Overblog
Seguir este blog Administration + Create my blog
23 julio 2015 4 23 /07 /julio /2015 19:55

“Genomic evidence for the Pleistocene and recent population history of Native Americans”. Science, 21 de julio de 2015.  Raghavan et al.

"Genetic evidence for two founding populations of the Americas" Nature 21 de julio de 2015 Pontus Skoglund et al. 

raghavan1HR

Origen de los nativos americanos según el estudio de Science. / Raghavan et al. Science

 

Los genes descifran los orígenes de los primeros pobladores de América

 

La presencia del hombre en el continente americano se remonta a unos 15.000 años, según diferentes evidencias arqueológicas. Sin embargo, existe una fuerte controversia sobre cuándo y cómo los antepasados de los actuales nativos americanos penetraron en el ‘nuevo mundo’ a través de Siberia.

 

El acervo genético de estos pobladores se diversificó en dos ramas basales hace aproximadamente unos 13.000 años

Un estudio genómico a gran escala liderado por el Center for GeoGenetics de la Universidad de Copenhague (Dinamarca) y en el que participa la Universidad Complutense de Madrid –a través del Centro Mixto de Evolución y Comportamiento Humanos– revela que los antepasados de estos americanos llegaron al continente hace, como máximo, unos 23.000 años, conformando una única ola migratoria.

Ya dentro de América, el acervo genético de estos pobladores se diversificó en dos ramas basales hace aproximadamente unos 13.000 años, coincidiendo con el deshielo de los glaciares y la apertura de rutas en el interior de América del Norte. Estas dos ramas configuran las diversas poblaciones nativas que vemos hoy en el continente.

“Nuestro estudio presenta la imagen más amplia hasta la fecha de la prehistoria genética de América. Mostramos que todos los nativos americanos, incluyendo los principales subgrupos de amerindios y atabascanos, descienden de la misma ola migratoria”, declara Maanasa Raghavan, investigador del Centre for GeoGenetics y uno de los autores principales del estudio, que se publica en Science.

Los científicos apuntan a que después de abandonar el ‘viejo mundo’ hace 23.000 años, los antepasados de los actuales nativos permanecieron aislados en Beringia (el actual estrecho de Bering) unos 8.000 años, dado que las pruebas arqueológicas más antiguas de la presencia de humanos en América se remontan a hace unos 15.000 años.

.

Distintos métodos, un mismo resultado

El equipo secuenció información genómica de nativos americanos y siberianos. También analizó muestras antiguas de pobladores del continente, de entre hace 6.000 y 200 años para trazar una estructura genética temporal.

El equipo secuenció información genómica de nativos americanos y siberianos y analizó muestras antiguas de entre hace 6.000 y 200 años

“Hemos aplicado varios métodos estadísticos que difieren en el modelado o que utilizan información diferente. Los resultados obtenidos con los diversos métodos son robustos, significativos y reconfortantes”, explica Yung Song, catedrático de la Universidad de California en Berkeley (EE UU) y coautor del trabajo.

El estudio muestra además la evidencia de un flujo genético posterior hacia algunos nativos americanos de grupos relacionados con las poblaciones actuales australo-melanesias y del este asiático. “Es un hallazgo sorprendente que implica que la población del ‘nuevo mundo’ no estaba completamente aislada del ‘viejo mundo’ tras la migración inicial”, destaca Eske Willerslev, director del Centre for GeoGenetics y director de la investigación.

Además, los resultados demuestran la falta de evidencia para reconocer a ciertos grupos históricos del centro y sur de América con características craneales distintas al resto de los amerindios, como remanentes de una migración temprana e independiente al continente americano. 

.

150722_nature_america

Los puntos amarillos y rojos muestran las afinidades genéticas entre las poblaciones de Amazonía y las de Australasia (cuanto más oscuro es el color, mayor es la afinidad). / Pontus Skoglund, Harvard Medical School

.

El 'viejo continente' siempre conectado con el 'nuevo'

En este sentido, el otro estudio, publicado también hoy excepcionalmente en la revista Nature, revelan justamente que algunos individuos que pueblan hoy el continente pudieron descender de una gran variedad de poblaciones, mayor de lo que se pensaba hasta ahora.

El trabajo, dirigido por David Reich, investigador en el Harvard Medical School (EE UU), señala que algunos nativos americanos de la Amazonía descienden en parte de una población relativa a los indígenas de Australasia (una región de Oceanía que incluye a Australia, Nueva Zelanda, Tasmania, Nueva Guinea, y Polinesia, entre otros).

Algunos nativos americanos de la Amazonía descienden en parte de una población relativa a los indígenas de Australasia

Muestra de ello es que las características del noreste asiático de algunos nativos americanos actuales contrastan con algunos de los primeros esqueletos americanos que comparten rasgos con los australoasiáticos de hoy en día.

Para llegar a estas conclusiones, los científicos analizaron los datos genómicos de 30 poblaciones de nativos americanos del centro y sur de América, y de 197 poblaciones no-americanas repartidas por todo el mundo.

Los resultados revelan que una pequeña proporción del linaje de algunas poblaciones de nativos americanos de la Amazonía proviene de una población más relacionada con los indígenas de Australia, Nueva Guinea e incluso de las islas de Andamán (en el golfo de Bengala en el océano Índico) que con los euroasiáticos y nativos americanos actuales.

“Las poblaciones actuales de nativos americanos del norte y centro de América parecen no tener esta firma genética”, apuntan los autores. Por esta razón, los científicos proponen que esta población, denominada ‘Población Y’ –de Ypykuéra que significa ‘antepasado’ en el idioma de la familia Tupí (que comprende diversas lenguas indígenas de América)– y cuyos antepasados proceden de Australasia, se mezcló con un linaje relativo a los nativos americanos a la vez que estos llegaron a la Amazonía.

Sin embargo, los investigadores desconocen cómo y cuándo los antepasados de la 'Población Y' llegaron a Sudamérica. El análisis genómico de restos antiguos, procedentes de todo el continente americano, podría aportar más pistas.

.

mail.google.com

Cráneo de pericú analizado en el estudio. / Cristina Valdiosera

Análisis de momias precolombinas

El análisis de los restos óseos de otra población, la de los pericúes de Baja California (México) que ya está extinta, ha permitido ampliar la radiografía de la prehistoria genética del ‘nuevo mundo’. Los científicos de la investigación deScience estudiaron estos huesos junto a restos de dos momias precolombinas del norte de México e individuos pertenecientes a poblaciones de fuego-patagones.

“Las diferencias craneofaciales de este grupo no son el resultado de una historia migratoria distinta”, explica Valdiosera

Los pericúes habitaron el extremo sur de la península de Baja California y se extinguieron hace solo 200 años. Debido a sus peculiaridades craneofaciales, más parecidas a las de los primeros paleoamericanos y a otras poblaciones (como las australo-melanesias), los pericúes se han considerado (junto a los fuego-patagones) un remanente casi actual de los primeros colonizadores del continente.

El estudio revela que estos supuestos vestigios paleoamericanos pertenecen a las mismas poblaciones que los amerindios actuales. “Las diferencias craneofaciales de este grupo no son el resultado de una historia migratoria distinta”, explica Cristina Valdiosera, miembro del Centro Mixto de Evolución y Comportamiento Humanos (UCM-ISCIII), investigadora de la Universidad de La Trobe en Melbourne (Australia) y una de las autoras principales del estudio.

“La obtención de ADN de las momias mexicanas y de restos óseos antiguos ha sido muy complicada debido a sus malas condiciones de preservación”, afirma Ricardo Rodríguez Varela, investigador del Centro Mixto de Evolución y Comportamiento Humanos (UCM-ISCIII) y coautor del estudio.

“Pero el esfuerzo ha merecido la pena; el estudio del ADN de restos humanos antiguos nos permite viajar en el tiempo y responder preguntas que creíamos fuera de nuestro alcance hace tan solo unas décadas”, concluye Rodríguez Varela.

Referencias bibliográficas:

Raghavan et al. “Genomic evidence for the Pleistocene and recent population history of Native Americans”. Science, 21 de julio de 2015. DOI: 10.1126/science.aab3884.

Pontus Skoglund et al. "Genetic evidence for two founding populations of the Americas" Nature 21 de julio de 2015

 

Compartir este post
Repost0
22 julio 2015 3 22 /07 /julio /2015 18:42
Homo heidelbergensis on Sierra de Atapuerca 400.000 years ago
Homo heidelbergensis on Sierra de Atapuerca 400.000 years ago

..

