Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog
29 agosto 2011 1 29 /08 /agosto /2011 19:30

A study found that the cost-savings promised by private prisons “have simply not materialized.” Some research has concluded that for-profit prisons cost more than public prisons.

Estudios realizados por la Oficina de Estadísticas de Justicia los EE.UU (U.S. Bureau of Justice Statistics) encontró que el ahorro de costos que prometen las prisiones privadas “simplemente no se han materializado.”

Algunas investigaciones han concluido que las cárceles con fines de lucro cuestan más que las prisiones públicas.  Además, las estimaciones de costos de los defensores de la privatización pueden ser engañosos, ya que las prisiones privadas a menudo se niegan a aceptar aquellos presos que son los más costosos para las cárceles. Un estudio concluyó que se detectó un patrón de envío de los presos menos costosos a las prisiones privadas, de manera de lograr inflar artificialmente los ahorros de costos. Un estudio de 2005 encontró que las cárceles públicas de Arizona eran siete veces más propensas a alojar a los delincuentes violentos y tres veces más propensas a alojar a los condenados por delitos más graves

El incremento del número de los encarcelados en EE. UU. beneficiaría a las prisiones privadas. Los organismos reciben una buena suma por cada persona que está en ellos. Mientras tanto las condiciones en las que se encuentran los reclusos son complicadas de controlar.
.

Nombre-copia-2.jpg 

 

 

Cárceles privadas de EE. UU.: ¿ley o gran negocio?

 29 ago 2011 | Una libertad que se puede comprar y vender. Más de 2.300.000 personas permanecen entre rejas en Estados Unidos. Esta cifra supera a países como Rusia o China. En los últimos años se viene observando una restricción en la legislación y muchos analistas afirman la existencia de un agente o una fuerza en la sombra que está promoviendo un aumento en la severidad de las leyes: las cárceles privadas.

“Promover ciertas decisiones para influir en los políticos es solo una pequeña parte de lo que están haciendo las prisiones privadas para lograr cambios políticos. Otra son donaciones de compañías. Así éstas hacen cientos de miles de dólares en donaciones tanto a nivel estatal como federal”, dice el periodista asociado de Prison Legal News, Alex Friedmann.

Según varios medios, las instituciones penintenciarias privadas están muy interesadas en cerrar el cerco de la legislación antiinmigración. Y es que por cada persona de este colectivo que termina en una de estas prisiones se recibe una buena suma. Y si los reclusos son mujeres o jóvenes, la cantidad a percibir aún es mayor.

“Las ganancias de las cárceles privadas dependen de la cantidad de los prisioneros. Cuanta más gente mantengan entre rejas, más dinero reciben. Por eso tienen la intención pervertida de influir en nuestro sistema judicial y quieren aumentar la cantidad de reos”, afirma Friedmann.

En Estados Unidos el número de prisioneros se ha incrementado en casi cinco veces desde los años 80, cuando la lucha contra el narcotráfico generó la denominada ‘Regla de los tres delitos’. Esta norma obligó a los jueces a encarcelar a los que violaban tres veces la ley (incluso por infracciones no violentas).

“Desde la década de los 80 vemos cómo el curso del país da la espalda a programas de rehabilitación. Hay menos posibilidades para estudiar, para recibir cualificación laboral. Todo encamina al hombre a terminar aislado y a violar la ley”, dice el miembro del Centro de Derechos Constitucionales, Rachel Meeropol.

Las cárceles públicas deben rendir regularmente cuentas de su funcionamiento ante los ciudadanos. Las privadas, a diferencia, tienen responsabilidad solamente ante sus accionistas y no se someten a investigaciones externas. De ahí que sus dueños nunca respondan por las malas condiciones en las que mantienen a los prisioneros.

“Cada vez vemos más aislamiento de los encarcelados. Muchos de ellos jamás tienen contacto con la gente”, afirma Rachel Meeropol.

Numerosos expertos responsabilizan a las cárceles privadas de usar la crisis como un biombo que esconde sus maniobras para aumentar sus beneficios.

Las mayores empresas norteamericanas de este ámbito, The Corrections Corporation Of America y Geo Group, ganaron entre ambas solo el año pasado casi 3.000 millones de dólares.

Lo dramático de la situación es que muchos de los encarcelados no saben que cumplen su sentencia solo para beneficiar a compañías como estas, que los siguen manteniendo entre rejas. Esta es la realidad de un país que siempre dice luchar por las libertades de un ser humano. Una declaración de intenciones queda en simple papel mojado viendo que los intereses de pocos priman ante las libertades de muchos.

Tomado de RUSSIATODAY

.
                      
         
 

 

Chronicling civil-service life for California state workers

.
.

Las prisiones privadas en Estados Unidos -

hoy operan 264 centros penitenciarios privados en EEUU, encierran a 99,000 reos. Las compañías que operan esas instalaciones incluyen la Corrections Corporation of America, el GEO Group Inc. y los Community Education Centers. El GEO Group Inc era anteriormente conocido como Wackenhut Securities. Corrections Corporation of America (CCA) tiene una capacidad de más de 80.000 camas en 65 centros penitenciarios. El Grupo GEO opera 61 instalaciones con una capacidad de 49.000 camas. La mayoría de las instalaciones de gestión privada se encuentran en las partes sur y oeste de los Estados Unidos, e incluyen tanto delincuentes federales como estatales.

.

.

