Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog
13 septiembre 2011 2 13 /09 /septiembre /2011 21:34

 

 

 

Justo Arizapana, testigo del segundo entierro de los nueve estudiantes y el profesor de la universidad La Cantuta, asesinados por paramilitares del grupo Colina, tenebroso escuadrón encargado de hacer el TRABAJO SUCIO durante el FUJIMORATO, padece quebranto de su salud en medio del olvido...

.

 

Justo Arizapana Foto: La República

 

 

Justo Arizapana

 

Reciclador que dio ubicación de los cuerpos de La Cantuta sufre de parálisis

La más reciente vivienda de Justo Arizapana. Foto: Alberto Pereyra (2011).

 

 

 

Reciclador que dio la ubicación de los cuerpos de La Cantuta sufre de parálisis

Subido por el 11/09/2011

Más información: http://www.larepublica.pe/11-09-2011/reciclador-que-dio-ubicacion-de-los-cuer...

 

Justo Arizapana en la Quebrada Chavilca. Foto: Verónica Calderón (2004).

http://www.larepublica.pe/files/justo-arizapana-en-quebrada.jpg

 

 

 

 

.

 

En el año 1993, Justo Arizapana y su amigo Guillermo Catacora dieron detalles al congresista Roger Cáceres sobre la ubicación de los cuerpos. Luego, los reporteros y la policía dieron con el paradero de las fosas gracias a sus datos y ello marcó el principio del fin del régimen ultracorrupto de los gemelos Fujimori y Montesinos.

 

Los datos aportados por Justo Arizapana y Guillermo Catacora posibilitaron el hallazgo de las fosas, la exhumación de los cadáveres, el juicio y la sentencia condenando a 25 años de cárcel a Alberto Fujimori Fujimori, que computados desde su detención en Chile vencerán el 10 de febrero del año 2032. Fujimori saldría de prisión a los noventa y tres años. Es la primera vez que se dicta una condena a un ex presidente en América Latina por crímenes contra los derechos humanos.

.

El luchador social, que sobrevive trabajando como reciclador, vive en Nuevo Imperial, Cañete, allí recibió atención en el hospital Rezzola de San Vicente. Sin embargo, Justo Arizapana necesita una tomografía y rehabilitación por no menos de seis meses, los mismos que se deben llevar a cabo en Lima.

Según los médicos, la parálisis del lado izquierdo de su cuerpo se puede deber a una hemorragia o un infarto cerebral.  El costo de los exámenes y traslado es de 650.00 nuevos soles, monto que no posee Arizapana.

 

  http://www.larepublica.pe/12-09-2011/reciclador-testigo-clave-de-la-cantuta-justo-arizapana-se-recupera-en-hospital-rebagliati

 

.

 

marzo de 2008 - Frente a Palacio de Gobierno posan por primera vez juntos; Justo Arizapana el verdadero descubridor de las fosas donde fureron enterrados los restos calcinados de los estudiantes de La Cantuta en abril de 1993. Lo acompañan Guillermo Catacora, quien junto a Arizapana confeccionaron el famoso plano, el periodista Juan Jara Berrospi quien recibió una copia de dicho plano y fue detenido y encarcelado por 11 años. También posa el ex agente de inteligencia Hans Ibarra quien fue el quien fotocopió el plano y no delató a sus autores y que por ese motivo fue dado de baja al sospecharse de que hahía entregado los planos a la prensa.

  revistalineadefuego.blogspot.com/2008/03/caso...

 

 

                                                      

                                                  vladimirteran.blogspot.com/2008/01/chuqui-fuj...

  • .

  • .

 

Reciclador, testigo clave de 'La Cantuta', Justo Arizapana se recupera en hospital Rebagliati

 

El reciclador que el día sábado ingresó al hospital Rezola de Cañete por una parálisis del lado izquierdo del cuerpo va a ser atendido en Rebagliati, informó Álvaro Vidal, presidente de EsSalud.

