Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
18 mayo 2015 1 18 /05 /mayo /2015 22:46

El escritor griego Petros Márkaris (Estambul, 1937).

Petros Márkaris: 'No escucho a Varoufakis, es un narcisista'

"Europa no se inmutará ante los cientos de muertos del naufragio", dijo el novelista griego, al entregar 'Hasta aquí hemos llegado' (Editorial Tusquets).

 

De haber sabido que Yanis Varoufakis, el ministro de Economía de su país, iba a ser entrevistado este domingo en un programa de una cadena española, Petros Márkaris (Estambul, 1937) tampoco habría encendido la televisión en el hotel donde se aloja estos días en Madrid. Ha regresado a España para presentar 'Hasta aquí hemos llegado' (Tusquets), el epílogo de su 'Trilogía de la Crisis' protagonizada por Kostas Jaritos, centrado esta vez en la gente de su país. No es que su protagonista, ese detective que ha adquirido tanta autonomía como el Carvalho de Vázquez Montalbán, entregue la placa. Y no es ni mucho menos que la crisis esté llegando a su fin. Al contrario, se entristece al reconocer que hay mucha más gente durmiendo en las calles de Atenas en 2015 que hace dos años. No, simplemente es que está exhausto de escribir de estos males: "Harto, de verdad, harto".

 

elmundo.es

 

"¿Por qué habría de escuchar a Varoufakis hablando? Es un narcisista, un arrogante. ¿El héroe de los griegos? En absoluto. Mis paisanos no le tienen tanto cariño como al principio. Verlo a diario es percatarte de que cuenta una cosa diferente en cada ocasión. Ha sido el gran error de Tsipras, un ministro de finanzas con un perfil más bajo habría logrado más cosas. Si eres el hombre del que se espera que gestione una crisis, necesitas un ministro con gran poder de convicción. Pero la actitud de Varoufakis ha eliminado toda posibilidad de acuerdo. No hables, no cambies tu postura una y otra vez, no dinamites con charlatanería toda esa confianza que se te ha otorgado, incluso si no se estaba de acuerdo contigo", se enfada mientras su ímpetu le hace tirar una copa de agua.

No es la primera vez que el escritor se desmarca de Syriza ("no espero nada de ellos", se apresura a decir). Entre los intelectuales griegos, fue el primero en mostrar su desconfianza hacia esta formación que no considera de izquierdas. Otros autores, asegura, empiezan ya a albergar interrogantes sobre la coalición. Él no se explica que no lo vieran venir: "Todas esas dudas estaban ahí antes de que salieran elegidos", recuerda. Al tanto de la actualidad española, manifiesta que Syriza puede tener similitudes con Podemos, al menos en lo que concierne a su gestación, pero encuentra diferencias en el hecho de que el griego no es un partido unido: "Escuchas las noticias y hay ocho ministros hablando cada uno de algo diferente. Eso crea una confusión enorme. Syriza es un partido euroescéptico y anti-memorandum, no de izquierdas. Por eso tratan de asociarse con grupos de esas características, la derecha incluida".

En esta última entrega, el ascenso de los partidos neonazis, sus subterfugios y sus muchos peligros, adquieren un peso mayor. No hay una sola palabra inventada respecto a Amanecer Dorado. La agresividad, el miedo, todo es cierto. La novela se abre con una escena en la que se culpa a dos inmigrantes senegaleses de una agresión. ¿Qué cabe esperar de este tipo de situaciones, de una Europa que no se inmuta ni siquiera cuando su naufragio habla de 700 personas, las que se hundieron el domingo en su travesía desesperada hacia Lampedusa?

