Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog
9 febrero 2012 4 09 /02 /febrero /2012 15:52

Vista aérea Museo Nacional y Centro de Investigación de Altamira. Pulsar imagen para ampliar.

El Museo Nacional y centro de investigación de Altamira es un centro para la conservación, investigación y difusión de la cueva de Altamira, en Santillana del Mar (Cantabria, España), nombrada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

.

La protección de la Cueva de Altamira ha sido el principal condicionante en la ubicación, concepción y construcción del edificio que alberga la nueva sede del Museo de Altamira, inaugurada en 2001, proyectado por Juan Navarro Baldeweg.

Es un edificio minimalista, integrado en el paisaje como continuación de la esencia de la Cueva de Altamira, proyectado para albergar los espacios en los que se desarrollan las tareas de este museo: los espacios de exposición permanente, que incluyen la reproducción de la famosa sala de polícromos, laboratorios, aulas para actividades, auditorio, biblioteca, cafetería, tienda, etc

http://museodealtamira.mcu.es

.

Vista general de la reproducción de la cueva de Altamira

.

Junto a la cueva, el museo ofrece al visitante talleres de tecnologías prehistóricas y la exposición permanente «Los tiempos de Altamira», con objetos procedentes de dicho yacimiento, así como de los de El Morín, El Juyo y El Rascaño. También forma parte de esta exposición la denominada Neocueva, una réplica artificial de las cuevas originales, construida con objeto de preservar las mismas de los perjuicios derivados de una afluencia masiva de visitantes.

.

El Museo de Altamira es un espacio para la investigación, conservación y difusión de la Prehistoria. Su oferta cultural está destinada a todos los públicos y diseñada para conocer, experimentar y disfrutar la vida de quienes pintaron y habitaron la Cueva de Altamira.

 

 

 

.

.

.

 

El Museo de Altamira muestra cómo era el norte de la península hace 400.000 años

Una exposición muestra cómo eran los paisajes, la fauna y los primeros pobladores

Se ha realizado gracias a los descubrimientos arqueológicos de todo el siglo XX

Reúne más de 300 restos procedentes de diversos museos

http://www.rtve.es/noticias/20080729/museo-altamira-muestra-como-era-norte-peninsula-hace-400000-anos/124012.shtml

.

Archivo:AltamiraBison.jpg

.

El amplio número de personas que deseaba ver la cueva y el largo periodo de espera para acceder a ella (más de un año) hizo plantearse la necesidad de construir una réplica. Desde 2001, junto a la cueva se levanta el Museo Nacional y Centro de Investigación de Altamira, obra del arquitecto Juan Navarro Baldeweg. Destaca en su interior la llamada Neocueva de Altamira, la reproducción más fiel que existe de la original y muy similar a como se conocía hace 15.000 años. En su interior se puede contemplar una reproducción de las famosas pinturas del Gran Techo de la cueva, llevada a cabo por Pedro Saura y Matilde Múzquiz, catedrático de fotografía y profesora titular de dibujo de la Facultad de Bellas Artes de la Universidad Complutense de Madrid, respectivamente. En esta reproducción se utilizaron las mismas técnicas de dibujo, grabado y pintura que emplearon los pintores paleolíticos. La reproducción se llevó a tal extremo que durante el estudio de las originales se descubrieron nuevas pinturas y grabados.

.

 

Gran sala de polícromos de Altamira, publicado por M. Sanz de Sautuola en 1880.

 

 

 

COLECCIONES

.

Se custodian y muestran varias colecciones, procedentes de los hallazgos de la propia Cueva de Altamira y de otras próximas, tales como:4

 

.

Archivo:Altamira 4.jpg

Representación del panel de los bisontes publicada en 1906 por Cartailhac y Breuil.

.

