Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog
12 septiembre 2011 1 12 /09 /septiembre /2011 21:28

Aftermath of the September 11 attacks: Pakistan which was a quite peaceful country before 9/11 started to face massive terrorist attacks…

.

Los ataques del 11 de septiembre de 2001, que pusieron a Pakistán en la primera línea de la “guerra contra el terrorismo”, hundieron a la única potencia nuclear musulmana en el caos y en un baño de sangre, al tiempo que crecía la sospecha de que apoyaba a Al Qaeda.
La condición de Pakistán como país dotado de armas nucleares otorgó al mandato de Pervez Musharraf un perfil política y militarmente muy relevante que aprovechó Washington.

.

.

Pero Pakistán no se libró de los riesgos de desestabilización interna derivados de las protestas masivas de su población contra la intervención estadounidense en Afganistán: la castigada población civil afgana, llegaba masivamente a sus fronteras, ya que mantenía estrechos vínculos étnicos y religiosos con los pakistaníes.

Pakistán ha sido visto como un socio necesario, pero poco fiable, en la campaña de Occidente de aislar y alterar la eficacia operativa de grupos terroristas islamistas. Washington pudo haber gastado miles de millones de dólares en apuntalar, en primer lugar, la dictadura militar del presidente Pervez Musharraf, y, ahora, el gobierno democráticamente elegido del presidente Asif Ali Zardari, pero ha mostrado poco entusiasmo por tomar mucha atención de las preocupaciones propias de Islamabad.

El Gobierno de Zardari no ha dejado de advertir a Washington y sus aliados de los peligros de actuar muy agresivamente contra los bastiones talibanes en las áreas tribales de la frontera del Noroeste. Pero los estadounidenses simplemente han continuado con sus ataques quirúrgicos contra objetivos talibanes y de Al-Qaeda. Como resultado, se han indispuesto contra el gobierno a vastas zonas de la población de Pakistán – que antes no intervenían en el compromiso del gobierno pakistaní en “La Guerra de EEUU contra el Terrorismo”.

.

Huida de Swat

mayo de 2009 – Cientos de paquistaníes buscan refugio ante la ofensiva que planea el Gobierno de Islamabad contra los talibanes en el valle de Swat

 

.

Archivo:Provinces and territories of Pakistan named es.svg

 

File:WTC-remnant highres.jpg

 

Pakistán, la otra víctima del 11 de septiembre

Los ataques de 2001, que pusieron a Pakistán en la primera línea de la “guerra contra el terrorismo”, hundieron a la única potencia nuclear musulmana en el caos. Las sospechas de que apoyaba a Al Qaeda le valieron un baño de sangre.

.

.

.

Rinde Pakistán homenaje a víctimas del 11-S

Londres, 11 Sep (Notimex).- El gobierno de Pakistán rindió hoy homenaje a las víctimas de los atentados del 11 de septiembre de 2001 contra las Torres Gemelas en Nueva York y el Pentágono en Washington, en el marco del décimo aniversario de los ataques.

“Pakistán se une a la gente de los Estados Unidos y del mundo en honor a la memoria de todos aquellos que perdieron sus vidas el 11 de septiembre, así como aquellos que han sido víctimas del terrorismo en el mundo”, indicó el Ministerio paquistaní de Relaciones Exteriores.

En un comunicado, la cancillería expresó su solidaridad con el pueblo estadunidense por el dolor que representa la pérdida de vidas humanas, recordando que Pakistán ha sido y es blanco del terrorismo, según reporte de la cadena privada Dawn.

“Como un país que ha sido gravemente afectado por el terrorismo, reafirmamos nuestra determinación nacional para fortalecer la cooperación internacional para la eliminación del terrorismo”, destacó el Ministerio del Exterior.

En su declaración, la cancillería llamó a la comunidad internacional a refrendar su compromiso en la lucha global contra el terrorismo e impulsar entre las naciones la tolerancia y hermandad entre los pueblos.

“Hoy la comunidad mundial renueva su compromiso de defender los nobles ideales de tolerancia, de la humanidad, de hermandad y amistad entre todos los pueblos y su determinación de trabajar para crear un mundo mejor”, subrayó.

NTX/CRM/JGN/SEPTIEMBRE11/

.

.

.

