Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
5 noviembre 2015 4 05 /11 /noviembre /2015 19:23

En la actualidad, los cocodrilos están formados por tres grandes grupos: los aligatores y caimanes, los cocodrilos en sentido estricto y los gaviales y se considera que el antecesor común de todos ellos convivió en algún momento del Mesozoico con los dinosaurios. Sin embargo, el grupo al que pertenecen los cocodrilos actuales está escasamente representado en el registro fósil antes de la crisis de diversidad que acabó con los dinosaurios, por lo que la mayor parte de la información que se tiene de sus orígenes procede de la comparación con sus parientes más cercanos. Esta escasez puede subsanarse con el hallazgo de varios cráneos completos y una importante colección de otros huesos en el yacimiento de Lo Hueco.

IBEROARMÒRICA LA DE AQUELLOS TIEMPOS

Europa fue un archipiélago durante gran parte del Cretácico. En este contexto, el cocodrilo Allodaposuchus pudo ser un habitante de las islas del este del archipiélago, mientras que el cocodrilo Lohuecosuchus pudo habitar en Iberoarmórica, una isla que agrupa buena parte del sur de Francia y la mitad norte de la península ibérica. Al parecer Lohuecosuchus también estuvo en yacimientos del sur de Francia como lo evidencia la descripción de la nueva especie Lohuecosuchus mechinorum en la localidad francesa de Fox-Amphoux. Fuera de las marismas donde habitaba Lohuecosuchus, el terreno estaba ocupado por dinosaurios saurópodos del grupo de los titanosaurios, por dinosaurios herbívoros ornitópodos y por dinosaurios carnívoros cercanos a los conocido velocirraptores, de los que se han recogido también abundantes restos.

 

Reconstrucción de Lo Hueco. / Óscar Sanisidro-Museo de las Ciencias de Castilla-La Mancha

 

 

 

Lohuecosuchus megadontos –cuyo nombre deriva del enorme tamaño de sus dientes– compartía muchas características con los cocodrilos actuales: eran potentes nadadores con capacidad para caminar fuera del agua, tenía hábitos anfibios, y su cuerpo estaba cubierto por una potente armadura dérmica compuesta por varias filas de huesos integrados en la piel.

El nuevo cocodrilo forma parte de un grupo extinto que habitó Europa durante el Cretácico

A pesar de estas similitudes, esta nueva especie extinta presenta un cráneo con rasgos distintos: en su parte externa surge un surco que lo recorre desde el oído hasta el lado posterior. Pero, lo que sin duda destaca, es el tamaño de sus dientes. Así lo revela una investigación publicada en la revista PLoS One y liderada por el grupo de Biología Evolutiva de la Universidad de Educación a Distancia (UNED).

“Los dientes desproporcionadamente grandes hacen que su maxilar se proyecte lateralmente y hacia debajo de una forma muy característica”, explica a Sinc Francisco Ortega, uno de los autores del trabajo e investigador en la UNED, quien añade que por cuestión de espacio tenía menos piezas dentales.

Según los científicos, el nuevo cocodrilo, descubierto en el yacimiento de Lo Hueco (Cuenca), forma parte de un grupo extinto –alodaposúquidos– que habitó Europa durante el Cretácico (hace más de 66 millones de años) y es el pariente más cercano de los cocodrilos representados en la actualidad en todo el planeta. Pero estos constituyen una muestra mínima de la diversidad y dispersión que mostró el linaje de estos reptiles durante el Mesozoico.

.

Cocodrilos de enormes dientes vivieron en Cuenca hace 66 millones de años

.

