Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
13 marzo 2015 5 13 /03 /marzo /2015 19:44

Reconstrucción del 'Aegirocassis benmoulae' alimentándose...

.Aegirocassis benmoulae Yale Peabody Museum of Natural History 11/03/2015

Yale Peabody Museum of Natural History

 

Podría ser el tiburón-ballena de la prehistoria, pero sólo por su tamaño y su método de alimentación, pues no se trata de un pez cartilaginoso, sino de un crustáceo, aunque eso sí, de gigantescas proporciones. Se trata de un fósil encontrado en excelentes condiciones y en tres dimensiones por un grupo de científicos de las universidades de Yale (EEUU) y Oxford (Reino Unido).

 

elmundo.es

 

El estudio ha revelado que se trata de una nueva especie de anomalocárido, una familia extinta de animales marinos similares a las actuales gambas, aunque de un tamaño mucho mayor, que vivió durante el Cámbrico, hace unos 541 millones de años. Esta nueva especie, bautizada como Aegirocassis benmoulae en honor a su descubridor, Mohamed Ben Moula, vivió hace unos 480 millones de años (durante el período Ordovícico) en el sureste de Marruecos y alcanzó un tamaño de más de dos metros de longitud. «Aunque casi todos los otros anomalocáridos eran depredadores activos de tamaño mediano, Aegirocassis tenía un tamaño masivo y se alimentaba filtrando plancton. Como tal, es el ejemplo más antiguo de un filtrador gigante que surge dentro de un clado de depredadores activos», explica a este diario Peter Van Roy, autor principal de este estudio publicado este miércoles en la revista Nature.

Para los ojos humanos, los anomalocáridos del Cámbrico pueden parecer auténticos alienígenas. En la cabeza tenían dos apéndices espinosos que utilizaban para agarrar a sus presas y una boca circular rodeada de placas dentadas. Sin embargo, esta nueva especie poseía una modificación y utilizaba estos a modo de tamiz o red intrincada. Así filtraba el agua e ingería el plancton.

.

Vista lateral del fósil de 'Aegirocassis benmoulae'.

«Este animal nadaría con los apéndices extendidos en la parte frontal de la cabeza, arrastrando la red a través del agua y recogiendo plancton. Una vez que se hubiera filtrado suficiente cantidad, el apéndice se doblaría segmento a segmento para transferir la comida a la boca, que se encontraría detrás de estos apéndices espinosos, en la parte inferior de la cabeza», explica Van Roy.

El Aegirocassis benmoulae sería, además, el artrópodo más grande conocido, por lo que su hallazgo también es importante porque revela los orígenes de las extremidades de los artrópodos modernos (animales invertebrados dotados de un esqueleto externo y apéndices articulados, como los arácnidos, los crustáceos o los miriápodos).

En su forma más básica, las patas de los artrópodos modernos tienen dos bifurcaciones que se han ido modificando e incluso perdido para atender a una función específica. Así, esas patas podrían utilizarse para la locomoción, la respiración, la cópula, el intercambio iónico o incluso podría tratarse de extremidades sensoriales, entre otras cosas. En el caso de los anomalocáridos, su cuerpo alargado y segmentado solía llevar aletas laterales usadas para la natación. Sin embargo, hasta ahora se creía que sólo tenían un conjunto de aletas por segmento del tronco y que, además, se consideraban equivalentes al de otro grupo basal extinto poco conocido, el de los lobopodios, que tenían patas no segmentadas que utilizaban para caminar.

Esta creencia implicaba que los anomalocáridos habían perdido por completo estas patas. Pero el Aegirocassis benmoulae también tenía dos conjuntos separados de aletas por segmento, como los artrópodos. Por ello, este hallazgo dio lugar a una revisión de otros fósiles de anomalocáridos que acabó demostrando que estas aletas habían sido pasadas por alto en otras especies.

Durante el estudio del Aegirocassis también se descubrieron unas estructuras filamentosas en la parte posterior del animal que los paleontólogos creen que eran utilizadas para la respiración, pues estaban conectadas a la base de las aletas superiores y suspendidas a través del tronco. «Así, hemos demostrado que el conjunto superior equivale a las extremidades posteriores de los artrópodos, mientras que el conjunto inferior corresponde a unas patas modificadas y adaptadas a la natación. Esto resuelve un aspecto previamente problemático de la anatomía de los anomalocáridos, porque demuestra que las extremidades de dos bifurcaciones de los artrópodos modernos surgió a través de la fusión de estas dos estructuras, confirmando a su vez que los anomalocáridos representan una etapa muy temprana en la evolución de los artrópodos», explica Van Roy.

