Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog
6 febrero 2015 5 06 /02 /febrero /2015 15:26
El gobierno de Humala evidencia calidad esquizofrénica // The Economist

Perú: política sin convicciones
Una reforma laboral fallida expone los límites del pragmatismo

Ollanta Humala es la veleta política de América Latina. Ex oficial del ejército, en 2006 fue candidato a la presidencia de Perú (y perdió) como simpatizante de Hugo Chávez, su campaña fue financiada en parte por el dinero venezolano. En 2011 postuló de nuevo, esta vez como discípulo de Lula da Sliva, el ex presidente izquierdista y pragmático de Brasil, propugnando esta vez "una gran transformación". Para ganar la elección en segunda vuelta ese 2011 se desplazó más hacia el centro, con la promesa de mantener las políticas económicas liberales, políticas que ayudaron a dar a Perú una alta tasa de crecimiento, comparable a la de las economías más grandes de América del Sur en la década anterior.

http://www.economist.com/news/americas/21642245-failed-labour-reform-exposes-limits-pragmatism-perus-no-convictions-politician

.
Eso es lo que ha hecho Humala, mientras derivaba una especie de populismo moderado de centro-derecha, clásica de la política peruana desde la década de 1990. Su gobierno tiene calidad esquizofrénica. Se ha caracterizado por inestabilidad en la superficie, ya detenta su sexto primer ministro y su sexto ministro del Interior, y subyace un clima de intriga en el país.
.
El escándalo más reciente involucra la acusación de los líderes de oposición y algunos de sus antiguos partidarios, de haber sido espiados. El actual ministro del Interior, Daniel Urresti, es un general retirado del ejército que está siendo investigado por el cargo de asesinato de un periodista durante la guerra contra Sendero Luminoso, un grupo terrorista de la década de 1980. Pero Urresti ha ayudado a elevar la tasa de aprobación del presidente al comportarse como un jefe de policía hiperactivo, buscando siempre titulares, a pesar de que la criminalidad empeora.
.
Al mismo tiempo, Humala ha nombrado a un núcleo de tecnócratas para ejecutar las políticas socio-económicas. Su gobierno está llevando a cabo una repotenciación de los colegios y fomentando la innovación y la diversificación de la economía. Se trata de proyectos jalados de acá y de allá, para nuevas carreteras y líneas de metro, sujetos a poco plan y concierto, que deben superar una engorrosa tramitología burocrática.
.
Tales esfuerzos son urgentes y deben ir más allá. El fin del auge de los productos básicos ha afectado duramente a Perú. La economía creció un 2,4% el año pasado, menos de la mitad de lo previsto por el Gobierno. Alonso Segura, el ministro de Finanzas, insiste en que el crecimiento repuntará hasta el 4,8% en 2015. Sin embargo, no hay ninguna razón para creer que la economía vaya mucho mejor que el año 2014. La caída en el precio del cobre, el mayor producto de exportación de Perú, se compensará con importaciones de hidrocarburos baratos, por la caída de su cotización global. La inversión pública se ralentizará porque los gobiernos regionales y municipales recién electos aún serán cautos en el gasto, aún estarán pensando cómo hacer su trabajo.
.
Las previsiones del Ministerio de Finanzas han perdido credibilidad. Él diagnosticó un shock estructural permanente como una falta temporal de demanda. Se dinamisó circulante la economía el 2014, vía recortes de impuestos adicionales y bonificaciones para los trabajadores públicos con los salarios más bajos. Habría sido mejor invertir en atraer mejores maestros y administradores: la falta de financiación adecuada está socavando la reforma de la educación y la reforma dirigida a la profesionalización de la función pública. Pero el señor Humala ha bloqueado esto, porque teme las críticas por aumentos salariales a los funcionarios públicos de alto nivel, según nos enteramos por información privilegiada.
.
Aunque Humala acepta la necesidad de reformas estructurales, sus esfuerzos han sido tímidos. Dos tercios de los peruanos trabajan en el sector informal, privados de toda protección laboral. Ante el temor a la oposición sindical, el presidente vetó el plan del equipo económico de liberalizar la legislación laboral extraordinariamente rígida del Perú. En cambio, en diciembre el Congreso aprobó una medida para alentar a los empleadores a contratar a jóvenes de 18-24 años en un régimen un poco más flexible. Esta ley provocó marchas de miles de estudiantes. El 26 de enero el Congreso decidió que la ley no valía tanto como para sufrir el alboroto y la derogó.
.
En un país que ha perdido la fe en sus líderes políticos, el índice de aprobación de Humala de alrededor del 30%, se compara favorablemente con el de sus predecesores en la misma etapa de gobierno. En 2011 su coalición, llamada Gana Perú, ganó 47 de los 130 escaños en el Congreso. Pero sus legisladores fueron elegidos en una variopinta plataforma tipo Lula; 13 han desertado, ya sea a causa del desplazamiento de Humala hacia la derecha o por intrigas palaciegas. El humalismo corre el riesgo de perder el control de la legislatura en los últimos 18 meses de gobierno.
.
Por desgracia para Perú, perder el control de la legislatura a las finales, significa que es poco probable llevar a cabo las reformas que se necesita para hacer frente al mundo económico más difícil que ahora se enfrenta. En América Latina de hoy, no es el único en tales apuros.
Enrique Peña Nieto de México, con sus ambiciosas reformas de la energía y las telecomunicaciones, se destaca como una excepción, independientemente de sus fracasos en la lucha contra la corrupción.
"No es por casualidad que las reformas son tan difíciles", observó Fernando Henrique Cardoso, quien como presidente de Brasil en la década de 1990 promulgó muchas. Las reformas requieren convicción, comunicación y movilización de los posibles beneficiarios, por lo general un grupo más difuso que el de los perjudicados. En esto, Humala está dejando a los peruanos mal parados. Ha resultado un político con política sin convicciones