"Es un problema que no puede solucionarse a nivel nacional. Ni en Chipre ni en Italia ni en Grecia, ni en Malta... La solución tiene que producirse a escala europea, pero es un contrasentido porque en Europa simplemente no existe la política de inmigración salvo en términos de protección para los países del centro del continente. La tragedia humana está en Lampedusa, en Siria, en Irak. Son víctimas que están huyendo y se necesita una política para atajar el problema. Hace unos días, un policía de una de las islas griegas me decía que de verdad que no sabían cómo gestionarlo, que no tenían medios. ¿Adónde los llevamos? Y esto está pasando en un país con un 27 por ciento de desempleo. ¿Qué hacemos?", pregunta sombrío, y continúa: "Vas a Alemania y tienes a Pegida, una organización ciudadana contra la islamización del mundo occidental. Son el brazo de la extrema derecha y están ganando poder. El Gobierno es consciente y ya no quieren más inmigrantes. Pasa lo mismo en Noruega, Finlandia, Holanda... como tienen miedo a la extrema derecha, somos nosotros los que estamos enfrentándonos al problema. ¿Qué es eso de que la crisis se está acabando porque los mercados se abren? Para nada, podremos hablar de un final si baja el desempleo. Pero no, los políticos podrán expresar su enfado o su alegría, que es a lo que se dedican, sólo a hablar, pero no solucionarán nada. Una cifra de 700 personas no les hará cambiar. No va a pasar nada".

Desconoce Márkaris qué poder tendrán sus libros en cuanto a testimonios de todos estos males, pero cree que es tarea de la literatura abordarlos con verdad para que la gente comprenda por qué han sucedido, para "darles medios con los que resistir y luchar". Por eso celebra que sus paisanos se sientan libres de interrogarle sobre el país: "No ha habido una sola ocasión en la que haya sido de casa y no me hayan parado para hablarme. Todo el mundo me conoce. Hace poco en un autobús se me acercó un señor y me confesó que había leído todas mis novelas. Me preguntó que qué nos iba a pasar a los griegos. Lo único que pude decirle es que había que tener paciencia y luchar".

Le preocupan los jóvenes de Grecia, completamente distanciados del asunto político, los mismos que hoy compran una cerveza en una tienda y se sientan cerca de un bar para escuchar la música, porque no tienen dinero para pagar bebidas dentro. Para ellos, también, este libro. "Da igual que les expliques que la política es parte de su vida que decidirá su futuro, les guste o no. Claramente hay un discurso que no está llegando a la juventud, es otra lacra muy preocupante".

La obra se abre con una cita de Isócrates que pone el foco sobre otro de los asuntos de la trama: "Llamamos helenos no a los que no pertenecen a nuestro linaje, sino a los que participaron de nuestra educación". "Intento decir que los griegos de los años 50 son los armenios, los que lucharon como nuestros padres y abuelos, esa generación sacrificada que, también en la peor de las situaciones, trató de sacar el país adelante".

 

-

El escritor griego Petros Márkaris, con su pipa, en el barrio de Ruzafa en Valencia. Fotografía: Santiago Carrión.

 

.

Tercera parte de la llamada «Trilogía de la crisis», del novelista y guionista griego Petros Márkaris (Estambul, 1937), Hasta aquí hemos llegado (Tusquets) continúa con la saga protagonizada por el comisario Kostas Jaritos. Las anteriores entregas de esta estupenda serie fueron Liquidación final y Pan, educación y libertad.

http://www.abc.es/cultura/cultural/20150416/abci-petros-markaris-hasta-aqui-201504161052.html

En esta nueva obra el lector no sólo se reencuentra con Jaritos, sino también con su nada complaciente y combativa familia, compuesta por su temperamental mujer, Adrianí, y su solidaria hija, la abogada Katerina. A ellas se añade, como una especie de tío postizo, el bueno de Zisis, que dirige un centro de indigentes en Atenas y que se pregunta si no estará haciendo lo mismo que Katerina; es decir, socorriendo desinteresadamente a los sin papeles. Porque a eso decidió dedicarse la abogada, al negarse a emprender el camino de la emigración, como hicieron tantos otros jóvenes griegos de su generación. Con su amiga, la psicóloga Maña, Katerina ha abierto un despacho para asesorar y llevar casos de inmigrantes sin recursos.