Arizapana arribó a la sala de emergencia a la 1 de la mañana del día de hoy y se le realizó la tomografía que necesitaba para diagnosticar la causa del malestar. Los exámenes aún continúan. Por el momento se encuentra estable pero va a necesitar ayuda para la rehabilitación.

La madre de Justo Arizapana, doña Jacinta Vicente Trujillo, se encuentra enferma de salud. Por ello, su amigo Luis Calagua Ojeda está canalizando la ayuda en el teléfono 971592975.

 

 

 

 

.

Los testigos que condenaron a Fujimori

 

Dos personajes descubrieron los restos del crimen más atroz del gobierno de Alberto Fujimori. ¿Por qué nadie se acuerda de ellos?

 

cantuta1

 

 

Un reportaje de Martín Riepl | Fotografías: Andina / Claudia Alva | No. 72

 

La mañana en que iban a sentenciar a Alberto Fujimori, un hombre interesado en su condena libraba una batalla inútil contra un televisor. La señal era pésima. Fujimori lucía muy elegante frente al tribunal que durante más de quince meses lo juzgaba por el asesinato de veinticinco personas. Vestía un traje negro y una corbata oscura. El rostro parco de siempre delataba cierta ansiedad. Jugaba con un bolígrafo y evitaba ver a los jueces. A ratos tomaba notas con los labios apretados.

.

Detrás de una mampara de vidrio, sus hijos Keiko y Kenji tenían el gesto gélido de quien se apresta a escuchar una mala noticia, la peor de todas. Los rodeaban algunos congresistas de su partido.

.

Nadie murmuraba cuando el juez principal empezó a decir: «Este tribunal declara que los cuatro cargos objeto de imputación se encuentran probados más allá de toda duda razonable. Por consiguiente, la sentencia que se emitirá es condenatoria».

.

La sala estaba abarrotada.

.

Allí también estaban los familiares de las víctimas, varios observadores internacionales, periodistas, fotógrafos y camarógrafos que registraban cada detalle de la sesión. Cada cierto tiempo, los corresponsales daban cuenta del alboroto que había en los exteriores de esa base policial donde durante dieciséis meses se juzgaba al ex presidente.

.

 Una multitud de fujimoristas vestidos con sus características camisetas anaranjadas había acudido a apoyar a su líder. Grupos de activistas de derechos humanos exigían una condena ejemplar. Los policías contenían la euforia de esos dos grupos rivales. Las imágenes del juicio se transmitían a todas las cadenas internacionales de noticias.

.

Pero las noticias se filtraban con dificultad en las laderas de un cerro de Lima, donde Justo Arizapana estaba de visita. Él, que había descubierto los restos humanos de la masacre de la Cantuta, el primer testigo del caso más contundente contra Fujimori, se esforzaba por entender con claridad la lectura de la sentencia. Quería saber si hablarían de él. Pero en las cuatro horas que duró aquella sesión histórica, como decían los comentaristas de la televisión, nadie pronunció su nombre en esa sala.

Ni siquiera en el barrio de Chosica, donde él se había escondido durante años, recordaban su verdadera identidad. Algunos vecinos que lo veían después de mucho tiempo lo saludaron llamándolo Juan. Otros le decían Julio. Otros Julián.

.

Eran los nombres falsos que Justo Arizapana había usado durante los años en que temía que los militares lo buscarían para vengarse por lo que había hecho.

.

Esa misma mañana, en Comas, al extremo opuesto de la ciudad, otro testigo olvidado escuchaba la sentencia mientras preparaba una sopa en la cocina de su casa. «Nosotros pusimos ahí al presidente. A mí esto me parece como una película. He visto todo el juicio, desde que comenzó, y se ha hecho justicia», dijo Guillermo Catacora mientras revolvía la olla con un cucharón de madera. A los setenta y ocho años, él todavía atiende a una de sus hijas que sufre de retardo mental. Ella esperaba el almuerzo. Catacora dejó el cucharón y bajó el fuego. «Los mencionados delitos de homicidio calificado constituyen crímenes contra la humanidad», leía la relatora del tribunal por la televisión. .