Pakistán prohibe visitas a casa de Bin Laden por 11 Sep

ISLAMABAD (AP) — Pakistán no permite que periodistas y otros visitantes se acerquen a la casa donde vivió el jefe de al-Qaida Osama bin Laden previo al 10mo aniversario de los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001.

Mohammed Arif, policía de Abotabad, donde se encuentra dicho complejo, dijo el viernes que un nutrido número de extranjeros, entre ellos un diplomático danés y dos periodistas franceses, fueron detenidos brevemente esta semana antes de que se les permitiera regresar a Islamabad, capital del país.

Los extranjeros en Pakistán han sido sujetos a un mayor escrutinio desde que Estados Unidos realizó en mayo el operativo donde se escondía Bin Laden.

La incursión provocó vergonzosas interrogantes sobre cómo la CIA pudo rastrearlo sin el conocimiento de las autoridades paquistaníes.

Hasta el momento no se ha prohibido de manera formal el ingreso de los medios de comunicación a Abotabad.

.

.

Islamitas protestan en aniversario del 11/sep en Pakistán
 

ISLAMABAD — Partidarios de un grupo político islamita en Pakistán aprovecharon el aniversario de los ataques del 11 de septiembre el domingo para realizar actos de protesta contra Estados Unidos.

En Islamabad, un centenar de personas alzaron carteles con leyendas alusivas a teorías conspirativas de que Estados Unidos o Israel provocaron los ataques.

También hubo una manifestación en la ciudad de Multan, en el centro del país.

En Karachi, unas 100 personas protestaron contra la guerra en Afganistán, iniciada luego de los ataques.

Las manifestaciones fueron organizadas por Jamat-e-Islami, el partido islamita más grande del país, que denuncia la supuesta guerra de Estados Unidos contra el islam.

Read more: http://www.elnuevoherald.com/2011/09/11/1022539/islamitas-protestan-en-aniversario.html#ixzz1XkVDighn

.

.

 

 


 

 

Subido por el 30/08/2011

. Un informe especial de AFPTV. (Duración: 00:02:19)

 .

Archivo:Pervez Musharraf - World Economic Forum Annual Meeting Davos 2008 numb2.jpg

Pervez Musharraf (n. Delhi en 1943) fue 2 veces presidente y simultáneamente jefe del ejército de Pakistán entre 2001 y 2008. Tras los atentados del 11 de septiembre de 2001 se convirtió en uno de los principales aliados de los Estados Unidos en su lucha contra el terrorismo.

 Musharraf participó en dos guerras contra la India a lo largo de su carrera militar y tras presidir el Alto Mando del ejército pakistaní encabezó el golpe de estado de 1999 en contra de Nawaz Sharif, quien acababa de destituirlo.
Tras un ínterin de ocho meses, el 20 de junio de 2001, Pervez Musharraf se proclamó presidente, disolvió el Parlamento Federal y los Parlamentos Autónomos y se hizo con el poder absoluto en Pakistán, decisión que fue muy criticada por algunos países, entre ellos Estados Unidos.

Tras ganar las cuestionadas elecciones del 6 de octubre de 2007, Pervez Musharraf había prometido renunciar a su cargo de jefe del ejército y llevar a cabo un gobierno civil. La ex primer ministro Benazir Bhutto retornó al país días después tras varios años de exilio, con la esperanza de un retorno paulatino a la democracia. Sin embargo, el 3 de noviembre se produjo un autogolpe de estado, echando por tierra las promesas de apertura e iniciando una nueva dictadura militar con Musharraf a la cabeza. El 27 de diciembre de ese mismo año la ex-primera ministra Benazir Bhutto es asesinada en un atentado.

Perver Musharraf ha afirmado el 10 de septiembre de 2011 que volverá a Pakistán antes de marzo de 2012 aunque eso suponga su detención: “Aunque me arresten (…) voy a volver”…“Si existe tal politización que los tribunales se vuelven completamente locos y me arrestan, lo que no creo que sea una posibilidad, les dejaré que lo hagan. Iré a la cárcel. Veremos lo que pasa entonces. Voy a volver igualmente”, ha señalado.