Desde hace meses, Katerina recibe amenazas del grupo neonazi Amanecer Dorado, que, de aquí y allá, va recabando apoyos, en momentos de descontento generalizado. «Vosotros, la policía –clamará furiosa una mujer–, nos habéis abandonado, menos mal que existe Amanecer Dorado.» Un grupo que –reflexiona el comisario Jaritos– ha nacido como un feto en un pudridero de aguas estancadas, a consecuencia del «descontrol total» producido en Grecia con la crisis.

Por fin las amenazas se cumplen: un día llaman a Jaritos para decirle que un hombre le ha propinado una paliza a su hija. Ha sido en la misma puerta de los juzgados, cuando iba acompañada de dos africanos. La escena, cómo no, la han colgado en internet más tarde. Lo más doloroso es que todo el mundo se ha mantenido al margen, nadie ha intervenido. Tampoco se veía a ningún policía o vigilante en ese momento.

.

 

Petros Márkaris cierra su trilogía negra sobre la crisis con «Hasta aquí hemos llegado» (Tusquets). Crímenes y política. Un nuevo caso del comisario Kostas Jaritos

Petros Márkaris (Estambul, 1937) es un traductor, dramaturgo, guionista y narrador griego, conocido ante todo por sus novelas policiacas protagonizadas por el comisario Kostas Jaritos.

Márkaris cuenta que no buscó a Jaritos, un desengañado policía ateniense que le sirve para hacer una representación crítica —que él califica de brechtiana—, de la sociedad actual. "Él vino a mí", dice y explica que después de haber estado escribiendo durante varios años los guiones de la serie televisiva Anatomía de un crimen, se sintió cansado de ella, pero el canal quería seguir y él accedió a prolongar su trabajo por seis meses, y fue entonces que le vino la idea del comisario.

.

Petros Márkaris en la librería Cosecha Roja del barrio de Ruzafa en Valencia. Fotografía: Santiago Carrión.

Petros Márkaris en la librería Cosecha Roja del barrio de Ruzafa en Valencia. Fotografía: Santiago Carrión.

.

GRIEGOS DE LOS AÑOS CINCUENTA

¿Por qué tantas casualidades? Jaritos no tardará en darse cuenta, tras una llamada de Amanecer Dorado a su móvil, de que muy probablemente hay también policías que «tienen tratos» con el grupo y que proporcionan números privados de funcionarios.

La paliza coincide con una serie de asesinatos entre la capital, Atenas, y Kalamata, en el Peloponeso. Tienen una extraña firma común: la de un grupo autodenominado Griegos de los Años Cincuenta. ¿Quiénes pueden ser? Los que vivían entonces serán ahora nonagenarios... Puede que lo que representan, apunta alguien, sea cierto espíritu de aquella generación sacrificada que se esforzó, tras la Guerra Civil griega, sobrevenida en el momento de la liberación de los alemanes, por sacar el país adelante. Una generación que quizá ahora, como Fuenteovejuna, quiere que se haga justicia

.

