Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
7 mayo 2015 4 07 /05 /mayo /2015 17:16

 

.

.

.

Había la creencia en los pueblos indígenas mesoamericanos que el tlacuache o zarigueya fue el primero que descubrió los efectos del aguamiel fermentado y lo regaló a los hombres, enseñándolos a prepararlo.
Ya antes, este personaje había robado el fuego para regalárselo a los humanos, razón por la cual tiene la cola pelada, pues allí guardó el tizón. Robó también el maíz para los pueblos.
En el sur de Oaxaca, aseguran que estos animales son quienes señalan cuando están fermentadas las palmas usadas para hacer el aguardiente ; junto a las palmas que se dejan secar, siempre aparece, llegadas a su punto, un tlacuache borracho trasnochado, durmiendo.
Hasta nuestros días, en los cuentos indígenas, este personaje es ladrón, pendenciero, timador y borracho y, paradójicamente, también creador. Cuentan los mazatecos que en el principio de los tiempos el tlacuache fue autoridad, le encargaron trazar los ríos y él los trazó rectos; pero como antes había recorrido varias cantinas los ríos fluyen ahora entre los montes con paso alocado, trastabillando.

.

CERAMICA DEL TLACUACHE

.

Hace mucho tiempo, no se conocía el fuego, y los hombres debían comer sus alimentos crudos.
Los Tabaosimoa, los Ancianos, se reunieron y discutieron sobre la manera de obtener alguna cosa que les procuraría el calor y les permitiría cocer sus alimentos.
Ayunaron y discutieron… y vieron pasar por encima de sus cabezas una bola de fuego que se sumergió en el mar pero que ellos no pudieron alcanzar.
Entonces, fatigados, los Ancianos reunieron personas y animales para preguntarles si alguno de ellos podía aportarles el fuego.

.
Un hombre propuso traer un rayo de sol a condición de que sean cinco para ir al lugar donde salía el sol. Los Tabaosimoa aprobaron la proposición y pidieron que los cinco hombres se dirigieran hacia el oriente mientras que ellos, llenos de esperanza, continuarían suplicando y ayunando.

.
Los cinco partieron y llegaron a la montaña donde nacía el fuego.
Esperaron la llegada del día y se dieron cuenta que el fuego nacía sobre otra montaña, más alejada. Retomaron entonces su camino.
Llegados a la montaña, en un nuevo amanecer, vieron el fuego nacer sobre una tercera montaña, aún más alejada. Prosiguieron así hasta la cuarta, después la quinta montaña donde, desalentados, decidieron regresar, tristes y fatigados.

.
Contaron esto a los Ancianos quienes pensaron que jamás podrían alcanzar el Sol. Los Tabaosimoa les agradecieron y se volvieron a poner a reflexionar sobre lo que podrían hacer.

.
Es entonces que apareció Yaushu, un Tlacuache sabio, y él les relató un viaje que había hecho hacia el oriente. Había percibido una luz lejana y quiso verificar lo que era. Se puso a marchar durante noches y días, durmiendo y comiendo apenas.
La noche del quinto día pudo ver que en la entrada de una gruta ardía un fuego de madera de donde se elevaban grandes llamas y un torbellino de chispas.
Sentado sobre un banco un hombre viejo miraba el fuego. Era grande y llevaba un taparrabo de piel, los cabellos blancos y los ojos horriblemente brillantes. De tanto en tanto alimentaba esta “rueda” de luz con leños.
El Tlacuache contó cómo él permaneció escondido detrás de un árbol y que, espantado, él hizo marcha atrás con precaución. Se dio cuenta que se trataba de alguna cosa caliente y peligrosa.
Cuando él hubo acabado su relato, los Tabaosimoa pidieron a Yaushu si él podía volver y traerles un poquito. El Tlacuache aceptó, pero los Ancianos y su gente debían ayunar y orar a los dioses haciendo ofrendas. Ellos consintieron pero le amenazaron de muerte si éste los engañaba. Yaushu sonrió sin decir una palabra.

.
Los Tabaosimoa ayunaron durante cinco días y llenaron cinco sacos de pinole que dieron al tlacuache Yaushu.

