid
06 Sep 2012

‘Hillary’s nightmare’ could derail Clinton’s election bid
22 Apr 2014

Can Democrats find rival to Hillary?
28 Sep 2014

American Way: The clock is running down fast for the fourth-quarter president
03 Jan 2015

Los banqueros rescatados y la economía financiarizada

www.laeuropaopacadelasfinanzas.com/.../los-banqueros-rescatados-y-la-...

Compartir este post

Repost0

Comentarios

Présenta

  • : cinabrio blog
  • : Ecología y sostenibilidad socioambiental, énfasis en conservación de ríos y ecosistemas, denuncia de impacto de megaproyectos. Todo esto es indesligable de la política y por ello esta también se observa. Ecology, social and environmental sustainability, emphasis on conservation of rivers and ecosystems, denounces impact of megaprojects. All this is inseparable from politics, for it, the politics is also evaluated.
  • Contacto

Perfil

  • Malcolm Allison H malcolm.mallison@gmail.com
  • Biólogo desde hace más de treinta años, desde la época en que aún los biólogos no eran empleados de los abogados ambientalistas. Actualmente preocupado …alarmado en realidad, por el LESIVO TRATADO DE(DES)INTEGRACIÓN ENERGÉTICA CON BRASIL
  • Biólogo desde hace más de treinta años, desde la época en que aún los biólogos no eran empleados de los abogados ambientalistas. Actualmente preocupado …alarmado en realidad, por el LESIVO TRATADO DE(DES)INTEGRACIÓN ENERGÉTICA CON BRASIL

Recherche

Liens