Afuera hacía sol. Algunos jóvenes jugaban al fútbol en la pista.

.

Un minuto antes del mediodía, llegó la sentencia: «…condenándolo a veinticinco años de pena privativa de la libertad, que computados desde su detención en Chile vencerán el 10 de febrero del año 2032». Fujimori saldría de prisión a los noventa y tres años. Era la primera vez que se dictaba una condena a un ex presidente en América Latina por crímenes contra los derechos humanos. Catacora, el otro hombre que ayudó a que eso fuera posible, tampoco escuchó su nombre.

.

¿Acaso debían aceptar el anonimato como castigo por sus actos?

.

Semanas después de finalizado ese juicio, los dos testigos se han reunido en casa de Catacora. Allí tratan de entender este nuevo capítulo de su historia: esa mañana, el tribunal pudo haber mencionado sus nombres, pero no lo hizo. «En los juicios se necesitan pruebas y la nuestra fue la más importante –dice Justo Arizapana, que tiene el cabello muy negro y es bajo de estatura–. Sin los cuerpos no había nada. No sé por qué no nos tomaron en cuenta».

.

Se refiere a los huesos humanos que él desenterró en un cerro de Lima, en 1993: los restos de los desaparecidos. Ahora es una mañana de mayo del 2009, y Arizapana ha regresado después de pasar algunos días en Chosica, en la sierra de Lima. Vive en casa de Catacora desde marzo, por generosidad de su amigo, a quien ayuda en su taller de artesanías. No tiene hogar propio ni esposa ni hijos. Durante el proceso a Fujimori, la sala citó a ochenta y tres personas para recoger sus testimonios, pero nunca a esos dos amigos. Ellos ya tenían su propio veredicto. «No interesan los años que le dieron [a Fujimori]. Es un asesino y por su culpa vivimos corridos muchos años», dirá Arizapana en algún momento.

 

http://etiquetanegra.com.pe/?p=281975

 

 

En 1993, Justo Arizapana jugó un papel clave para revelar el paradero de los restos de los nueve estudiantes y un profesor de la Universidad Nacional Enrique Guzmán y Valle, conocida como La Cantuta; asesinados por el Grupo Colina el año anterior. Ahora sufre de parálisis parcial y necesita ayuda.

Por Alfonso Rivadeneyra García (@Gregory_House_)

Reciclador que dio ubicación de los cuerpos de La Cantuta sufre de parálisis

 

La más reciente vivienda de Justo Arizapana. Foto: Alberto Pereyra (2011).

 

A dos horas y media de camino desde Lima, en la entrada del sureño distrito de Lunahaná, zona conocida como “el desierto” (Cañete), encontramos a Luis Calagua, vigilante, mototaxista, padre de familia. Con él avanzamos unos 20 metros entre las chozas del lugar hasta toparnos con un refugio levantado con llantas. En el interior encontramos a Justo Arizapana, tendido entre colchones, sábanas y moscas; sin la capacidad de mover el lado izquierdo del cuerpo.

Es una persona intachable, bien humilde, le gusta compartir lo que tiene. (…) Cuando he estado en malos momentos, me ha apoyado. Ahora mi preocupación es él, me he encariñado mucho con él, trato de dar todo lo que puedo”, nos contó Calagua sobre Justo, a quien conoce desde hace seis meses, tiempo suficiente para considerarlo amigo y maestro, pues gracias a él conoció el oficio de reciclador, con el cual también se apoya para sobrevivir.

Reciclador que dio ubicación de los cuerpos de La Cantuta sufre de parálisis

 

Justo Arizapana, tal y como lo encontró La República.pe. Foto: Alberto Pereyra (2011).

