Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog
18 septiembre 2014 4 18 /09 /septiembre /2014 16:17

The Malaspina Circumnavigation Expedition 2010, a project led by CSIC that includes more than 400 researchers from around the world studied for nine months the impact of the global change on the ocean ecosystem and explored its biodiversity.

 

Carlos Duarte

Marine ecologist addressing the impacts of global change in the oceans at and . Blogging at The Conversation & El Huffington Post.

 

 

Expedición Malaspina (2010-2011) - Wikipedia, la ...

es.wikipedia.org/wiki/Expedición_Malaspina_(2010-2011)

 

 

El océano se encuentra mejor de lo que los científicos pensabamos

 

 

And the good news is that the ocean is healthier - albeit impacted but human pressures - and more resilient that we could anticipate.

 

Assessing the health of the global ocean in the final meeting of the Malaspina Expedition in Barcelona

 

 

 

 

Carlos Duarte habla de la acumulación de plásticos en el océano. No existe la gran isla de plástico

 

 

Carlos Duarte (duarteoceans) | Twitter

https://twitter.com/duarteoceans

 

 

"Famosa" isla de plásticos entre Hawaii y Oregón no existe // océano global está mejor de lo que se pensaba // Expedición Malaspina

 

 
 
image

.

El coordinador del proyecto y biólogo, Carlos Duarte, presentó hoy 16 de septiembre en Barcelona los resultados de la mayor investigación mundial sobre el estado global de los océanos y sobre su biodiversidad en el siglo XXI.

Los científicos, que navegaron durante siete meses en una singladura de más de 35.000 millas náuticas a bordo de dos buques, comprobaron que los contaminantes químicos se hallan extendidos por todos los rincones del océano.

 

Sí comprobaron que hay cinco grandes acumulaciones de residuos plásticos en los denominados "desiertos marinos", zonas donde no hay corrientes marinas y donde se acumulan estos residuos.

 

Pese a ello, los investigadores del Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) desmintieron que exista una isla de plástico en medio del océano, entre Hawaii y las costas de Oregon y ahora investigan por qué hay menos plástico del que esperaban encontrar.

Una de las hipótesis que estudian es que alguna de las bacterias encontradas lo puedan destruir o que sea consumido por algunos de los peces que viven en las profundidades y que hallaron en cantidades que no se creían hasta ahora.

 

Duarte explicó que la expedición ha guardado miles de muestras con microorganismos y su ADN recogidas a 4.000 metros de profundidad en el Atlántico, el Pacífico y el Índico, duplicadas y selladas para que se abran dentro de 20 años, cuando se espera contar con nuevos métodos analíticos avanzados y futuros investigadores puedan exprimir aún más este tesoro científico.

 

La expedición, que contó con un presupuesto de casi de 7 millones de euros (9 millones de dólares), descubrió también que en los océanos viven entre un 10 y un 30 % más peces de los que se pensaba hasta ahora.

"Por debajo de donde la luz solar no alcanza en el agua vive una biomasa de peces hasta 10 veces mayor de lo que se pensaba", afirmó Duarte, animales que viven a entre 400 y 700 metros de profundidad, como el pez linterna o el pez dragón, que tienen la facultad de esquivar las redes.

Estudiar la composición de estos peces y de los otros microorganismos encontrados permitirá en un futuro aprender a crear vida a partir de cambios químicos sin la ayuda de la luz solar.

Otra de las sorpresas que se han llevado los científicos es que hay muchas concentraciones de hidrocarburos por deposición atmosférica, aunque aseguran que "la salud del océano no es tan mala como los ciudadanos puedan pensar".

 

Basura plástica en la bahía de Hanauna, Hawai, EEUU.

 

 

Desde hace décadas, la mala gestión de basuras y residuos tierra adentro está formando acumulaciones de plástico en varios puntos del océano abierto, según un informe que publicó en 2011 la Agencia de Protección Ambiental de EEUU, dando una de las primeras voces de alarma. Hasta tal punto llega el problema que la que se ha formado en el océano Pacífico norte ya ha sido bautizada como la Gran Isla de Basura y algunos expertos hablan ya del séptimo continente. Se calcula que podría alcanzar un tamaño de más de tres veces la superficie de España.

http://www.elmundo.es/ciencia/2014/06/30/53b1b322268e3e081c8b459f.html

ADVERTISEMENT

«El problema existe, pero lo de la isla de plástico del Pacífico es una exageración de los medios de comunicación», asegura Carlos Duarte, investigador del Instituto Mediterráneo de Estudios Avanzados (Universidad de las Islas Baleares-CSIC) y del Instituto de los Océanos de la Universidad del Oeste de Australia. Duarte lo sabe bien porque gracias a las muestras recogidas durante la expedición Malaspina, que él mismo dirigió en 2010 y 2011 y que dio la vuelta al mundo durante nueve meses tomando el pulso a la salud de océanos y atmósfera (gracias al apoyo del CSIC y de la Fundación BBVA), él y un equipo multidisciplinar han podido estimar por primera vez la cantidad global de plástico que flota en todos los mares de la Tierra.

