Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
24 junio 2015 3 24 /06 /junio /2015 17:16
PESE A IMPACTOS BRASIL Y BOLIVIA NEGOCIAN NUEVA REPRESA BINACIONAL DE U$S 5.000

Pese a los impactos que los embalses representan, Brasil y Bolivia negocian nueva represa binacional por USD 5,000 millones.

La construcción de la nueva hidroelèctrica, que todavía está en proceso de negociación, prevè una financiación de R$ 15000 millones hasta 2022, año en que la planta hidroeléctrica binacional, que se emplazarà en el lado boliviano del río Madeira, entrarìa en operación.
La expectativa es que las obras, posiblemente financiada por el BNDES, comenzarà en 2018 y una vez terminada, producirìa hasta 3.000 MW de potencia.

Para el ingeniero Allan Cascaes, profesor de la Universidad Estatal de Río de Janeiro, al analizar los costos y los beneficios de este proyecto, la inversión puede ser muy buena para el Brasil. De acuerdo con él, como la represa de Jirau, también en el río Madeira, no tiene una gran capacidad de acumulación de agua, se impide la regulación de caudal del río, y la construcción de una nueva planta hidroelèctrica en el lado boliviano, con una presa más alta, puede resolver un gran problema de suministro.

.

Bolivia conocía efectos de represas

En publicaciòn del 20/02/2014 en el diario Los Tiempos se evidencia que hace más de seis años que el Gobierno de Bolivia ya conocía que las represas brasileñas construidas sobre la cuenca del río Madeira provocarían mayores inundaciones en el país.
Ese febrero de 2014 el presidente Evo Morales pidió el investigar ese impacto por los desastres en Beni traducidos en 84 mil reses muertas y pérdidas por 50 millones de dólares, más de 39 mil hectáreas de cultivos afectados, mientras la cifra de damnificados crecìa día a día debido a las inundaciones.

En 2006, una carta del canciller David Choquehuanca a su homólogo brasileño expuso los temores de Bolivia por esas represas.

.

BRASIL Y BOLIVIA NEGOCIAN REPRESA BINACIONAL DE U$S 5.000
Brasil y Bolivia podrían poner en marcha en mayo convenios para construir una represa bilateral del lado boliviano del río Madera, una instalación que tendría una potencia de 3.000 megavatios y un costo estimado de 15.000 millones de reales (U$S 5.000 millones) para comenzar a operar en el 2022.

http://es.brasil247.com/es/247/sociedad/5369/Brasil-y-Bolivia-negocian-represa-binacional-de-U$S-5000-M.htm


El ministro de Minas y Energía de Brasil, Eduardo Braga, visitará Bolivia el mes próximo (mayo de 2015), cuando se espera que firme memorandos de entendimiento con las autoridades del país vecino que sirvan para dar inicio a estudios de viabilidad técnica y ambiental. La nueva hidroeléctrica se inscribiría en un pacto energético entre Brasil y Bolivia que abarcaría además la construcción de usinas términas. La intención del lado boliviano es que todas las nuevas usinas generen unos 7.500 megavatios de capacidad instalada, equivalentes a media Itaipú.


24 DE ABRIL DE 2015


La nueva hidroeléctrica se inscribiría en un pacto energético entre Brasil y Bolivia que abarcaría además la construcción de usinas términas y líneas de transmisión para que Bolivia aumente sus exportaciones de energía al mercado brasileño.


La intención del lado boliviano es que todas las nuevas usinas generen unos 7.500 megavatios de capacidad instalada, equivalentes a media Itaipú, y con el objetivo de exportar a Brasil.


El ministro de Minas y Energía de Brasil, Eduardo Braga, visitará Bolivia el mes próximo (mayo de 2015), cuando se espera que firme memorandos de entendimiento con las autoridades del país vecino que sirvan para dar inicio a estudios de viabilidad técnica y ambiental, indicaron fuentes citadas por el diario Valor.


El ministro Braga, citado por Valor, confirmó la información y dijo que una nueva represa tendría "un sentido estratégico", optimizaría las represas de Jirau y Santo Antonio localizadas en Brasil regulando el ritmo hídrico del Madera de forma más eficiente y contribuiría a las economías de ambos países

.

  • Especialista considera hidrelétrica na Bolívia opção ... 28 abr. 2015 - Segundo ele, como a usina de Jirau, também no Rio Madeira, não ... da vazão do rio, a construção de uma nova central no lado boliviano, com ... Sob esse aspecto, ela é bastante benéfica para o Brasil", disse o engenheiro.

    br.sputniknews.com/brasil/20150428/886089.html

.

