Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog
20 octubre 2012 6 20 /10 /octubre /2012 01:50

 

 Chinua Achebe speaking at Asbury Hall, Buffalo, as part of the "Babel: Season 2" series by Just Buffalo Literary Center, Hallwalls, & the International Institute. Date 25 September 2008

 

.

Una imagen de África: racismo en «El corazón de tinieblas» de Conrad (An Image of Africa: Racism in Conrad's «Heart of Darkness») es la versión publicada (y enmendada) de la segunda conferencia de Chinua Achebe en la Universidad de Massachusetts, Amherst, el 18 febrero de 1975. Se considera que el texto forma parte del movimiento crítico poscolonial, que aboga por tener en cuenta los puntos de vista de las naciones no occidentalizadas y de los pueblos que deben lidiar con los efectos del colonialismo.

En "Una imagen de África: racismo en «El corazón de tinieblas» de Conrad", Achebe ataca al texto de Joseph Conrad por considerarlo racista. Según Achebe, Conrad se niega a conferir «expresiones humanas» a los africanos, e incluso los priva de lenguaje. África misma se presenta como «la antítesis de Europa y, por lo tanto, de la civilizacion», «un complemento de Europa, un lugar de carencias, a la vez remotas y vagamente familiares, frente al cual el propio estado de gracia espiritual europeo se hace manifiesto».

.

Achebe va más allá del texto de «El corazón de las tinieblas» para presentar su razonamiento. El escritor nigeriano cita pasajes de Joseph Conrad, tal como su recuerdo de su primer encuentro con un africano:

Cierto enorme negro en cueros que conocí en Haití determinó hasta el fin de mis días mi concepción de lo que es la ira ciega, furiosa, irracional, manifiesta en el animal humano. Solía soñar con el negro en los años posteriores.

Achebe concluye que «…Conrad tenía un problema con los negros. Su propio afecto desmedido por aquella palabra debería interesar a los psicoanalistas. En ocasiones, su fijación por la negrura es igual de interesante…».

El nigeriano afirma que, a pesar de que Conrad no es completamente responsable por su imagen xenofóbica de África, su novela sigue perpetuando estereotipos perjudiciales para los hombres negros por su inclusión en el canon literario del mundo occidental moderno. Su crítica punzante suele enseñarse a la par de la obra de Conrad, y habitualmente se incluye en las ediciones analíticas del texto.

La cuestión es si una novela que celebra de deshumanización, que despersonaliza a una parte de la raza humana, puede denominarse una gran obra de arte. Mi respuesta es no, no puede.

http://es.wikipedia.org/wiki/Una_imagen_de_%C3%81frica:_racismo_en_%C2%ABEl_coraz

Una imagen de África: racismo en «El corazón de las tinieblas» de Conrad

.

.

 

you bloody racistpsd

 

 

Memorias de África


Chinua Achebe, el padre de la literatura africana moderna, ha sostenido durante mucho tiempo que Joseph Conrad era un racista. Caryl Phillips, un admirador de ambos escritores, está de acuerdo. Se reúne con Achebe para defender al creador de “Heart of Darkness”, pero el debate provoca una revelación inesperada.

 22 de febrero 2003 The Guardian

.

Chinua Achebe se inclina hacia adelante para hacer su punto. Levanta un dedo suave a la manera de un maestro benevolente. "Pero tienes que entender que el arte es algo más que buenas sentencias. Esto es lo que hace la situación trágica. El hombre es un artista capaz y como tal, me espero lo mejor de él. Quiero decir, ¿cuál es el punto en ese libro? El arte no intenta minimizar a la gente. Si es así, el arte, en última instancia, se desacredita a sí mismo".

 

Achebe no apartaba los ojos de mí, y yo le devuelvo la mirada. El rostro es familiar y marcado con las líneas gruesas de la edad que uno esperaría encontrar en el rostro de un hombre de 72 años. Pero las arrugas de Achebe son graciosas espirales que sugieren sabiduría. Se inclina hacia atrás y mira más allá de mí, a través de la ventana, el paisaje nevado.

 

Estamos sentados en su casa de una planta en Nueva York, en lo profundo del campus arbolado del Bard College. Durante los últimos 13 años, Achebe ha sido profesor en esta universidad liberal, reputada en artes, que ha tenido escritores como Mary McCarthy y Norman Mailer en la facultad. Su casa está decorada con arte y artefactos africanos, pero el paisaje y el clima no podría estar más lejos de Nigeria y el mundo de ficción y no ficción de Achebe. Como si estuviera cansado del paisaje invernal, Achebe regresa una y muchas veces a nuestra conversación.

