Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
29 abril 2015 3 29 /04 /abril /2015 16:05

Julian the Apostate presiding at a conference of sectarians, by Edward Armitage, 1875

Los cristianos no han dudado en proclamar que uno de los suyos mató a Juliano El Apostata con una jabalina. Los historiadores responsabilizan a los persas ... ¿quien mató al Emperador Romano que se esforzó en restaurar el viejo culto de los dioses grecorromanos? Detalle de relieve sasánido donde yace muerto el Emperador Juliano bajo los pies persas

.

.

En el texto, muchos de los hechos narrados por el emperador romano Juliano son refutados por Libanio y por Prisco, dos de los personajes de su entorno, dejándonos una sensación de amplitud y veracidad en la trama de esta novela histórica. Incluso Gore Vidal presenta una bibliografía al final del libro en la que encontramos fuentes diversas como San Gregorio, Teodoreto y Edgard Gibbon.

¿Qué decir de la narración de la campaña persa de Juliano?

¿Y de la descripción de los misterios de Eleusis y Mitra?
¿O los sacrificios a los dioses antiguos y la resistencia de Juliano al establecimiento del cristianismo?

Simplemente magistrales e inolvidables.

http://www.hislibris.com/juliano-el-apostata-gore-vidal/

 

Maquete→Ideal reconstruction of the Temple of Solomon in Jerusalem according to the description from the Bible. (This is not a reconstruction based on archaeological grounds).

 En 363, Juliano se dirigía hacia Persia, deteniéndose en las ruinas del templo de Salomón en Jerusalén. Manteniendo su política de fortalecimiento de toda otra religión que no sea cristiana, Juliano ordenó la reconstrucción del templo de Salomón.

Relieve sasánido de la investidura de Ardashir II mostrando a Mithra, Shapur II y Ahura Mazda encima de una Emperador Juliano derrotado, postrado

Los testimonios de Zósimo y Amiano Marcelino permiten una reconstrucción bastante precisa de la marcha del ejército romano en La Campaña Persa, iniciada en marzo de 363. Una gran victoria lograda cerca de Seleucia del Tigris permitió a Juliano alcanzar la capital sasánida, Ctesifonte sin mayores contratiempos. Pero ante la imposibilidad de tomarla por asalto, decidió marchar hacia el Norte, en busca de la unión con la columna conducida por su lugarteniente Procopio. Para conseguir una mayor rapidez de movimiento, ordenó inopinadamente la quema de la flota, que hasta entonces había acompañado al ejército a lo largo del Tigris, lo que sin duda desmoralizó a la tropa. En el curso de una marcha agotadora, continuamente hostigado por un enemigo que se negaba a presentar batalla, Juliano sucumbió en una escaramuza el 26 de junio de 363, alcanzado en la espalda por la jabalina de un soldado al servicio de los persas.

 

Icono copto mostrando a San Mercurius matando a Juliano El Apóstata. Según una tradición, San Basilio (un viejo compañero de escuela de Juliano) había sido encarcelado en el inicio de la campaña sasánida de Juliano. San Basilio oró a San Mercurius clamando ayuda, y el santo apareció en una visión ante Basilio, afirmando haber cumplido su deseo y haber lanceado y matado a Juliano.

http://en.wikipedia.org/wiki/Julian_%28emperor%29#/media/File:Saint_Mercurius_killing_Iulian.jpg
Coptic icon showing Saint Mercurius killing Julian. According to a tradition, Saint Basil (an old school-mate of Julian) had been imprisoned at the start of Julian's Sassanid campaign. Basil   prayed to Mercurius to help him, and the saint appeared in a vision to Basil, claiming to have speared Julian to death.

 

 

JULIANO EL APOSTATA / crítica de hislibris

Resulta inevitable comparar “Juliano” de Gore Vidal con “Yo, Claudio” de Robert Graves y es que el autor mismo hace referencia al clásico de Graves en su introducción tratando de anticiparse a las posibles críticas que pudiera recibir en cuanto a las fuentes de información de su novela.