Referencias

  1.  UNESCO (2007). «Cave of Altamira and Paleolithic Cave Art of Northern Spain (Maps and coordinates)» (en inglés). Consultado el 27 de diciembre de 2009.
  2.  El Diario Montañés. «La reproducción más fiel de la Altamira original»(HTML), eldiariomontanes.esEditorial Cantabria Interactiva S.L. (Grupo Vocento), 25 de junio de 2010. Consultado el 22 de julio de 2011.
  3.  Lasheras et ál., Fatás, p. 25
  4.  Ministerio de Cultura. «Colecciones del Museo». Museo de Altamira. Consultado el 9 de julio de 2011.

[editar]Bibliografía

  • Lasheras, José Antonio; de las Heras, Carmen; Montes, Ramón; Rasines, Pedro; Fatás, Pilar (Enero-Febrero-Marzo 2002). «Dossier: “La Altamira del siglo XXI”» (PDF)Patrimonio Histórico de Castilla y León (Valladolid: Fundación del Patrimonio Histórico de Castilla y León):  pp. 22-34. ISSN 1578-5513. Consultado el 3 de julio de 2011.

 

.

Archivo:Altamira cave plan Breuils numbers.jpg
 

.

“La Altamira del siglo XXI”

El director y un equipo de expertos e investigadores del Museo y Centro de Investigación de Altamira describe el proceso de realización de la reproducción de esta cueva, considerada “la Capilla Sixtina del Arte Cuaternario”.

La reproducción de Altamira ha sido durante muchosaños una de las aspiraciones de Cantabria, ya que la ideade crear un facsímil de la Sala de Pinturas comenzó agestarse en los años veinte. En 1977, tras el cierre de la cuevaal público por motivos de conservación, se retomó aquellavieja idea como manera de satisfacer a los miles de visitantesque se acercaban hasta el sitio de Altamira con la ilusión, frustrada,de conocer la “Capilla Sixtina del Arte Cuaternario”.Para los medios de comunicación y el gran público la reproducciónera el único objetivo de cualquier acción que se pusieraen marcha.Se propusieron entonces varios proyectos de réplica, todosellos con una concepción técnica y espacial similar a laque se había puesto en marcha en Lascaux (Montignac, Francia),donde su facsímil se había convertido en un importantepolo de atracción de visitantes. En Altamira la instalación de laréplica en las inmediaciones del original hubiera constituidoun riesgo evidente y, además, dichos proyectos no abordabanla mejora de un museo dedicado al Paleolítico ni los problemasde infraestructuras e instalaciones necesarios para acogera los cientos de miles de visitantes que la réplica atraería, produciendoun enorme déficit de servicios.Ante la falta de viabilidad de las propuestas existentes seestimó que la solución tenía que ser totalmente diferente, decarácter global, abordando todos los aspectos pendientes ydotando a Altamira de las características de un museo moderno.Con estas premisas se elaboró un amplio programa museológicoen el que se incluía tanto la conservación del monumento y su entorno como la adecuada gestión y difusiónde la cueva de Altamira, programa museológico que fueaprobado por el Patronato de las Cuevas de Altamira en 1992.El desarrollo de este plan requería una serie de actuacionestan indispensables como costosas. No se trataba solo dela construcción del nuevo edificio, era necesario también adquirirlos terrenos donde este debía instalarse, reordenar eltráfico rodado mediante el desvío de viales, adquirir y demolerviviendas e instalaciones ganaderas que, situadas en la vecindadde la cueva de Altamira, suponían un grave riesgo parala misma y reformar los antiguos pabellones del museo comosalas para las exposiciones temporales. Diversas institucionesy la iniciativa privada aunaron esfuerzos para que este ambiciosoproyecto llegara a buen término. Para ello se constituyóel Consorcio para Altamira, en el que cual se integraron el Ministeriode Educación y Cultura, el Gobierno de Cantabria, elAyuntamiento de Santillana del Mar y la Fundación MarcelinoBotín, y se contó con la financiación parcial de los fondosotorgados por la Unión Europea (FEDER)

.

