Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
17 junio 2015 3 17 /06 /junio /2015 19:56
Mina Paracatú ... los horrores que encontrò RADIO FRANCIA INTERNACIONAL en una modesta localidad brasileña

.

.

A las tres de la tarde, los 90.000 habitantes de Paracatú escuchan y sienten en dos segundos un centenar de explosiones que son necesarias para que el oro, en forma de polvo, emerja de la mayor mina de Brasil, la de Paracatú. Un yacimiento a menos de 200 metros del área urbana.

El oro de Paracatú, pese a su abundancia, está extremadamente disperso. Por cada tonelada de roca que se detona, se desgrana y se pasa por un complejo tratamiento químico, apenas 0.4 gramos de oro son recuperados.

Eso significa que se necesita un intensivo proceso de exploración para hacer la mina económicamente viable. Sus impactos en la naturaleza son innegables, como lo muestra el inmenso cráter de 615 hectáreas que ha dejado la excavación en la roca. Abunda el gris y, en un marco de colinas verdes y bosque, se abre paso un paisaje casi lunar que devora cualquier reducto de naturaleza.

Obtener una cita con la minera Kinross no es cosa fácil: tras insistir varias semanas, RADIO FRANCIA INTERNACIONAL pudo entrevistar a Gilberto Azevedo, el director general de la mina, rodeado de una decena de asesores y ejecutivos. Azevedo niega cualquier riesgo para la salud o el medio ambiente: “Tenemos certeza de que estamos haciendo lo correcto. Trabajamos con esta empresa y estamos orgullosos de nuestra profesión y del papel que tenemos para la sociedad”.

TODO ESTÀ MUY BIEN !!!

Asimismo, asegura que la empresa no tiene nada que ver con las amenazas a los activistas: “Kinross es una empresa que dialoga con las comunidades. Nunca me negué a hablar con nadie de la ciudad. Estamos presentes en las comunidades vecinas, en las comunidades quilombolas y en el resto de la ciudad”.

TODO ESTÀ MUY BIEN !!!

Sin embargo, documentos obtenidos por RFI muestran que Kinross tuvo al menos hasta 2013 una política de seguimiento de activistas, sindicalistas y políticos en Paracatú. Un servicio de inteligencia –como lo llama la propia Kinross– para pulsar cuál era el grado de contestación social en la ciudad en todo momento. Aunque esto no demuestre que Kinross haya amenazado a Rafaela o a los otros dos activistas, sí suscita dudas acerca del poder que una compañía puede llegar a tener en esta pequeña y modesta localidad brasileña.

TODO ESTÀ MUY BIEN !!!

In Paracatu, gold has been mined since 1722. The Morro do Ouro (Paracatu) open-pit mine is operated by Rio Paracatu Mineração (RPM), a 100% owned subsidiary of the Canadian company Kinross Gold Corporation. The gold content of the ore is comparatively low, about 0.41 gram of gold for every ton of ore extracted. Annual production is about 15 tonnes of gold and 5 tonnes of silver.[5][6]

In Paracatu, gold has been mined since 1722. The Morro do Ouro (Paracatu) open-pit mine is operated by Rio Paracatu Mineração (RPM), a 100% owned subsidiary of the Canadian company Kinross Gold Corporation. The gold content of the ore is comparatively low, about 0.41 gram of gold for every ton of ore extracted. Annual production is about 15 tonnes of gold and 5 tonnes of silver.[5][6]

Because of new technologies used to develop the cerrado, agriculture in Paracatu became efficient and profitable in many properties. Nowadays, the cultivated area in the municipality surpasses 1000 square kilometres, with 300 square kilometres irrigated by central pivot sprinklers. This number has raised Paracatu to the position of greatest continuous area irrigated bycenter pivot irrigation in South America, using 318 center pivot sprinklers.[4]

.

​https://en.wikipedia.org/wiki/Paracatu,_Minas_Gerais

List of municipalities in Minas Gerais

 

https://www.flickr.com/photos/skytruth/sets/72157618631708392/

.

Debido a las nuevas tecnologías utilizadas para desarrollar el cerrado brasileiro, la agricultura en Paracatu se convirtió en eficiente y rentable en muchas propiedades. Hoy en día, el área cultivada en el municipio supera 1.000 kilómetros cuadrados, con 300 kilómetros cuadrados de riego por aspersión de pivote central. Esto a elevado a Paracatu a la posición de la mayor área continua de regadío por aspersión de pivote central en América del Sur, con 318 aspersores de pivote central.