 

.

.

Un momento en la historia

Retrocedamos unos años en el pasado. Era abril de 1993, de madrugada, cuando Justo dormía a la intemperie cerca a la quebrada Chavilca, terreno baldío en Cieneguilla, a la altura del kilómetro 1.5 de la carretera Ramiro Prialé, mientras protegía los cartones que había recolectado. A eso de las 3 a.m. escuchó sonidos de vehículos. Se aproximó por un cerro al lugar de procedencia de los ruidos y observó a varios sujetos enterrar algo entre los cerros.

Por la mañana, después que las personas se fueron, Arizapana se acercó cauteloso al lugar del entierro, escarbó y descubrió cosas como ceniza, tela quemada, un hueso; etc. Una corazonada lo hizo relacionar su hallazgo con la, en ese entonces ya conocida, desaparición de los estudiantes y un profesor de La Cantuta.

Con el apoyo de su amigo Guillermo Catacora, Justo elaboró un mapa para ubicar a los restos. Dicho mapa fue otorgado al entonces parlamentario Roger Cáceres Velásquez, quien sirvió de fuente a Edmundo Cruz, en ese entonces periodista de la revista Sí. Posteriormente, se confirmó que los restos si eran de los desaparecidos de La Cantuta. Las sospechas de Justo dieron en el clavo.

.

.

Reciclador que dio ubicación de los cuerpos de La Cantuta sufre de parálisis

 

De izquierda a derecha, Justo y Luis. Una amistad se seis meses, pero con al fuerza de toda una vida. Foto: Alberto Pereyra (2011).

 

 

.

 

Salud resquebrajada

Me vino una mala racha, sin querer queriendo (…) tengo parálisis facial, no puedo pararme”, contó Justo, quien la noche del jueves sintió “un aire frío” en la misma choza donde lo encontramos y donde se desplomó y no volvió a levantar.

La tarde del viernes, Luis se percató de la gravedad de su amigo. “No podía mover los pies ni las manos. (…) “El jueves estaba bien”. Agregó que Justo solo orina, función básica para la que requiere asistencia.

Ante su delicado estado de salud, llevamos a Justo al Hospital Rezola de San Vicente de Cañete. Allí, gracias al apoyo de los médicos y la asistencia social, se exonerará al reciclador de los gastos que le puedan ofrecer de manera local. Lamentablemente, esto no cubre lo más importante; como la rehabilitación y una tomografía.

.

Reciclador que dio ubicación de los cuerpos de La Cantuta sufre de parálisis

 

Justo Arizapana en la Quebrada Chavilca. Foto: Verónica Calderón (2004).

.

.

 

Justicia para Justo

La contribución que Justo Arizapana hizo para desenmarañar la política de ejecuciones extrajudiciales en el gobierno de Alberto Fujimori es innegable, ahora él necesita apoyo. Luis Calagua puede tener las mejores intenciones, pero debe mantener a su familia y terminar de pagar una moto taxi.

Además de una rehabilitación durante seis meses para ayudarlo a recuperar en algo su movilidad, Justo requiere con urgencia una tomografía. Si desea ayudarlo, comuníquese con Luis Calagua al teléfono 971-592975.

Dato

Los detalles de cómo se encontraron los restos, así como los antecedentes y conclusiones, se encuentran en el documental La Cantuta en la Boca del Diablo, el cual pueden ver a continuación.

 

Comente, analice, critique de manera seria. Mensajes con contenido vulgar, difamatorio o que no tenga que ver con el tema, serán eliminados.
Lea las Normas de Uso.

El Estado, està en deuda con Justo Arizapana. Los Legisladores, ONGS, deudos de los desaparecidos, en esta hora difìcil, deben retribuirle econòmicamente para su plena rehabilitaciòn y posteriormente brindarle un trabajo digno, lo merece por honrar su nombre, en este paìs de silencios, porque no quiero tener problemas Justo hablò, contribuyò a esclarecimiento de los crimenes de lesa humanidad cometida por el perverso règimen del japonès Fujimnori. Ipso facto solvento suficiente para Justo Arizapana y trabajo digno.