Musharraf está solicitado por un tribunal antiterrorista paquistaní acusado de fracasar en la defensa efectiva de la seguridad de la ex primer ministra Benazir Bhurro, lo que permitió que fuera asesinada. El general Musharraf ha descrito el caso como “injustificado” y ha achacado la acusación a motivos políticos.

.

Presidente Pakistaní Asif Ali Zardari (21 de julio de 1956), empresario pakistaní, viudo de la ex-primer ministro Benazir Bhutto. Co-presidente del Partido del Pueblo Pakistaní después del 30 de diciembre de 2007.

El presidente paquistaní Asif Ali Zardari, no ha dado ninguna explicación a su pueblo sobre la actuación de EE UU en suelo paquistaní, asegura en una columna de opinión publicada por el diario estadounidense The Washington Post que las fuerzas paquistaníes no participaron en la operación y que las autoridades del país desconocían que el principal enemigo de Estados Unidos se encontraba escondido en una mansión de Abbottabad, a unos 50 kms de la capital del país. Esta información la ha confirmado el jefe de la CIA en una entrevista publicada en la revista TIME, en la que Leon Panetta admite que no informaron sobre la operación a Pakistán por miedo a que se filtraran algunos datos.

La mayoría de la prensa paquistaní critica que las autoridades desconocieran el paradero de Bin Laden. “El fracaso de Pakistán en detectar la presencia aquí del hombre más buscado del mundo es más que sorprendente”, señala en su editorial el diario en inglés The News.

En su columna Zardari dice que es totalmente falso que Pakistán, uno de los países más golpeados por Al Qaeda, haya sido inactivo o no haya sido capaz de atacar a los yihadistas. El presidente lamenta que muchos acusen a Pakistán de ocultar a conciencia el paradero del líder del terrorismo islámico. “Algunos en la prensa norteamericana han sugerido la falta de vitalidad de Pakistán en la lucha contra el terrorismo, o, peor aún, que estábamos protegiendo el terrorismo que asegurábamos que estábamos persiguiendo. Estas especulaciones infundadas crean noticias excitantes, pero no reflejan los hechos. Pakistán tiene tantos motivos como cualquier otra nación para despreciar a Al Qaeda”, afirma.

Mientras, en Pakistán comienzan a elevarse las voces contra la actuación de EEUU. “Esto es afrenta contra una nación de 180 millones de personas”, ha declarado el exdirector del Servicio de Inteligencia Interna (ISI), teniente general Hamid Gul. “El pueblo de Pakistán esta muy molesto con sus militares que nos han vendido a EEUU”, añadió Gul.

.

.

Effects of 9/11 on Pakistan

11th September 2001 was the day which effected the whole world including my country Pakistan.  After 9/11 attacks US along with other Western Countries attacked Pakistan’s Neighbouring Country Afghanistan. Pakistan’s President of that time Pervez Musharraf also decided to become American ally in this war and given Pakistani Bases to US for attacking Afghanistan.   Later on Pervez Musharraf also sent Pakistani Forces to Tribal areas for operation.

All this effected Pakistan very badly.  Pakistan which was a quite peaceful country before started to face massive terrorist attacks.  Pakistani Tribal areas where also very peaceful but army operation in these areas became a cause of Insurgency. 10 Years of 9/11 and Afghan war are completed but Pakistan is still facing Terrorism and Insurgencies. Pakistan’s Image and Economy is also badly damaged by terrorism and Insurgencies. the Impact of all this was also very negative on Pakistani Society. 

 .

Valle de Swat en Pakistán: “la Suiza de Pakistán”

Rebelion. Matan al Buda del Valle Swat en Pakistán  28-11-2007

La ley budista del Karma señala que las acciones intencionales tienen consecuencias inevitables. Las acciones malignas producen más mal. Existe un Karma extraño en acción en la actualidad, que hace que todo empeore por doquier en el sudoeste de Asia. George Bush invadió Afganistán en 2001, para capturar a Osama bin Laden “muerto o vivo,” aplastar a al Qaeda y derrocar el régimen talibán. En realidad no logró capturar a bin Laden, e informes de la inteligencia de EE.UU. concluyen que al Qaeda es más fuerte ahora que en 2001. Mientras tanto, los talibanes basándose en nuevos reclutas controlan grandes áreas de Afganistán, matan a soldados de la “coalición” en cantidades récord (218 hasta la fecha en este año, incluyendo a 111 estadounidenses, en comparación con 191 incluyendo a 98 estadounidenses en 2006), y expanden sus operaciones en Pakistán. El talibán está arraigado en las tribus pashtunas que están en Afganistán y Pakistán y no dan importancia a la frontera. Están vinculados por un lenguaje común (pashto) y una cultura que se centra alrededor del Pashtunwali o código tradicional de conducta (que precede incluso la llegada del Islam, o sea que data por lo menos del período budista) que subraya más que cualquier otro valor la hospitalidad hacia los visitantes (melmastia).