 

Bisonte El Pindal

NUEVO HALLAZGO. María González Pumariega señala el bisonte descubierto en 2005 ante el alcalde y el entonces director general de Patrimonio, Carlos Madera. / P. C. (Fuente: La Voz de Avilés)

 

.

Un nuevo museo

La construcción del nuevo edificio para Museo fue encargada

por el Patronato de Altamira al arquitecto Juan Navarro Baldeweg.

Responde al programa espacial y funcional de un museo

que se desarrolla prácticamente en una planta única. La

arquitectura resulta estrictamente contemporánea y de formas

rotundas, prismáticas. Su construcción, semienterrada, así

como su escasa altura facilitan su integración en el paisaje.

En este edificio se integraron tanto las áreas de trabajo e

investigación como los despachos, biblioteca y laboratorios, así

como las áreas de servicios y exposición destinadas al público

general. La Neocueva –la reproducción facsímil de la cueva de

Altamira– y el resto de la exposición permanente se sitúan

en el mismo edificio del Museo, lo cual facilita enormemente

la consideración de la primera como parte de la exposición

permanente y la relación de contenidos entre ambas. Neocueva

y exposición se integran y forman parte de la misma

propuesta de comunicación en torno al Paleolítico.

 

 

.

Archivo:Altamira, doe.JPG

Reproducción de la «Gran cierva», bajo su cabeza un pequeño bisonte en negro.

 

 

Los criterios en base a los que debía recrearse la cueva de

Altamira quedaron claramente establecidos desde el Museo

de Altamira. Debía reproducir el vestíbulo y la “Sala de Pinturas”,

tal como eran hace 14.500 años, cuando la cueva fue habitada

y pintada por las gentes del Magdaleniense Inferior,

eliminando los añadidos artificiales y los derrumbamientos

prehistóricos. La reproducción debía ser minuciosa y exacta,

capaz de transmitir la belleza de su magnífico arte. Para ello se

ha necesitado investigar nuevos métodos de trabajo.Así, la topografía

de la cavidad se consiguió a través de tecnología láser

digital, desarrollándose con una precisión de hasta 40.000

puntos de medición por m2 en el “Gran Techo Pintado”. Así

mismo, todo el proceso de realización de la neocueva ha supuesto

un aporte tecnológico considerable como veremos a

continuación.

Nos introducimos en la réplica a través de un acceso lateral.

La neocueva mantiene la misma orientación septentrional

que el original, permitiendo la contemplación de un paisaje

similar. En las inmediaciones de la boca de la gruta, un bosquecillo

de abedules y avellanos recrea la vegetación de la

época. Sorprende la luminosidad y la amplitud de la boca y

del vestíbulo. Las bandas de cazadores – recolectores de esta

época vivían de la caza, la pesca, el marisqueo y la recolección

de vegetales. Organizaban la superficie para hacer más confortable

la cueva, encendiendo hogares para conseguir luz y

calor y realizar, en torno a ellos las labores cotidianas. Hombres

y mujeres, adultos y niños compartían, según sus capacidades,

los trabajos que permitían la supervivencia del grupo.

Una recreación virtual, inmersa en una escenografía paleolítica,

hace presentes a los antiguos habitantes de la cueva y nos

aproxima a la vida de hace miles de años.

Unos pasos más adelante, se reproduce una excavación

 

arqueológica en plena actividad, con una estratigrafía inspirada

en el modelo de Altamira. Es un recurso museográfico, elaborado

con materiales reales, que propicia visitar los trabajos de

campo de una excavación paleolítica. La excavación es un trabajo

minucioso que busca reconstruir la vida de nuestros antepasados

a través del estudio de los restos de sus actividades

que se han conservado. Una mirada atenta permite distinguir

hasta los más sutiles detalles del yacimiento y el instrumental

empleado por los arqueólogos.

Continuando por la pasarela llegamos a un rincón en el

que se encuentra una osera. Cuando en la cueva no vivían los

hombres, los osos de las cavernas las emplearon para hibernar.