Don Justo Aripazaga, hombre humilde del pueblo peruano, trabajador y con valores humanos, fue el testigo que inició el ajusticiamiento de Colina. Pudiéndose escapar y desentenderse del peligro, se quedó y sacó algún resto humano para testificar el hallazgo, pidió ayuda a un artesano para confeccionar el plano y llevarlo al congresista con las pruebas del crimen. Una buena persona que ahora le ganó la batalla la exclusión social. Un héroe como los del Cénepa, más caballero que los atildados ricos porque salvó la justicia de los estudiantes y su profesor. Merece una placa al mérito en La Cantuta, la Pensión 65 aunque aún no los cumpla, y una vivienda digna, una rehabilitación física y laboral. Que sea el reciclador del Congreso. Apúrate Ollanta.

Es cierto que el estado y las ong de derdchos humanos debieran apoyar a este caballero. Pero por que no lo podria hacer la propia Keiko fujimori. Si ella como dice esta en contra de los crimenes del grupo Colina que mejor manera de demostrar que ella es distinta a su padre que haciendo una donacion significativa para esta gran persona que contribuyo a que se conozca la verdad. Keiko demuestra que no son solo palabras tu gestos de la campan~a.

Donde estan las ONGs de DDHH donde estan los familiares de los desaparecidos de la cantuta que prefieren esperar a cobrar la milloraria suma de reparacion civil antes de ayudar a este señor?

Todas las ONGs (que reciben plata del extranjero para luchar por los derechos humanos) deberia apoyarlo. La prensa tambien. Seguro que corrieron detras de el para sacarle informacion y ahora que no les sirve ya se olvidaron.

Me quedé estupefacto con el testimonio que deja este documental de la etapa más negra de la democracia en el Perú, donde una mente tan perversa y desquiciada como Fujimori y su cúpula puede haber abierto con heridas imborrables en el corazón de tantos Peruanos humildes y con sed de justicia por lo que hoy Ollanta enarbola en su gobierno, la justicia social para los más necesitados.

donde estan todas las ONG , los izquierdistas, que no le dan una pension al pobre hombre

LA SENSIBILIDAD DEL PRESIDENTE OLLANTA SE FIJE EN ESTE SEÑOR Q CNTRIBUYO CON MUCHO CON LA REPUBLICA, CON LA DEMOCRACIA. NO ES POSIBLE Q VIVA COMO UNA SUBESPECIE HUMANA. EN ESE HOMBRE ESTAMOS TODOS NOSOTROS

gracias a este hombre pudimos conocer la verdad de los hechos porque sin cuerpo no hay delito, como ahora dicen los abogados por Ciro Castillo. ojala tambien podamos conocer la verdad de ese chico

tambien pienso que debio haber recibido ayuda al menos contar con buen trabajo porque demostro ser muy valiente ya que en ese tiempo podian haberlo asesinado, es una pena que aun este en el mismo sitio y con el mismo trabajo..

A este humilde hombre del pueblo, el gobierno debe darle una pensión de gracia como dan a los artistas por su heroica acción, no se debe ser indiferente hizo que la verdad salga a luz.
Todos nos enteráramos del famoso grupo Colina.

SEÑORES DEL GOBIERNO DE TURNO POR FAVOR DENLE LA MANO A ESE HÉROE ANÓNIMO QUE AHORA ES CUANDO LO NECESITA.NO DEBEMOS OLVIDAR SU CONTRIBUCIÓN A ESCLARECIMIENTO DE LOS HORRENDOS ASESINATOS DEL GRUPO COLINA NEGADO HASTA ENTONCES POREL GOBIERNO DE TURNO.