 

http://msiainforma.org/hidreletrica-com-bolivia-e-interessante-para-o-brasil/

http://www.lostiempos.com/diario/actualidad/economia/20140220/bolivia-conocia-efectos-de-presas_245682_535689.html

.

Experto considera hidroeléctrica en Bolivia interesante opción para Brasil

04.28.2015 © 2015 AFP / Norberto Duarte

En declaraciones a "Sputnik", el ingeniero Allan Cascaes, profesor de la Universidad Estatal de Río de Janeiro (UERJ), dijo que el proyecto brasileño para construir una planta hidroeléctrica en asociación con Bolivia puede ser muy beneficioso para Brasil, con esta nueva planta hidroelèctrica funcionando como un complemento de la Central Hidroelèctrica Jirau

La construcción de la nueva planta, que todavía está en proceso de negociación, prevè una financiación de R$ 15000 millones hasta 2022, año en que la planta hidroeléctrica binacional, que se emplazarà en el lado boliviano del río Madeira, entrarìa en operación.
La expectativa es que las obras, posiblemente financiada por el BNDES, comenzara en 2018 y una vez terminada, producirìa hasta 3.000 MW de potencia.

Para Cascaes, al analizar los costos y los beneficios de este proyecto, la inversión puede ser muy buena para el país. De acuerdo con él, como la represa de Jirau, también en el río Madeira, no tiene una gran capacidad de acumulación de agua, se impide la regulación de caudal del río, y la construcción de una nueva planta hidroelèctrica en el lado boliviano, con una presa más alta, puede resolver un gran problema de suministro.

"Cuando se tenga una gran cantidad de lluvia, esta nueva represa en Bolivia va a almacenar el agua y la liberarà en la estación seca. En este sentido, es muy beneficiosa para Brasil", dijo el ingeniero. "Y, haciendo una comparación con otras plantas hidroeléctricas, el costo està dentro de lo razonable si tenemos en cuenta los costos de la presa, el capital y además las líneas de transmisión."

También de acuerdo con el experto, otra alternativa para la región sería la creación de una central nuclear. Sin embargo, además de tener un costo más alto, esta otra opción tiene una vida más corta, ya que tiene que ser desmantelada después de 40 años. Y por esa razón, a pesar de las críticas de muchos ecologistas, la energía hidroeléctrica es aún la más interesante.

"La primera alternativa, la más atractiva, es siempre una represa. Incluso soy contrario a la idea de que no se puede construir centrales eléctricas con grandes reservorios porque va a cambiar el entorno. Porque, en realidad, no estoy cambiando totalmente el medio ambiente, estoy creando un nuevo medio ambiente", retrucó Cascaes. "Estoy sustituyendo la zona por un lago, que ahora tendrá un nuevo papel en la biodiversidad", añadió.

Con el fin de dar continuidad a las discusiones sobre el acuerdo, el ministro de Minas y Energía de Brasil, Eduardo Braga, deben hacer una visita a Bolivia el mes de mayo de 2015 para firmar un memorando formal de estudios técnicos y ambientales para el proyecto, que, según alguna prensa, también debe incluir la instalación de termoelèctricas en la frontera y de lìneas de transmisión que permitirán la exportación de energía a Brasil. En este caso, la sumatoria de la producción potencial de todas las plantas, alcanzaría 7.500 MW, lo que equivale a la mitad de la planta binacional de Itaipú, en el río Paraná. Bolivia consume solamente 1.280 MW.

Según el profesor de la UERJ, la disponibilidad de una mayor cantidad de energía para Brasil, en los próximos años, tendrá una importancia vital para el desarrollo del país. Él cree que a pesar de los problemas actuales, la economía nacional debe volver a crecer a partir del próximo año, lo que también aumenta el consumo de energía.

"Estas trabajo a largo plazo se debe iniciar con suficiente antelación, ya que las centrales hidroeléctricas o nucleares son mejor alternativa que la construcción de termoeléctricas. Estas, además de mucho más caras, son terriblemente perjudiciales para el medio ambiente ", explicó Cascaes.

Especialista considera hidrelétrica na Bolívia opção interessante para o Brasil


28.04.2015 © AFP 2015/ Norberto Duarte


Em entrevista exclusiva à Sputnik nesta terça-feira, o engenheiro Allan Cascaes, professor da Universidade do Estado do Rio de Janeiro (UERJ), disse que o projeto brasileiro de construir uma hidrelétrica em parceria com a Bolívia pode ser muito benéfico ao Brasil, com essa nova usina funcionando como uma complementação da central de Jirau.


