Saturday 9 july 2011 6 09 /07 /Jul /2011 23:50

We are seeing the growing racial tensions in present-day South Africa: the reconciliation only is a myth.

 

Se habla de reconciliación pero muchas cuestiones se esconde bajo la alfombra sin ser tratadas de frente, para salir en las más inoportunas circunstancias, como estamos viendo con la creciente tensión racial en la actual Sudáfrica

 

 

 

El mito sudafricano.

El mito sudafricano. 

 

Escribe Eduardo Gonzalez (*)

Se escucha en el Perú el argumento que –dadas las dificultades políticas y jurídicas planteadas por los juicios de derechos humanos- sería conveniente impulsar una salida “sudafricana”, donde los perpetradores de graves crímenes recibieran amnistía a cambio de decir la verdad. Recientemente han especulado en esta dirección los periodistas Ricardo Uceda y Víctor Andrés Ponce.

.

He escuchado el mismo argumento en varios países de distintos sistemas políticos y legales. En Colombia se ha planteado Eduardo Pizarro a propósito de la desmovilización de los paramilitares de las AUC; en Timor Oriental lo propone José Ramos Horta, buscando evitar las complicaciones diplomáticas de juzgar a militares indonesios por los crímenes contra Timor en 1999; en Sudán, lo ha planteado Mahmood Mamdani, como alternativa a la acción de la Corte Penal Internacional por el caso Darfur.

.

¿En qué consiste el modelo sudafricano de justicia transicional?

¿Es en realidad una alternativa política y jurídica adecuada?

Conviene distinguir mitología y realidad.

.

El mito sudafricano es que –liderada por líderes magnánimos- la mayoría negra decidió perdonar a sus antiguos opresores, siempre y cuando los peores perpetradores confesaran abiertamente sus delitos.

.

La Comisión de la Verdad y Reconciliación sudafricana, continúa esta leyenda, se convirtió, gracias al canje verdad por justicia, en un espacio de perdón directo entre víctimas negras y victimarios blancos.

.

El énfasis dado por Monseñor Tutu al concepto de reconciliación en sus publicaciones y declaraciones, y la exposición mediática de algunos casos de reconciliación personal ha fortalecido el mito.

.

La realidad de la política transicional sudafricana, sin embargo, es muy distinta y difiere del mito en (1) su descripción del modelo legal, (2) su historia, y (3) sus resultados.

.

(1) En cuanto al modelo: la Ley de Unidad y Reconciliación Nacional, que estableció la CVR sudafricana no ofrece el beneficio de la amnistía por la mera enunciación de la versión del perpetrador. Las condiciones eran: entregar información completa y veraz; probar que la acción cometida perseguía un fin político; y demostrar que la acción había guardado proporcionalidad a tal fin. Además, el procedimiento de amnistía tenía lugar en audiencia pública con la posibilidad de que las víctimas y sus representantes interrogasen a los peticionarios. No bastaba por lo tanto con dar cualquier versión.

Al final, de 7,115 peticionarios, sólo se concedieron 1,167 amnistías(*). Quienes no las obtuvieron siguieron purgando pena por sus delitos o bien quedaron pasibles de ser enjuiciados. De modo, pues, que obtener una amnistía no era ni fácil ni frecuente. Convendría que quienes apoyan la receta sudafricana hicieran su tarea y se preguntasen si quienes resultasen elegibles para una amnistía (es decir, militares enjuiciados y subversivos presos) podrían cumplir con las condiciones señaladas antes.

.

(2) En cuanto a la historia de la CVR sudafricana, es sencillamente falso que la idea de verdad por justicia surgiera espontáneamente de los negociadores de la transición. De hecho, la opción favorecida por los negociadores era la de una amnistía mutua y plena y fue sólo la oposición de las bases del Congreso Nacional Africano, lo que determinó que se optara por un proceso individualizado. Más aún, fue el activismo de las organizaciones de víctimas lo que impuso que el proceso se diese en público, para que los familiares y sus representantes legales tuviesen voz en la evaluación de las peticiones de amnistía.

.

La consecuencia del mito de una amnistía mutua y generosa tiene una consecuencia muy cruel: es la de asumir que todos deben imitar la actitud de perdón de los líderes políticos y que quienes no lo hacen están, de alguna forma, faltando a un deber moral. Es decir, se le exige a las víctimas perdonar y se las culpabiliza si no lo hacen.

.

Esto es, claramente, inmoral.

.

Todos podemos imaginar o recordar hechos imperdonable: en general, enfrentamientos o decepciones típicas de nuestras pequeñas y sencillas vidas domésticas. Comparemos eso, que consideramos imperdonable, con el sufrimiento de quien ha visto asesinado a un padre o a un hijo, o quien ha sufrido de tortura o violación.

.

