Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
25 febrero 2015 3 25 /02 /febrero /2015 17:06

Image

 

The monarchy has the tyranny as its negative part before it ends, the aristocracy has the oligarchy as its negative part before it ends, the democracy has the ochlocracy as its negative part before it Ends.

La monarquía tiene a la tiranía como su expresión negativa terminal, la aristocracia tiene la oligarquía como su expresión negativa terminal, la democracia tiene la oclocracia como su expresión negativa terminal.

 

Image

DOS LOBOS Y UN CARNERO VOTANDO DEMOCRATICAMENTE QUE COMER

 

ilovephilosophy.com

 

politics OCHLOCRACY

 

Democracy is rule by the people, and Ochlocracy is rule by the mob.

The difference is in connotation and methods of government, I think. Democracy aims to govern peacefully by the people, through civilized means. Mob rule is when "democracy" turns into "the masses brutalize everyone else that gets in their way".

.

 

¿Qué es la oclocracia?

El oclócrata asume el control de los poderes públicos porque la autoridad reposa en él

 

CARLOS J. SARMIENTO SOSA |  EL UNIVERSAL
jueves 17 de julio de 2014  12:00 AM

De acuerdo al DRAE, en su 22ª edición, la oclocracia es el gobierno de la muchedumbre o de la plebe. En la filosofía y la política, Aristóteles, en la antigua Grecia, consideraba que la oclocracia era el gobierno de los demagogos en nombre de la muchedumbre y, por tanto, una degradación de la democracia.

A lo largo de los siglos, la oclocracia se ha hecho realidad en todas partes del mundo, particularmente en Occidente, desde la vieja Atenas hasta nuestros días, pues así como en las distintas sociedades se han dado otras formas de gobierno como la aristocracia, la democracia, la monarquía, y la tiranía, la oclocracia ha ocupado entre ellas un papel preponderante al constituir una forma degenerativa de la democracia, confirmando la anacyclose o teoría cíclica de la sucesión de los sistemas políticos, desarrollada 200 a.C. por el historiador griego Polibio.

Para que la oclocracia funcione, se requieren dos elementos, sin los cuales no es posible: La muchedumbre y el oclócrata.

La muchedumbre, calificada como masa por Ortega y Gasset, es aquel sector de la sociedad que, sumido en la ignorancia, se mueve por sentimientos elementales y emociones irracionales. Se distingue del pueblo, que es el cuerpo social conformado por los ciudadanos conscientes de su situación y de sus necesidades, con una voluntad formada y preparada para la toma de decisiones y para ejercer de forma plena su poder de legitimación.

El oclócrata se presenta como el caudillo carismático, dotado de la capacidad intuitiva de adaptar materiales simbólicos a las necesidades de la muchedumbre haciéndole ver que va a satisfacer sus más inmediatas vindicaciones para, de esa forma, mantener la adhesión de ese sector social, hundido en la ignorancia y el abatimiento y que, ante la manipulación del oclócrata, se vuelca hacia éste con fe ciega. Es el reflejo de profetas, hechiceros, árbitros, guías de cacería o caudillos militares, considerándosele en posesión de fuerzas sobrenaturales o sobrehumanas, en fin, un emisario divino.

La muchedumbre da vida al oclócrata, ese personaje que vuelca todos sus esfuerzos publicitarios hacia aquélla, apelando a los sentimientos más burdos y elementales para legitimarse en el mando y alcanzar sus propios y particulares objetivos, teniendo poco -o nada- en cuenta los intereses reales de la sociedad pues su único objetivo es la conquista y mantenimiento del poder.

La muchedumbre se rinde y siente que, a través del oclócrata, ejerce el poder y cree que su propia situación personal mejora aunque esté hundiéndose en la más profunda de las miserias, pero jamás pierde la esperanza. Sus limitaciones culturales, sociales, económicas y de toda especie le impiden ver la realidad y queda a merced de ese sujeto que la controla mientras disfruta de su poder.

En el desarrollo de su política, el oclócrata dirige su objetivo a la conquista y al mantenimiento de su poder personal o de grupo, haciendo uso de la demagogia y recurriendo a emociones irracionales mediante estrategias como la promoción de discriminaciones, de fanatismos y de sentimientos nacionalistas exacerbados; el fomento de los miedos y de inquietudes; el uso de verbo encendido o vulgar, o una repetida retórica generalmente soez y plena de descalificaciones a todos sus opositores, con miras al control absoluto de la muchedumbre.

Arbitrariedad

En ejercicio del poder, el oclócrata asume el control de los poderes públicos porque la autoridad reposa en él y da rienda suelta a la arbitrariedad mediante actos destinados a la apropiación de los medios así como el control de las instituciones educativas, a fin de aplicar un proceso de desinformación y tergiversación de cualquier afirmación que le sea contraria. La expropiación de la propiedad privada y la confiscación forman parte de sus armas favoritas para asumir el control de lo que se denominan empresas básicas y empresas distribuidoras de bienes de primera necesidad e, incluso, sirve para amenazar a todo aquel que sea propietario. La reforma agraria siempre está presente en los planes del oclócrata, y los dueños de tierras destinadas a la agricultura o la ganadería resultan expropiados o confiscados, y acusados sus propietarios de mantener ociosas sus propiedades. La defensa de la soberanía de la patria ante una imaginaria amenaza externa está presente en su a veces ininteligible y procaz léxico.

