Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog
21 julio 2014 1 21 /07 /julio /2014 21:57

 

The toilet we use doesn’t work for 40 percent of the globe, so the Gates Foundation issued a challenge to reinvent it. 

 

Una mujer india junto a una letrina y, al lado, el prototipo Sol-Char,...

Una mujer india junto a una letrina y, al lado, el prototipo Sol-Char, que funciona con energía solar.

 

 

En busca del wáter perfecto

    La Fundación Bill & Melinda Gates busca desarrollar sanitarios seguros y sostenibles
    La falta del acceso a saneamiento pone en riesgo la salud de millones de personas


 
21/07/2014 - elmundo.es -  El wáter, ese anglicismo incorporado incorrectamente al castellano (en inglés se denomina toilet), es un bien tan básico en los países desarrollados que no se valora. Pero más allá de ser una incomodidad, defecar al aire libre es una fuente importante de enfermedades, desde la disentería hasta el cólera, pasando por gusanos intestinales fuente de distintas infecciones.

Según la Organización de la Salud (OMS), la falta de acceso a sanitarios pone en riesgo la salud de miles de millones de personas en el mundo. La solución podría parecer sencilla: si faltan letrinas, que se construyan más. Sin embargo, la cuestión dista de ser algo simple, como lo demuestra el peculiar concurso organizado por la Fundación Bill & Melinda Gates en 2011, que lleva tres años en marcha y ha financiado ya 16 proyectos. Bajo el nombre El desafío de reinventar el váter, la entidad presidida por el fundador de Microsoft y su mujer, persigue animar al desarrollo de soluciones tecnológicas que ofrezcan precisamente sanitarios seguros, sostenibles y baratos a los países que más los necesitan.

Éste es también uno de los objetivos de la ONG Ongawa, Ingeniería para el Desarrollo Humano. Su responsable de Agua y Saneamiento, María del Mar Rivero, explica a ELMUNDO por qué la falta de letrinas supone un problema de tal magnitud para los países en vías de desarrollo y, sobre todo, por qué la solución no es tan fácil. "El problema es grave", subraya Rivero, que coincide en algo que la Fundación Bill & Melinda Gates también recuerda: la reducción del número de personas que no tiene acceso a saneamiento es uno de los Objetivos del Milenio, las metas fijadas por la ONU para 2015 en diversas materias de salud. Con una diferencia frente al resto, a un año de que acabe el plazo ya se sabe que éste no se va a lograr.

Aclaración de conceptos para occidentales no familiarizados con problemas de saneamiento: La disyuntiva va más allá de tener o no letrina. En esto también hay clases y los peor parados son aquellos que, efectivamente, no disponen de retretes ni nada similar para hacer sus necesidades. La defecación al aire libre es un problema para 1.100 millones de personas en el mundo, casi un 15% de la población del planeta.

Pero 2.000 millones de personas que sí hacen sus necesidades en letrinas, no tienen acceso a un saneamiento mejorado. Es decir, las instalaciones donde defecan no aseguran el aislamiento entre las heces y las personas y, con ello, favorecen la transmisión de enfermedades, lo más preocupante desde el punto de vista de salud pública.

Así, la tercera modalidad y la más buscada, más allá de las comodidades a las que acostumbran los países desarrollados, son los saneamientos mejorados, que aíslen los residuos para prevenir la transmisión de enfermedades, sobre todo las diarreicas, segunda causa de muerte en niños.

Explica Rivero que uno de los problemas, precisamente el que pretenden solventar los Gates, es tecnológico. Por ejemplo, las letrinas pueden construirse sobre suelos húmedos que se inunden o en lugares donde no hay acceso al agua. Innovar en soluciones tecnológicas para crear letrinas con menos necesidad de agua es uno de los objetivos del concurso de la entidad estadounidense.

Así, los proyectos financiados por el filántropo informático y su esposa incluyen un retrete desarrollado por la Universidad de Colorado (EEUU) con el aspecto de un misil y capaz de convertir la heces y la orina en carbón biológico -además de estar pensado para su utilización por entre 20 y 30 personas-, otro ideado por la Universidad de Bristol (Reino Unido) que convierte los desechos humanos en electricidad y otro que utiliza la energía solar para reducir la necesidad de agua.

Sin embargo, como subraya la responsable de Ongawa, nada de esto sirve si no se aborda el problema desde una perspectiva cultural. Algo tan básico como que no utilizar letrinas acondicionadas transmite enfermedades no se entiende bien en muchas culturas. Además, no lo reconocen. Esta ONG ha llevado a cabo estudios en los que se preguntaba a habitantes de zonas rurales africanas si utilizaban las letrinas colocadas en sus pueblos o casas por diferentes organismos internacionales. Y aunque la respuesta era afirmativa, una inspección visual denotaba su falta de uso. El asunto es tabú.

"Lo que está claro es que no sirven las soluciones macro, el nivel de intervención ha de estar focalizado", comenta Rivero. En otras palabras: llevar letrinas gratuitas a pueblos y colocarlas en cadena no es útil. Por la experiencia de quienes trabajan sobre el terreno se sabe qué iniciativas funcionan. Por ejemplo, señala esta experta, "funciona el tema de las comparaciones, hacer que tener un sanitario en casa sea una cuestión de estatus". Pero de nada sirve esta intervención educacional si no va a acompañada de un estímulo de la oferta. "Allí no hay tiendas ni catálogos de sanitarios de Roca", bromea Rivero. Y si hay que fomentar, por ejemplo, que los artesanos locales puedan fabricar letrinas es necesario que se les den créditos para que dispongan de dinero para ello.