Obras
Serie del comisario Kostas Jaritos
  • Noticias de la noche, 1995 (Nυχτερινό δελτίο), Ediciones B, 2000; traducción de Ersi Marina Samará Spiliotopulu; ISBN 84-406-9696-5, ISBN 978-84-406-9696-0 (reeditada por Tusquets en 2008, ISBN 978-84-8383-041-3).
  • Defensa cerrada, 1998 (Άμυνα ζώνης), Ediciones B, 2001; traducción de Ersi Marina Samará Spiliotopulu; ISBN 84-666-0384-0, 978-84-666-0384-3 (reeditada por Tusquets en 2008, ISBN 978-84-8383-109-0).
  • Suicidio perfecto, 2003 (Ο Τσε αυτοκτόνησε), Ediciones B, 2004; traducción de Ersi Marina Samará Spiliotopulu; ISBN 84-666-1463-X, ISBN 978-84-666-1463-4.
  • Un caso del comisario Jaritos y otros relatos clandestinos, 2005; 9 relatos, Ediciones B, 2006; traducción de Ersi Marina Samará Spiliotopulu; ISBN 978-84-666-2828-0. Reeditado con apariencia de obra nueva como Balkan blues, Ediciones B, 2012; ISBN 978-84-9872-653-4. Contiene: "Ingleses, franceses y portugueses…", "De refilón", "La emancipación de Tatiana", "Café batido", "Suite para flauta y violín", "Sin decorados", "Carta verde", "Sonia y Varia" y "Un cuento infantil".
  • El accionista mayoritario, 2006 (Βασικός Μέτοχος), Tusquets, 2008; traducción de Montserrat Franquesa i Gòdia y Joaquim Gestí Bautista; ISBN 978-84-8383-040-6.
  • Muerte en Estambul, 2008 (Παλιά, Πολύ Παλιά); Tusquets, 2009; traducción de Ersi Marina Samará Spiliotopulu; ISBN 978-84-8383-119-9.
  • Con el agua al cuello, 2010 (Ληξιπρόθεσμα Δάνεια, Trilogía de la crisis, 1); Tusquets, 2011; traducción de Ersi Marina Samará Spiliotopulu; ISBN 978-84-8383-357-5.
  • Liquidación final (Περαίωση -Pereosi-, 2011, Trilogía de la crisis, 2). Tusquets, 2012; traducción de Ersi Marina Samará Spiliotopulu; ISBN 978-84-8383-444-2.
  • Pan, educación, libertad (Ψωμί, Παιδεία, Ελευθερία, 2012, Trilogía de la crisis, 3). Tusquets, 2013
  • Hasta aquí hemos llegado (2015, Trilogía de la crisis, 4). Tusquets, abril 2015
Teatro
  • Historia de Ali Retzos, 1965.
  • Los invitados
  • Como los caballos
Cine

(Coguionista; cuando no se especifica el director, las películas son de Theo Angelopoulos)

Televisión
  • Serie Anatomía de un crimen, 1991-1993.
Recopilación de artículos
  • La espada de Damocles, 2012.

FUENTE : WIKIPEDIA

“La crisis de credibilidad es peor que la económica”

 

Salva Torres

Petros Márkaris, autor de ‘Pan, educación, libertad’
Invitado al Festival Valencia Negra
Librería Cosecha Roja

Petros Márkaris (Estambul, 1937) más que cruzarse de brazos ante la crisis económica, los despliega para subrayar su posición enérgica. El escritor griego, autor de la trilogía sobre la crisis que concluye con Pan, educación, libertad, sólo se serena cuando habla de literatura, de su comisario Kostas Jaritos. Entonces, el descontento con lo que está pasando en su país, fácilmente extrapolable al nuestro, se torna amable sonrisa, yendo y viniendo de la política a la literatura como quien da un portazo y enseguida abre risueño la puerta. Sólo la ficción, que en el caso de Márkaris sirve para revelar los estragos de la crisis, puede amortiguar su desazón por lo que está pasando.

“Existe la posibilidad de que caigamos todavía más”. Lo dice amparado en una evidencia: “En los países del sur se está destruyendo la clase media, que es la columna vertebral”. Sin esa columna, Márkaris piensa que el derrumbe proseguirá, por mucho que los políticos lo nieguen. “Los políticos no aprenden, porque nos decían que esto no iba a durar y la crisis se ha quedado y no se va”. Ni siquiera los cantos optimistas que anuncian cierta recuperación se los cree el autor de Con el agua al cuello y Liquidación final, que completan esa trilogía sobre la crisis. “Los políticos embellecen las cosas”, lo cual le lleva a tildar de “cínicos” a quienes sostienen que esto “va a mejor”.

Con ser la crisis económica de suma gravedad, Márkaris pone el acento en otro aspecto de la misma, que enuncia en forma interrogativa: “¿La crisis de credibilidad no es todavía peor que la económica?”. Y aquí, quien sabe si azuzado por el propio comisario Jaritos, arroja una infinidad de pistas. Por ejemplo, la similitud entre los periodos de transición política acaecidos en Grecia y España. Similitud de entusiasmo, de errores y de nefastas consecuencias. “Cometimos los mismos errores, difíciles de detectar por el incontrolable entusiasmo, que los políticos aprovecharon”.