The Sierra de Atapuerca is Mesozoic inlier composed of an anticlinal ridge belonging to the NW extreme of the Iberian Chain (North-Central Spain, Burgos). In this work, we present a geomorphological map of this area, developed using fieldwork, a 5 m resolution digital elevation model, aerial photographs and geological maps.

La Sierra de Atapuerca, de depòsitos del Mesozoico està compuesta por una cresta anticlinal que pertenece al extremo noroeste de la Cordillera Ibérica (centro-norte de España, Burgos). En este trabajo, presentamos un mapa geomorfológico de esta zona, desarrollado mediante trabajo de campo, un modelo digital de elevación con 5 m de resolución, fotografías aéreas y mapas geológicos.

El mapa cubre 207 km2, representando la síntesis de la evolución geodinámica de esta zona a escala 1: 25.000, en donde las características geológicas y geomorfológicas de la Sierra de Atapuerca y el Valle Medio del Arlanzón han facilitado la formación y preservación de sitios arqueo-paleontológicos de más de un millón años.

Este terreno burgalés corresponden principalmente a niveles de erosión formados durante el Neógeno (hace entre 23 y 2,5 millones de años), cuando la cuenca del Duero estaba cerrada y no desembocaba en el océano Atlántico.

La morfogénesis de esta región está determinada por el desarrollo de relieve poligenético durante el Neógeno, con cuatro niveles conservados como altiplanicies en el paisaje. Durante el Cuaternario se labra el valle fluvial exoreico, formando un modelo escalonado con una secuencia de 14 terrazas que data desde principios del Pleistoceno. Otros accidentes geográficos de la zona son los deslizamientos de tierra, conos, áreas semi-endorreicas, depósitos coluviales y formas de relieve kárstico.

.

 

Un mapa geomorfológico ilustra cómo se formó la Sierra de Atapuerca

 

.Situada al noreste de la cuenca del Duero en la provincia de Burgos, la Sierra de Atapuerca está compuesta por una pequeña colina con una cota máxima de 1.085 metros sobre el nivel del mar y está formada por arenas, calizas y areniscas de origen marino que datan de hace entre 80 y 100 millones de años.   

.

El mapa contiene información sobre el sustrato geológico y sobre las formas del terreno que han definido la evolución del relieve en la Sierra de Atapuerca

La zona, cuyo complejo arqueológico fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 2000, se caracteriza por una serie de cavidades, que se alternan con zonas al aire libre y cuya formación se remonta a hace más de dos millones de años.

Para caracterizar en detalle esta área, donde se han encontrado numerosos restos humanos de Homo sp., Homo antecessorHomo heidelbergensis y Homo sapiens, y animales como el tigre dientes de sable y el rinoceronte etrusco que datan de hace miles de años, dos investigadores del Centro Nacional de la Evolución Humana (CENIEH) han creado un mapa geomorfológico.

“El mapa engloba la Sierra de Atapuerca y su entorno, con el fin de ilustrar la formación de los yacimientos arqueológicos de esta zona y el sistema de cavidades donde se encuentra”, detalla a SINC Alfonso Benito-Calvo, autor principal de un estudio publicado en Journal of Maps.

El plano, que cubre 207 km2, contiene información sobre el sustrato geológico, pero especialmente sobre las formas del terreno que han definido la evolución del relieve en la Sierra de Atapuerca durante el periodo Cuaternario, hace unos dos millones de años.

.

150722_mapa_benito

Mapa geomorfológico realizado por investigadores del CENIEH. / Benito-Calvo et al

.

Las terrazas fluviales que influyeron en el paisaje

Según el estudio, estas formas características de este terreno burgalés corresponden principalmente a niveles de erosión formados durante el Neógeno (hace entre 23 y 2,5 millones de años), cuando la cuenca del Duero estaba cerrada y no desembocaba en el océano Atlántico.

“Los ríos de las etapas más antiguas fueron los responsables de la formación de las cavidades donde se encuentran los yacimientos”, dice el investigador Benito-Calvo

Durante el Cuaternario, se formaron terrazas fluviales cuando la cuenca del Duero se abrió al océano Atlántico y que también influyeron en el paisaje actual. De hecho, es en ese momento cuando “empezaron a formarse los valles fluviales que conocemos en la actualidad, como el valle del río Arlanzón”, dice Benito-Calvo.

El mapa recoge la formación de los valles que se desarrolló en 14 etapas (14 terrazas fluviales que indican los niveles freáticos). “Los ríos de las etapas más antiguas fueron los responsables de la disolución de las calizas en la Sierra de Atapuerca y la formación de las cavidades donde se encuentran los yacimientos”, apunta el experto.

Las cuevas, que pueden alcanzar decenas de metros de profundidad y que están –la mayoría– abiertas al exterior, se crearon por los niveles freáticos antiguos que el río Arlanzón generaba en las calizas de la Sierra. “Al cartografiar las terrazas fluviales se puede definir el número de niveles freáticos y relacionarlos con la formación de los sistemas de cuevas”, puntualiza el investigador.

El mapa ha sido elaborado a partir de Modelos Digitales de Elevaciones LiDAR (disponibles en el Centro Nacional de Información Geográfica y la Infraestructura de Datos Espaciales de Castilla y León) y programas informáticos llamados Sistemas de Información Geográfica (SIG).

.

Referencia bibliográfica:

Benito-Calvo, Alfonso; Pérez-Gonzalez, Alfredo. “Geomorphology of the Sierra de Atapuerca and the Middle Arlanzon Valley (Burgos, Spain)” Journal of Maps 11(4): 535-544 DOI: 10.1080/17445647.2014.909339 8 de Agosto de 2015

 

The Sierra de Atapuerca is Mesozoic inlier composed of an anticlinal ridge belonging to the NW extreme of the Iberian Chain (North-Central Spain, Burgos). In this work, we present a geomorphological map of this area, developed using fieldwork, a 5 m resolution digital elevation model, aerial photographs and geological maps. The map covers 207 km2, synthesizing the geodynamic evolution of this area at 1:25,000 scale, where the geological and geomorphological characteristics of the Sierra de Atapuerca and the Middle Arlanzón Valley have facilitated the formation and preservation of archaeo-palaeoanthropological sites for over one million years. The morphogenesis of this region is determined by polygenetic landform development during the Neogene, with four planation surfaces preserved as plateaus in the landscape. During the Quaternary the incision of exoreic fluvial valleys dominated, forming a downcutting staircase model, where a sequence of 14 strath terraces dating from the Early Pleistocene developed. Other landforms in the area include landslides, cones, semi-endoreic areas, colluvial deposits and karstic landforms.

 

www.grupoedelweiss.es/.../Ortega,%20%20et%20al.%202013.%20Evolu...

por AI Ortega - ‎2013 - ‎Mencionado por 21 - ‎Artículos relacionados

.

.

www.researchgate.net/.../277307743_2015_Benito-C... -

28 may. 2015 - Click to see the full-text of: Dataset: 2015 Benito-CalvoGeomorphological Map Atapuerca RG. 13.28 MB. See full-text ...

.

.

.

.

Archaeological Site of Atapuerca - UNESCO World Heritage ...

whc.unesco.org › ... › The List

.

Compartir este post
Repost0
15 julio 2015 3 15 /07 /julio /2015 17:07

Blombos Still Bay pointsBlombos Still Bay points

South African sites reveal more about early modern human culture

.

The first inhabitants Of Plettenberg Bay. Middle Stone Age South Africa

.

Sibudu Cave

Sitios de Sudáfrica revelan más sobre la cultura humana moderna


Interacciones culturales humanas investigadas a través de tecnologías de herramientas en la Edad de Piedra Media.

.
10 julio 2015
Dos de los sitios arqueológicos más famosos de Sudáfrica, Sibudu y Blombos, han puesto de manifiesto que los grupos de la Edad de Piedra Media que vivían en estas diferentes áreas, a más de 1.000 kilómetros de distancia, utilizaban el mismo tipo de herramientas de piedra hace 71.000 años, pero había diferencias en las formas en que las fabricaron.
"Este no fue el caso hace 65.000 años, cuando similitudes en la fabricación de herramientas de piedra, sugerìan tradiciones culturales similares, repartidas en Sudáfrica", dice el profesor Lyn Wadley, arqueólogo de la Universidad de Witwatersrand, Johannesburgo.