.

  • Aftermath of the September 11 attacks – Wikipedia, the free

    Further information: Health effects of September 11, 2001 attacks …. “If we win the
    war in Afghanistan, we could lose a battle in Pakistan“. Telegraph.
    en.wikipedia.org/…/Aftermath_of_the_September_11_attacks En caché Similares
  • The impact of September 11 – The Express Tribune

    1 day ago Pakistani arts in the new millennium are embedded with remnants of the 9/11
    tragedy.
    tribune.com.pk/story/249484/the-impact-of-september-11/ En cachéSimilares
  • UNITED STATES DIPLOMACY WITH PAKISTAN FOLLOWING 9/11

    The Reagan administration was not worried about the consequences of radical
    Islamists On 11 September 2001, al-Qaida operatives hijacked four airplanes
    wws.princeton.edu/research/cases/coercivediplomacy.pdf En cachéSimilares
  • Effects of 9/11 on Pakistan

    1 day ago Effects of 9/11 on Pakistan. 11th September 2001 was the day which effected the
    whole world including my country Pakistan. After 9/11 attacks
    pakistan33.blogspot.com/2011/09/effects-of-911-on-pakistan.html Similares
  • Michael Meacher: The Pakistan connection | World news | The

    22 Jul 2004 There is evidence of foreign intelligence backing for the 9/11 hijackers. is
    waiting to be hanged in Pakistan for a murder he almost certainly didn’t …. of the
    September 11 hijackings emerged yesterday as the commission
    www.guardian.co.uk/world/…/usa.september11 En cachéSimilares

     

     

     

     

    Si ganamos la guerra en Afganistán, podríamos haber perdido una batalla en Pakistán

    .

    Los talibanes tienen ahora más apoyo de sus revoltosos vecinos que nunca

    Por Con Coughlin

    05 de marzo 2009

    .

    Si usted piensa que Afganistán es un desastre, con tan sólo mirar al otro lado de la frontera a Pakistán, usted verá un país al borde del colapso total. Durante gran parte de los últimos ocho años, desde que Asia Central se convirtió en el epicentro de la campaña mundial contra el terrorismo de inspiración islamista, la atención de la coalición de occidente se ha centrado en Afganistán. Además de ser la plataforma de lanzamiento de los primeros ataques de al-Qaeda, la situación de seguridad caótica y la falta de un gobierno eficaz lo han convertido en un caldo de cultivo para los islamistas descontentos.

     

    Pakistán, por el contrario, ha sido visto como un socio necesario, pero poco fiable, en la campaña de Occidente de aislar y alterar la eficacia operativa de grupos terroristas islamistas. Washington pudo haber gastado miles de millones de dólares en apuntalar, en primer lugar, la dictadura militar del presidente Pervez Musharraf, y, ahora, el gobierno democráticamente elegido del presidente Asif Ali Zardari, pero se ha mostrado poco entusiasmo por tomar mucha atención de las preocupaciones propias de Islamabad.

     

    Cuando Musharraf advirtió a Washington que luchar con demasiado encono contra los militantes islamistas de Pakistán, podría volver una situación de por sí ya explosiva, en inmanejable, los estadounidenses simplemente le retiraron su apoyo, con el resultado de que Musharraf fue expulsado del poder.

     

     

     

    Asif ali Zardari, fue elegido presidente tras el asesinato de su esposa Benazir Bhutto, es el político paquistaní más favorecido por Washington. El Gobierno de Zardari no ha dejado de advertir a Washington y sus aliados de los peligros de actuar muy agresivamente contra los bastiones talibanes en las áreas tribales de la frontera del Noroeste. Pero los estadounidenses simplemente han continuado con sus ataques quirúrgicos contra objetivos talibanes y de Al-Qaeda. Como resultado, se han indispuesto contra el gobierno a vastas zonas de la población de Pakistán – que antes no intervenían en el compromiso del gobierno pakistaní en la guerra de EEUU contra el terrorismo.