 

"El hombre parece estar obsesionado con la palabra “eso”.

 

"Nigger". ("nigger" en español negro, una palabra que todo el mundo tiene miedo de pronunciar,  por miedo a ser tildado de rascista, en ignorancia total del uso coloquial de la palabra).

 

Achebe asiente.

 

"Él tiene admiración de la piel blanca. Es la blancura que le gusta, y está obsesionado con el aspecto físico de los negros".

 

Una vez más, Achebe se queda en silencio, pero esta vez baja la vista como si de repente fuera abrumado por la fatiga. Sigo mirándo al padre de la literatura africana en el idioma Inglés y, sin duda, uno de los escritores más importantes de la segunda mitad del siglo XX. Lo que me resulta difícil de entender es por qué la novela corta de Conrad, Heart of Darkness, ejerce tanto poder sobre él?

 

Achebe ha enseñado muchos cursos universitarios dedicados a este librito, publicado por primera vez en 1902. Ya en febrero de 1975, cuando era profesor visitante en la Universidad de Massachusetts en Amherst, Achebe pronunció una conferencia titulada "Una imagen de África: Racismo en el corazón de tinieblas de Conrad" (An Image of Africa: Racism in Conrad's Heart of Darkness). La conferencia ha llegado a ser reconocida como uno de los tratados más importantes e influyentes del discurso literario post-colonial. Sin embargo, el problema es que no estoy de acuerdo con la reacción de Achebe a la novela, y nunca he tenido la impresión de Conrad - como sostiene Achebe en su discurso – como "un profundo racista". Sin embargo, al mismo tiempo, tengo a Achebe en la más alta estima, y por lo tanto, un viaje de dos horas hasta el valle del río Hudson en el extremo norte del estado de Nueva York me parece un pequeño precio a pagar para resolver este enigma.

 

La lectura de Achebe revela rápidamente su creencia de que Conrad deliberadamente establece África como "el otro mundo" para poder examinar Europa. Según Achebe, África se presenta al lector como "la antítesis de Europa y por lo tanto de la civilización, un lugar donde son finalmente burlados la tan cacareada inteligencia y refinamiento del hombre, por la bestialidad triunfante".

 

Achebe siente a Conrad burlándose tanto del paisaje de África como de los africanos. La historia comienza en el “buen” río Támesis, que en el pasado ", ha sido uno de los lugares oscuros del planeta". La historia pronto nos lleva a la "mal" río Congo, en la actualidad, uno de esos "lugares oscuros del planeta ". Se trata de un cuerpo de agua sobre el que el vapor se eleva en un frenesí negro e incomprensible".

 

 

Según Achebe, las largas frases hipnóticas de Conrad son meros "engaños", diseñados para inducir un estado de estupor hipnótico en el lector. Achebe concuerda con el crítico F R Leavis", que hace muchos años, señaló "la insistencia adjetival en el misterio inefable e incomprensible" reiterada en Conrad, cuyo efecto acumulativo es sugerir que la pobre África es inexplicable.

 

Pero es cuando Achebe toca  la visión de Conrad de la humanidad africana, que es más despectivo. Cita el momento en la novela cuando los europeos en medio del vapor encuentran africanos en vivo y en directo:

 

"Estamos acostumbrados a considerarlos encadenados, como grandes monstruos conquistados, pero allí - allí puedes ver los pequeños monstruos libres. Es otro mundo, y otros hombres, porque no son inhumanos” … Bueno, exclama Achebe, ya sabes, eso fue lo peor de todo !!! : “Vienen lentamente hacia uno, aúllan, saltan, giran, hacen muecas horribles, pero lo más perturbador es pensar en su humanidad - como la nuestra -el pensamiento de nuestro parentesco remoto con este alboroto salvaje y apasionado. Feo, sí, bastante feo, pero si fuéramos lo suficientemente hombres para admitir en nuestro fuero interno, que tenemos una conexión en la lejana noche de los tiempos, con ellos, podríamos comprender".

 

 

Estas personas son "feas", pero lo que es aún más preocupante es que son de alguna manera también humanos. Media página más adelante, Conrad se enfoca en una África especial, que, según Achebe, es rara, ya que no luce "sólo brazos, piernas y ojos en blanco". El problema es que el hombre africano es más perturbador fuera "de su lugar".

 

LEER EL TEXTO COMPLETO EN

 

http://www.guardian.co.uk/books/2003/feb/22/classics.chinuaachebe

 

.

Joseph Conrad (via Guardian UK)

Joseph Conrad

.