Wadley es parte de un equipo internacional de investigadores de Sudáfrica, Francia, EEUU e Italia que publicaron los resultados de su estudio sistemático de las tecnologías de herramientas de piedra del paleolìtico medio, en un documento titulado: The Still Bay and Howiesons Poort at Sibudu and Blombos: Understanding Middle Stone Age technologies, en la revista PLoS One del 10 de julio de 2015.


El equipo también incluye al profesor Christopher Henshilwood de la Universidad de Wits, así como al autor principal Sylvain Soriano (Francia), a Paola Villa (Estados Unidos), y otros (*).

Los investigadores llevaron a cabo análisis tecnológico y tipológico sistemático en dos tipos de conjuntos del periodo llamado Paleolìtico Medio (72,000aC - 38,600 aC) {subperiodo Still Bay (72,000–71,000 aC) y subperiodo Howiesons Poort (antes de 61,000 aC)}, dos de los más famosos sitios arqueológicos de este período en Sudáfrica: la Cueva de Blombos en el Cabo Occidental y el Refugio Sibudu en KwaZulu-Natal. En estos sitios se encuentra gran parte de la evidencia arqueológica de los orígenes de la conducta humana moderna.


En el reporte de investigaciòn, utilizando sus propios datos y datos publicados en otros sitios, los cientìficos informan sobre la diversidad entre los conjuntos de artefactos de piedra y discuten en qué medida se pueden agrupar en conjuntos líticos homogéneos.
.

 

Blombos Cave exterior, 2011.

Blombos Cave Stratigraphy, Middle Stone Age sequence, 2013.

https://en.wikipedia.org/wiki/Blombos_Cave

Blombos Cave interior, 2010.

.
De acuerdo con los resultados de estudios previos de conjuntos lìticos màs o menos contemporáneos de Howiesons Poort (antes de 61,000 aC) realizados por otros analistas, los investigadores aboga por cierta uniformidad en estos artefactos culturales entre los sitios repartidos en una vasta región desde Western Cape al Estado Libre y KwaZulu-- Natal.

 


A pesar de la utilización de diferentes tipos de roca en cada sitio, los artesanos contemporàneos del subperiodo Howiesons Poort (antes de 61,000 aC) siguieron el mismo patrón para tallar la piedra. Cuchillas pequeñas fueron producidas y utilizadas para elaborar herramientas como cortaplumas puntiagudas, con mango que se utilizaban tanto para el corte, como armas de caza.
Esto apoya la idea de un sistema de larga duración de tradiciones de comportamiento complejo que pueden haber sido transmitida socialmente mediante la enseñanza y las instrucciones verbales. El estudio también implica que el complejo Howiesons Poort no era estático, pero sufrió cambios graduales a través del tiempo.

 

Un enfoque similar fue utilizado en el análisis de los conjuntos lìticos tipo Still Bay (72,000–71,000 aC) desde Sibudu a Blombos. En Sibudu, la talla de piedra estaba orientada casi por completo a la producción de largas puntas, delgadas y dobles.
Estas puntas fueron diseñadas para un uso principal como herramientas de corte y un largo proceso de reafilado se les aplicó para garantizar su largo uso. Estas puntas también fueron utilizados como punta de armas de caza

 

Aunque los elementos de similitud ciertamente estàn presentes, las diferencias observadas entre la fabricación de herramientas de tipo Still Bay en Sibudu y en Blombos debilitan considerablemente su agrupación en la misma entidad cultural. En otras palabras, hace 71.000 años la fabricación de herramientas de piedra en Sibudu y Blombos no compartía las mismas reglas y tradiciones.

Los sitios del Paleolìtico Medio del subperiodo Still Bay {subperiodo Still Bay (72,000–71,000 aC) todavía no son comunes en África del Sur y la investigación futura podría proporcionar nuevas observaciones necesarias para determinar si el subperiodo Still Bay realmente tuvo un cambio cultural direccionalmente diferente al del subperiodo Howiesons Poort.

.

 

.

La Cueva Sibudu es un refugio rocoso en un acantilado de piedra arenisca en el norte de KwaZulu-Natal, Sudáfrica. Es un importante sitio de la Edad de Piedra Media, ocupado casi continuamente desde hace 77.000 años hasta hace 38.000 años.

Evidencia de algunos de los primeros ejemplos de la tecnología humana moderna se ha encontrado en el refugio (aunque las lanzas más antiguas conocidas datan de 400.000 años). La evidencia en el refugio Cueva Sibudu incluye las primeras flechas de hueso (61.000 años de antigüedad), la primera aguja (61.000 años ), el primer uso de pegamento compuesto (goma vegetal y ocre rojo) mezclado por tratamiento térmico (hace 72.000 años), y el primer ejemplo de cama vegetal (hace 77.000 años). La cama vegetal constaba de juncos y afines, cubiertos con hojas aromáticas de una lauracea de El Cabo (Cape quince (Cryptocarya woodii)) que contienen insecticida natural y larvicidas químicos, trazas de α-pironas, cryptofoliona, y goniothalamina, productos químicos que tienen propiedades insecticidas y larvicidas contra, por ejemplo, los mosquitos.

El uso de pegamento y ajuar de cama son de particular interés, ya que la complejidad de su creación y el procesamiento se ha presentado como prueba de la continuidad entre la cognición humana temprana y la de los humanos modernos.

Las ocupaciones del refugio rocoso Sibudu se divide en pre-Still Bay, Still Bay (72,000-71,000 aC), Howiesons Poort (antes de 61.000 aC), post-Howiesons Poort (58.500 aC), Tardìo (47.700 aC), y Final del Paleolìtico Medio (38.600 aC). Hubo vacìos de ocupación de aproximadamente 10.000 años entre el post-Howiesons Poort y la etapa tardía de la Edad de Piedra Media y entre el período Tardìo y el período Final del Paleolìtico Medio. No hubo ocupación en el Paleolìtico Tardío, aunque hubo una ocupación del 1.000 aC a la Edad de Hierro.

La evidencia sugiere que hubo períodos secos y el refugio fue ocupado únicamente durante condiciones climáticas húmedas.

https://en.wikipedia.org/wiki/Sibudu_Cave

.

Howiesons Poort baked tools of quartzHowiesons Poort baked tools of quartz. Courtesy University of the Witwatersrand

.

South African sites reveal more about early modern human culture

 

Fri, Jul 10, 2015
Early modern human cultural interactions investigated through Middle Stone Age tool technologies.
South African sites reveal more about early modern human culture

.
University of the Witwatersrand, Johannesburg, South Africa—Two of South Africa's most famous archaeological sites, Sibudu and Blombos, have revealed that Middle Stone Age groups who lived in these different areas, more than 1,000 kilometres apart, used similar types of stone tools some 71,000 years ago, but that there were differences in the ways that these tools were made.
"This was not the case at 65,000 years ago when similarities in stone tool making suggest that similar cultural traditions spread across South Africa," says Professor Lyn Wadley, archaeologist from the University of the Witwatersrand, Johannesburg.
Wadley is part of an international team of researchers from South Africa, France, the US and Italy who published the results of their systematic study of Middle Stone Age (MSA) stone tool technologies in a paper, titled: The Still Bay and Howiesons Poort at Sibudu and Blombos: Understanding Middle Stone Age technologies, in the journal, PLoS One, on 10 July 2015.
The team also includes Wits University's Professor Christopher Henshilwood, as well as lead author Sylvain Soriano (France), Paola Villa (US), and others (*).

.
The researchers undertook systematic technological and typological analysis on two types of Middle Stone Age assemblages—Still Bay and Howiesons Poort—from two of the most famous archaeological sites from this time period in South Africa, Blombos Cave in the Western Cape and Sibudu in KwaZulu-Natal. At these sites we find much of the archaeological evidence for the origins of modern human behaviour.

.
In the paper, using their own and published data from other sites, the researchers report on the diversity between stone artifact assemblages and discuss to what extent they can be grouped into homogeneous lithic sets.

.
In agreement with results of previous studies of broadly contemporaneous Howiesons Poort assemblages by other analysts, the researchers' analysis argues for some uniformity in this cultural entity among sites spread across a vast region from the Western Cape to the Free State and KwaZulu-­‐ Natal.
Despite the use of different rock types in each site, Howiesons Poort craftsmen follow the same pattern to knap stone. Small blades were produced and used as blanks for "penknife-like" backed and pointed tools, hafted and used both as cutting devices and composite elements of hunting weaponry.
This supports the idea of a long-lasting system of complex behavioural traditions that may have been socially transmitted by teaching and verbal instructions. The study also implies that the Howiesons Poort complex was not static, but underwent gradual changes through time.