[En el desierto chihuahuense, cubierto de mezquites, se le da el nombre de pinole al polvo obtenido de moler la vaina del mezquite, también conocido como Chorupe, la cual es una harina dulce, la cual es muy energética y con un sabor entre dulce y amargo, que al prepararse en agua resulta muy refrescante]

 

El tlacuache Yaushu les anunció que estaría de regreso en otros cinco días; debían esperarlo despiertos hasta medianoche y si él moría, les recomendó de no lamentarse por él.
Portando su pinole, él llegó al lugar donde el viejo hombre contemplaba el fuego.
Yaushu lo saludó y fue solamente a la segunda vez que él obtuvo una respuesta. El viejo le preguntó lo que hacía tan tarde en ese lugar.
Yaushu respondió que era el emisario de Tabaosimoa y que buscaba agua sagrada para ellos. Estaba muy fatigado y preguntó si podía dormir antes de retomar su camino la mañana siguiente.
Debió suplicarle mucho pero al fin el viejo le permitió quedarse a condición de que no toque nada. Yaushu se sentó cerca del fuego e invitó al viejo a compartir su pinole.
Este vertió un poco sobre el leño, tiró algunas gotas por encima de su hombro, después bebió el resto. El viejo le agradeció y se durmió.
Mientras que Yaushu lo escuchaba roncar, pensaba la manera de robar el fuego.
Se levantó rápidamente, tomó una brasa con su cola y se alejó. Había hecho un buen pedazo del camino cuando sintió que una borrasca venía sobre él y vio, frente a él, al viejo encolerizado.
Él lo reprendió por tocar y robar una cosa que no le pertenecía; lo mataría.
Inmediatamente él tomó a Yaushu para quitarle el tizón pero aunque éste lo quemaba no lo soltaba. El viejo lo pisoteaba, le trituraba los huesos, lo sacudía y lo balanceaba.
Seguro de haberlo matado, se vuelve a vigilar el fuego. Yaushu rodó, rodó y rodó… envuelto en sangre y fuego; llegó así delante de los Tabaosimoa que estaban orando.
Moribundo les dio el tizón. Los Ancianos encendieron los leños.

.
El Tlacuache fue nombrado “héroe Yaushu”.
Lo vemos aún hoy marchar penosamente por los caminos con su cola pelada.

 

https://nadanadienunca.wordpress.com/2011/09/22/el-tlacuache-y-el-fuego/

 

.

 

 

 

Acervo Digital de Lenguas Indígenas

.

EL TLACUACHE Y EL FUEGO - Animación 2d aplicada a leyenda prehispánica para difundir la cultura en México y la diversidad de esta. Producciones Xashiatl esta comprometida con la sociedad para el fortalecimiento de esta y desencadenando un bien comun.

"La Leyenda del maguey y el pulque"

Había la creencia en los pueblos indígenas mesoamericanos que el tlacuache fue el primero que descubrió los efectos del aguamiel fermentado y lo regaló a los hombres, enseñándolos a prepararlo.

Ya antes, este personaje había robado el fuego, razón por la cual tiene la cola pelada, pues allí guardó el tizón. Robó también el maíz a los pueblos.

A la fecha con sus manitas casi de hombre, suele destapar los cuencos de aguamiel para embriagarse.

En el sur de Oaxaca, aseguran que estos animales son quienes señalan cuando están fermentadas las palmas usadas para hacer el aguardiente llamado "niza taberna" ; junto a las palmas que se dejan secar, siempre aparece, llegadas a su punto, un tlacuache borracho trasnochado, durmiendo.

Hasta nuestros días, en los cuentos indígenas, este personaje es ladrón, pendenciero, timador y borracho y, paradójicamente, también creador. Cuentan los mazatecos que en el principio de los tiempos el tlacuache fue autoridad, le encargaron trazar los ríos y él los trazó rectos; pero como antes había recorrido varias cantinas los ríos fluyen ahora entre los montes con paso alocado, trastabillando.