Al llegar los fríos, buscaban refugio en las grutas, excavaban las

“oseras”, y pasaban hibernando la estación más dura del año.

Este animal de gran porte era mayor que el actual oso pardo;

podía alcanzar los cuatrocientos kilos. A pesar de su aspecto

fiero, consumía gran cantidad de vegetales.A veces, los adultos

o las crías, no conseguían superar el largo invierno y morían en

la cueva. Como testimonios de su presencia, además de sus

huesos, nos han dejado las huellas de su paso sobre la arcilla

blanda del suelo y vigorosos zarpazos en las paredes.Todos los

vestigios se perciben en esta osera y su entorno inmediato.

Más adelante, llegamos al “taller del pintor”, situado junto

a varias pantallas que proyectan continuamente la recreación

del proceso de creación de un bisonte “polícromo”.A su lado,

advertimos los útiles del pintor: lapiceros de carbón vegetal,

ocres, lamparillas, etc.

 

Por fin, alcanzamos el lugar más emblemático de la cueva,

el Gran Techo Pintado. Su descubrimiento demostró que el

talento y el genio creador eran posibles en culturas muy antiguas.

La neocueva permite apreciar la contigüidad entre el

área de hábitat y el reservado para el arte.

La altura original de la sala de pinturas superaba ligeramente

el metro. El suelo primitivo se excavó para que los visitantes

puedan apreciar los grabados y pinturas con más

comodidad. Podemos imaginar las dificultades que tuvo que

superar el pintor para realizar su obra. La escasa altura le obligaba

a trabajar agachado y adoptar incómodas posturas para

observar los animales en toda su extensión.

Las figuras “policromas” de Altamira son, en realidad, “bícromas”.

Los colores utilizados son el negro del carbón vegetal

y el rojo del ocre. Éstos se emplean con diversa intensidad

y se integran con el tono del techo, combinándose con el grabado,

lavado y raspado. Otras figuras del gran panel han sido

ejecutadas con métodos más sencillos, aplicando un solo color

o, únicamente, grabándolas. Los colores se han conseguido

a partir del carbón vegetal, arcillas y tierras naturales (óxidos

de hierro y manganeso), disueltos en agua.

Como sucede en el yacimiento arqueológico, en el Gran

Techo, aparecen manifestaciones artísticas de diversos momentos

del Paleolítico Superior. La observación atenta del techo

permite distinguir varias superposiciones que denotan

que su decoración se llevó a cabo en diversas etapas y, además,

permite estudiar la sucesión de estilos, técnicas y temas.

Pero pasemos a observar, con más detalle, el Gran Techo,

sintiendo la emoción de redescubrir las obras del pasado. Podemos

distinguir en él dos zonas, separadas por una grieta

que cruza longitudinalmente la Sala, la izquierda, más elevada

y situada al Norte, y la derecha, ubicada al Sur, donde la altura

es menor. En la primera, se localizan la mayoría de los “polícromos”,

pintados en el período denominado Magdaleniense

Inferior y, en la segunda, otras representaciones, generalmente

más antiguas, como manos en negativo y positivo, caballos en

rojo con trazo baboso y tintas planas, signos, etc., atribuidos al

Solutrense Superior. Por todo el techo, confundiéndose, a veces,

con las pinturas, se distribuyen numerosos grabados de

animales y trazos no figurativos.

El conjunto de los “policromos” de la porción izquierda

está formado por dos ciervas, dos caballos y más de una veintena

de bisontes en diferentes posturas y actitudes. A éstos

podríamos añadir otros tres en la zona derecha, relacionados

con los anteriores por su estilo. El tamaño de la mayoría de

estos animales ronda los dos metros desde el morro al comienzo

de la cola. Los demás son algo más pequeños.

.