.
A similar approach was used in the analysis of the Still Bay assemblages from Sibudu and Blombos. At Sibudu, stone knapping was almost completely oriented towards the production of thin, long, double pointed stone points.
These points were designed for a primary use as cutting devices and a long re-­‐sharpening process was applied to these tools to ensure their long-­‐life use. These points were also used as tips of hunting weapons.

________________________________________


Although elements of similarity are certainly present, the manufacturing differences observed between the Sibudu and Blombos Still Bay-­type tools considerably weaken their grouping into the same cultural entity. In other words, at 71,000 years ago stone tool making at Sibudu and Blombos did not share the same rules and traditions. Still Bay sites are still not common in South Africa and future research might provide new observations needed to determine whether the Still Bay really does have directional change different from that of the Howiesons Poort.

----------------

(*)  Authors:  Sylvain  Soriano  (ArScAn,  AnTET,  Université  Paris  Quest,  CNRS,  France);  Paola  Villa  (University   of  Colorado  Museum,  US);  Anne  Delagnes  (CNRS-­‐PACEA,  Université  de  Bordeaux,  France),  Ilaria  Degano   (Dipartimento  di  Chimica  and  Chimica  Industriale  Università  di  Pisa,  Italy);  Luca  Pollarolo  (Department  of   Genetics  and  Evolution,  University  of  Geneva,  Switzerland);  Jeannette  J.  Lucejko  (Dipartimento  di  Chimica   and  Chimica  Industriale  Università  di  Pisa,  Italy);  and  Christopher  Henshilwood  and  Lyn  Wadley  from  the   Evolutionary  Studies  Institute,  University  of  the  Witwatersrand,  South  Africa.

Adapted and edited from a press release of the University of the Witwatersrand.

http://popular-archaeology.com/issue/summer-2015/article/south-african-sites-reveal-more-about-early-modern-human-culture

Compartir este post
Repost0
23 junio 2015 2 23 /06 /junio /2015 21:02

Atapuerca, un modelo en materia de arqueología

 

VIERNES 19 JUNIO 2015 radio francia internacional
Atapuerca, un modelo en materia de arqueología
Excavaciones arqueológicas de Atapuerca
Fundación Atapuerca
 
Por Orlando Torricelli

Esta semana comenzó la nueva campaña de excavaciones de Atapuerca, el célebre sitio arqueológico de Burgos, en España, ubicado en la sierra del mismo nombre. Sus rocas de piedra caliza albergan galerías y conductos subterráneos donde hace más de un millón de años se refugiaban homínidos y animales, protagonistas de nuestra prehistoria.

Esta nueva campaña, además de continuar explorando los yacimientos existentes, pretende prospectar nuevos sitios. Los investigadores estiman que, gracias a la Fundación Atapuerca, cuentan con los medios suficientes para llevar a cabo la que tal vez sea una de las excavaciones arqueológicas más importantes del mundo.

En efecto, Atapuerca ha conseguido sumar fuerzas y recursos de diversas entidades, no sólo de los organismos públicos que tradicionalmente  apoyan este tipo de iniciativas, sino también de empresas del sector privado.

Uno de los factores que probablemente ha ayudado a convencer a los socios empresariales ha sido la manera inteligente y mediática en que se han difundido algunos hallazgos como el caso “del primer crimen de la historia”, ocurrido hace 430.000 años, que se conoció gracias a los restos de un cráneo perteneciente a un individuo joven agredido con un arma.

 

 
Eudald Carbonell, arqueólogo codirector de las excavaciones de Atapuerca
Eudald Carbonell, arqueólogo codirector de las excavaciones de Atapuerca

 

Los frutos recolectados por Atapuerca corresponden a un trabajo de largo aliento iniciado hace ya algunas décadas. Un trabajo que tiene también una dimensión pedagógica y del que se puede aprender mucho, al punto que quizás se puede hablar de Atapuerca como un modelo.

Entrevistados: Eudald Carbonell, arqueólogo codirector de este proyecto, José María Bermúdez, codirector de las excavaciones, y José Maria Rodríguez, secretario del patronato de la Fundación Atapuerca.

...........

En la Cueva Gran Dolina se han exhumado más de 95 fósiles humanos pertenecientes al menos a ocho individuos que vivieron hace unos 800.000 años. Son tan diferentes de otros homínidos del género Homo que los científicos españoles han creado una nueva especie para ellos: Homo antecessor.

Compartir este post
Repost0
28 mayo 2015 4 28 /05 /mayo /2015 16:32

journals.plos.org/plosone/article?id=10.1371/.. 
 

the earliest evidence of lethal interpersonal violence in the hominin fossil record. Cranium 17 recovered from the Sima de los Huesos Middle Pleistocene site shows two clear perimortem depression fractures on the frontal bone, interpreted as being produced by two episodes of localized blunt force trauma

.

Un trabajo recién publicado por la revista científica PLoS ONE documenta, a modo de sentencia judicial, el primer asesinato de la historia de la Humanidad. Dos agujeros, dos fracturas hermanas, en uno de los 17 cráneos -concretamente el Cr-17- de homínidos de alrededor de 430.000 años de antigüedad encontrados en el yacimiento de Atapuerca (Burgos) han guardado silencio durante todo ese tiempo para decir ahora, a voz en grito, que el individuo joven al que pertenecieron esos huesos murió de forma precipitada a consecuencia de sendos golpes en la frente con un objeto contundente, en una brutal y fatal agresión cara a cara. Y de un diestro, por cierto.
Archivo:Homo antecessor female.jpg

http://es.wikipedia.org/wiki/Archivo:Homo_antecessor

Los homínidos de la Gran Dolina de Atapuerca -Homo antecessor- ya habían mostrado a los investigadores a través de marcas en los huesos fósiles evidencias inequívocas de canibalismo, pero ocurrieron 400.000 años antes del asesinato de la Sima de los Huesos. Según los investigadores, en este grupo el canibalismo está totalmente descartado.

.

.

El yacimiento de Burgos (comunidad autónoma de Castilla y León) lleva 20 años siendo un referente mundial indiscutible para el estudio de la evolución humana. Hasta ahora, nadie ha logrado descifrar el enigma que esconde la Sima de los Huesos, donde se acumulan los fósiles de 28 individuos del linaje de los neandertales de hace unos 430.000 años.
¿Cómo llegaron aquellos cuerpos al fondo de una sima de 13 metros de profundidad?
Desde hace años, el equipo de investigación de Atapuerca liderado por Juan Luis Arsuaga, Eudald Carbonell y José María Bermúdez de Castro ha tratado de responder a esa pregunta. Y se han barajado diversas teorías, como que fueron arrastrados hasta allí por grandes carnívoros que los cazaron y los consumieron, que cayeron por accidente al fondo de la sima o que fueron empujados por alguna colada de barro que los acumuló en esa zona.

.

SIMA DE LOS HUESOS

.

.

El primer asesinato de la historia

El primer fragmento apareció en el año 1990. Hicieron falta dos décadas para recomponer el cráneo completo del individuo Cr-17 a partir de 52 pedacitos de huesos fósiles. Los casos policiales no suelen ser sencillos de resolver, pero la metodología se complica de forma dramática cuando el crimen tiene 430.000 años de antigüedad. «Encontrar la pistola humeante es dificilísimo», asegura Nohemi Sala, investigadora del Centro de Evolución y Comportamiento Humanos de la Universidad Complutense de Madrid y del Instituto de Salud Carlos III. Pero, en este caso, ha aparecido la prueba clave, un testimonio mudo, una pista incriminatoria. Un trabajo recién publicado por la revista científica PLoS ONE documenta, a modo de sentencia judicial, el primer asesinato de la historia de la Humanidad.

 

27 mayo 2015 - elmundo.es

 

Dos agujeros, dos fracturas hermanas, en uno de los 17 cráneos -concretamente el Cr-17- de homínidos de alrededor de 430.000 años de antigüedad encontrados en el yacimiento de Atapuerca (Burgos) han guardado silencio durante todo ese tiempo para decir ahora, a voz en grito, que el individuo joven al que pertenecieron esos huesos murió de forma precipitada a consecuencia de sendos golpes en la frente con un objeto contundente, en una brutal y fatal agresión cara a cara. Y de un diestro, por cierto.

Hay dos preguntas iniciales que con toda seguridad se hizo el equipo de investigación de Atapuerca tras reconstruir el cráneo y ver ambas fracturas. ¿Se produjeron cuando el individuo aún estaba vivo o son consecuencia de roturas del cráneo tras su muerte? ¿Podremos saber qué causó las fracturas?