La información sobre los dinosaurios del Cretácico Superior de la Península Ibérica se concentra en su tramo final y, especialmente, desde el Campaniense superior (hace unos 80 millones de años) hasta la última parte del Maastrichtiense (hace unos 65 millones de años), con registros muy cercanos al momento de la extinción de los dinosaurios. Aunque la existencia de yacimientos de esta edad se conocía desde el siglo XIX, su fauna no ha podido ser interpretada hasta la década de 1990, fundamentalmente tras el hallazgo del yacimiento de Laño en el Condado de Treviño. El yacimiento de "Lo Hueco” amplia y modifica de forma sustancial la información disponible tanto sobre los “saurópodos” del final del Cretácico en la Península Ibérica, ampliando la diversidad conocida, como sobre los dinosaurios carnívoros que habitaron Europa occidental hace 80-70 millones de años y sobre la estructura de los ecosistemas en los que vivieron

Yacimiento Paleontológico de Lo Hueco
Descubierto durante las obras de alta velocidad a Valencia uno de los yacimientos de fósiles de dinosaurios de mayor riqueza y diversidad de Europa

Los restos encontrados se han datado en el Cretácico Superior, con una antigüedad de 80 millones de años

Lo Hueco se encuentra localizado junto a otros dos importantes yacimientos paleontológicos de la zona: Las Hoyas y Portilla
Destaca el hallazgo de cerca de 8.000 fósiles y de fragmentos ariculados de esqueletos de titanosaurios

La protección del patrimonio cultural a lo largo del trazado de las obras de alta velocidad es uno de los principios esenciales de ADIF dentro de su política de Responsabilidad Social Corporativa
El Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (ADIF) es una entidad pública empresarial española que surge de la transposición de Directivas Europeas

 

 

El grupo más abundante de Europa

El linaje de los cocodrilos se remonta a hace 230 millones de años y “está plagado de grupos que no se parecen a los cocodrilos actuales”, detalla a SINC Iván Narváez, primer autor del trabajo e investigador en la UNED. De hecho, se considera que el antecesor común de todos ellos convivió con los dinosaurios en algún momento del Mesozoico.

Lohuecosuchus pudo habitar en Iberoarmórica, una isla que agrupa buena parte del sur de Francia y la mitad norte de la península ibérica

El grupo de parientes morfológicamente más cercano al que forman los cocodrilos actuales habitó Europa durante el Cretácico y fue muy abundante en la última parte de esta era. Sin embargo, existían muy pocos fósiles que confirmaran la diversidad del grupo.

El hallazgo de más de una decena de cráneos completos de cocodrilos en Lo Hueco –que en esa época era un humedal costero– permite recomponer la historia de este nuevo grupo, como uno exclusivo del Cretácico superior de Europa.

Hasta ahora, muchos de los cocodrilos del Cretácico superior de Europa occidental se habían relacionado con un género de cocodrilo que habitó Rumania a finales del Cretácico denominado Allodaposuchus. Estos presentan una relación cercana con Lohuecosuchus megadontos.

Fig3_Lohuecosuchus_megadontos_lateral

Cráneo de Lohuecosuchus megadontos en vista lateral. / Narváez et al

“Son formas emparentadas y ambas pertenecen a los alodaposuquidos”, declara Ortega. Pero hasta ahora todos los restos de Europa occidental (Francia y España) que parecían ser cocodrilos modernos primitivos se habían considera como Allodaposuchus.

“El estudio de los cráneos de Lo Hueco nos muestra que muchos de los cocodrilos del oeste de Europa presentan caracteres que permiten diferenciarlos de Allodaposuchus”, indica Narváez.

Según los científicos, esto tiene más sentido si recordamos que Europa fue un archipiélago durante gran parte de esta era. “En este contexto, Allodaposuchus pudo ser un habitante de las islas del este del archipiélago, mientras que Lohuecosuchus pudo habitar en Iberoarmórica, una isla que agrupa buena parte del sur de Francia y la mitad norte de la península ibérica”, recalcan los científicos españoles. Además, proponen que Lohuecosuchus también estuviera presente en yacimientos del sur de Francia con la descripción de la nueva especie Lohuecosuchus mechinorum en la localidad francesa de Fox-Amphoux.

Fuera de las marismas donde habitaba Lohuecosuchus, el terreno estaba ocupado por dinosaurios saurópodos del grupo de los titanosaurios, por dinosaurios herbívoros ornitópodos y por carnívoros cercanos a los conocido velocirraptores, “de los que se han recogido también abundantes restos”, concluye Narváez.