En el sector derecho, la mayoría de las figuras muestran

un estilo diferente al de los “policromos”. Su aspecto es más

arcaico, empleándose frecuentemente el color rojo. El animal

más representado es el caballo.Advertimos, pues, la presencia

de dinámicos caballos, en rojo, cuya ejecución se remontaría

al período Solutrense Superior, figuras de cabras,

ciervos, etc.

Pero el arte de Altamira no se reduce a la “Sala de Pinturas”,

por doquier, en las restantes galerías de la gruta se descubren

magníficas muestras de arte rupestre. La neocueva

concluye con una suave transición hacia el resto del museo.

Un trampantojo, con una gran fotografía del interior de Altamira,

conduce hacia un pasillo con facsímiles, dispuestos a uno

y otro lado de las paredes, recogiendo grabados y pinturas de

la última galería de Altamira: la “Cola de Caballo”.

 

.

 

 

La presencia de grandes masas de hielo (en blanco) en el Paleolítico Superior hizo retroceder la línea de costa de forma considerable (verde claro). En el mapa, el punto amarillo indica la posición de la cueva de Altamira y en rojo otras cuevas con arte parietal. http://es.wikipedia.org/wiki/Cueva_de_Altamira

.

 

Antes de Altamira

Comprender Altamira pasa, necesariamente, por conocer cómo

era el mundo durante el período Pleistoceno, fase con la

que se inicia la Era Cuaternaria y en la cual evolucionaron el

hombre y las diferentes culturas desarrolladas por el mismo.

Los cambios en el clima, la fauna y la flora, los distintos

homínidos que aparecieron, evolucionaron y se extinguieron

durante el Pleistoceno, y el progreso tecnológico humano,

ejemplificado con el desarrollo de las industrias sobre piedra,

son las tres líneas a través de las que se muestra el desarrollo

previo a la época de Altamira, líneas que culminan precisamente

con la presentación del ecosistema de Altamira hace

15.000 años, el hombre moderno (protagonista de esa época)

y la tecnología sobre piedra y hueso que el mismo dejó en

los estratos arqueológicos de la cavidad.

.

 

La UNESCO cataloga como Patrimonio de la Humanidad al arte rupestre cantábrico. (07-07-2008)

Dentro de la ampliación de la declaración de la Cueva de Altamira de 1985, la UNESCO inscribió como Patrimonio de la Humanidad las cuevas de arte rupestre paleolítico de Cantabria, Asturias y País Vasco. La decisión la tomó en el marco de la XXXI reunión anual que se celebra del 2 al 10 de julio de 2008 en la ciudad canadiense de Québec.

En concreto, la UNESCO decidió catalogar como Patrimonio de la Humanidad 17 cavidades:

En Cantabria, (9): ChufínHornos de la PeñaMonte Castillo (Las Monedas, El castillo, Las Chimeneas y La Pasiega), el PendoLa Garma y Covalanas.

En Asturias (5): Tito BustilloLa Peña de CandamoLa CovaciellaLlanín y el Pindal.

En el Pais Vasco, (3): Santimamiñe (Kortezubi), Ekain (Zestoa), Altxerri (Aia).

La UNESCO considera que las 17 cuevas admitidas reúnen condiciones de excelencia equiparables a la Cueva de Altamira, la obra maestra del arte universal de todos los tiempos, que constituye un testimonio excepcional, pero no único, de una civilización desaparecida y sólo puede ser entendida dentro de un fenómeno cultural que explica su origen y en el que se encuentra su verdadera significación: el arte rupestre paleolítico de la cornisa cantábrica.

 

.

La vida en tiempos de Altamira

.

Altamira fue ocupada durante el Paleolítico Superior, más

concretamente durante los períodos Solutrense superior (entre

18.500 y 16.500 años antes del presente) y Magdaleniense

inferior (16.500 y 14.000 años). Es la época de máximo

esplendor de la cultura y el arte de los pueblos del Paleolítico,

con una refinada y efectiva industria sobre piedra y soportes

óseos (puntas de caza, cuchillos, raspadores, buriles, etc.), y un

desarrollo impresionante de las manifestaciones artísticas que

alcanza, incluso, a los objetos de uso cotidiano.