Los científicos han tardado cerca de 20 años en encontrar y reconstruir el cráneo a partir de 52 fragmentos

 

Sala, la autora principal del estudio, lleva años trabajando con los cráneos de Atapuerca. Pero no en busca de avales de la conducta violenta de los homínidos desde sus orígenes, sino tratando de averiguar cómo se formó este yacimiento único en el mundo para el Pleistoceno Medio (desde hace unos 800.000 años hasta algo más de 100.000 años). Para ello una de las mejores formas de hacerlo, tras la reconstrucción de los 17 cráneos y los 28 individuos encontrados hasta la fecha -a partir de más de 6.700 pedacitos encontrados en la Sima de los Huesos-, es estudiar las fracturas en busca de información sobre cómo vivieron y cómo murieron esos homínidos. Los investigadores revisaron minuciosamente los cráneos uno a uno en busca de indicios que pudieran explicar qué los llevó hasta el fondo del de la sima, un pozo vertical de 13 metros de profundidad, situado 30 metros bajo la superficie terrestre y a más de 500 metros de la entrada más cercana de la cueva kárstica que forma el yacimiento de Atapuerca. Fue el último de ellos, el Cr-17, el que ocultaba el crimen.

.

Un 'CSI' de la Prehistoria

«Hemos tenido muchísima suerte. Hallamos un cráneo con dos impactos cercanos y cuyos contornos de fractura coinciden en forma a la perfección», explica Nohemi Sala. «La clave no es que le falte un trozo de hueso. Es que cuando se golpea un cráneo que tiene carne, el hueso se comporta como un cuerpo elástico. Por eso se puede saber que el individuo recibió los golpes antes o justo después de la muerte», dice la investigadora. El equipo científico sometió al cráneo a distintas pruebas habituales en la ciencia forense actual y en la paleontología como escáneres TAC o técnicas de reconstrucción virtual tridimensional. Es decir, crear un modelo digital en 3D del cráneo y de sus fracturas para obtener, por ejemplo, el contorno de las heridas, técnicas a las que estamos más acostumbrados por las series policiacas del tipo CSI que por las investigaciones científicas. La investigadora, y coautora del trabajo, Ana Pantoja fue la responsable de la reconstrucción digital en 3D punto a punto. «Los dos impactos no sólo eran paralelos, cuando los vimos virtualmente nos quedamos sorprendidas... eran iguales!», cuenta Sala.

Lo que no tienen manera de averiguar los investigadores es qué tipo de arma homicida causó las fracturas. «Fue un objeto de gran dureza, pero no podemos saber si era de roca, de madera...», dice Sala. No en Atapuerca, pero sí hay documentadas herramientas de madera aproximadamente de estas cronologías en Alemania, en el yacimiento de la mina de Schöningen.

Pero existen otros datos que sí permiten pensar que los golpes -fuesen con lo que fuesen- ocurrieron antes de morir y que, además, fue lo que le causó la muerte al individuo. «Las fracturas se localizan en los sitios típicos de un enfrentamiento cara a cara, lo que nos lleva a pensar que estaba vivo», dice Sala. Ambas fracturas en el hueso frontal tienen trayectorias distintas, fueron causadas por el mismo objeto duro y son muy cercanas una a la otra sin que haya otras roturas en el cráneo, de forma que la posibilidad de que fuese una caída queda descartada. Además, los investigadores no han encontrado ninguna señal de cicatrización ni de recuperación del tejido óseo. Es decir, que los golpes fueron mortales. Fue un asesinato.

Los homínidos de la Gran Dolina de Atapuerca -Homo antecessor- ya habían mostrado a los investigadores a través de marcas en los huesos fósiles evidencias inequívocas de canibalismo, pero ocurrieron 400.000 años antes del asesinato de la Sima de los Huesos. Según los investigadores, en este grupo el canibalismo está totalmente descartado.

.

El origen del yacimiento

No obstante, tan importante o más que documentar el primer caso de asesinato de la historia de la Humanidad, son las conclusiones que este trabajo han permitido obtener al equipo de Atapuerca. El yacimiento burgalés lleva 20 años siendo un referente mundial indiscutible para el estudio de la evolución humana. Pero en ese tiempo, nadie ha logrado descifrar el enigma que esconde la Sima de los Huesos, donde se acumulan los fósiles de 28 individuos del linaje de los neandertales de hace unos 430.000 años. ¿Cómo llegaron aquellos cuerpos al fondo de una sima de 13 metros de profundidad? Desde hace años, el equipo de investigación de Atapuerca liderado por Juan Luis Arsuaga, Eudald Carbonell y José María Bermúdez de Castro ha tratado de responder a esa pregunta. Y se han barajado diversas teorías, como que fueron arrastrados hasta allí por grandes carnívoros que los cazaron y los consumieron, que cayeron por accidente al fondo de la sima o que fueron empujados por alguna colada de barro que los acumuló en esa zona.

.

 

.

Trabajos previos del equipo de Atapuerca ya habían descartado la teoría del arrastre de cuerpos por parte de grandes animales comparando las marcas causadas por carnívoros actuales con las de la Sima de los Huesos. «No tenían nada que ver», dice Sala. «Las únicas teorías que aún no habían sido descartadas eran la de la caída accidental y la acumulación intencional de cadáveres», explica José María Bermúdez de Castro, codirector del yacimiento de Atapuerca. Este trabajo descarta de alguna forma la caída accidental, porque el individuo Cr-17 fue asesinado y no tiene las fracturas que le hubiera provocado la caída desde una altura de 13 metros. «Lo único que nos queda es la acumulación de cuerpos. Estamos quizá ante el primer acto funerario de la historia. Como yo lo veo, este comportamiento complejo estaba ya presente en estos parientes de los neandertales hace más de 400.000 años», dice Sala.

«En la Sima de los Huesos el 70% de los individuos eran adolescentes o adultos jóvenes, al contrario que en un cementerio al uso, donde solemos encontrar personas mayores y algunos niños, es decir, los más débiles», explica Bermúdez de Castro. «El perfil de mortalidad es catastrófico. No sabemos que ocurrió para que se juntasen tantos cadáveres jóvenes, pero lo que está cada vez más claro es que hay una intencionalidad de agrupar los cuerpos», dice el investigador.

Es una hipótesis que no convence a los expertos internacionales, pero el hallazgo en la sima junto con los 28 individuos de una única herramienta de piedra, un hacha de roca roja perfectamente tallada y bautizada por los investigadores como Excalibur, trae a la mente una posible ofrenda ritual de objetos propia de los ritos funerarios de multitud de sociedades humanas. Para Nohemi Sala, no se trata de un comportamiento único de Homo sapiens. «Esto tiene que ver con el cariño, con la protección de los cadáveres de los seres queridos», especula la autora.

Compartir este post
Repost0
13 mayo 2015 3 13 /05 /mayo /2015 22:37

Fernández-Jalvo Y., Andrews P. y Tong H. (2015) Taphonomy of the Tianyuandong human skeleton and faunal remains. Journal of Human Evolution

 
Imagen de la noticia Reconstruyen la vida de uno de los 'Homo sapiens' más antiguos de Asia
http://i1-news.softpedia-static.com/images/news2/The-Oldest-Homo-Sapiens-From-China-Inter-bred-With-The-Ape-Men-2.jpg
.

 

Reconstruyen la vida de uno de los ‘Homo sapiens‘ más antiguos de Asia

¿Cómo era la vida de un hombre solitario hace 40.000 años?

Esto es lo que revela el estudio de los restos óseos de uno de los Homo sapiens más antiguos encontrados en Asia oriental. En concreto, la investigadora del Museo Nacional de Ciencias Naturales, Yolanda Fernández Jalvo, ha reconstruido cómo vivió y murió el hombre de Tianyuandong.

13 mayo 2015 - AGENCIA SINC

 

A través del análisis tafonómico –rama de la paleontología que estudia los proceso formación de los fósiles–, un artículo liderado por la investigadora del Museo Nacional de Ciencias Naturales, Yolanda Fernández Jalvo, reconstruye qué le pasó al hombre de Tianyuandongo, un Homo sapiens de hace 40.000 años.

Según la científica, “investigar y contar la vida y la muerte de alguien que habitó el planeta hace 40.000 años, además de ser una labor detectivesca, nos ayuda a comprender cómo vivieron nuestros antepasados”. El artículo lo publica la revista Journal of Human Evolution.