Con eso en mente comencé la lectura de esta novela acerca del emperador romano derrotado por las fuerzas de la cristiandad en su esfuerzo para reestablecer el antiguo culto de los dioses grecorromanos.

Se trata, y aquí una de las muchas similitudes aparentes con Graves, de una novela narrada desde la óptica del mismo Juliano que transcurre en un estricto orden cronológico desde su infancia hasta sus días como Augusto y eventualmente su deceso.
De la forma en que está estructurada la obra al principio parecería que se trata de un clon más de las obras de Graves. Por si eso no fuera poco, la vida de Juliano fue muy similar a la de Claudio: príncipes perseguidos por las ambiciones familiares, en ambos un carácter más reflexivo que activo (al menos durante la infancia), dos personajes que eventualmente llegarían al trono gracias a las circunstancias y el amor de ambos por la lectura y el pensamiento helénico (si bien Claudio tenía mayor afición por la historia mientras que Juliano por la filosofía).

Hasta aquí todo esto suena un poco aburrido y seguramente repetitivo. Pero muy a pesar de mis comparaciones con otros clásicos y mi resistencia a enamorarme del libro, en él existe una cierta magia que al momento de concluirlo no queda más que admirarlo y entrañarlo profundamente. No sé si es la vida de Juliano por sí misma, el estilo de Gore Vidal o la atracción que genera esta época convulsionada de la roma imperial pero ciertamente fue una lectura, además de enriquecedora desde el punto de vista histórico, cautivante.

.

Gore Vidal no se contenta con limitarse a una novela narrada desde la óptica del mismo Juliano, ampliar las fuentes históricas para hacer su relato mucho más completo: incluye a dos personajes más como narradores; Libanio y Prisco; filósofos de la época con quienes Juliano tuvo una amplia amistad.
El mismo Libanio dejó a la posteridad varios escritos sobre el emperador.

El hecho de incluir las observaciones de estos dos personajes como parte de la trama la hacen más rica y más dinámica; con toques de humor inteligente como cuando Prisco comenta: “Nuestro Juliano –como todos nosotros-tiene algo de Tiberio en su carácter”, a lo que Libanio contesta: “La lasciva de Prisco es una inesperada consecuencia de su senectud. No tengo conciencia de que en mí exista algo de Tiberio, sino más bien todo lo contrario”.

.
Asímismo muchos de los hechos narrados por Juliano son refutados tanto por Libanio como por Prisco dejándonos una sensación de amplitud y veracidad en la trama. Incluso Gore Vidal presenta una bibliografía al final del libro en la que encontramos fuentes diversas como San Gregorio, Teodoreto y Edgard Gibbon.

¿Qué decir de la narración de la campaña persa de Juliano? ¿Y de la descripción de los misterios de Eleusis y Mitra?
¿O los sacrificios a los dioses antiguos y la resistencia de Juliano al establecimiento del cristianismo?

Simplemente magistrales e inolvidables. Por no estropear la trama solo diré: uno de los mejores finales que he tenido la fortuna de leer.

Con esta clase de epílogos uno se pregunta si es normal (a riesgo de autonombrarse loco como el mismo Juliano) levantarse del lugar de lectura y aplaudir a un fardo de hojas:
“Ha terminado la edad de oro…Mientras tanto, los bárbaros están a las puertas de la civilización: Pero cuando rompan el muro no encontrarán nada valioso que tomar, solo reliquias vacías. Ha desaparecido el espíritu de lo que éramos. Así sea…La luz se fue con Juliano. Ahora no queda otra cosa que dejar que lleguen las tinieblas y esperar un nuevo sol y otro día, nacido del misterio del tiempo y del humano amor a la luz”.

 

 
Hislibris - libros de historia, libros con historia

.

Se ha planteado la posibilidad de que la jabalina que mató a Juliano en la Campaña Persa, fuera en realidad proveniente de sus propias filas. En esta línea se ha especulado con un posible complot del sector asiático del Ejército, encabezado quizás por el Conde Víctor, general de Juliano, y otros oficiales cristianos entre los cuales se ha sugerido la hipotética implicación de Valentiniano, con posterioridad Emperador de Occidente. La tradición histórica posterior no tuvo inconveniente en aceptar la versión de que el soldado que dio muerte al Emperador era cristiano.