¿Con qué cara se le puede exigir a las víctimas reconciliarse con los perpetradores?

.

Me ha tocado enfrentar en varias ocasiones este totalitarismo de la caridad.

.

Una de ellas, en el diseño de la Comisión de la Verdad y Reconciliación de Indonesia: se trataba de un mal calco de la CVR sudafricana, cuyo mandato condicionaba la entrega de reparaciones a las víctimas a la obtención de una amnistía para los perpetradores. Esa CVR nunca llegó a ver la luz porque los grupos de derechos humanos litigaron contra ella y la Corte Constitucional anuló la ley que le daba existencia.

.

(3) Por último, conviene revisar la experiencia sudafricana en cuanto a sus resultados. La promesa de la CVR (y la única motivación para que la amnistía resultase creíble) era que habría consecuencias para quien no postulase y dijese la verdad. Quien no recibiese una amnistía o quien no postulase, sería enjuiciado.

.

Esto nunca ocurrió.

.

A pesar de que miles de postulantes no recibieron una amnistía, no hubo juicios.

.

Como resultado, los perpetradores que no se acercaron a la CVR terminaron en mejor posición que los que se acercaron y vieron denegado su pedido: ambos siguieron disfrutando de impunidad, pero aquéllos sin ningún esfuerzo.

.

Más aún, increíblemente, para algunos jueces, la amnistía de los perpetradores implicaba no sólo la exención de la pena, sino la prohibición de mencionar en público los crímenes confesados. En estos momentos, se litiga en Sudáfrica el caso del terrorista Robert McBride, miembro del Congreso Nacional Africano, quien confesó haber puesto bombas en discotecas frecuentadas por blancos y recibió una amnistía. Mc Bride ha logrado en primera instancia ganar un juicio por difamación contra un periódico que le llamó “asesino” y se oponía a que alguien con sus antecedentes recibiese el puesto de director de policía de su ciudad.

.

La amnistía sudafricana es, por lo tanto, un mito.

.

Desgraciadamente, es un mito seductor que ofrece a ciertos políticos y analistas una salida supuestamente fácil. En la misma Sudáfrica, sus resultados son inciertos e injustos y en el Perú (o cualquier lugar de América Latina) violaría principios elementales del derecho.

.

Ahora bien, ¿significa esto que toda aplicación de beneficios a perpetradores a cambio de información está siempre prohibido por el derecho, o es ineficaz? Mi respuesta es no. El modelo sudafricano de amnistía plena es, en mi opinión, erróneo; pero no todo beneficio es ilegal o ineficaz.

.

En la mayoría de sistemas penales del mundo se permite la aplicación de beneficios a cambio de la confesión sincera o la colaboración. En algunos sistemas incluso, como el americano, se permite la completa exención de la pena a ciertos perpetradores menores con el fin de afinar los casos contra los cabecillas de una organización criminal. .

En el Perú, este sistema existe, aunque requiere de una evaluación muy amplia para determinar si en realidad ofrece suficientes incentivos a los perpetradores y si contribuye a descongestionar el sistema penal.

.

Este tema, seguramente, requerirá de mayor reflexión en este blog. Pero, por lo pronto, valga este artículo para oponerse al tráfico irreflexivo del mito sudafricano.

.

(*) Priscilla Hayner. “Unspeakable Truths. Transitional Justice and the Challenge of Truth Commissions” Routledge, 2010. pp 27-32.

 

(*) Escribe Eduardo Gonzalez - Trabaja en una organización internacional dedicada a la lucha por los derechos humanos. Ha viajado mucho y aprendido un poco sobre las formas en que las personas son capaces de hacerse daño...

 

La torre de marfil

 

http://lamula.pe/2010/09/26/el-mito-sudafricano/EduardoGonzalez

 

 

----------------------------------------

 

 

Mandela Sold Us Out

29-4-2011  written by Mugabe Ratshikuni

 

 

The Julius Malema hate speech trial has served to expose how truly divided we are as a nation and how fickle this “rainbow” that supposedly makes up our nation truly is.

During the trial proceedings it became blatantly obvious that South Africa is no more united and reconciled now than it was during the 1980s, at the height of Apartheid, On the one hand we had Afriforum and its legal counsel, who purport to represent the Afrikaner nation and its fears in a united South Africa and on the other hand we had Julius Malema with his unique brand of populism, which the media has mistaken for African Nationalism, purporting to represent the impoverished black majority, who make up a large percentage of the population in South Africa.

The Afrikaner group was still using the terminology of the 1980s in its cross examination of Malema, exposing fears of: “die swart gevaar”, “die rooi gevaar” and such outdated concepts which have no place in a united South Africa. They even had the audacity to claim that there was a deliberate, state-sponsored genocide against Afrikaners occurring in South Africa today.

.