El hombre de Tianyuandong fue descubierto en una cueva cercana a un curso de agua. Los huesos han revelado que este hombre, que tenía alrededor de 50 años, sufría lesiones patológicas en las manos, además de problemas en las cervicales, que muy posiblemente le impedían tallar piezas líticas. De hecho, pese a que a menos de 6 km hay rocas de cuarzo y sílex, este hombre ni las buscó ni las llevó a la cueva.

 

“Sin embargo, los problemas motores que sufría no le impidieron sobrevivir gracias a la carroña y a la caza de pequeños animales que pudo descarnar usando la roca madre de la cueva donde vivía. Aún hoy puede verse que la caliza rompe por meteorización dando lugar a lascas naturales, muchas de ellas con un filo útil”, explica Fernández Jalvo.

La base de la investigación ha sido la asociación entre los huesos de la fauna encontrados en la cueva, la mayoría ciervos de unos 60 kilos, y de los restos humanos. Los primeros están muy rotos frente a la escasa fragmentación que muestra el esqueleto humano. “En los huesos de los ciervos hemos detectado cortes de filos de piedra caliza para separar la carne y roturas para extraer la médula”, continua Fernández Jalvo.

.

Una muerte accidental

La ubicación del esqueleto, en un recodo de la cueva, los golpes y contusiones en la superficie del esqueleto humano y el hecho de que muchas de las fracturas sean post-mortem, indica que, muy probablemente, la muerte del individuo se produjera por caídas de bloques que además mantuvieron los restos ocultos a los carroñeros.

El hombre de Tianyuandong fue encontrado en 2001 en una pequeña cueva cercana al complejo kárstico de Zhokoudian, un referente en paleoantropología que ha proporcionado abundantes restos humanos de diferentes edades. Durante unos trabajos de prospección que llevaba a cabo la compañía china Tianyuan Tree Farm, los trabajadores descubrieron un esqueleto humano oculto bajo lo que parecían derrumbes de rocas, en un recodo de la cueva.

El análisis de los fósiles determinó que se trataba de un Homo sapiens que, según la datación por carbono 14, vivió hace unos 40.000 años, es decir, uno de los fósiles más antiguos de nuestra especie encontrados en Asia oriental.

“Descubrir el fósil de un individuo aislado, junto a abundantes restos de fauna y ubicado en un recodo de una cueva en la que tampoco se encontraron herramientas líticas, dio pie a diversas teorías. Se planteaba desde que hubiera sido víctima de prácticas caníbales o comida de carnívoros, hasta que se tratara de un rito funerario”, comenta la investigadora del MNCN. “Nuestra investigación dio un giro a todas estas hipótesis y mostró otra historia, da pruebas de cómo logró sobrevivir a pesar de sus problemas para moverse y de que su muerte fue accidental”, concluye.

 

.

Cover image Journal of Human Evolution Cover image Journal of Human Evolution Cover image Journal of Human Evolution Cover image Journal of Human Evolution

.

Journal of Human Evolution

Tianyuan Cave is an Upper Palaeolithic site, 6 km from the core area of the Zhoukoudian Site Complex. Tianyuandong (or Tianyuan Cave) yielded one ancient (though not the earliest) fossil skeleton of Homo sapiens in China (42–39 ka cal BP). Together with the human skeleton, abundant animal remains were found, but no stone tools were recovered. The animal fossil remains are extremely fragmentary, in contrast to human skeletal elements that are, for the most part, complete. We undertook a taphonomic study to investigate the circumstances of preservation of the human skeleton in Tianyuan Cave, and in course of this we considered four hypotheses: funerary ritual, cannibalism, carnivore activity or natural death. Taphonomic results characterize the role of human action in the site and how these agents acted in the past. Because of disturbance of the human skeleton during its initial excavation, it is not known if it was in a grave cut or if there was any funerary ritual. No evidence was found for cannibalism or carnivore activity in relation to the human skeleton, suggesting natural death as the most reasonable possibility.

Taphonomy of the Tianyuandong human skeleton and faunal remains

Yolanda Fernández-Jalvoa, Peter Andrewsb, HaoWen Tongc

Journal of Human Evolution

.

.

El hombre de Tianyuandong falleció por muerte natural

.

Junto con el esqueleto de la Cueva Niah,  el de Tianyuandong, hallado en 2001 en una cueva a 6 km del núcleo del Complejo Zhoukoudian, es el resto de HAM más antiguo de Asia Suroriental datado con seguridad (hace 42-39 ka cal BP).
Junto con el esqueleto humano, se hallaron abundantes restos de animales, pero no herramientas de piedra. Los restos fósiles de animales son extremadamente fragmentarios, en contraste con los elementos esqueléticos humanos que se conservaron, en su mayor parte, completos y se ha especulado sobre un origen funerario o canibalismo.

.

Yolanda Fernández-JalvoPeter Andrews y Haowen Tong han realizado un estudio tafonómico para investigar las circunstancias de la preservación del esqueleto humano de la Cueva Tianyuan.

  • No han encontrado evidencias de canibalismo o actividad de un carnívoro, lo que sugiere la muerte natural como la posibilidad más razonable.
  • El hombre de Tianyuandong sufrió de lesiones en las manos, además de problemas en las cervicales, que muy posiblemente le impedían tallar piezas líticas y falleció a los 50 años aproximadamente.
  • Posiblemente vivió en solitario en la cueva, alimentándose de la carroña y de la caza de pequeños animales que pudo descarnar usando la roca madre de la cueva y las lascas desprendidas, muchas de ellas con un filo útil. Los huesos de fauna muestran marcas de corte para separar la carne y roturas para extraer la médula.
  • La ubicación de los restos humanos (en un recodo de la cueva), los traumatismos que muestra el esqueleto y las fracturas post-mortem, indican que, muy probablemente, la muerte del individuo se produjo por caídas de bloques que además mantuvieron los restos ocultos a los carroñeros.

 

paleoantropologiahoy.blogspot.com/.../el-hombre-de-tianyuandong-falle..

 

 

.

Tianyuan Cave is an Upper Palaeolithic site, 6 km from the core area of the Zhoukoudian Site Complex. Tianyuandong (or Tianyuan Cave) yielded one ancient (though not the earliest) fossil skeleton of Homo sapiens in China (42–39 ka cal BP). Together with the human skeleton, abundant animal remains were found, but no stone tools were recovered. The animal fossil remains are extremely fragmentary, in contrast to human skeletal elements that are, for the most part, complete. We undertook a taphonomic study to investigate the circumstances of preservation of the human skeleton in Tianyuan Cave, and in course of this we considered four hypotheses: funerary ritual, cannibalism, carnivore activity or natural death. Taphonomic results characterize the role of human action in the site and how these agents acted in the past. Because of disturbance of the human skeleton during its initial excavation, it is not known if it was in a grave cut or if there was any funerary ritual. No evidence was found for cannibalism or carnivore activity in relation to the human skeleton, suggesting natural death as the most reasonable possibility.

Taphonomy of the Tianyuandong human skeleton and faunal remains

Yolanda Fernández-Jalvo , Peter Andrews , HaoWen Tong (April 27, 2015)

.

.

 

Site of Zhoukoudian “Peking Man”

This Geo-region has been called as the home of the Peking Man. Since 700,000 years ago, our ancestors had lived here, experienced the major human development stages ranged from Homo erectus via Archaic Homo sapiens to Homo sapiens sapiens, dominated by Peking Man (Homo erectus pekinensis), Xindong Man, Tianyuandong Man and Upper Cave Man. Both the Zhoukoudian Peking Man Site and palaeoanthropological fossils are unique in in the human development history.Zhoukoudian was inscribed in the list of world heritage by UNESCO in 1987. The Zhoukoudian paleoanthropological fossils and sites are the common wealth of the world, with great value in paleoanthropological and related studies.