.

TRADUCCIÓN MALCOLM ALLISON H

.

Ollanta Humala es la veleta política de América Latina. Aunque acepta la necesidad de reformas estructurales, sus esfuerzos han sido tímidos. Dos tercios de los peruanos trabajan en el sector informal, privados de toda protección laboral. Las previsiones del Ministerio de Finanzas han perdido credibilidad. Él diagnosticó un shock estructural permanente como una falta temporal de demanda.
Humala está dejando a los peruanos mal parados. Ha resultado un político con política sin convicciones

.

.

.

Peru’s no-convictions politician


A failed labour reform exposes the limits of pragmatism

Feb 7th 2015 | http://www.economist.com/news/americas/21642245-failed-labour-reform-exposes-limits-pragmatism-perus-no-convictions-politician


OLLANTA HUMALA is Latin America’s political weather vane. A former army officer, in 2006 he ran for Peru’s presidency (and lost) as a sympathiser of Hugo Chávez, his campaign financed in part by Venezuelan money. In 2011 he ran again, this time as a disciple of Brazil’s left-leaning but pragmatic former president, known as Lula, calling for “a great transformation”. To win a run-off election that year he moved further to the centre, promising to maintain the liberal economic policies that helped to give Peru the fastest growth rate of South America’s larger economies over the previous decade.

In office, that is what he has done, while recently drifting to a kind of mild populism of the centre-right—the default mode of Peruvian politics since the 1990s. His government has a schizophrenic quality. It has been marked by a superficial instability—he is on his sixth prime minister and sixth interior minister—and an undercurrent of intrigue.

.
The most recent scandal involves claims by opposition leaders and some of the president’s former supporters that they have been spied upon. The current interior minister, Daniel Urresti, is a retired army general who is being investigated on a charge of murdering a journalist during the war against the Shining Path terrorist group in the 1980s. Mr Urresti has helped to push up the president’s approval rating by behaving as a hyperactive police chief, forever seeking headlines even as crime worsens.