.

JulianusII-antioch(360-363)-CNG.jpg

Portrait of Julianus Apostata ( Julian the Apostate) on a bronze coin from Antiochië, 360-363

 

Flavio Claudio Juliano (en latín: Flavius Claudius Iulianus;n. 1 Constantinopla, 3311 o 3322Maranga, 26 de junio de 363), conocido como Juliano II o, como fue apodado por los cristianos, «el Apóstata». Fue emperador de los romanos desde el 3 de noviembre de 361 hasta su muerte.

Hijo de un hermanastro de Constantino el Grande, fue junto a su hermano Galo el único superviviente de la purga que acabó con su rama de la dinastía en 337.3 Tras pasar su infancia y juventud apartado del poder, su primo Constancio II lo nombró César de la pars occidentalis en 355, menos de un año después de la ejecución de su hermano, que también ostentó la dignidad de César. Constancio le encargó rechazar la invasión germánica de la Galia, tarea que realizó con gran efectividad.

En 361 aprovechó sus éxitos para usurpar la dignidad de Augusto, preparándose para la guerra civil. Sin embargo, la repentina muerte de su primo le convirtió en el legítimo heredero antes de que rompieran las hostilidades. Renegó entonces públicamente del cristianismo, declarándose pagano y neoplatónico, motivo por el cual fue tratado de apóstata. Juliano depuró a los miembros del gobierno de su primo y llevó a cabo una activa política religiosa, tratando de reavivar la declinante religión pagana según sus propias ideas, y de impedir la expansión del cristianismo, pero fracasó.4 En palabras de Theodor Mommsen (s.f.), muy crítico con este emperador, intentó:

... retrasar el reloj de la historia universal y propiciar al agonizante paganismo una vez más la asunción del poder.n. 2

En su último año de reinado emprendió una infructuosa campaña contra el Imperio sasánida. Descartada la toma de su capital, Ctesifonte, para evitar verse atrapado entre las murallas de la ciudad y el ejército móvil de Sapor emprendió una marcha por tierra quemada,5 6 mientras trataba de unirse al resto de las fuerzas romanas comandadas por Procopio, que culminó con su muerte en una escaramuza.7 Su fin fue asimismo el de la dinastía constantiniana.

Aunque su reinado fue breve y acabó en desastre, la figura de Juliano ha despertado un gran interés entre historiadores y literatos debido a su peculiar personalidad y a su intento de restaurar el paganismo en el Imperio Romano

 

http://es.wikipedia.org/wiki/Juliano_el_Ap%C3%B3stata

 

Compartir este post

Published by Malcolm Allison H malcolm.mallison@gmail.com - en libros-revistas PENSADORES Y PLUMAS HISTORIA
Comenta este artículo

Comentarios

Présenta

  • : cinabrio blog
  • cinabrio blog
  • : Ecología y sostenibilidad socioambiental, énfasis en conservación de ríos y ecosistemas, denuncia de impacto de megaproyectos. Todo esto es indesligable de la política y por ello esta también se observa. Ecology, social and environmental sustainability, emphasis on conservation of rivers and ecosystems, denounces impact of megaprojects. All this is inseparable from politics, for it, the politics is also evaluated.
  • Contacto

Perfil

  • Malcolm Allison H malcolm.mallison@gmail.com
  • Biólogo desde hace más de treinta años, desde la época en que aún los biólogos no eran empleados de los abogados ambientalistas. Actualmente preocupado …alarmado en realidad, por el LESIVO TRATADO DE(DES)INTEGRACIÓN ENERGÉTICA CON BRASIL
  • Biólogo desde hace más de treinta años, desde la época en que aún los biólogos no eran empleados de los abogados ambientalistas. Actualmente preocupado …alarmado en realidad, por el LESIVO TRATADO DE(DES)INTEGRACIÓN ENERGÉTICA CON BRASIL

Recherche

Liens