Compartir este post
Repost0
5 mayo 2015 2 05 /05 /mayo /2015 19:18

 ‘flower burial’

El "entierro floral" de la Cueva Shanidar

De todos los esqueletos encontrados en la cueva, Shanidar IV proporciona la mejor evidencia del ritual de entierro Neanderthal . El esqueleto de un hombre adulto de 30 a 45 años fue descubierto en 1960 por Ralph Solecki, estaba acostado sobre su lado izquierdo en posición fetal parcial. Se reunieron muestras de suelo para analizar el polen en un intento de reconstruir el paleoclima y la historia de la vegetación del lugar. Estas se analizaron ocho años después de su descubrimiento. En dos muestras de suelo en particular, se descubrieron grupos enteros de polen, además del habitual polen encontrado en todo el sitio, lo que sugiere que las plantas enteras con flores (o al menos las cabezas florales) habían sido depositadas en la tumba. Un estudio de los tipos de flores particulares sugirió que pudieron haber sido elegidas por sus propiedades medicinales específicas: Milenrama, Aciano (Centaurea cyanus), abrepuños espinoso (Centaurea solstitialis), cardo de San Bernabé, senecio jacobeo, carqueja o chilca (Baccharis halimifolia), uva jacinto (Muscari armeniacum), pino, cola de caballo y malva estuvieron bien representadas en las muestras de polen, todas las cuales tienen poderes curativos largamente reconocidos como diuréticos, estimulantes, astringentes, así como propiedades anti-inflamatorias. Esto llevó a la idea de que el occiso podía haber tenido poderes chamánicos, tal vez actuando como curandero de los neandertales shanidar. 

 

.

Un equipo de investigadores españoles ha encontrado una alta concentración de pólenes fosilizados sobre una tumba del Paleolítico de 16.000 años. Alguien depositó flores sobre un nicho prehistórico. Los investigadores tienen claro que las flores fueron depositadas "sobre la tumba", pero no han podido determinar si se hizo como "ofrenda ritual" o con un fin mucho más prosaico: evitar malos olores asociados al enterramiento

 

Lawrence de Guy Straus (en primer término) y Manuel González Morales en el lugar de enterramiento de la Dama Roja.

http://www.burbuja.info/inmobiliaria/historia/645736-1er-enterramiento-magdaleniense-iberico-y-1er-indicio-de-consumo-de-setas.html

 

 

Descubiertos vestigios de flores depositados en una tumba del Paleolítico


En 2010 en la cueva de El Mirón (Cantabria) se descubrió el enterramiento de la llamada Dama Roja, que se remonta al Paleolítico superior. La revista Journal of Archaeological Science dedica un número especial que reúne la totalidad de los estudios realizados sobre este enterramiento único, ya que apenas hay tumbas paleolíticas como esta, intacta y no contaminada.

 

5 mayo 2015 - Los investigadores de la Universidad del País Vasco (UPV/EHU), Maria José Iriarte y Álvaro Arrizabalaga, han publicado un artículo en el monógrafico de Journal of Archaeological Science sobre el enterramiento de la cueva de El Mirón (Cantabria) denominado Dama Roja.

Dicho enterramiento se remonta al Paleolítico superior y la publicación dedica un número especial que reúne la totalidad de los estudios realizados sobre este enterramiento único, ya que apenas hay tumbas de esta época, intactas y no contaminadas.

“Depositaron flores completas en la tumba, pero no ha sido posible asegurar si este aporte tenía como objeto una ofrenda ritual a la fallecida, o un fin más sencillo", dice Iriarte

La investigación que dirige Iriarte analiza los restos de los pólenes fosilizados hace más de 16.000 años aparecidos en la tumba. “Depositaron flores completas en la tumba, pero no ha sido posible asegurar si este aporte de plantas tenía como objeto una ofrenda ritual a la fallecida, o un fin más sencillo, como, por ejemplo, evitar malos olores asociados al enterramiento”, explica la científica.

La cueva de El Mirón (Ramales de la Victoria, Cantabria) estuvo habitada desde el Paleolítico medio hasta la Edad del Bronce, y contiene, por tanto, un importante depósito arqueológico. Era conocida desde 1903, pero las investigaciones arqueológicas sistemáticas no se iniciaron hasta 1996 (dirigidas por L.G. Straus y M. González-Morales) y no fue hasta la campaña del año 2010, cuando, en los niveles correspondientes al Magdaleniense inferior cantábrico, se descubrió un enterramiento humano.

La fosa que contiene los restos óseos de una mujer de entre 35 y 40 años está situada al fondo de la cueva, en un pequeño espacio entre la pared y un bloque desprendido del techo. En este bloque, además, hay diversos grabados que podrían ser coetáneos al enterramiento. La coloración roja que presentan los huesos y el sedimento en el que reposan, sugieren la utilización del ocre como parte del ritual de inhumación. De ahí el nombre de Dama Roja (Red Lady) que se ha dado a los restos.

La fosa que contiene los restos óseos de una mujer de entre 35 y 40 años está situada al fondo de la cueva

En este contexto, los investigadores del Grupo de Prehistoria de la UPV/EHU, la profesora Ikerbasque Mª José Iriarte y el profesor Alvaro Arrizabalaga, junto con la profesora de la Universidad de Zaragoza Gloria Cuenca han estudiado las condiciones medioambientales bajo las que tuvo lugar el enterramiento y han analizado los pólenes y esporas conservados en el sedimento junto con los restos de microfauna recuperados.

Durante la fase del Magdaleniense inferior, en el que tuvo lugar el enterramiento, las condiciones ambientales en el entorno de la cueva de El Mirón fueron, como en el resto de la Región Cantábrica, muy frías y relativamente secas. Esto influyó en el paisaje vegetal, caracterizado por una escasa cubierta arbórea compuesta de pinos y abedules. No obstante, al final de este periodo del Magdaleniense, tiene lugar una mejoría climática que supone un ligero aumento de las zonas arboladas y el registro del avellano entre sus componentes.

En la cueva, en el nivel sepulcral, y solo allí, los investigadores de la UPV/EHU han encontrado una alta concentración de pólenes de plantas de una única familia, la llamada Chenopodiaceae. La aparición de parte de estos pólenes agrupados, junto a la ausencia de este taxón en otros registros del mismo nivel arqueológico procedentes de otras zonas de la cueva, sugieren que no provienen de un aporte natural, reflejo del paisaje vegetal del entorno de la cavidad.

En la cueva, en el nivel sepulcral, y solo allí, han encontrado una alta concentración de pólenes de plantas de una única familia

Descartadas por diversos motivos otras posibilidades, como que esas plantas se utilizaran con fines alimenticios o terapéuticos, “la hipótesis más verosímil es que se depositaron flores completas en la tumba”, explica Iriarte.“No ha sido posible asegurar si este aporte de plantas tuvo como objeto una ofrenda ritual a la fallecida, o si tenía un fin más sencillo, relacionado, por ejemplo, con el saneamiento o la higienización”, añade.

“Con sus florecitas pequeñas generalmente blancas o amarillentas, hoy día no las consideraríamos plantas vistosas”, explica Iriarte, “aunque no podemos aplicar el Principio de Actualismo a la conducta humana en estas cuestiones meramente estéticas”.

.

Referencia bibliográfica:

Iriarte-Chiapusso, M.J., Arrizabalaga, A. and Cuenca-Bescós, G. The vegetational and climatic contexts of the Lower Magdalenian human burial in El Mirón Cave (Cantabria, Spain): implications related to human behavior. Journal of Archaeological Science (2015), http://dx.doi.org/10.1016/j.jas.2015.02.008

.

.

Foto: Mandíbula de la Dama Roja hallada en la cueva de El Mirón (Cantabria)
Hace unos 19.000 años, una mujer fue cubierta con ocre rojo y enterrada en una cueva en el norte de España. ¿Qué dicen sus restos sobre la vida paleolítica en Europa occidental?

Ella fue privilegiada con tener una lápida, y su tumba pudo haber sido adornada con flores. Pero muchos de lo que, durante miles de años después de su muerte, se refugiaron en la cueva de El Mirón (izquierda), en el norte de España, no debieron ser conscientes de la prestigiosa compañía que estaban guardando. Enterrada en una cámara lateral, en la parte posterior de la cueva, estaba una mujer del Paleolítico Superior muy especial.

De edad comprendida entre 35 y 40 años cuando murió, fue enterrada junto a una gran piedra grabada y su cuerpo embadurnado con pigmento rojo brillante. Pequeñas flores amarillas pueden incluso haber adornado su tumba hace 18.700 años, en un momento en que los enterramientos en cuevas -y mucho más uno tan elaborado- parecen haber sido muy raros. Fue un honor importante, y nadie sabe por qué se le dio a la misma.

 

Compartir este post
Repost0
28 abril 2015 2 28 /04 /abril /2015 20:13

Jean Marie Chauvet in the cave after its discovery

http://www.theslideprojector.com/art3/art3lecturepresentationssummer/art3lecture2.html

https://henukaw.files.wordpress.com/2012/06/cave-stags.jpg

 

La réplica de la Gruta Chauvet reproduce las pinturas artísticas y religiosas de 3.500 de los 8.500 metros cuadrados del original. El Estado francés ha invertido 55 millones de euros en el sitio turístico que recibirá unos 350.000 visitantes anuales.
 