Referencia bibliográfica:

Narváez, I.; Brochu, C.A.; Escaso, F.; Pérez-García, A.; Ortega, F. “New Crocodyliforms from Southwestern Europe and Definition of a Diverse Clade of European Late Cretaceous Basal Eusuchians”. PLoS ONE http://dx.plos.org/10.1371/journal.pone.0140679

http://www.agenciasinc.es/Noticias/Cocodrilos-de-enormes-dientes-vivieron-en-Cuenca-hace-66-millones-de-anos

Cocodrilos de enormes dientes vivieron en Cuenca hace 66 millones de años

25/08/2008 Reportaje sobre el yacimiento cretácico de Lo Hueco, en el pueblo de Fuentes, Cuenca.

.

Reconstrucción de Lo Hueco. / Óscar Sanisidro-Museo de las Ciencias de Castilla-La Mancha

 

Europa fue un archipiélago durante gran parte del Cretàcico. “En este contexto, Allodaposuchus pudo ser un habitante de las islas del este del archipiélago, mientras que Lohuecosuchus pudo habitar en Iberoarmórica, una isla que agrupa buena parte del sur de Francia y la mitad norte de la península ibérica”, recalcan los científicos españoles. Además, proponen que Lohuecosuchus también estuviera presente en yacimientos del sur de Francia con la descripción de la nueva especie Lohuecosuchus mechinorum en la localidad francesa de Fox-Amphoux.

Fuera de las marismas donde habitaba Lohuecosuchus, el terreno estaba ocupado por dinosaurios saurópodos del grupo de los titanosaurios, por dinosaurios herbívoros ornitópodos y por carnívoros cercanos a los conocido velocirraptores, “de los que se han recogido también abundantes restos.

 

Así vivían dinosaurios y cocodrilos en el yacimiento de Lo Hueco en Cuenca

  
Hace unos 70 millones de años, los cocodrilos que habitaban en lo que hoy es el yacimiento de Lo Hueco en Cuenca comían presas de agua salada pero bebían agua dulce, y los saurópodos se alimentaban de árboles, arbustos y plantas con flores que abundaban en la zona. 

 

http://www.agenciasinc.es/Noticias/Asi-vivian-dinosaurios-y-cocodrilos-en-el-yacimiento-de-Lo-Hueco-en-Cuenca

 

25 marzo 2015 - El estudio de los fósiles, que se publica en PLoS ONE, ha permitido reconstruir las condiciones climáticas, la dieta y el modo de vida de algunos animales durante el Cretácico superior.

En el entorno del yacimiento de Lo Hueco en Cuenca abundaban árboles, arbustos, hierbas y plantas con flores, de las que se habrían alimentado los grandes saurópodos. Los cocodrilos comían presas de aguas salobres y las tortugas se nutrían de vegetación e invertebrados acuáticos y terrestres. Estas son algunas de las principales conclusiones de un estudio que se publica en PLoS ONE.

El equipo de investigación, liderado por la Universidad Complutense de Madrid y el Instituto de Geociencias (centro mixto CSIC-UCM), en colaboración con la Universidad de Alcalá de Henares y la Universidad Autónoma de Madrid, ha determinado las condiciones climáticas y ecológicas de este ecosistema del Cretácico superior, mediante análisis geoquímicos, de isótopos estables de carbono y oxígeno en dientes y huesos fósiles de dinosaurios, cocodrilos, peces y tortugas del yacimiento.

Lo Hueco era una zona de canales arenosos, bañada por aguas dulces y saladas, que se situaba muy cerca de la costa en esos momentos

“La investigación ha permitido, por primera vez, comparar los valores isotópicos del carbono en dinosaurios carnívoros y herbívoros”, explica Laura Domingo, investigadora de Paleontología de la UCM y del Instituto de Geociencias CSIC-UCM y autora principal del estudio.

En aquel período, Europa era un gran archipiélago, formado por numerosas islas. La Península se hallaba en una posición más cercana al Ecuador y el yacimiento de Lo Hueco se encontraba en la latitud 31ºN, al sur del 40ºN actual. Era una zona de canales arenosos, bañada por aguas dulces y saladas, que se situaba muy cerca de la costa en esos momentos.

“En aquella época, el clima de la Tierra se caracterizaba por presentar temperaturas más elevadas que en la actualidad, con una elevada concentración de CO2 atmosférico y ausencia de casquetes polares permanentes”, indica Domingo. 