Se trata pues de una solución multifactorial, donde no falta la necesidad de involucrar a los líderes de la comunidad. La iniciativa de UNICEF Community leaded total sanitation rompe con el abordaje tradicional del problema. "Ya no se trata de ir a un lugar y promover la construcción de letrinas, sino de hacer que la gente tome conciencia de que la defecación a cielo abierto es un problema para todos", apunta Rivero.

En un artículo publicado recientemente en el Boletín de la OMS, el experto de la Fundación Bill & Melinda Gates Jan Willem Rosenboom subraya que la innovación tecnológica sí sería una pata importante de la solución al problema. Sin embargo, reconoce que el reto es muy complicado. Los proyectos que realmente cambiarían el panorama en las zonas sin acceso a baños no sólo tienen que conseguir eliminar los gérmenes de los desechos humanos; además, han de ser capaces de transformarlos en recursos valiosos como energía, aguas limpias o nutrientes. Por último, tienen que ser baratos y sostenibles.

El responsable del proyecto de váter Sol-Chart, el profesor de la Universidad de Colorado Karl Linden, explica a este diario que su innovador sistema "sólo está en fase de desarrollo" por lo que, subraya, los costes se pueden rebajar mucho si se consigue financiación para ponerlo en práctica. Sin embargo, apunta a que abaratar el coste no lo es todo: "Se podría hacer mucho más barato si sólo persiguiéramos la desinfección de los residuos, sin convertirlos en carbón biológico; sin embargo, el proyecto tendría menos valor".

Porque el problema, como subraya Rivero, no es sólo disponer de lo que se denomina saneamiento mejorado, sino poder mantenerlo y saber qué hacer con los residuos, "algo mucho más difícil en los pueblos que en las ciudades".

La responsable de Ongawa recuerda que el acceso al saneamiento es un derecho humano. Por eso, cercana la fecha de incumplimiento de este Objetivo del Milenio, la experta subraya los esfuerzos para mantener el tema en la agenda de prioridades. Iniciativas como las de esta ONG y el concurso promovido por la Fundación Bill & Melinda Gates ponen de manifiesto que es posible

 

 

Bill Gates Wants a New Toilet and He’s Willing to Pay for It

 

 08.17.12  The toilet we use doesn’t work for 40 percent of the globe, so the Gates Foundation issued a challenge to reinvent it. 

The Bill & Melinda Gates Foundation thinks the toilet is in need of a redesign. If you’re anything like us, you may be scratching your head as to why. After all, the sturdy porcelain pot reliably soldiers through an average of 1,800 flushes a year.

The problem is, the bit of magic that our thrones perform, whisking away unwanted waste through a seemingly bottomless seat, relies on sanitation facilities and a continuously available water source — a luxury few can afford. For some 40 percent of the world’s population, the toilet can’t pull off its trick, and the alternatives (don’t make us describe them) are making people sick.

 

.

This toilet, designed by the Swiss Federal Institute of Aquatic Science and Technology and the Austrian industrial design firm EOOS, earned a special recognition for its exceptional user interface. Photo: Gates Foundation

 

 

In order to improve the overall health of our planet’s inhabitants, the toilet requires a complete reboot. Leading the charge is the Bill & Melinda Gates Foundation, who gave the world’s best scientists and designers one year to come up with a new solution that could serve the 2.6 billion people currently without one.

The challenge: Create a toilet that doesn’t rely on piped water, sewer, or electrical connections. And while you’re at it, fashion something useful from the waste that goes in. Energy and water might be nice. Do it all for $0.05 per user per day, and you might win a $100,000 prize. Attacking the problem with the world’s most advanced science is one thing, but doing it within strict X-Prize-like parameters is entirely another. This week they announced the winners.

Although University-led teams submitted composting designs that tapped everything from crushed sugar cane stalks to black soldier flies, the top three submissions all found high-tech ways to pack a lot of technology into the toilet on the cheap.

The grand prize went to a team from the California Institute of Technology, who coaxed a toilet into generating electricity and hydrogen.

The hydrogen comes from poop, which is transformed by an electrochemical reactor activated by solar power. The idea is that hydrogen will be stored in fuel cells, which can provide users with power in a crunch.

But perhaps the biggest boon, explains Carl Hensman, the Gates Foundations’ program officer for their water, sanitation, and hygiene team, is that the materials could be silk-screen printed in an electrochemical cell. The effort cuts costs on otherwise expensive parts. It’s this marriage of elements — an all-angles approach to a difficult design problem — that won them funding for the most successful new throne.

 

 

Gates Foundation graphic explains need for new toilet

Gates Foundation graphic explains need for new toilet.

Go back to reading “Triangle scientists to develop waterless toilet for Gates Foundation”

 

 

 

Compartir este post

Repost0

Comentarios

Présenta

  • : cinabrio blog
  • : Ecología y sostenibilidad socioambiental, énfasis en conservación de ríos y ecosistemas, denuncia de impacto de megaproyectos. Todo esto es indesligable de la política y por ello esta también se observa. Ecology, social and environmental sustainability, emphasis on conservation of rivers and ecosystems, denounces impact of megaprojects. All this is inseparable from politics, for it, the politics is also evaluated.
  • Contacto

Perfil

  • Malcolm Allison H malcolm.mallison@gmail.com
  • Biólogo desde hace más de treinta años, desde la época en que aún los biólogos no eran empleados de los abogados ambientalistas. Actualmente preocupado …alarmado en realidad, por el LESIVO TRATADO DE(DES)INTEGRACIÓN ENERGÉTICA CON BRASIL
  • Biólogo desde hace más de treinta años, desde la época en que aún los biólogos no eran empleados de los abogados ambientalistas. Actualmente preocupado …alarmado en realidad, por el LESIVO TRATADO DE(DES)INTEGRACIÓN ENERGÉTICA CON BRASIL

Recherche

Liens