Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
2 diciembre 2013 1 02 /12 /diciembre /2013 15:09

"The Diaoyu/Senkaku islands are seen as possessing much more strategic, military and economic value because they are about sea-lane security and they may hold vast stocks of hydrocarbons and fish," said Professor Jin Canrong , a security expert and associate dean of Renmin University's school of international relations.

Según arrojaba hace solo un par de meses los resultados de una encuesta realizada en ambos países por el China Daily y la consultora japonesa Genron NPO, nueve de cada diez personas sienten antipatía hacia la otra nación, los peores datos en mucho tiempo. Lo mal cerrado de las heridas históricas pesa lo suyo en dicha percepción, pero sobre todo es consecuencia directa de la controversia por las islas Diaoyu/Senkaku. La misma encuesta revelaba que mientras la mayoría de japoneses prefiere negociaciones y arbitraje internacional para resolver el litigio, los chinos son partidarios de asegurar el control del área disputada y proteger su territorio.

 

http://www.cagle.com/2013/11/east-china-sea-tensions/

 

El potencial de recursos bajo el mar en disputa entre China y Japón es muy promisorio. Las reservas de petróleo sin explotar se estiman entre 100 y 160 mil millones de barriles, según la Administración de Información de Energía de EE.UU. . Las estimaciones para el Mar de China del Sur, donde una serie de países, entre ellos China, tiene reclamación de territorio, varían entre 28000 y 213000 millones de barriles, de reservas potenciales de petróleo .

Según los datos de prospección, las reservas de petróleo y gas natural en el Mar Oriental de China serían suficientes para satisfacer las necesidades de China por lo menos durante 80 años. Por otra parte, según el Ministerio de Tierra, Infraestructura , Transporte y Turismo de Japón , hay suficiente manganeso en las aguas cercanas a las Diaoyu, como para satisfacer las necesidades de Japón por 320 años, suficiente cobalto para 1300 años, suficiente níquel para 100 años y gas natural suficiente para 100 años, por no hablar de otros recursos minerales y abundantes recursos pesqueros..

Las islas Diaoyu están situadas al oeste de la fosa de Okinawa , la cuenca oceánica profunda que argumenta China, separa su plataforma continental de la de Japón . Pero si las islas Diaoyu se consideran que pertenecen a Japón, China y Japón comparten una plataforma continental . Si la plataforma continental está delimitada de conformidad con las disposiciones de la Convención Internacional sobre el Derecho del Mar, China perderá una gran cantidad de aguas territoriales - y de los recursos bajo ellas.

Las perspectivas más optimistas sugieren que si cualquiera nación toma control de estos recursos marítimos, pasaría de ser un país con recursos naturales limitados a un centro neurálgico de recursos. 

 

c8b27f341f82b2abc50bb46fdf5bd558.jpg

.

China y Japón calientan temores

29/11/2013

Xulio Ríos es director del Observatorio de la Política China

¿Otra tormenta en un vaso de agua? Las relaciones entre China y Japón se han vuelto a enturbiar tras el anuncio continental de creación de una zona de identificación aérea que incluye en su perímetro a las islas Diaoyu-Senkaku, cuya soberanía ambos países se disputan. Este auge de la tensión, con tintes belicosos, coincide con el anuncio prácticamente simultáneo de creación de los respectivos consejos de seguridad nacional. El vicepresidente de Estados Unidos, Joe Biden, tiene el propósito de trasladar personalmente la preocupación de Washington a los líderes chinos, no sin dejar de recordar que el tratado de defensa mutuo suscrito con Japón cubre las islas disputadas. EEUU movilizó dos bombarderos para exhibir su autoridad desafiando el nuevo reglamento chino.

En plena crisis, China también envió su primer portaaviones, el Liaoning, de maniobras por aguas del Mar de China meridional, donde se ubican otros archipiélagos disputados con varios países de la zona. Tras el primer revuelo provocado por el anuncio, Beijing ha llamado a la calma, pero a nadie se le escapa que esta dinámica de multiplicación de los conflictos diplomáticos enturbia la región y facilita argumentos a la tesis del Pentágono de un regreso militarizado a Asia como garantía de la paz en una región clave para la estabilidad global.

 

 

 

El más reciente origen de la actual crisis tiene que ver con la decisión de Japón de comprar parte de las islas en disputa, una acción que Beijing calificó de alteración unilateral del statu quo, acusación ahora igualmente esgrimida contra China por la creación de esta zona de identificación. A diferencia de los gobiernos del Partido Democrático de Japón (2009-2012), acusados de debilidad frente a las “provocaciones” de los pesqueros chinos que faenaban en estas aguas sin importarles la presencia de su servicio de vigilancia pesquera, el Tokio de Shinzo Abe, el mismo que en su anterior mandato (2006-2007) protagonizó el deshielo con Beijing, sugiere una y otra vez meter el dedo en el ojo de los intereses chinos: desde el acuerdo de pesca con Taiwán, la reciente visita del Dalai Lama o las anteriores al cementerio Yasukuni… la suma de desaires no parece inocente y, lejos de ser hechos aislados, sugiere una clara estrategia de plante y contención ante el mismo continente que en 2009 le desbancó de la segunda posición en el ranking de la economía global.  Dicha política se refuerza con decisiones relacionadas con la mejora de las dotaciones de armamento (la botadura del porta helicópteros Izumo) o la propuesta de modificación de la Constitución para hacer de Japón un país “normal”. China habla ya de preocupante rearme y del retorno del temido militarismo.