CONTRAPUNTO

Esta crítica de Achebe ha sido objeto de ataques porque la consideran imprudente o con fines políticos,1 o un ejemplo de corrección política descontrolada. Con frecuencia se ha defendido a Conrad sobre la base del contexto histórico en el que vivió, o de la «belleza» de su escritura.2

Muchos críticos atacaron al mismo Achebe por su crítica a Conrad. El profesor de literatura inglesa Cedric Watts de la Universidad de Sussex realizó una refutación al ensayo de Achebe, en el que cree ver «una insinuación… de que los blancos no están calificados para juzgar el texto por motivos raciales».1 3 Watts ha señalado que, según él, la visión de Achebe está dirigida a la «clase dirigente blanca de los Estados Unidos».1

Tras preguntársele acerca de su opinión sobre el «mérito artístico» de la obra de Conrad, Achebe respondió:

En ningún momento dije que deba desproveerse de mérito artístico a El corazón de las tinieblas; si uno quiere dárselo, puede hacerlo. Existen todo tipo de lecturas sutiles en El corazón de las tinieblas, y hay personas a las que no podrá convencerse de que hay algo en ella que no es correcto. Todo lo que en realidad exijo, no estoy simplemente poniendo en relieve sino que estoy exigiendo, que mi lectura tenga un lugar junto a aquellas otras lecturas… Pese a que escribe buenas oraciones, también escribe acerca de la gente, de su vida. Y dice que esas personas son almas rudimentarias… Los africanos son los rudimentarios, y luego, por encima de ellos, se encuentran los buenos blancos. Yo no acepto eso como base de… como base de nada.2

http://es.wikipedia.org/wiki/Una_imagen_de_%C3%81frica:_racismo_en_%C2%ABEl_coraz

Una imagen de África: racismo en «El corazón de las tinieblas» de Conrad

.

 

.

 

Achebe (L) and former South African President Nelson Mandela chat in 2002 prior to Achebe receiving an honorary degree of Doctor of Literature and delivering the third Steve Biko Memorial Lecture at the University of Cape Town.

.

 

 

Out of Africa

 

Chinua Achebe, father of modern African literature, has long argued that Joseph Conrad was a racist. Caryl Phillips, an admirer of both writers, disagrees. He meets Achebe to defend the creator of Heart of Darkness but finds their discussion provokes an unexpected epiphany

 .

 22 February 2003 The Guardian

.

Chinua Achebe leans forward to make his point. He raises a gentle finger in the manner of a benevolent schoolmaster. "But you have to understand. Art is more than just good sentences; this is what makes this situation tragic. The man is a capable artist and as such I expect better from him. I mean, what is his point in that book? Art is not intended to put people down. If so, then art would ultimately discredit itself."

 

Achebe does not take his eyes from me, and I stare back at him. The face is familiar and marked with the heavy lines of ageing that one would expect to find on a 72-year-old man's face. But Achebe's lines are graceful whorls which suggest wisdom. He leans back now and looks beyond me and through the window at the snowy landscape.

 

We are sitting in his one-storey house in upstate New York, deep in the wooded campus of Bard College. For the past 13 years, Achebe has been a professor at this well-known liberal arts college, which has had writers such as Mary McCarthy and Norman Mailer on the faculty. His house is decorated with African art and artifacts, but the landscape and the climate could not be further removed from Nigeria and the world of Achebe's fiction and non-fiction. As though tiring of the wintry landscape, Achebe turns and returns to our conversation.

 

"The man would appear to be obsessed with 'that' word."

 

"Nigger."

 

Achebe nods.

 

"He has an admiration of the white skin. It is the whiteness that he likes, and he is obsessed with the physicality of the negro."

 

Again Achebe falls silent, but this time he lowers his eyes as though suddenly overcome with fatigue. I continue to look at him, the father of African literature in the English language and undoubtedly one of the most important writers of the second half of the 20th century. What I find difficult to fathom is just why Conrad's short novel, Heart of Darkness, should exercise such a hold on him?

 

Achebe has taught term-long university courses dedicated to this one slim volume first published in 1902. As long ago as February 1975, while a visiting professor at the University of Massachusetts in Amherst, Achebe delivered a public lecture entitled "An Image of Africa: Racism in Conrad's Heart of Darkness ". The lecture has since come to be recognised as one of the most important and influential treatises in post-colonial literary discourse. However, the problem is I disagree with Achebe's response to the novel, and have never viewed Conrad - as Achebe states in his lecture - as simply "a thoroughgoing racist". Yet, at the same time, I hold Achebe in the highest possible esteem, and therefore, a two-hour drive up the Hudson River Valley into deepest upstate New York would seem a small price to pay to resolve this conundrum.