     

    Los ataques con misiles de EE.UU., lanzados a control remoto desde aviones no tripulados Predator, han acabado con varias figuras claves de al-Qaeda, como Abu Khabab al-Masri, quien supervisó la búsqueda de agentes químicos y biológicos del grupo terrorista, y Abu Laith al-Libi, el número tres en la jerarquía de Al Qaeda. Pero también mató a civiles inocentes. Se ha incrementado el apoyo entre los paquistaníes comunes a los talibanes y sus aliados. La principal consecuencia de la mano dura de Occidente en Pakistán ha sido debilitar severamente el control de Islamabad sobre grandes partes del país.

     

    Independientemente de cuál de los numerosos grupos islamistas de Pakistán, fue el responsable del atentado contra el equipo de cricket de Sri Lanka, es seguro que es responsabilidad de los asentados en las vastas regiones tribales que se sitúan en la frontera montañosa con Afganistán.

     

    En las seis décadas desde la creación de Pakistán, Islamabad, rara vez ha mostrado mucho interés en el control de las Áreas Tribales bajo Administración Federal – lo que ha resultado muy apropiado para los caudillos pastún, ferozmente independientes, que dominan la región. Sin embargo, su creciente enojo por el apoyo de Islamabad a la intervención militar de la coalición de occidente, ha beneficiado a los talibanes, que a su vez ha dado lugar a que Islamabad se vea obligado a rendirse en el valle del Swat.

     

    A diferencia de las zonas tribales, el valle de Swat es una parte de Pakistán adecuadamente implementada. La decisión de febrero de 2009 de ceder el control de la región a los talibanes, a cambio de un alto el fuego, es sin duda, la más grave concesión de la soberanía pakistaní en la historia del país. Los talibanes no ha perdido tiempo en implementar un forma intransigente del gobierno islámico como el que aterrorizó a Afganistán en los años anteriores al “11 de septiembre”. Inmediatamente se anunció que las niñas que viven en el valle de Swat, tendrían que llevar el velo que cubre sus caras si quería asistir a las escuelas locales.

     

    Añádase a la pérdida de control del valle de Swat, la agitación continua en la vecina Baluchistán por la independencia de Pakistán y se puede ver por qué muchos funcionarios de la coalición occidental están ahora hablando abiertamente de la posibilidad de que Pakistán se vuelva un Estado fallido, a pesar de que esta afirmación es negada rotundamente por las autoridades en Islamabad.

     

    Pakistán es un país en crisis, lo que no es una buena noticia para todas aquellas fuerzas de la coalición occidental que arriesgan sus vidas en la frontera con el vecino Afganistán. El principal objetivo de la campaña de la Coalición sigue siendo traer seguridad y estabilidad a Afganistán. Pero eso podría resultar imposible si todos los que consiguen es matar a Pakistán, tal como ahora lo conocemos.

     

    .

    .

     

    If we win the war in Afghanistan, we could lose a battle in Pakistan

    .

    The Taliban now have more support from their restless neighbours than ever before

    05 Mar 2009 – By Con Coughlin

    .

    If you think Afghanistan is a mess, just look across the border to Pakistan. It is a country teetering on the brink of total collapse. For much of the past eight years, since Central Asia became the epicentre of the global campaign against Islamist-inspired terrorism, the coalition’s attention has focused on Afghanistan. Apart from being the launch-pad of the original al-Qaeda attacks, the chaotic security situation there and lack of effective government made it a fertile breeding ground for Islamist-minded malcontents.

     

    Pakistan, by contrast, has been viewed as a necessary, but unreliable, partner in the West’s campaign to isolate and disrupt the operational effectiveness of Islamist terror groups. Washington may have spent billions of dollars propping up, firstly, the military dictatorship of President Pervez Musharraf, and, now, the democratically-elected government of President Asif Ali Zardari, but it has shown little enthusiasm for taking much notice of Islamabad’s own concerns.

     

    When Mr Musharraf cautioned Washington that pushing too hard against Pakistan’s home-grown Islamic militants could make an explosive situation even worse, the Americans simply withdrew their support, with the result that Mr Musharraf was ousted from power.