Para ejecutar su política, el oclócrata cuenta, además, con comités de defensa, milicias populares, grupos de irregulares armados o no y, en fin, cualquier mecanismo que haga sentir a la muchedumbre que ella es la que manda.

En fin, en la oclocracia la legitimidad que otorga la muchedumbre está corrupta, porque carece de la racionalidad del pueblo, ese conjunto de ciudadanos conscientes de su situación y de sus necesidades y que cuentan con una voluntad formada y preparada para la toma de decisiones y para ejercer su poder de legitimación de forma plena, como dijera J. J. Rousseau.

carlosjsarmientososa@gmail.com

.

http://blogs.peru21.pe/elotorongo/OT200215_01port.jpg

.

El oclócrata se presenta como caudillo carismático, dotado de capacidad intuitiva para contentar a la muchedumbre haciéndole ver que va a satisfacer sus más inmediatas vindicaciones para, de esa forma, mantener la adhesión de ese sector social, hundido en la ignorancia y el abatimiento y que, ante la manipulación del oclócrata, se vuelca hacia éste con fe ciega. Es el reflejo de profetas, hechiceros, árbitros, guías de cacería o caudillos militares, considerándosele en posesión de fuerzas sobrenaturales o sobrehumanas, en fin, un emisario divino.

La muchedumbre da vida al oclócrata, ese personaje que vuelca todos sus esfuerzos publicitarios hacia aquélla, apelando a los sentimientos más burdos y elementales para legitimarse en el mando y alcanzar sus propios y particulares objetivos, teniendo poco -o nada- en cuenta los intereses reales de la sociedad pues su único objetivo es la conquista y mantenimiento del poder.

.

http://blogs.peru21.pe/elotorongo/469-Logo-Urresti.jpg

.

Humberto Lay: los peruanos no necesitan un presidente como Urresti

RPP Noticias

 

Urresti presidente, por El Tunche | El Comercio Perú

Querido Urresti:

Va casi una semana desde que dejaste el ministerio. ¡Y cómo se siente tu falta! 

Los malhechores nos acechan y la inseguridad arrecia. Recién me comentó una señora que, mientras era asaltada, clamó “oh, y ahora quién podrá defenderme”, esperando tu irrupción desde el cielo con granadas y nunchakus, pero gran decepción se llevó cuando quien se le apareció fue José Luis Pérez Guadalupe, con esa pinta de oficinista que se trae, gritando “¡yoooo!”.

Pero cuando más desesperanzado andaba por tu salida del ministerio, recibí con gran felicidad tu anuncio de que has decidido “lanzarte a la política”. Todavía no sé bien lo que quisiste decir, porque uno pensaría que tras ocho meses de ministro como que ya estabas en la política, pero intuyo tus intenciones: quieres ser presidente. 

¡Y qué candidatazo serás! Tienes dominados al ‘Señor del Ego’ y a la ‘Señora Impráctica’ a punta de ponerles chapas, y tu único contendiente peligroso, Mauricio Diez Canseco, dice ser un “generador de trabajo”, pero se cree que también estaría contando la labor que les genera a los funcionarios de la Sunat que investigan sus empresas. 

Te adelanto mi pronóstico: ganarás contundentemente. Como tú mismo se lo dijiste a tus críticos la semana pasada: “De repente, despertaron al gigante que estaba dormido”. Y si así eras dormido, cómo serás despierto. Prepárate, peruano. Tus elecciones nunca serán las mismas.

.

 

469-oto-3.jpg.

Compartir este post

Published by Malcolm Allison H malcolm.mallison@gmail.com - en HISTORIA UNIVERSAL DE LA INFAMIA HISTORIA PSICOLOGÍA COSTUMBRES
Comenta este artículo

Comentarios

Présenta

  • : cinabrio blog
  • cinabrio blog
  • : Ecología y sostenibilidad socioambiental, énfasis en conservación de ríos y ecosistemas, denuncia de impacto de megaproyectos. Todo esto es indesligable de la política y por ello esta también se observa. Ecology, social and environmental sustainability, emphasis on conservation of rivers and ecosystems, denounces impact of megaprojects. All this is inseparable from politics, for it, the politics is also evaluated.
  • Contacto

Perfil

  • Malcolm Allison H malcolm.mallison@gmail.com
  • Biólogo desde hace más de treinta años, desde la época en que aún los biólogos no eran empleados de los abogados ambientalistas. Actualmente preocupado …alarmado en realidad, por el LESIVO TRATADO DE(DES)INTEGRACIÓN ENERGÉTICA CON BRASIL
  • Biólogo desde hace más de treinta años, desde la época en que aún los biólogos no eran empleados de los abogados ambientalistas. Actualmente preocupado …alarmado en realidad, por el LESIVO TRATADO DE(DES)INTEGRACIÓN ENERGÉTICA CON BRASIL

Recherche

Liens