 

Achebe's lecture quickly establishes his belief that Conrad deliberately sets Africa up as "the other world" so that he might examine Europe. According to Achebe, Africa is presented to the reader as "the antithesis of Europe and therefore of civilisation, a place where man's vaunted intelligence and refinement are finally mocked by triumphant bestiality".

 

Achebe sees Conrad mocking both the African landscape and the African people. The story begins on the "good" River Thames which, in the past, "has been one of the dark places of the earth". The story soon takes us to the "bad" River Congo, presently one of those "dark places". It is a body of water upon which the steamer toils "along slowly on the edge of a black and incomprehensible frenzy".

 

According to Achebe, Conrad's long and famously hypnotically sentences are mere "trickery", designed to induce a hypnotic stupor in the reader. Achebe drafts in the support of "the eagle-eyed English critic FR Leavis", who many years ago noted Conrad's "adjectival insistence upon inexpressible and incomprehensible mystery" whose cumulative effect is to suggest that poor Africa is inexplicable.

 

But it is when Achebe turns to Conrad's treatment of African humanity that he is most disparaging of Conrad's vision. He quotes from the moment in the novel when the Europeans on the steamer encounter real live Africans in the flesh:

 

"We are accustomed to look upon the shackled form of a conquered monster, but there - there you could look at a thing monstrous and free. It was unearthly, and the men were - No, they were not inhuman. Well, you know, that was the worst of it - this suspicion of their not being inhuman. It would come slowly to one. They howled and leaped, and spun, and made horrid faces; but what thrilled you was just the thought of their humanity - like yours - the thought of your remote kinship with this wild and passionate uproar. Ugly. Yes, it was ugly enough; but if you were man enough you would admit to yourself that there was in you just the faintest trace of a response to the terrible frankness of that noise, a dim suspicion of there being a meaning in it which you - and you so remote from the night of first ages - could comprehend."

 

These people are "ugly", but what is even more disturbing is that they are in some way also human. A half-page later, Conrad focuses on one particular African, who, according to Achebe, is rare, for he is not presented as "just limbs or rolling eyes". The problem is that the African man is, most disturbingly, not "in his place".

.

READ MORE

http://www.guardian.co.uk/books/2003/feb/22/classics.chinuaachebe

 

.

Achebe: An Image of Africa: Racism in Conrad's "Heart of Darkness"

kirbyk.net/hod/image.of.africa.html - Traducir esta página

AchebeChinua... Conrad, on the other hand, is undoubtedly one of the great stylists of modern fiction and a ... suppositions about who may or may not be guilty in some of the matters I will now raise. .... The point of my observations should be quite clear by now, namely that Joseph Conrad was a thoroughgoing racist

 

 

.

V. S. Naipaul reading at the University of the West Indies

V. S. Naipaul reading at the University of the West Indies

 

Kevin Hilke

 

ON V.S. NAIPAUL’S NOBEL PRIZE

So V.S. Naipaul finally gets the prize.
It’s said he’s willing, through unblinking eyes,
To make his observations, then recall
The bleakest Third World countries, warts and all.
While valuing his writing, I still think
It wouldn’t hurt if, now and then, he’d blink.

Calvin Trillin

http://plasmapool.org/2008/11/25/naipaul-and-gogol-postcolonial-flashlights/

 .

Compartir este post
Repost0

Comentarios

Présenta

  • : cinabrio blog
  • : Ecología y sostenibilidad socioambiental, énfasis en conservación de ríos y ecosistemas, denuncia de impacto de megaproyectos. Todo esto es indesligable de la política y por ello esta también se observa. Ecology, social and environmental sustainability, emphasis on conservation of rivers and ecosystems, denounces impact of megaprojects. All this is inseparable from politics, for it, the politics is also evaluated.
  • Contacto

Perfil

  • Malcolm Allison H malcolm.mallison@gmail.com
  • Biólogo desde hace más de treinta años, desde la época en que aún los biólogos no eran empleados de los abogados ambientalistas. Actualmente preocupado …alarmado en realidad, por el LESIVO TRATADO DE(DES)INTEGRACIÓN ENERGÉTICA CON BRASIL
  • Biólogo desde hace más de treinta años, desde la época en que aún los biólogos no eran empleados de los abogados ambientalistas. Actualmente preocupado …alarmado en realidad, por el LESIVO TRATADO DE(DES)INTEGRACIÓN ENERGÉTICA CON BRASIL

Recherche

Liens