.

 

Paracatú: el alto coste de la fiebre del oro

 

En Paracatú, municipio brasileño del estado de Minas Gerais, se vive al ritmo de la mina de oro explotada por la empresa canadiense Kinross Gold Corporation. Una situación sufrida por la población y que, además de trastornar la organización tradicional de las comunidades de la zona, no está exenta de consecuencias nefastas para el medio ambiente y la salud humana.

 

http://www.espanol.rfi.fr/americas/20150617-paracatu-el-alto-coste-de-la-fiebre-del-oro

 

Cada día, sobre las tres de la tarde, los 90.000 habitantes de Paracatú escuchan y sienten un centenar de explosiones –coordinadas en menos de dos segundos– que son necesarias para que el oro, en forma de polvo, emerja de la mayor mina de Brasil, la de Paracatú. Un yacimiento que se sitúa a menos de 200 metros del área urbana.

El oro ha determinado en este municipio de Minas Gerais la vida desde los tiempos de la colonia, cuando los esclavos africanos eran utilizados por los portugueses para extraer este metal precioso. Fundada en el siglo XVIII sobre la opulencia de su subsuelo, Paracatú alberga unas reservas estimadas en 750.000 toneladas. Con un precio de mercado que ronda los 38.000 dólares por kilo, esas reservas suponen un ingente tesoro.

Tesoro que se encarga de explotar la minera canadiense Kinross Gold Corporation, pero no sin esfuerzos. El oro de Paracatú, pese a su abundancia, está extremadamente disperso. Por cada tonelada de roca que se detona, se desgrana y se pasa por un complejo tratamiento químico, apenas 0.4 gramos de oro son recuperados.

Eso significa que se necesita un intensivo proceso de exploración para hacer la mina económicamente viable. Sus impactos en la naturaleza son innegables, como lo muestra el inmenso cráter de 615 hectáreas que ha dejado la excavación en la roca. Abunda el gris y, en un marco de colinas verdes y bosque, se abre paso un paisaje casi lunar que devora cualquier reducto de naturaleza.

.

LA GENTE PAGA EL PATO

Pero la principal inquietud del geólogo Márcio dos Santos, más allá del impacto visual, son las consecuencias que pueda tener la mina en la salud de las personas. En especial porque el oro está aquí presente en la roca junto a un cancerígeno incoloro e inodoro, el arsénico. Según el científico, “la empresa monitorea el polvo que hay aquí, sin embargo no publica los resultados. Nadie sabe cuánto arsénico se va a la ciudad. Cuando el viento sopla en dirección nordeste, sale de la mina en dirección a la ciudad. Las personas inhalan este polvo y van a inhalar a su vez arsénico en su forma tóxica”.

Desde que la minería industrial comenzara en Paracatú en la década de los noventa, muchos son los que han tenido que abandonar sus casas para dejar espacio a las actividades mineras. Como de costumbre, los más afectados han sido las comunidades modestas, los descendientes de los esclavos que en su día fueron forzados a dejarse la vida para explotar las reservas mineras de Brasil.

.

LA TEORÌA DE LOS AMIGOS DE LA MINA

En teoría, las áreas donde se encuentran quilombos (asentamientos de afrodescendientes con antepasados esclavos) son protegidos por la Constitución. Sin embargo, los quilombos están bajo presión en Paracatú porque su localización impide la extensión de las actividades mineras. Decenas de familias han sido prácticamente expulsadas para que la mina construyera dos inmensos embalses para depositar los residuos tóxicos de la extracción del oro.

Gilberto Carvalho, líder comunitario y representante del movimiento quilombolo, denuncia la extinción de toda una identidad como consecuencia de la voluntad de lucro: “Para las comunidades quilombolas, la tierra vale más que la vida. Saber que mi bisabuelo y abuelos crearon aquello, constituyeron a sus familias en el lugar en el que hoy sólo hay esa porquería... Se pierde todo. Así lo creo. Vale más que la vida, porque tu identidad está en aquel lugar, y si pierdes esa identidad dejas de ser alguien”.