La investigación liderada por Duarte, publicada el 30 de junio de 2014 como tema de portada de la revista 'Proceedings of the National Academy of Sciences' (PNAS), ha demostrado que la contaminación de basura plástica que flota en el océano se extiende por la superficie de las aguas marinas de todo el mundo, pero a concentraciones mucho menores de lo que indicaban las predicciones. «Esperábamos encontrar 100 veces más plástico de lo que hemos encontrado», explica Duarte.

Restos plásticos hallados por la expedición Malaspina.

 

Basura plástica en la bahía de Hanauna, Hawai, EEUU. NOAA

.

 

Sin más matices puede parecer una magnífica noticia para la salud de los océanos. Pero Carlos Duarte puntualiza inmediatamente: «La realidad es que no sabemos dónde está el 99% del plástico que llega al océano». Según el trabajo, la cantidad estimada de plástico que flota en la superficie del océano está entre 7.000 y 35.000 toneladas. «Esas decenas de miles de toneladas representan tan sólo el 1% de todo el plástico que hay en los océanos», explica Andrés Cózar, investigador de la Universidad de Cádiz y primer firmante del trabajo. Para Cózar, otro de los hallazgos interesantes es que esos plásticos, de entre uno y cuatro milímetros de tamaño, se extienden a escala planetaria. «Esto da idea de que la magnitud del problema es enorme. El 88% de las muestras que tomamos contenían plástico», dice el investigador. Según las estimaciones más precisas, una de cada 1.000 toneladas de plástico que se producen en el mundo acaban en el mar.

Las mayores concentraciones de plástico se encuentran en los llamados giros oceánicos, que son áreas aisladas de la circulación del agua en las que tiende a acumularse la basura. La del Pacífico norte es una de las mayores, por lo que quizá de ahí provenga la exageración de la gran isla de plástico. En el centro de estas áreas puede haber hasta un millón de pedacitos de plástico por cada kilómetro cuadrado. «Pero los giros oceánicos no son el final, sino que son un paso más en el camino del plástico», explica Cózar

LA FALSA ISLA DE PLÁSTICO

El reto al que se enfrenta ahora el equipo de Carlos Duarte y Andrés Cózar es tratar de averiguar dónde está todo el plástico que va a parar a los océanos y que no está flotando en la superficie. El plástico flota, así que para que acabe sumergido en las aguas marinas algo debe ayudar a que descienda. El trabajo baraja varias posibilidades, pero los autores se decantan más por una de ellas. Una opción es la nanofragmentación, es decir, que se fragmente en pedacitos menores que los 0,2 milímetros de diámetro que tiene la maya utilizada por los investigadores. Y una segunda podría ser que estos trozos de plástico flotante sean colonizados por organismos con esqueleto de carbonato que actúen como lastre y los sumerjan. Pero ambas son difícilmente explicables por la ciencia. «El carbonato al llegar a una profundidad se disuelve, así que el plástico volvería a flotar», explica Duarte.

La opción más plausible para los investigadores es que sean ingeridos por peces mesopelágicos, unos animales de pequeño tamaño que ingieren presas del tamaño de estos plásticos y cuya cantidad es 10 veces mayor de lo que se creía, según una investigación surgida también de la expedición Malaspina y que fue publicada en febrero en la revista 'Nature Communications'.

El plástico oceánico tiene una serie de contaminantes añadidos durante la producción del propio material, además de las sustancias hidrófobas que se adhieren a los trozos flotantes, de manera que puede suponer una amenaza ambiental en caso de que sea ingerido por pequeños peces y pase a la cadena trófica. "Se ha comprobado que los peces mesopelágicos contienen contaminantes bioacumulativos. Y los atunes y peces espada son consumidores de estos pequeños peces. Pero nadie, que yo sepa, ha estudiado si en estos grandes depredadores también hay estos contaminantes", dice Andrés Cózar. En todo caso, Duarte relativiza la alarma y la desplaza hacia el desmesurado consumo de plástico de las sociedades modernas. "La cantidad de plástico que puede llegar a haber en estos peces no es mayor que el plástico que ya ingerimos debido a los envoltorios de todo lo que compramos. Si analizamos la sangre de cualquiera de nosotros, seguro que encontraremos trazas de plásticos. Lo que nos tenemos que plantear es la cantidad de plástico que utilizamos", opina Carlos Duarte.