 

Un 'alienígena' marino pacífico

Usualmente, los anomalocáridos de grandes dimensiones como el Aegirocassis benmoulae que vivieron en el Cámbrico eran animales carnívoros. Sin embargo, esta nueva especie recién descubierta no era igual a sus antepasados. Este anomalocárido del Ordovícico sufrió una modificación en sus apéndices espinosos que le sirvió para adaptarse al medio, pues fue justo en este periodo cuando el plancton comenzaba a aumentar su presencia en el océano. «Este animal marino vivió en un momento de una gran diversificación del plancton. Además, también muestra que durante el Ordovícico los ecosistemas planctónicos ya se encontraban bien desarrollados y eran complejos, pues podían sostener a un animal de grandes dimensiones, en contraste con el Cámbrico anterior», concluye Peter Van Roy. Además, el paleontólogo explica que gracias a este hallazgo se puede afirmar que se trata de un tema evolutivo general, pues esta adaptación se repetiría mucho más adelante en tiburones y ballenas. «La importancia de este hallazgo recae en que muestra que los depredadores activos evolucionaron en filtradores gigantes a la vez que sucedió esta diversificación del plancton», concluye el investigador. El motivo de la extinción de este gigante pacífico no está claro pues, según explica Van Roy, los anomalocáridos fueron un clado con gran diversidad y su desaparición no podría explicarse tan sólo por la competencia entre especies. Sin embargo, este científico se inclina por la rivalidad con otros artrópodos mejor adaptados.

 

-------------

Si te lo encontraras en una playa mientras te das un tranquilo baño seguramente pensarías que el Aegirocassis benmoulae será lo último que vas a ver en tu vida. Pero a pesar de su terrible aspecto esta extraña gamba gigante se alimentaba de plancton.

Además, está el pequeño detalle de que vivió hace 480 millones de años –durante el Cámbrico–, así que por su parte puedes nadar tranquilo. Vivió en el sureste de Marruecos, donde equipo de investigadores de las universidades de Oxford (Reino Unido) y Yale (EE UU) han encontrado un sorprendentemente bien conservado fósil de este animal perteneciente a la familia de los anomalocarídidos –textualmente, gamba extraña–, que alcanzó un tamaño de más de dos metros de longitud.

El Aegirocassis benmoulae es uno de los mayores artrópodos conocidos, por lo que su hallazgo también es importante porque revela los orígenes de las extremidades de los artrópodos modernos –animales invertebrados dotados de un esqueleto externo y apéndices articulados, como los arácnidos, los crustáceos o los miriápodos–.

 

Z

Aegirocassis benmoulae Yale Peabody Museum of Natural History 11/03/2015 A presentation by Dr. Peter Van Roy describing a new fossil anomalocaridid from the Early Ordovician Fezouata Formation of Morocco. Dr. Van Roy is one of the authors of a new study that has shed light on the early evolution and development of arthropod limbs

Compartir este post

Published by Malcolm Allison H malcolm.mallison@gmail.com - en FRONTERAS DE LA BIOLOGÍA BIOLOGIA MARINA
Comenta este artículo

Comentarios

Présenta

  • : cinabrio blog
  • cinabrio blog
  • : Ecología y sostenibilidad socioambiental, énfasis en conservación de ríos y ecosistemas, denuncia de impacto de megaproyectos. Todo esto es indesligable de la política y por ello esta también se observa. Ecology, social and environmental sustainability, emphasis on conservation of rivers and ecosystems, denounces impact of megaprojects. All this is inseparable from politics, for it, the politics is also evaluated.
  • Contacto

Perfil

  • Malcolm Allison H malcolm.mallison@gmail.com
  • Biólogo desde hace más de treinta años, desde la época en que aún los biólogos no eran empleados de los abogados ambientalistas. Actualmente preocupado …alarmado en realidad, por el LESIVO TRATADO DE(DES)INTEGRACIÓN ENERGÉTICA CON BRASIL
  • Biólogo desde hace más de treinta años, desde la época en que aún los biólogos no eran empleados de los abogados ambientalistas. Actualmente preocupado …alarmado en realidad, por el LESIVO TRATADO DE(DES)INTEGRACIÓN ENERGÉTICA CON BRASIL

Recherche

Liens