Si para algunos afrodescendientes la llegada de la minería industrial es sinónimo de éxodo de su tierra, para otros grupos sociales en Paracatú ello ha supuesto la ruina, o la pérdida de una forma de vida que todavía hoy se mantiene en Brasil: la de la explotación manual del oro.

.

LOS GARIMPEIROS HACEN LEGIÒN

En portugués, se les llama garimpeiros a los buscadores de oro que, desde tiempos de la colonia, van tras el metal precioso en los cursos de los ríos. Un negocio que en Paracatú pasó de generación en generación y conformó la economía local, hasta que fue prohibido tras la llegada de Kinross, la minera canadiense, y sus socios.

Ante esta situación, algunos oponen resistencia. De noche, grupos de personas encapuchadas buscan el remanente de oro que el proceso químico no logró extraer en los embalses del relave. Un acto que no crea perjuicio para la empresa, pero que es ilegal y que, por lo tanto, entraña enormes peligros para estos buscavidas.

Doña Tuta es la viva imagen de esos riesgos. En 1998 sus tres hijos, célebres garimpeiros locales conocidos como los hermanos Canela, fueron sorprendidos cuando iban a recuperar oro de las aguas tóxicas del relave. Las balas de los equipos privados de seguridad de la mina mataron a dos de ellos y dejaron al tercero, Evaldo López de Oliveira, una marca en el brazo y en la mente de por vida. Así cuenta lo que pasó: “Había varios guardias de seguridad y decidimos volver atrás. Estaba oscuro aquel día. Cuando volvíamos los vigilantes nos vieron y dijeron “Son los Canela, vamos a matarlos”. Y empezaron a tirotearnos. Dispararon a mi hermano, luego al otro, a la pierna. Cuando me volteé para ayudarlos me dispararon a mí al brazo. Nos iban a matar a todos, pero no lo consiguieron porque se les acabó las balas. Si hubieran tenido más, me hubieran matado”.

.

En Paracatú, el helicóptero tarda menos de un minuto en posarse en la Colina del Oro donde Kinross tiene su sede para cargar el metal y llevarse los lingotes en dirección a São Paulo, desde donde es exportado luego al mejor postor. El proceso se hace con sigilo, y con opacidad. La misma opacidad que cuando se evoca la posibilidad de que el arsénico liberado por la minería en el medio ambiente pueda estar provocando enfermedades como el cáncer en la población. La falta de estudios independientes y fiables provoca que nadie sepa a ciencia cierta si la localidad está siendo envenenada por el arsénico.

.

Una de las que más cuestionan la actividad minera es Rafaela Luiz, una joven abogada que lleva años ayudando a los enfermos de cáncer para que reciban tratamiento médico, puesto que Paracatú no tiene hospital que trate la enfermedad.

Su vocación de activista y opositora a la mina le han costado caro.

En un palpable clima de tensión en la ciudad, acaba de ser amenazada de muerte.

Pocos días después de contraer matrimonio, un hombre invadió su propiedad y realizó dos disparos que, ella dice, fueron de advertencia. Después le dejó un recado: “¿Te ha gustado el regalo de bodas?”.

No tiene pruebas, pero sí muchas sospechas de quién pudo ser, y se prepara para dejar la tierra que la vio nacer lo que le provoca un sentimiento de rabia. “Me están alejando de mi lecho maternal, me están retirando de mi vínculo familiar. Mi hija me viene llorando “Mamá, ¿cuándo volveré a la escuela, veré a mis amigos, volveré a mis clases?”.

Para mí es muy difícil darle una respuesta ahora. ¿Qué haremos? No entiendo el motivo de mi persecución y tengo momentos de rebelión. Saber que me tengo que ir como si fuese una forajida de la justicia, cuando yo no cometí ninguna infracción”, explica la abogada.

.

Junto a Rafaela, otros dos activistas han tenido que salir de Paracatú por las amenazas de muerte. Un reflejo del peligro que entraña defender el medio ambiente en Brasil, país del Amazonas pero también del célebre activista asesinado Chico Mendes. Un reciente informe de la ONG Global Witness sitúa al país sudamericano a la cabeza de las naciones donde se asesina al mayor número de activistas. Para el año 2014, las cifras hablan de 29 homicidios, pero la cifra real podría ser mucho mayor.

.