"Famosa" isla de plásticos entre Hawaii y Oregón no existe // océano global está mejor de lo que se pensaba // Expedición Malaspina

 

 

 

 

All the world's oceans have plastic debris on their surface

 

 

The Malaspina Expedition, led by the Spanish National Research Council, has demonstrated that there are five large accumulations of plastic debris in the open ocean that match with the five major twists of oceanic surface water circulation. In addition to the known accumulation of plastic waste in the North Pacific, there are similar accumulations in the central North Atlantic, the South Pacific, the South Atlantic and the Indian Ocean.

http://www.sciencedaily.com/releases/2014/06/140630164253.htm

 

The Malaspina Expedition, led by the Spanish National Research Council, has demonstrated that there are five large accumulations of plastic debris in the open ocean that match with the five major twists of oceanic surface water circulation. In addition to the known accumulation of plastic waste in the North Pacific, there are similar accumulations in the central North Atlantic, the South Pacific, the South Atlantic and the Indian Ocean.

However, central surface waters of the oceans may not be the final destination of plastic debris since, as indicated by the study performed by the Malaspina Expedition, large amounts of microplastics could be passing to the marine food chain and the ocean floor. Results of the study, led by the University of Cadiz (Spain), have been published in the journal Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS).

Andrés Cózar, researcher from the University of Cadiz, explains: "Ocean currents carry plastic objects which split into smaller and smaller fragments due to solar radiation. Those little pieces of plastic, known as microplastics, can last hundreds of years and were detected in 88% of the ocean surface sampled during the Malaspina Expedition 2010."

According to the study authors, the results obtained by the Malaspina Expedition show that the problem of plastic waste pollution has a global character. The major residues found are polyethylene and polypropylene, polymers used in the manufacture of everyday products like bags, food and beverage containers, kitchen utensils and toys, among others.

Cózar adds: "These microplastics have an influence on the behavior and the food chain of marine organisms. On one hand, the tiny plastic fragments often accumulate contaminants that, if swallowed, can be passed to organisms during digestion; without forgetting the gastrointestinal obstructions, which are another of the most common problems with this type of waste. On the other hand, the abundance of floating plastic fragments allows many small organisms to sail on them and colonize places they could not access to previously. But probably, most of the impacts taking place due to plastic pollution in the oceans are not yet known."

CSIC researcher Carlos Duarte, coordinator of the Malaspina Expedition, states: "Our results show that the high concentration of plastic is not a unique feature of the Nort Pacific, but occurs in each of the subtropical gyres." Duarte concludes: "Only a global expedition, such as the Malaspina Expedition, could achieve these results and evaluate the overall abundance of plastic pollution. The good news is that abundance is much lower than expected, but the pending challenge is to figure out where the rest of plastics entering the ocean is."

 

http://www.tendencias21.net/Primera-base-de-datos-del-flujo-de-un-tipo-de-contaminantes-atmosfericos-en-los-oceanos_a34501.html

 

 

The Malaspina Expedition

 

The Malaspina Circumnavigation Expedition 2010, a project led by CSIC that includes more than 400 researchers from around the world, started in December 15th 2010 with the departure of the Hespérides oceanographic research vessel from the port of Cadiz. On board of this ship belonging to the Spanish Armada, and the Sarmiento de Gamboa ship belonging to the CSIC, researchers studied for nine months (seven aboard the Hespérides and two aboard the Sarmiento) the impact of the global change on the ocean ecosystem and explored its biodiversity.

Scientists took nearly 200,000 water, plankton, atmosphere particles and gases samples in 313 points of the Indian, Pacific and Atlantic Oceans at depths of up to 6,000 meters. On board, they measured the temperature and salinity, the surface properties, the acoustics of the marine currents, the concentration of oxygen and carbon dioxide in the ocean and in the atmosphere, and the scope of the sunlight, among other parameters.

 

 

 

Map showing the route of Malaspina's ship Descubierta with the return to Spain from Tonga omitted. The route of Bustamante's Atrevida was mostly the same, but deviated in some places.

 

Compartir este post

Repost0

Comentarios

Présenta

  • : cinabrio blog
  • : Ecología y sostenibilidad socioambiental, énfasis en conservación de ríos y ecosistemas, denuncia de impacto de megaproyectos. Todo esto es indesligable de la política y por ello esta también se observa. Ecology, social and environmental sustainability, emphasis on conservation of rivers and ecosystems, denounces impact of megaprojects. All this is inseparable from politics, for it, the politics is also evaluated.
  • Contacto

Perfil

  • Malcolm Allison H malcolm.mallison@gmail.com
  • Biólogo desde hace más de treinta años, desde la época en que aún los biólogos no eran empleados de los abogados ambientalistas. Actualmente preocupado …alarmado en realidad, por el LESIVO TRATADO DE(DES)INTEGRACIÓN ENERGÉTICA CON BRASIL
  • Biólogo desde hace más de treinta años, desde la época en que aún los biólogos no eran empleados de los abogados ambientalistas. Actualmente preocupado …alarmado en realidad, por el LESIVO TRATADO DE(DES)INTEGRACIÓN ENERGÉTICA CON BRASIL

Recherche

Liens