At the same time Mr Humala has appointed a core of capable technocrats to run socio-economic policies. His government is undertaking an overhaul of the country’s schools, and encouraging innovation and diversification of the economy. It is trying to free projects for new roads and metro lines from the red tape that binds them to the drawing board.

Such efforts are urgent and should go further. The end of the commodity boom has hit Peru hard. The economy grew by 2.4% last year, less than half the government’s forecast. Alonso Segura, the finance minister, insists growth will rebound to 4.8% in 2015. But there is no reason to believe the performance will be any better this year than last. The fall in the price of copper, Peru’s biggest export, will offset cheaper imports of oil products. Public investment will slow because newly elected regional governors and mayors are still figuring out how to do their jobs.

The finance ministry’s forecasts have lost credibility. It has misdiagnosed a permanent structural shock as a temporary lack of demand. It shovelled money at the economy last year, with tax cuts and extra bonuses for lower-paid public workers. This would have been better spent on attracting better teachers and administrators: a lack of proper finance is undermining the education reform and another aimed at professionalising the civil service. But Mr Humala has blocked this, because he fears criticism of wage rises for senior public servants, says one insider.

While Mr Humala accepts the need for structural reforms, his efforts have been timid. Two-thirds of Peruvians work in the informal sector, bereft of all labour protection. Fearing union opposition, the president vetoed the economic team’s plan to liberalise Peru’s extraordinarily rigid labour legislation. Instead in December Congress approved a measure encouraging employers to hire 18-24-year-olds under a slightly more flexible regime. Modest though it was, this law prompted marches by thousands of students. On January 26th Congress decided the law was not worth the fuss and repealed it.

In a country that has lost faith in its political leaders, Mr Humala’s approval rating of around 30% compares favourably with that of his predecessors at the same stage in their terms. In 2011 his coalition, called Gana Peru, won 47 of the 130 seats in Congress. But his legislators were elected on his Lula-esque platform; 13 have deserted him, either because of his rightward shift or over palace intrigues. He risks losing control over the legislature in the final 18 months of his government.

Sadly for Peru, that means it is unlikely to get the reforms it needs to cope with the tougher economic world it now faces. In today’s Latin America, it is hardly alone in that. Whatever his failings in tackling corruption, Mexico’s Enrique Peña Nieto, with his ambitious reforms of energy and telecoms, stands out as an exception. “It is not by chance that reforms are so difficult,” observed Fernando Henrique Cardoso, who as Brazil’s president in the 1990s enacted many. Reforms require conviction, communication and the mobilisation of the potential winners, usually a more diffuse group than the losers. On these counts Mr Humala is letting Peruvians down.

 

 

Bello: Peru's no-convictions politician | The Economist

www.economist.com/.../21642245-failed-labour-ref...

 

 

Compartir este post

Repost0

Comentarios

Présenta

  • : cinabrio blog
  • : Ecología y sostenibilidad socioambiental, énfasis en conservación de ríos y ecosistemas, denuncia de impacto de megaproyectos. Todo esto es indesligable de la política y por ello esta también se observa. Ecology, social and environmental sustainability, emphasis on conservation of rivers and ecosystems, denounces impact of megaprojects. All this is inseparable from politics, for it, the politics is also evaluated.
  • Contacto

Perfil

  • Malcolm Allison H malcolm.mallison@gmail.com
  • Biólogo desde hace más de treinta años, desde la época en que aún los biólogos no eran empleados de los abogados ambientalistas. Actualmente preocupado …alarmado en realidad, por el LESIVO TRATADO DE(DES)INTEGRACIÓN ENERGÉTICA CON BRASIL
  • Biólogo desde hace más de treinta años, desde la época en que aún los biólogos no eran empleados de los abogados ambientalistas. Actualmente preocupado …alarmado en realidad, por el LESIVO TRATADO DE(DES)INTEGRACIÓN ENERGÉTICA CON BRASIL

Recherche

Liens