Durante esa época, caracterizada por un clima –en general–

fresco y húmedo, la caza del ciervo, la pesca fluvial de salmones

y truchas y la recolección en el bosque mixto (frutos

del bosque, tubérculos, setas y champiñones, hierbas y arbustos

aromáticos y/o medicinales, etc.) y en la costa (marisqueo),

fue la base de la economía de los grupos humanos que

se movían por el territorio. En este sector se desarrollan aspectos

relacionados con la vida cotidiana, la salud y enfermedad,

los llamados “paleolíticos del siglo XXI”, la presencia en el

territorio y muerte y ritual.

 

.

 

 

 

El primer arte

.

Una de las expresiones culturales innatas al hombre moderno

es su capacidad de transmitir sus comportamientos simbólicos

por medio de la expresión artística. El Arte de la Prehistoria

es un fenómeno presente en todo el mundo, que se

desarrolla de manera paralela a la colonización del planeta

por parte de los grupos humanos.

Consta de dos grandes tipos de manifestaciones, el Arte

Mueble (ejecutado sobre objetos como huesos, astas y piedras)

y el Arte Rupestre (realizado sobre las paredes de cavidades

y afloramientos rocosos). En este sector se presentan

algunas de las manifestaciones más sobresalientes recuperadas

recuperadas

en yacimientos cantábricos y de otras zonas de la Península

Ibérica. Se tratan específicamente temas relacionados con

la distribución del Arte Paleolítico, el arte rupestre, el arte

mueble, la música y se proyecta un audiovisual sobre el Arte

Paleolítico. Este audiovisual, con el cual finaliza el recorrido por

este sector, constituye, sin duda alguna, una de las ofertas más

impactantes de la exposición permanente. Concebido como

una lluvia de ideas y sugerentes imágenes, acerca al espectador

al Arte Paleolítico en todas sus vertientes y, especialmente,

a su significado temporal e intemporal.

.

Asociación de animales en el gran panel de la Cueva de Altamira según elparadigma de Leroi-Gourhan:
El animal central es el bisonte (la mujer), con algunos caballos complementarios (el hombre); siendo acompañados de animales periféricos, en este caso jabalíes y ciervos.

 

.

El fin de una época

.

Hace 10.000 años, aproximadamente, finaliza el Pleistoceno, y

con él, la última glaciación que ha registrado la Tierra hasta la

actualidad. Este hecho supuso cambios climáticos, ecológicos

y medioambientales de enorme trascendencia que afectaron

a las comunidades humanas. Éstas respondieron a las nuevas

condiciones modificando, no sólo los comportamiento económicos,

sino también los culturales. Es el final del Paleolítico.

 

 

.

Compartir este post

Repost0

Comentarios

Présenta

  • : cinabrio blog
  • : Ecología y sostenibilidad socioambiental, énfasis en conservación de ríos y ecosistemas, denuncia de impacto de megaproyectos. Todo esto es indesligable de la política y por ello esta también se observa. Ecology, social and environmental sustainability, emphasis on conservation of rivers and ecosystems, denounces impact of megaprojects. All this is inseparable from politics, for it, the politics is also evaluated.
  • Contacto

Perfil

  • Malcolm Allison H malcolm.mallison@gmail.com
  • Biólogo desde hace más de treinta años, desde la época en que aún los biólogos no eran empleados de los abogados ambientalistas. Actualmente preocupado …alarmado en realidad, por el LESIVO TRATADO DE(DES)INTEGRACIÓN ENERGÉTICA CON BRASIL
  • Biólogo desde hace más de treinta años, desde la época en que aún los biólogos no eran empleados de los abogados ambientalistas. Actualmente preocupado …alarmado en realidad, por el LESIVO TRATADO DE(DES)INTEGRACIÓN ENERGÉTICA CON BRASIL

Recherche

Liens