No solamente indennizacion por parte del stado, sino, el reconocimiento internacional departe de akellos kiens velan por los derechos humanos, este señor humilde como se aprecia en la fotos, tuvo la valentia de denunciar a los violadores de derechos humanos mediante su crokis k sirvio para ubicar a los estudiantes universitarios y al prof. de la Cantuta.

apoyemos que el estado destine parte de lo que se embargo los bienes del grupo colina en favor de esta persona que fue de mucha ayuda para esclarecer las atrocidades de fujimori y esta persona merece ser solucionado su cituacion como se olvido el estado en parte no sabe recopnocer a las personas que contribuyen muchisimo mas que un congresista y sin embargo se espera que este en esta cituacion ni asi el estado no se pronuncia que mesquindad bueno onvoquemos al presidente Ollanta que claro marca la diferencia entre otros mandatarios que se le de lo que le corresponda a este SR en si con todo lo que participo en ayuda al estado y la justicia no nesecita pedir a nadie simplemente el estado sea justo en darle o otorgarle una partida por que considero que se merece mas que un congresista espere

El señor Arizapana, es un ciudadano que debe ser indemnizado por el Estado, primero porque estuvo preso injustamente acusado de un delito que jamas cometió (terrorismo) y, luego porque puso a la sociedad y al propio Estado ante la evidencia que el gobierno de Fujimori, juzgado y sancionado por ello, cometió crímenes de lesa humanidad.
Es obligación del Estado asumir su protección y, en su situación actual, internarlo en la institución de salud más apropiada para la recuperación de su salud.
Es lamentable que el diario La República, propicie la mendicidad, cuando ellos saben, que lo que corresponde es tratarlo con la dignidad que merece como ser humano

Se le debe dar una Pension 65 completa de 750 soles mensuales y una casa se lo gano!.

La situación de ese caballero será una prueba clave de la calidad de la sociedad peruana actual y no solo de su justicia.

A ver pues Perú.

Pensar q a este pobre hombre pudo haberle pasado lo mismo q al Prof. y estudiantes de la Cantuta si se daban cuenta q los estaba espiando cuando enterraban sus víctimas. Como felizmente no hay crimen perfecto, don Justo Arizapana descubrió el lugar y todo el resto de la historia ya se conoce. Ahora, q lo tenemos postrado, el Estado debe urgentemente hacerse presente para brindarle la ayuda q necesita la misma q será minúscula comparada con su oportuna participación en el esclarecimiento de los censurables hechos. Como toda persona humilde, se nota q este valiente reciclador nunca exigió nada al país por su meritoria colaboración por lo q creemos q no es tarde aún para q le llegue el justo reconocimiento a su gallardía y valor.

Debemos ayudar a este gran hombre, el tuvo la valentía de avisar acerca del crimen cometido por el grupo colina.
Debemos abrir una cuenta a nombre del señor Arizapana, y se que el pueblo peruano generoso de gran sensibilidad social y cristiana le va a apoyar.
El estado peruano debe asignarle una pensión mensual. El se merece.

Esto deberia retumbar en la sociedad,, y no es justo q un hombre q ayudo a la democracia viva en estas condicones xq el supo obedecer sus principios,, minetras q otros q se les cruza las ideas comunistas dictatoriales y hasta respaldan narcoterrorismo como ese soberon ,, visten lanillas y rentas de narcos y cocaleros mm reinvidiquemos a este hombreee,, hagamos algooooo,,,,

A ESTE BUEN HOMBRE EL PUEBLO PERUANO DEBERIA PREMIARLO CON UNA CASA Y CON SU SALUD DE TODO LO QUE HA ROBADO MONTESINOS CON FUGIMORI DEBERIAN DARLE UNA ENESIMA PARTE Y ESE FUGIRATA DEBE ESTAR CON CADENA PERPETUA

Yo creo que es un asunto que nos involucra a todos a unos directamenta y a otros indirectamente. Debemos de ayudar!! espero que el diario sea un medio para poder ayudar a este hombre que pudo no avisar a nadie sobre lo sucedido y hasta lal fecha hubieramos estado buscando los cuerpos de los estudiantes!!
Gracias señor Arizapana!!!

habran una cuenta para el srs de la repiublica yo donare gustoso para ese heroe

A este hombre deberían darle un sueldo mínimo vital de por vida, ya que gracias a su testimonio se puedo hacer justicia.