El análisis de los isótopos estables de oxígeno en muestras óseas de los animales del yacimiento revela que la variabilidad térmica estacional –calculada como la diferencia entre la temperatura de los meses más cálidos y la temperatura media anual– era similar a la actual.

El equipo llegó a esta conclusión tras cotejar los datos con los registrados hoy en estaciones meteorológicas costeras situadas en una latitud similar a la del yacimiento.“Las temperaturas no permanecían más constantes a lo largo del año que en la actualidad, como sí se ha observado en épocas previas y más cálidas del Cretácico”, compara la científica.

.

.

En este momento ya eran abundantes las plantas con flores, que podrían haber constituido el principal alimento para los saurópodos analizados

La dieta de los saurópodos

Para averiguar cómo era el medio vegetal y de qué forman se relacionaban los seres vivos con el entorno, los investigadores analizaron también los isótopos de carbono en las muestras seleccionadas, incluyendo materia orgánica fósil.

Los análisis revelan que pudo existir una cubierta vegetal compuesta por árboles, arbustos y hierbas. Además, en este momento ya eran abundantes las plantas con flores, que podrían haber constituido el principal alimento para los saurópodos analizados.

Comparar estas muestras en dinosaurios carnívoros y herbívoros da pistas sobre sus propias relaciones y su posición en la cadena trófica. “La gran diferencia en el tamaño corporal entre los dromeosaúridos (carnívoros con plumas) y los saurópodos (herbívoros de grandes proporciones) indica que estos últimos no fueron presas factibles para los primeros”, asegura Domingo. 

Para saber cómo era la dieta del cocodrilo, los científicos cotejaron los registros obtenidos en Lo Hueco con datos isotópicos actuales de cocodrilos de Luisiana y Florida en EE UU.

Referencia bibliográfica: 

Domingo, L., Barroso-Barcenilla, F., Cambra-Moo, O., 2015. “Seasonality and paleoecology of the Late Cretaceous multi-taxa vertebrate assemblage of “Lo Hueco” (central eastern Spain)”. PLOS ONE. DOI 10.1371/journal.pone.0119968.

El “triángulo del Cretácico”

Los yacimientos de Las Hoyas, Lo Hueco y Portilla forman un singular “triángulo del Cretácico” de dinosaurios.

El yacimiento Lo Hueco se encuentra situado en el municipio de Fuentes, en la provincia de Cuenca, a sólo 15 km de la capital y a escasa distancia de otros dos importantes yacimientos paleontológicos: Las Hoyas, con restos de la fauna y la flora del Cretácico Inferior (hace unos 130 millones de años), y Portilla, de la misma edad que Lo Hueco y que constituye un área rica en restos de huevos de dinosaurios atribuibles a dinosaurios titanosaurios.

.

Los ferrocarrileros si practican la Protección del Patrimonio

ADIF identifica como uno de los tres principios esenciales de la identidad de la empresa el ser social y medioambientalmente responsable. Por ello, en la construcción de nuevas líneas y especialmente en las de alta velocidad, Adif incorpora, partiendo de las directrices establecidas en las DIA, una serie de medidas tendentes a respetar escrupulosamente el ecosistema de las zonas por las que discurre y a minimizar su impacto, además de tener en cuenta la protección del patrimonio cultural a lo largo de todo el trazado.

El yacimiento paleontológico Túnel de Lo Hueco fue descubierto en mayo de 2007 durante los trabajos de control y seguimiento arqueológico de las obras de construcción de la Línea de alta velocidad Madrid-Levante, en el tramo Arcas del Villar-Fuentes. Desde el principio, la Dirección General de Patrimonio y Museos de Castilla La Mancha informó sobre el alto valor y potencial del yacimiento de Lo Hueco, por lo que autorizó la realización de un muestreo paleontológico en el lugar. Durante los trabajos, las obras se paralizaron en la zona para facilitar la localización, documentación y protección de los restos paleontológicos. La excavación de este yacimiento obligó a introducir una modificación en las obras de construcción de la línea de alta velocidad Madrid-Levante, ya en servicio, en el lugar de ubicación del yacimiento, donde estaba previsto un túnel, y con el fin de preservarlo, se construyó el tramo en trinchera.