Esa mezcla de pasión política y pulsión económica es la que Márkaris denuncia ofreciendo nuevas pistas. “En periodos de crisis, Europa bascula hacia la derecha”. Y recuerda que mientras en Estados Unidos tenían a Roosevelt, “en Europa teníamos a Mussolini, Hitler y Franco”. Su cruda radiografía de la situación, le lleva a afirmar que el mito actual europeo lo sería Laocoonte devorando a sus hijos: “En Europa nos comemos unos a otros”. Por eso le asusta el Parlamento que pueda salir de las elecciones del 25 mayo, con partidos de extrema derecha ganando posiciones y celebrando, a su juicio, “el rapto de las niñas en Nigeria, porque ganan votos de quienes se asustan y tienen dudas”.

La marcha de Europa la ve, por tanto, con recelo. No entiende que los políticos sigan valorando la salida de la crisis en términos exclusivamente económicos. “Se busca una construcción económica y no política”. Y agrega: “Cómo se puede hablar de éxito y de que la crisis ha pasado, cuando hay un 35% de desempleo y un 60% de paro juvenil” en su país. Sólo cabe una razón: que la crisis se está superando “porque los inversores ganan más o porque invierten en Grecia”. Al presentar su novela en Hamburgo, advirtió un cansancio por parte de la clase de trabajadora, que se preguntaba si valía la pena “trabajar toda la vida para al final tener que ir contando céntimo a céntimo”. Y de nuevo, la interrogación: “¿Qué crisis hemos pasado?”

Petros Márkaris, que estuvo en la librería Cosecha Roja de Valencia invitado por la organización del festival Valencia Negra, dedicado al género negro literario, concluyó diciendo que los temas sobre los que transcurre buena parte de las obras creativas son dos: “El amor y el dinero; se enamorarán y matarán”. Pasión y destrucción, sin término medio. Muy de género negro. Y muy a tono con la novela ganadora del I Premio de Novela Negra Cosecha Roja, que fue a parar al argentino Fabio Nahuel Lezcano, autor de Crímenes apropiados, de entre un total de 288 obras presentadas a concurso.

Márkaris, tras dar por concluida su trilogía sobre la crisis, busca nuevos horizontes a su comisario Kostas Jaritos, que se ocupará de asuntos de capitalismo menos salvaje y más dado a temas existenciales. Eso sí, que conste que las aceradas críticas del escritor griego tienen su razón de ser: “Soy crítico con la Unión Europea y con mi hija, porque la amo”.

 

Petros Markaris Archivos | | MAKMA | MAKMA

www.makma.net/tag/petros-markaris/

La crisis de credibilidad es peor que la económica”. Posted on 13 mayo, 2014 por Salva Torres. Petros Márkaris, autor de 'Pan, educación, libertad' Invitado al ...

Compartir este post

Repost 0
Published by Malcolm Allison H malcolm.mallison@gmail.com - en libros-revistas PENSADORES Y PLUMAS
Comenta este artículo

Comentarios

Présenta

  • : cinabrio blog
  • cinabrio blog
  • : Ecología y sostenibilidad socioambiental, énfasis en conservación de ríos y ecosistemas, denuncia de impacto de megaproyectos. Todo esto es indesligable de la política y por ello esta también se observa. Ecology, social and environmental sustainability, emphasis on conservation of rivers and ecosystems, denounces impact of megaprojects. All this is inseparable from politics, for it, the politics is also evaluated.
  • Contacto

Perfil

  • Malcolm Allison H malcolm.mallison@gmail.com
  • Biólogo desde hace más de treinta años, desde la época en que aún los biólogos no eran empleados de los abogados ambientalistas. Actualmente preocupado …alarmado en realidad, por el LESIVO TRATADO DE(DES)INTEGRACIÓN ENERGÉTICA CON BRASIL
  • Biólogo desde hace más de treinta años, desde la época en que aún los biólogos no eran empleados de los abogados ambientalistas. Actualmente preocupado …alarmado en realidad, por el LESIVO TRATADO DE(DES)INTEGRACIÓN ENERGÉTICA CON BRASIL

Recherche

Liens