.
Fuentes:
"La Leyenda del maguey y el pulque"
"Las Antiguas Culturas Mexicanas". Leyendas de América. Krickeberg
"Cómo surgieron los seres y las cosas"

 

 

Mitos y Leyendas de México | EN IDIOMA ORIGINAL

https://enidiomaoriginal.wordpress.com/.../mitos-y-leyendas-de-mexico/

1 dic. 2011 - Los Tabaosimoa, los Ancianos, se reunieron y discutieron sobre la manera de obtener alguna cosa que les procuraría el calor y les permitiría ...

.

Aunque no se ha podido establecer cuándo se empezó a relacionar la figura del tlacuache con hazañas míticas, su representación en restos arqueológicos es un testimonio importante de su fama milenaria.

En la región zapoteca se han encontrado representaciones del periodo Clásico que permiten afirmar su divinidad. En un taller ubicado al norte de la Ciudadela, en Teotihuacán, aparecieron algunos moldes de pequeñas figuras del tlacuache que posiblemente eran adheridas a figuras de culto.

Asimismo, en Tlapacoyan se descubrió una figura de barro que lo representa, fechada hacia el año 1000 antes de nuestra era. Algunos códices como el Dresde y el Vaticano lo relacionan con el juego de pelota, la decapitación, la Luna, el pulque, las ceremonias de año nuevo y el cruce de caminos. Incluso en diversas comunidades puede encontrarse hoy en día su figura colgada en templos y chozas y sus despojos se utilizan como medicamentos.

En muchos mitos y leyendas indígenas, el tlacuache tiene un lugar privilegiado. Aparece como el jefe del mundo, el resistente a los golpes, el despedazado que resucita, el astuto que enfrenta el poder de los jaguares, el jefe de los ancianos consejeros, el civilizador y benefactor, el abuelo respetable y sabio, pero al mismo tiempo es un pícaro que hace bromas y engaña, un ladrón, fiestero, borracho, parrandero y lascivo.
http://www.dgcs.unam.mx/boletin/bdboletin/2014_018.html

Cuento Nahuatl sobre cómo nace el tlacuache. Acervo Digital de Lenguas Indígenas

.

........................http://www.dgcs.unam.mx/boletin/bdboletin/multimedia/WAV140109/018.jpg

 

EL MITO DEL TLACUACHE VIGENTE A TRAVÉS DE LOS SIGLOS

 

• El historiador e investigador universitario Alfredo López Austin ha dedicado varios años de su labor profesional a desentrañar sus distintas variantes

El tlacuache es un animal perteneciente a la infraclase de los marsupiales. Según el Diccionario enciclopédico de la medicina tradicional mexicana (UNAM), en nuestro país viven dos especies difíciles de diferenciar: Didelphis marsupialis, restringida a las partes bajas de las vertientes costeras de Veracruz, Tabasco, la Península de Yucatán, Chiapas, Oaxaca y Guerrero; y Didelphis virginiana, que se distribuye en el resto de los estados y las partes altas de las zonas antes mencionadas.

Hace tiempo, siglos, alrededor de este animalito apareció en el occidente de México, entre los huicholes, un mito del cual no se conocen propiamente versiones prehispánicas.

“Pero pudo haber surgido también en la costa del Golfo de México, en Oaxaca, en fin… Es un mito de gran tradición y antigüedad”, comentó Alfredo López Austin, del Instituto de Investigaciones Antropológicas (IIA) de la UNAM y autor de, entre otros libros, Los mitos del tlacuache (UNAM, IIA, México, 2006).

Aunque los registros de ese mito se perdieron en el México antiguo, el universitario ha podido estudiar en qué consiste, explicar su presencia en distintas partes del país y distinguir sus variantes.

“Si uno encontrara exactamente el mismo mito en todas partes, no podría avanzar mucho en su estudio. Así pues, entre más variantes tenga, mayores posibilidades hay de interpretarlo porque ofrece más elementos, porque está más vivo. Esto fue lo que pasó con el mito del tlacuache”, señaló el historiador.

Hasta la fecha no se ha encontrado algún texto que refiera un mito prehispánico como tal referido al tlacuache, sin embargo, desde épocas antiguas ha estado presente en diversas variedades de cerámica.