     

     

    Mr Zardari, who was elected president following the assassination of Benazir Bhutto, his wife, and Washington’s most favoured Pakistani politician, has fared little better. Mr Zardari’s government has constantly warned Washington and its allies of the dangers of acting too aggressively against Taliban strongholds in the lawless tribal areas of the North-West Frontier. But the Americans have simply continued with their surgical strikes against Taliban and al-Qaeda targets. As a result, they have alienated vast swathes of the Pakistani population – those who were previously non-committal about their government’s collusion in Washington’s war on terror.

     

    The US missile attacks, launched by remotely-piloted Predator drones, successfully took out several key al-Qaeda figures, such as Abu Khabab al-Masri, who oversaw the terror group’s quest for chemical and biological agents, and Abu Laith al-Libi, the number three in al-Qaeda’s hierarchy. But they also killed a number of innocent civilians. It may have been inadvertent, but it has increased support for the Taliban and its allies among ordinary Pakistanis. As this week’s attacks against the visiting Sri Lankan cricket team graphically illustrated, the main consequence of the West’s heavy-handed treatment of Pakistan has been to severely weaken Islamabad’s control over large parts of the country.

     

     

    Irrespective of which of Pakistan’s numerous Islamist groups was responsible for the carefully-executed assault on the Sri Lankans, it is a fair bet that they will be based in the vast, ungoverned tribal regions that straddle the mountainous border with Afghanistan.

     

    In the six decades since Pakistan’s creation, Islamabad has rarely shown much interest in controlling the Federally Administered Tribal Areas – an arrangement that has suited the fiercely independent Pashtun tribesmen that dominate the region. But their mounting anger at Islamabad’s support for the coalition’s military intervention has acted to the Taliban’s advantage, which in turn has resulted in Islamabad being obliged to surrender the Swat valley.

     

    Unlike the tribal areas, the Swat valley is a settled part of Pakistan proper. Islambad’s decision last month to relinquish control of the region to the Taliban, in return for a ceasefire is arguably the most serious abrogation of national sovereignty in the country’s history. The Taliban has wasted no time in implementing the uncompromising form of Islamic government that terrorised Afghanistan in the years preceeding September 11. This week, it was announced that girls living in the Swat valley would have to wear veils covering their faces if they wanted to attend local schools.

     

    Add the loss of control of the Swat valley to the continuing agitation in neighbouring Baluchistan for independence from Islamabad and you can see why many coalition officials are now openly talking about the possibility of Pakistan becoming a failed state, even though this claim is vigorously contested by Pakistani officials.

     

    Pakistan is a country in crisis, which is not good news for all those coalition forces risking their lives across the border in neighbouring Afghanistan. The main thrust of the coalition campaign is still to bring security and stability to Afghanistan. But that could prove impossible if all they achieve is the death of Pakistan as we know it.

     

     

    enero 2009 – Talibanes paquistanís castigan a un hombre acusado de hacerse pasar por uno de ellos para obtener dinero en Matta, en el volátil valle de Swat.

Compartir este post

Repost0

Comentarios

Présenta

  • : cinabrio blog
  • : Ecología y sostenibilidad socioambiental, énfasis en conservación de ríos y ecosistemas, denuncia de impacto de megaproyectos. Todo esto es indesligable de la política y por ello esta también se observa. Ecology, social and environmental sustainability, emphasis on conservation of rivers and ecosystems, denounces impact of megaprojects. All this is inseparable from politics, for it, the politics is also evaluated.
  • Contacto

Perfil

  • Malcolm Allison H malcolm.mallison@gmail.com
  • Biólogo desde hace más de treinta años, desde la época en que aún los biólogos no eran empleados de los abogados ambientalistas. Actualmente preocupado …alarmado en realidad, por el LESIVO TRATADO DE(DES)INTEGRACIÓN ENERGÉTICA CON BRASIL
  • Biólogo desde hace más de treinta años, desde la época en que aún los biólogos no eran empleados de los abogados ambientalistas. Actualmente preocupado …alarmado en realidad, por el LESIVO TRATADO DE(DES)INTEGRACIÓN ENERGÉTICA CON BRASIL

Recherche

Liens