 

La hipótesis de un conflicto abierto que ajuste cuentas con un pasado reciente y mal digerido, capaz de evidenciar un nuevo tiempo geopolítico en la región y en el mundo marcado por la afirmación del liderazgo chino, no debiera descartarse. Beijing no va a bajar la cerviz. Ese tiempo pasó. No obstante, si bien una escaramuza o algo más serio desataría las pasiones nacionalistas en una China que enfrenta uno de los períodos más determinantes de su proceso de reforma no sin tensiones, afectaría sensiblemente a su política regional y dañaría su estrategia de poder blando, asociada a la promoción prioritaria de los lazos económicos, políticos y culturales en detrimento del poder militar. Por otra parte, pudiera no estar aun suficientemente preparada para un enfrentamiento de estas características, aunque parece que la hipótesis tiene sus valedores y puede ganar credibilidad.

Según arrojaba hace solo un par de meses los resultados de una encuesta realizada en ambos países por el China Daily y la consultora japonesa Genron NPO, nueve de cada diez personas sienten antipatía hacia la otra nación, los peores datos en mucho tiempo. Lo mal cerrado de las heridas históricas pesa lo suyo en dicha percepción, pero sobre todo es consecuencia directa de la controversia por las islas Diaoyu/Senkaku. La misma encuesta revelaba que mientras la mayoría de japoneses prefiere negociaciones y arbitraje internacional para resolver el litigio, los chinos son partidarios de asegurar el control del área disputada y proteger su territorio.

El problema de fondo es doble. De una parte, lo políticamente satisfactorio y rentable que puede resultar en términos internos el mantenimiento de esta tensión en niveles controlables. De otra, la disputa por el liderazgo regional que sugiere la adopción de claras estrategias de cerco por parte de Tokio, en alianza con EEUU y algunos más. Cabe señalar que, a pesar de todo, no se han interrumpido las negociaciones entre China, Japón y Corea del Sur para la firma de un Tratado de Libre Comercio entre los tres países, que representan casi el 20% del PIB global. No obstante, el intercambio comercial se resiente, si bien ligeramente por el momento, aunque no así el turismo, con una caída cercana al treinta por ciento. 

 

http://www.politica-china.org/nova.php?id=4317&clase=17&lg=gal

 

 

Las mayores aerolíneas japonesas desafían el novísimo espacio aéreo chino

 

ISLETAS EN DISPUTA: se reactiva enfrentamiento entre China y Japón 

 

El Observatorio de la Política China 

 

The bounty beneath the sea is potentially rich. Untapped oil reserves are estimated at 100 to 160 billion barrels, according to the US Energy Information Administration. Estimates for the South China Sea, where a host of nations, including China, claim territory, vary from 28 billion to 213 billion barrels of potential oil reserves.


According to the relevant prospecting data, the oil and natural gas reserves in the East China Sea will be enough to meet China's needs for at least 80 years. Moreover, according to Japan's Ministry of Land, Infrastructure, Transport, and Tourism, there is enough manganese in the waters near the Diaoyus to meet Japan's needs for 320 years, enough cobalt for 1,300 years, enough nickel for 100 years, and enough natural gas for 100 years, not to mention other mineral resources and plentiful fish.


The Diaoyu Islands are situated to the west of the Okinawa Trough, the deep ocean basin which China argues separates its continental shelf from that of Japan. But if the Diaoyu Islands are deemed to belong to Japan, China and Japan will share a continental shelf. If the continental shelf is delimited in accordance with the provisions of the International Convention on the Law of the Sea, China will lose a lot of territorial waters - and the resources underneath.


The most optimistic outlook suggests that should either nation take control of these maritime resources, it would transform itself from a country with limited natural resources into a resource powerhouse.

 

 

Diaoyu Islands dispute about resources not land | South China ...

www.scmp.com/.../diaoyu-islands-dispute-about-res...

.

Compartir este post

Repost 0

Comentarios

Présenta

  • : cinabrio blog
  • cinabrio blog
  • : Ecología y sostenibilidad socioambiental, énfasis en conservación de ríos y ecosistemas, denuncia de impacto de megaproyectos. Todo esto es indesligable de la política y por ello esta también se observa. Ecology, social and environmental sustainability, emphasis on conservation of rivers and ecosystems, denounces impact of megaprojects. All this is inseparable from politics, for it, the politics is also evaluated.
  • Contacto

Perfil

  • Malcolm Allison H malcolm.mallison@gmail.com
  • Biólogo desde hace más de treinta años, desde la época en que aún los biólogos no eran empleados de los abogados ambientalistas. Actualmente preocupado …alarmado en realidad, por el LESIVO TRATADO DE(DES)INTEGRACIÓN ENERGÉTICA CON BRASIL
  • Biólogo desde hace más de treinta años, desde la época en que aún los biólogos no eran empleados de los abogados ambientalistas. Actualmente preocupado …alarmado en realidad, por el LESIVO TRATADO DE(DES)INTEGRACIÓN ENERGÉTICA CON BRASIL

Recherche

Liens