“Al trabajar específicamente la figura del tlacuache descubrí los principios de la mitología mesoamericana”, comentó.

El señor tlacuache carga cachivaches

Es un animal solitario si no está en celo, es decir, no forma una pareja estable. Una vez que un macho y una hembra se aparean, ésta se encarga de las crías, mientras aquél se desentiende totalmente, incluso, ambos son hostiles entre sí cuando no se aparean.

“Pero despojemos al tlacuache de su ‘tlacuachidad’ y pensemos que no todas las variantes de este mito lo tienen como protagonista. Por ejemplo, al norte de Mesoamérica, entre los yaquis, lo es un sapo y en otras regiones es otro animal”.

Con todo, no importa tanto la identificación del protagonista como sus acciones y la principal es el robo. Sí, el tlacuache tiene fama de ladrón, puede robar lo que le dé la gana, porque tiene cola prensil, así como un marsupio o bolsa en la que lleva a sus crías y unas manitas que no son comunes entre los animales.

Engaña al dueño del fuego: se aproxima con cautela a la hoguera, dice que está cansado, entumido de frío y de repente toma una brasa y sale corriendo o la oculta en su bolsa, por lo que ésta se le quema.

“Hay otras versiones. Una dice que cuando coge la brasa con la cola, ésta se le quema y queda pelada, lo que es una de sus características distintivas”, apuntó.
Su régimen alimenticio le permite comer de todo, incluso carroña y como le gusta el aguamiel de los magueyes, roba estas plantas. Entonces, se puede asegurar que no sólo es un ladrón, sino también un borracho...

Por si fuera poco, es un viejo, porque sobre una capa de pelo muy suave tiene otra muy hirsuta y canosa que lo protege. Además, apesta…

A todas estas características se les pueden sumar otras que lo convierten en un personaje mítico extraordinario.

Visita al otro mundo

Roba en todas partes, pero sus robos principales los ejecuta en el Mictlán (“el lugar de los muertos”, en náhuatl) porque es el sitio de la riqueza. “El Mictlán es una parte del mundo de los dioses, otra es el cielo, una más se refiere a los árboles del mundo o a la banda que rodea al mundo”, afirmó.

“El tlacuache me permitió establecer la diferencia entre el aquí-ahora, es decir, el ecúmeno, el mundo en que viven las criaturas y el allá-entonces, un mundo exclusivo de los dioses. Con esta distinción tendríamos el mundo prohibido para las criaturas y acá un mundo en que los dioses y las criaturas conviven cotidiana e íntimamente, lo cual es una de las características de la religión mesoamericana: los dioses están no sólo allá-entonces, sino también aquí-ahora, presentes”, refirió López Austin.

 

http://www.dgcs.unam.mx/boletin/bdboletin/2014_018.html

 

Compartir este post

Published by Malcolm Allison H malcolm.mallison@gmail.com - en LEYENDAS archaelogy
Comenta este artículo

Comentarios

Présenta

  • : cinabrio blog
  • cinabrio blog
  • : Ecología y sostenibilidad socioambiental, énfasis en conservación de ríos y ecosistemas, denuncia de impacto de megaproyectos. Todo esto es indesligable de la política y por ello esta también se observa. Ecology, social and environmental sustainability, emphasis on conservation of rivers and ecosystems, denounces impact of megaprojects. All this is inseparable from politics, for it, the politics is also evaluated.
  • Contacto

Perfil

  • Malcolm Allison H malcolm.mallison@gmail.com
  • Biólogo desde hace más de treinta años, desde la época en que aún los biólogos no eran empleados de los abogados ambientalistas. Actualmente preocupado …alarmado en realidad, por el LESIVO TRATADO DE(DES)INTEGRACIÓN ENERGÉTICA CON BRASIL
  • Biólogo desde hace más de treinta años, desde la época en que aún los biólogos no eran empleados de los abogados ambientalistas. Actualmente preocupado …alarmado en realidad, por el LESIVO TRATADO DE(DES)INTEGRACIÓN ENERGÉTICA CON BRASIL

Recherche

Liens