Critica a las Prisiones Privadas de EEUU

Muchas organizaciones han llamado a una moratoria en la construcción de cárceles privadas, o a su abolición total. [19] La Iglesia Presbiteriana (EE.UU.) y la Iglesia Metodista Unida se han unido al reclamo, así como los obispos católicos de la organización del Sur [20].

Los defensores de las prisiones privadas sostienen que el ahorro de costos y la eficiencia de operación en las cárceles privadas, son ventajas sobre las cárceles públicas y apoyan la privatización, pero algunos estudios ponen en duda la validez de estos argumentos, las evidencias han demostrado que las prisiones privadas no pueden demostrar ser más rentables, ni más eficaces que las prisiones públicas. [9] Una evaluación de 24 estudios diferentes sobre la relación costo-eficacia reveló que, en el mejor de los casos, los resultados no son concluyentes y, en el peor de los casos, no hay diferencia en el costo/efectividad [21].

Un estudio realizado por la. Oficina de Estadísticas de Justicia los EE.UU (U.S. Bureau of Justice Statistics) encontró que el ahorro de costos-que prometen las prisiones privadas “simplemente no se han materializado.” [22] Algunas investigaciones han concluido que las cárceles con fines de lucro cuestan más que las prisiones públicas. [23] Además, las estimaciones de costos de los defensores de la privatización pueden ser engañosos, ya que las prisiones privadas a menudo se niegan a aceptar aquellos presos que son los más costosos para las cárceles. Un estudio de 2001 concluyó que se detectó un patrón de envío de los presos menos costoso a las prisiones privadas, de manera de lograr inflar artificialmente los ahorros de costos. [24] Un estudio de 2005 encontró que las cárceles públicas de Arizona eran siete veces más propensas a alojar a los delincuentes violentos y tres veces más propensas a alojar a los condenados por delitos más graves [25].

La evidencia sugiere que los niveles más bajos de capacitación del personal en las cárceles privadas pueden conducir a un aumento en la incidencia de la violencia y fugas. Un estudio nacional encontró que los ataques a los guardias por los internos eran un 49% más frecuentes en las cárceles privadas que en las públicas en EEUU. El mismo estudio reveló que las agresiones a compañeros de prisión fueron un 65% más frecuentes en las prisiones privadas [26].

.

.

Private prisons in the United States today

Private companies in the United States operate 264 correctional facilities, housing almost 99,000 adult offenders.  Companies operating such facilities include the Corrections Corporation of America, the GEO Group, Inc, and Community Education Centers. The GEO Group was formerly known as Wackenhut Securities. Corrections Corporation of America (CCA) has a capacity of more than 80,000 beds in 65 correctional facilities. The GEO Group operates 61 facilities with a capacity of 49,000 offender beds. Most privately run facilities are located in the southern and western portions of the United States and include both state and federal offenders.

http://en.wikipedia.org/wiki/Private_prison

CriticismsMany organizations have called for a moratorium on construction of private prisons, or for their outright abolition.[19] The religious denominations Presbyterian Church (U.S.A.) and United Methodist Church have also joined the call, as well as the Catholic Bishops of the South organization.[20]

Proponents of privately run prisons contend that cost-savings and efficiency of operation place private prisons at an advantage over public prisons and support the argument for privatization, but some research casts doubt on the validity of these arguments, as evidence has shown that private prisons are neither demonstrably more cost-effective, nor more efficient than public prisons.[9] An evaluation of 24 different studies on cost-effectiveness revealed that, at best, results of the question are inconclusive and, at worst, there is no difference in cost-effectiveness.[21]

A study by the U.S. Bureau of Justice Statistics found that the cost-savings promised by private prisons “have simply not materialized.”[22] Some research has concluded that for-profit prisons cost more than public prisons.[23] Furthermore, cost estimates from privatization advocates may be misleading, because private facilities often refuse to accept inmates that cost the most to house. A 2001 study concluded that a pattern of sending less expensive inmates to privately-run facilities artificially inflated cost savings.[24] A 2005 study found that Arizona’s public facilities were seven times more likely to house violent offenders and three times more likely to house those convicted of more serious offenses.[25]

Evidence suggests that lower staff levels and training at private facilities may lead to increases in incidences of violence and escapes. A nationwide study found that assaults on guards by inmates were 49 percent more frequent in private prisons than in government-run prisons. The same study revealed that assaults on fellow inmates were 65 percent more frequent in private prisons.[26]

http://en.wikipedia.org/wiki/Private_prison

                                      

.

.

Compartir este post

Repost0

Comentarios

Présenta

  • : cinabrio blog
  • : Ecología y sostenibilidad socioambiental, énfasis en conservación de ríos y ecosistemas, denuncia de impacto de megaproyectos. Todo esto es indesligable de la política y por ello esta también se observa. Ecology, social and environmental sustainability, emphasis on conservation of rivers and ecosystems, denounces impact of megaprojects. All this is inseparable from politics, for it, the politics is also evaluated.
  • Contacto

Perfil

  • Malcolm Allison H malcolm.mallison@gmail.com
  • Biólogo desde hace más de treinta años, desde la época en que aún los biólogos no eran empleados de los abogados ambientalistas. Actualmente preocupado …alarmado en realidad, por el LESIVO TRATADO DE(DES)INTEGRACIÓN ENERGÉTICA CON BRASIL
  • Biólogo desde hace más de treinta años, desde la época en que aún los biólogos no eran empleados de los abogados ambientalistas. Actualmente preocupado …alarmado en realidad, por el LESIVO TRATADO DE(DES)INTEGRACIÓN ENERGÉTICA CON BRASIL

Recherche

Liens