Se debe tomar una diezmilesima parte de los que robaron Fujimori y Montesinos para comprarle una casa digna y darle atencion medica a este heroe nacional.

Demos la mano a Justo. Seamos generosos y agradecidos. Gracias a su amigo, que tiene un gran corazón se supo de la tragedia de este buen ciudadano. Roguemos también por su recuperación. Que Plan 65 le llegue a Justo. Estos casos son los que se necesita ayudar porque son justos. Enviémosle energía positiva.

Me parece que estan ekivocados, TODOS debemos ayudarle porque es nuestro deber como peruanos, y asi tambien a todos los que luchan porque los horrendos crimenes ,asesinatos y robos que hubieron en ese gobierno se descubran y ese dinero que obtubieron esos zárrapas que les quiten y se les de a eeste pobre hombre.

Que indignantes los comentarios de arriba! Todos como peruanos le debemos algo a este hombre, que tuvo las agallas suficientes para hacer lo que hizo.

Es el gobierno que debe hacerce cargo de el, dejen a los deudos de la cantuta, que ya suficiente han tenido. El gobierno y empezar a recuperar el dinero robado por el reo Fujimori y su hija Keiko, para utilizarlo en casos como estos.

mejor aun todos ayudarlo , porque no solo ayudo a los familiares de los amigos de la cantuta, sino que ayudo a todo el pais.

Es la maldicion del grupo colina.
Pero donde estan los deudos de los desaparecidos de la Cantuta que cobraron significativos pagos por sus muertos gracias a los grupos de DDHH y todo el alboroto que se genero (fueron terroristas solo ellos mismos lo saben) es tiempo de que ellos ayuden a este pobre hombre gracias a èl tiene el dinero que cobraron alcanzaron la fama y sobre todo encontraron los restos de sus familiares
SRES DEUDOS DE LA CANTUTA SU DEBER Y OBLIGACION ES AYUDAR A ESTE HOMBRE

y ahora seguro k el grupo colina lo dejo asi

los parientes de las victimas de la cantuta debrian devolverle la ayuda ahora que el la necesita. Seria ellos y ellas las personas que en primera instancia debrian tenderle la mano.
"Hoy por ti manana por mi"

 

 

 

Compartir este post

Repost0

Comentarios

Présenta

  • : cinabrio blog
  • : Ecología y sostenibilidad socioambiental, énfasis en conservación de ríos y ecosistemas, denuncia de impacto de megaproyectos. Todo esto es indesligable de la política y por ello esta también se observa. Ecology, social and environmental sustainability, emphasis on conservation of rivers and ecosystems, denounces impact of megaprojects. All this is inseparable from politics, for it, the politics is also evaluated.
  • Contacto

Perfil

  • Malcolm Allison H malcolm.mallison@gmail.com
  • Biólogo desde hace más de treinta años, desde la época en que aún los biólogos no eran empleados de los abogados ambientalistas. Actualmente preocupado …alarmado en realidad, por el LESIVO TRATADO DE(DES)INTEGRACIÓN ENERGÉTICA CON BRASIL
  • Biólogo desde hace más de treinta años, desde la época en que aún los biólogos no eran empleados de los abogados ambientalistas. Actualmente preocupado …alarmado en realidad, por el LESIVO TRATADO DE(DES)INTEGRACIÓN ENERGÉTICA CON BRASIL

Recherche

Liens