Obtener una cita con Kinross no es cosa fácil: tras insistir varias semanas, pudimos entrevistar en Paracatú a Gilberto Azevedo, el director general de la mina, rodeado de una decena de asesores y ejecutivos. Azevedo niega cualquier riesgo para la salud o el medio ambiente: “Tenemos certeza de que estamos haciendo lo correcto. Trabajamos con esta empresa y estamos orgullosos de nuestra profesión y del papel que tenemos para la sociedad”.

Asimismo, asegura que la empresa no tiene nada que ver con las amenazas a los activistas: “Kinross es una empresa que dialoga con las comunidades. Nunca me negué a hablar con nadie de la ciudad. Estamos presentes en las comunidades vecinas, en las comunidades quilombolas y en el resto de la ciudad”.

.

Sin embargo, documentos obtenidos por RFI muestran que Kinross tuvo al menos hasta 2013 una política de seguimiento de activistas, sindicalistas y políticos en Paracatú. Un servicio de inteligencia –como lo llama la propia Kinross– para pulsar cuál era el grado de contestación social en la ciudad en todo momento. Aunque esto no demuestre que Kinross haya amenazado a Rafaela o a los otros dos activistas, sí suscita dudas acerca del poder que una compañía puede llegar a tener en esta pequeña y modesta localidad brasileña.

.

En especial en momentos en que Brasil –uno de los mayores productores mundiales de mineral, con tres de las cinco mayores minas del mundo en su territorio– debate un nuevo Código de Minería. Un nuevo marco legislativo que, según sus detractores, brinda mayores garantías de lucro a las empresas y menor seguridad jurídica al medio ambiente y las comunidades. Detrás de sus promotores políticos, han emergido sospechas de corrupción y de pago de campañas por parte de las mineras.

Tres siglos han pasado desde que se comenzó a extraer el oro de Paracatú. Muchas cosas han sucedido allí desde entonces, pero lo que no ha cambiado es la codicia que sigue generando el metal. En Brasil y en todo el mundo. Fascinación. Ambición. Ansias de enriquecimiento. Frustración. E injusticia. Todos conceptos que emanan del metal dorado, el mismo metal que día a día se extrae de las entrañas de la Colina del Oro. Para fortuna o desgracia de los habitantes de Paracatú.

 

.

A mina da Kinross em Paracatu fica entre dois quilombos. De um lado, a extinta comunidade do Machadinho, que deu lugar da nova represa. Do outro, São Domingos, que ainda mantém parte das tradições dos primeiros escravos que chegaram a Paracatu. Todos os dias, eles recebem vários ônibus de turismo para vender artesanatos e doces, contar histórias do início da cidade e mostrar uma cachoeira que hoje só existe quando chove forte. “Paracatu começou em São Domingos; somos um museu vivo da história”, diz Magna Aparecida dos Reis Sousa, 53 anos.

O pai de Magda, Aureliano Lopes dos Reis, 97, já foi garimpeiro assim como quase todos os homens de idade mais avançada na comunidade. “Eu ia para Cristalina garimpar ouro e pedras preciosas. Caminhava três dias até lá para colocar comida dentro de casa”, relembra, orgulhoso da força que tinha na juventude. 

Colaboração: Victor Martins e Deco Bancillon (Correio Braziliense)
 

 

.

.

Compartir este post

Repost 0

Comentarios

Présenta

  • : cinabrio blog
  • cinabrio blog
  • : Ecología y sostenibilidad socioambiental, énfasis en conservación de ríos y ecosistemas, denuncia de impacto de megaproyectos. Todo esto es indesligable de la política y por ello esta también se observa. Ecology, social and environmental sustainability, emphasis on conservation of rivers and ecosystems, denounces impact of megaprojects. All this is inseparable from politics, for it, the politics is also evaluated.
  • Contacto

Perfil

  • Malcolm Allison H malcolm.mallison@gmail.com
  • Biólogo desde hace más de treinta años, desde la época en que aún los biólogos no eran empleados de los abogados ambientalistas. Actualmente preocupado …alarmado en realidad, por el LESIVO TRATADO DE(DES)INTEGRACIÓN ENERGÉTICA CON BRASIL
  • Biólogo desde hace más de treinta años, desde la época en que aún los biólogos no eran empleados de los abogados ambientalistas. Actualmente preocupado …alarmado en realidad, por el LESIVO TRATADO DE(DES)INTEGRACIÓN ENERGÉTICA CON BRASIL

Recherche

Liens