Restos paleontológicos encontrados
  • Restos paleontológicos encontrados
 

Localización del yacimiento

El yacimiento paleontológico de “Lo Hueco” fue localizado en Mayo de 2007 como consecuencia de un control rutinario en la instalación de un falso túnel en el término municipal de Fuentes (Cuenca). Lo que inicialmente iba a ser un desmonte rutinario comenzó a complicarse a pocos metros de la superficie. Sorprendentemente, la línea de alta velocidad atravesaba una zona en la que estaban densamente acumulados los restos fósiles de los grandes dinosaurios que habitaron la zona durante el Cretácico Superior (hace entre 80 y 70 millones de años de la actualidad). Dado que no había nada en la superficie que indicase la presencia de un yacimiento de estas características fue necesario replantearse la estrategia de actuación en el tramo.

Zona de excavación del yacimiento
  • Zona de excavación del yacimiento
 

Descripción del hallazgo

En primer lugar, la singularidad del yacimiento aconsejó el desarrollo de una excavación paleontológica a gran escala que permitiese documentar y extraer en el menor tiempo técnicamente posible todos los restos afectados. Esta excavación se desarrolló a lo largo de todo el segundo semestre de 2007 y en ella se implicaron más de 60 técnicos y ha proporcionando una de las mayores colecciones de restos de dinosaurios de Europa (cerca de 8.000 fósiles).

Los hallazgos realizados hasta ahora pertenecen en su mayor parte a dinosaurios “saurópodos” del grupo de los “titanosaurios”. Los restos articulados de estos organismos son raros en el registro europeo y, de hecho, no se tenían referencias en la Península Ibérica. Sin embargo, “Lo Hueco” ha proporcionado varios esqueletos parciales de estos organismos. Más aún, el registro de “Lo Hueco” triplica la diversidad de estas formas conocida en la Península y aporta un buen número de restos craneales de estas formas, hasta el momento inéditos en Europa. Respecto a otras formas de dinosaurios, son frecuentes los restos de dinosaurios carnívoros, y entre ellos, algunos animales emparentados con los conocidos “velociraptores”.

Además de dinosaurios, el yacimiento ha proporcionado una interesante colección de cocodrilos, de los que se han recogido más de diez cráneos completos y muchos restos esqueléticos, de especies conocidas hasta el momento tan sólo por restos fragmentarios. También son abundantes los restos de otros reptiles, entre los que puede reseñarse el hallazgo de varios caparazones completos de tortugas hasta el momento conocidas sólo por fragmentos.

Trabajos de recuperación de los restos encontrados
  • Trabajos de recuperación de los restos encontrados
http://www.adifaltavelocidad.es/es_ES/comunicacion_y_prensa/fichas_de_actualidad/ficha_actualidad_00041.shtml
 

 

Compartir este post

Repost 0
Published by Malcolm Allison H malcolm.mallison@gmail.com - en FRONTERAS DE LA BIOLOGÍA
Comenta este artículo

Comentarios

Présenta

  • : cinabrio blog
  • cinabrio blog
  • : Ecología y sostenibilidad socioambiental, énfasis en conservación de ríos y ecosistemas, denuncia de impacto de megaproyectos. Todo esto es indesligable de la política y por ello esta también se observa. Ecology, social and environmental sustainability, emphasis on conservation of rivers and ecosystems, denounces impact of megaprojects. All this is inseparable from politics, for it, the politics is also evaluated.
  • Contacto

Perfil

  • Malcolm Allison H malcolm.mallison@gmail.com
  • Biólogo desde hace más de treinta años, desde la época en que aún los biólogos no eran empleados de los abogados ambientalistas. Actualmente preocupado …alarmado en realidad, por el LESIVO TRATADO DE(DES)INTEGRACIÓN ENERGÉTICA CON BRASIL
  • Biólogo desde hace más de treinta años, desde la época en que aún los biólogos no eran empleados de los abogados ambientalistas. Actualmente preocupado …alarmado en realidad, por el LESIVO TRATADO DE(DES)INTEGRACIÓN ENERGÉTICA CON BRASIL

Recherche

Liens