A construção da nova usina, que ainda está em fase de negociação, prevê um financiamento de R$ 15 bilhões até 2022, ano em que a hidrelétrica binacional, que ficará do lado boliviano do Rio Madeira, deverá entrar em operação.
A expectativa é a de que as obras, financiadas possivelmente pelo BNDES, tenham início em 2018 e de que, quando finalizadas, a usina tenha capacidade para produzir até 3.000 MW de energia.


Para Cascaes, analisando, por alto, os custos e os benefícios desse projeto, o investimento pode ser considerado muito bom para o país. Segundo ele, como a usina de Jirau, também no Rio Madeira, não possui uma barragem de acumulação grande, impedindo assim a regularização da vazão do rio, a construção de uma nova central no lado boliviano, com uma barragem maior, poderá resolver um grande problema de abastecimento.


"Quando tiver muita chuva, essa barragem na Bolívia vai segurar a água e liberar apenas na época da estiagem. Sob esse aspecto, ela é bastante benéfica para o Brasil", disse o engenheiro. "E, fazendo uma comparação com outras usinas, o custo está dentro do razoável se nós considerarmos os custos de barragem, capital e mais as linhas de transmissão".


Ainda de acordo com o especialista, outra alternativa para a região seria a criação de uma usina nuclear. Entretanto, além de ter um custo maior, essa outra opção possui uma vida útil menor, tendo que ser desmontada após 40 anos. E, por esse motivo, apesar das críticas de muitos ambientalistas, a hidrelétrica continua sendo mais interessante.


"A primeira alternativa, mais atraente, sempre é uma hidrelétrica. Eu até aproveito para me posicionar contrário a essa ideia de que não se pode construir usinas com reservatórios porque vai alterar o meio ambiente. Porque, na verdade, eu não estou alterando totalmente o meio ambiente, eu estou criando um novo meio ambiente", explicou Cascaes. "Eu estou substituindo aquela área por um lago, que vai ter agora um novo papel na biodiversidade", completou.


A fim de dar continuidade às discussões sobre o acordo, o ministro de Minas e Energia do Brasil, Eduardo Braga, deverá fazer uma visita à Bolívia no próximo mês para assinar um memorando de formalização dos estudos técnicos e ambientais do projeto, que, de acordo com alguns órgãos de imprensa, deverá incluir também a instalação de termelétricas na fronteira e linhas de transmissão que permitirão a exportação de energia para o território brasileiro. Nesse caso, somando-se o potencial de produção de todas as usinas, a capacidade total do complexo chegaria a 7.500 MW, o equivalente à metade da usina binacional de Itaipu, no Rio Paraná, sendo que a Bolívia consome apenas 1.280 MW.


Segundo o professor da UERJ, a disponibilização de uma quantidade maior de energia para o Brasil nos próximos anos terá uma importância vital para o desenvolvimento do país. Ele acredita que, apesar dos problemas atuais, a economia nacional deverá voltar a crescer a partir do ano que vem, aumentando também o consumo energético.


"Essas obras de longo prazo têm que ser iniciadas com bastante antecedência. Porque, quando não fazem essas obras de hidrelétricas, ou de usinas nucleares, a alternativa é a pior possível: a construção de termelétricas. Estas, além de encarecer muito a conta da energia elétrica para o consumidor, são terrivelmente prejudiciais ao meio ambiente", explicou Cascaes.

Itaipu, Jirau, usina hidrelétrica, BNDES, UERJ, Eduardo Braga, Allan Cascaes, Paraguai, Rio Paraná, Rio Madeira, Bolívia, Brasil

Leia mais: http://br.sputniknews.com/brasil/20150428/886089.html#ixzz3dzjF3Ukf

.

Bolivia conocía efectos de presas


Los Tiempos - 20/02/2014


Hace más de seis años que el Gobierno ya conocía que las represas brasileñas construidas sobre la cuenca del río Madera provocarían mayores inundaciones en el país. El presidente Evo Morales pidió el martes investigar ese impacto por los desastres en Beni.


En 2006, una carta del canciller David Choquehuanca a su homólogo brasileño expuso los temores de Bolivia por esas presas.


El presidente Evo Morales dijo el martes que instruyó la indagación del efecto de las represas construidas por Brasil; sin embargo, su Gobierno ya había alertado sobre el impacto hace mas de siete años.