Malema in his testimony sought to portray himself as some kind of modern day revolutionary, challenging an unjust system that seeks to subjugate the black South African and entrench white hegemony, as has always been the case in South Africa. He sought to justify the singing of a song which for all intents and purpose had its place in the South Africa of the 1980s but has no place in the South Africa of the twenty first century that we are presently trying to construct.

The sad reality of this whole saga was that it was an accurate reflection of the fears of most white South Africans as well as the anger and resentment of a large proportion of black South Africans. White South Africans feel they are being strategically forced out of the new South Africa, Black South Africans feel that white South Africans are still stuck in the old South African mindset of “baas-skap.” Malema and Afriforum simply represent the two strands.

So here we are almost two decades after our “miraculous” transition, still stuck on race issues and instead of disappearing, they seem to be growing more prominent with each week that goes by.  One need only listen to the commentary of most ordinary South Africans on our popular radio and television shows as well as read the comments section of most of our newspapers to verify this.

.

We keep talking past each other. We rarely if ever truly listen to one another. When it comes down to it most of the public discourse in South Africa is informed by race and racial issues. We try paper over it but it keeps cropping up. At my local watering hole in Fourways Johannesburg, we have a group of pub regulars who come to the pub each day, after work for a few cold ones and some camaraderie. This group is known as the “pub family.” It is made up of people of all kinds: rich, poor, black, white, Indian and Coloured. This is a group that gets along and has loads of fun together and is in many ways a great reflection of what South Africa should be, but last week when I was at the pub, we started discussing the Malema trial and all of a sudden the group was divided along racial lines.

The whites who make up the “pub family” seemed to take one side on this particular political issue whilst the darkies where united in their support of Juju and his views as expressed at the trial. This would be alright if it wasn’t a reflection of broader South African society. We may get along, work together, live in the same neighbourhood and even drink at the same spot together but when push comes to shove and political issues are put to the fore we always reveal how truly divided we are as a nation.

.

Now the world celebrated the “miracle” of the birthing of the Rainbow Nation and the reconciliation effort spearheaded by Nelson Mandela amongst many but in truth this was all a facade. It was a false reconciliation. South Africans have never been truly reconciled and all Nelson Mandela did was defer the exposure of racial tension and racial issues to a later period. For doing that Mandela was acclaimed as a saint by the world and lauded as some kind of superhuman messiah but from the context of what we are seeing in South Africa today it may be fair to say that Nelson Mandela sold us out. He got glory and critical acclaim for spearheading a reconciliation which never truly was and now that he has gone “the chickens are truly coming home to roost” and it is not a pretty picture. Perhaps we need to revisit Mandela’s place in our history as a nation. Instead of acclaiming him as some sort of saint who brought us together and helped create a nation out of the rubble of a divided past, maybe we should see Mandela for what he truly was/is: a great charmer, figurehead who purported to unite us whilst in reality all he was doing was deferring our racial tensions for a later period when he wouldn’t be around to deal with the fallout. For this the world applauded him and we foolishly marched behind him not realising that issues that get swept under the carpet without being dealt with head-on, have a habit of coming out at the most inopportune of times as we are seeing with the growing racial tensions in present-day South Africa.

 

 

Mugabe Ratshikuni - who has written 90 posts on Feint & Margin.

Mugabe Ratshikuni is an adventurer,a poet,pioneer,revolutionary and a free spirit shackled to a burning desire to do something about the injustice that permeates the world. He is also a rugby fanatic and a devoted scholar.

http://www.feintandmargin.com/mandela-sold-us-out/

 

 

Por cinabrio - Publicado en: SECESIÓN / SECESSION
Escribir un comentario - Ver los 0 comentarios
Volver a la página principal

Présenta

  • : cinabrio blog
  • cinabrio blog
  • : Ciencia
  • : Ecología y sostenibilidad socioambiental, énfasis en conservación de ríos y ecosistemas, denuncia de impacto de megaproyectos. Todo esto es indesligable de la política y por ello esta también se observa. Ecology, social and environmental sustainability, emphasis on conservation of rivers and ecosystems, denounces impact of megaprojects. All this is inseparable from politics, for it, the politics is also evaluated.
  • Recomendar este blog
  • Volver a la página principal
  • Contacto

Créer un Blog

Recherche

Calendrier

August 2014
M T W T F S S
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31
             
<< < > >>

Perfil

  • cinabrio
  • cinabrio blog
  • Biólogo desde hace más de treinta años, desde la época en que aún los biólogos no eran empleados de los abogados ambientalistas. Actualmente preocupado …alarmado en realidad, por el LESIVO TRATADO DE(DES)INTEGRACIÓN ENERGÉTICA CON BRASIL
Crear un blog en OverBlog - Contacto - C.G.U - Remuneración por el programa "Gana con tu Blog" - Reportar un abuso - Artículos más comentados