En la nota enviada por Choquehuanca, citada en el diario La Razón, se argumentaba que entre los impactos probables “se considera la inundación en el territorio boliviano, como efecto de los embalses que afectan, por un lado, la existencia del bosque amazónico de la Cuenca del Madera (Madeira), de alta riqueza en castaña, y por otro lado, las posibilidades de construcción de proyectos hidroeléctricos para satisfacer las demandas regionales y locales de energía”.


También aludía a “la inundación de Cachuela Esperanza, lo que inviabiliza el proyecto (...)” y se citó la afectación a los peces, sostén económico de la región.


Apelando a convenios fronterizos de protección del medio ambiente, la nota sugería remitir el tema “a una Comisión Binacional para análisis de proyectos relativos al río Madera”.


En noviembre de ese año 2006 se inició el proceso binacional de consultas con varias reuniones y encuentros presidenciales, ministeriales y técnicos. La II Reunión Técnica se realizó el 30 y 31 de octubre de 2008, en La Paz, para intercambiar información sobre los proyectos hidroeléctricos de Jirau y Santo Antonio. Bolivia expresó entonces su molestia por la ausencia de suficientes delegados técnicos de Brasil, a pesar del compromiso asumido.


Paralelamente, organizaciones campesinas de Bolivia y Brasil crearon el Movimiento en Defensa de la Cuenca del Río Madera y de la Región Amazónica y en Brasil presentaron recursos legales, detalló en 2007 a Los Tiempos, la coordinadora nacional del Fobomade, Patricia Molina.


Estudios y pronunciamientos de organizaciones de protección del medio ambiente también alertaban de los riesgos, entre ellos el de la Liga de Defensa del Medio Ambiente (Lidema), que en 2009 instó al Gobierno “al cumplimiento de los acuerdos internacionales, independientemente de la agenda positiva con el Gobierno brasileño”. La investigación de Mónica Vargas Collazos (Un caso de anticooperación española: El complejo de río Madera), señalaba que entre los “impactos que puede tener la construcción de megarepresas en la Amazonia brasileña y boliviana” estarían las inundaciones por la crecida de los ríos taponados por las megarepresas.
.
En 2011, en un seminario sobre proyectos energéticos de Brasil, el vicecanciller Juan Carlos Alurralde, dijo a Reuters que el Gobierno no estaba satisfecho con los informes de Brasil en defensa de las hidroeléctricas y esperaba más aclaraciones y garantías.


El primer secretario de la embajada de Brasil en Bolivia, Ruy Ciarlini, dijo entonces a Reuters que tenían “datos científicos que nos muestran que no existe ningún riesgo”.
.
Hasta ayer, en Beni se reportaron 84 mil reses muertas y pérdidas por 50 millones de dólares, más de 39 mil hectáreas de cultivos afectados, mientras la cifra de damnificados crece día a día debido a las inundaciones.


CACHUELA ESPERANZA


Un estudio realizado en 2011 por el Centro de Investigación y Promoción del Campesinado (Cipca) señalaba las consecuencias económicas y socioambientales que podría tener la construcción de la hidroeléctrica Cachuela Esperanza (proyecto gubernamental) y las represas brasileñas Jirau y San Antonio en combinación con los fenómenos de El Niño y La Niña.


Más de 18 millones de hectáreas, 559 comunidades de cinco departamentos del país y unas 330 mil personas serían afectadas por la inundación que provocaría la represa Cachuela Esperanza, combinada con los fenómenos climáticos, señalaba Cipca.

Compartir este post

Published by Malcolm Allison H malcolm.mallison@gmail.com - en HIDROELECTRICAS
Comenta este artículo

Comentarios

Présenta

  • : cinabrio blog
  • cinabrio blog
  • : Ecología y sostenibilidad socioambiental, énfasis en conservación de ríos y ecosistemas, denuncia de impacto de megaproyectos. Todo esto es indesligable de la política y por ello esta también se observa. Ecology, social and environmental sustainability, emphasis on conservation of rivers and ecosystems, denounces impact of megaprojects. All this is inseparable from politics, for it, the politics is also evaluated.
  • Contacto

Perfil

  • Malcolm Allison H malcolm.mallison@gmail.com
  • Biólogo desde hace más de treinta años, desde la época en que aún los biólogos no eran empleados de los abogados ambientalistas. Actualmente preocupado …alarmado en realidad, por el LESIVO TRATADO DE(DES)INTEGRACIÓN ENERGÉTICA CON BRASIL
  • Biólogo desde hace más de treinta años, desde la época en que aún los biólogos no eran empleados de los abogados ambientalistas. Actualmente preocupado …alarmado en realidad, por el LESIVO TRATADO DE(DES)INTEGRACIÓN ENERGÉTICA CON BRASIL

Recherche

Liens