Francia inaugura la réplica de la cueva de Chauvet, la otra «catedral» del arte rupestre

Sigue los pasos de Altamira, cuya Neocueva permite la visita de miles de turistas para conocer las pinturas

14/04/2015 - François Hollande ha inaugurado una copia turística de la Cueva de Chauvet, una de las «catedrales» más antiguas e importantes de la historia del arte rupestre, de 25.000 a 32.000 años de antigüedad.

La Cueva Chauvet fue descubierta el 18 de diciembre de 1994, por un trío de espeleólogos, Éliette Brunel-Deschamps, Christian Hillaire y Jean-Marie Chauvet, cuyo apellido dio nombre al descubrimiento, «canonizado» por la Unesco el 2014, eligiendo la Cueva como Patrimonio de la Humanidad.

Los especialistas llevan veinte años disputándose sobre algunos aspectos concretos del descubrimiento, comenzando por la datación. La mayor parte de las obras descubiertas, en una gigantesca «catedral» de más de 8.500 metros cuadrados, fueron realizadas durante el Auriñaciense (de 30.000 a 32.000 años). Y otra parte significativa del inmenso legado de la Cueva Chauvet data del Gravetiense (de 25.000 a 27.000 años).

Mientras los especialistas comenzaban sus primeras investigaciones, el Estado francés decidió muy pronto construir una copia o reproducción de la Cueva Chauvet, a un kilómetro corto del sitio arqueológico, en la pequeña localidad de Vallon-Pont-d'Arc, en el departamento de la Ardèche, en el sureste de Francia, al norte de la Costa Azul.

 

Image

 

.
cpegrte
 
Jean-Marie-Chauvet
La cueva fue descubierta el 18 de diciembre 1994 por Jean-Marie Chauvet, Eliette Brunel y Christian Hillaire en el contexto de sus actividades de espeleología privadas

.

Esa réplica es la que ha inaugurado el presidente Hollande, con una solemnidad particular, declarando: «En este lugar... los hombres inventaron la pintura... aquí se inventó el autorretrato, aquí se inventó el comic, aquí se inventaron las imágenes en tres dimensiones, aquí se inventó el cine». De hecho, el director alemán Werner Herzog dedicó en 2010 un documental a la gruta titulado «La cueva de los sueños olvidados»

.

https://henukaw.files.wordpress.com/2012/06/cave-rhinos.jpg

 

Sin entrar en mayores matices, Hollande insistió en la dimensión histórica de la Cueva Chauvet: «No me canso de repetirlo, cuando viajo, repitiendo a mis interlocutores: si quieren saber de donde venimos, vengan a la Ardéche, vengan a la Gruta Chauvet. Allí nació el arte de la pintura, allí nacieron muchos de los fundamentos de nuestra civilización. Esta reproducción del original es un acontecimiento importante. En su día se hizo un descubrimiento mayor. Hay lugares, como este, que no pertenecen a nadie, ni a un país ni a una época. Pertenecen a la humanidad».

La copia / reproducción de la Gruta Chauvet reproduce las pinturas artísticas y religiosas de 3.500 de los 8.500 metros cuadrados del original. El Estado francés ha invertido 55 millones de euros en un sitio turístico que será abierto al público a partir del próximo día 25 y pudiera recibir unos 350.000 visitantes anuales.

 

 

 

 

 

Decorated cave of Pont d'Arc, known as Grotte Chauvet-Pont d'Arc, Ardèche
Name as inscribed on the World Heritage List
Chauvethorses.jpg
Type Cultural
Criteria i, iii
Reference 1426
UNESCO region Europe and North America
Inscription history
Inscription 2014 (38th Session)
Chauvet Cave is located in France
Chauvet Cave
 
Location in France

 

 

Compartir este post
Repost0
23 abril 2015 4 23 /04 /abril /2015 21:34

"The makers of the Protoaurignacian and implications for Neandertal extinction", Science 23 abril de 2015.

Saber si la cultura protoauriñaciense pertenecía a los neandertales o a los humanos modernos, y si dio lugar a la posterior cultura auriñaciense, era hasta ahora motivo de debate científico. Los restos de dentaduras de dos yacimientos diferentes en Italia sugieren que fueron de humanos modernos. Los artefactos de esta cultura se asocian con la llegada del Homo sapiens al oeste de Europa.

 

Daniele Panetta/CNR Institute of Clinical Physiology, Pisa, Italy

A new digital imaging study of two baby teeth from Riparo Bombrini (left) and Grotta di Fumane (right) show that they belonged to modern humans, not Neandertals

news.sciencemag.org/archaeology/2015/04/sophisticated-tools-may-have-spelled-doom-neandertals

 Modelos digitales en tres dimensiones del incisivo inferior de un bebe de Riparo Bombrini (izquierda) y del incisivo superior de un bebe de la Cueva de Fumane.  Pertenecen a humanos modernos, no a neandertals

 

Yacimiento de Riparo Bombrini (Italia)

 

SINC | | 23 abril 2015 

 

Dos dientes de 41.000 años de edad revelan la llegada de los humanos modernos a Europa

 

La cultura protoauriñaciense apareció en la región sudoeste y centro de Europa hace aproximadamente 42.000 años, y coincidió con la desaparición de los neandertales en la zona.
Los investigadores se habían preguntado si dicha cultura, conocida por sus piedras cortadas en forma de cuchillas y ornamentos simples, fue una industria neandertal o si, por el contrario, perteneció a los humanos modernos y dio lugar a la cultura Auriñaciense del sur de Francia.
Un equipo de científicos, liderado por Stefano Benazzi de la Universidad de Bolonia (Italia), ha estudiado dos dientes incisivos de 41.000 años de edad provenientes de yacimientos asociados a la cultura protoauriñacienses en Italia –de Riparo Bombrini y Grotta di Fumane–, así como el esmalte dental que conservaban.
“La llegada de los humanos modernos provocó la extinción de los neandertales, y los creadores de la cultura protoauriñaciense son protagonistas de esta historia. Además, las investigaciones de la última década indican que las diferencias entre el protoauriñaciense y el auriñaciense no son tan pronunciadas como se indicaba anteriormente”, explica a SINC, Michael Bolus, de la Universidad Tübingen (Alemania) autor de otro estudio que analiza en detalle el artículo publicado por Benazzi y su grupo.
Uno de los dientes contenía ADN mitocondrial, lo que les permitió compararlo con el de los seres humanos actuales, los neandertales, los denisovanos, un homínido de Atapuerca (España) y un chimpancé.

 

Los investigadores confirmaron que los incisivos protoauriñacienses pertenecían a seres humanos modernos, por lo que se consideran los restos humanos más antiguos asociados con la arqueología auriñaciense.
"Cuestionamos el concepto de que la cultura protoauriñaciense sea una especie de raíz de la industria auriñaciense"
“Los primeros auriñaciense (Geissenklösterle en Alemania y Willendorf II en Austria) y los primeros protoauriñaciense son casi contemporáneos. Es por eso que, sin negar las diferencias entre ambos, cuestionamos el concepto de que la industria protoauriñaciense sea una especie de raíz para la industria auriñaciense posterior. Más bien, parecen ser las dos caras de una misma moneda”, apunta Bolus.
Por último, y dado que los neandertales habían desaparecido del oeste de Europa hace aproximadamente 39.260 años, Benazzi y sus colegas sugieren que la cultura protoauriñaciense pudo haber provocado el descenso de los mismos.
“Esto no significa que, directamente, hubieran desencadenado la desaparición de los neandertales. Lo que es obvio es que aunque estos eran seres humanos competentes e inteligentes, diferían anatómicamente de los humanos modernos. Creemos que la creatividad y tecnologías sofisticadas les daban ventajas, y que con su llegada a Europa, los neandertales se extinguieron finalmente”, concluye.

 

Referencias bibliográficas:

S. Benazzi et al. "The makers of the Protoaurignacian and implications for Neandertal extinction", Science 23 abril de 2015.

Nicholas J. Conard y Michael Bolus. “Chronicling modern human’s arrival in Europe”, Science 23 abril de 2015.

.

Herramientas sofisticadas pueden haber provocado el ocaso de los neandertales
Hace cerca de 42 mil años, ciertos parientes nuestros comenzaron a empuñar un nuevo arsenal de herramientas de piedra en el sur de Europa. Tenían adornos de conchas perforadas y largas hojillas de piedra en sus lanzas. Ahora, después de décadas de especulaciones sobre quién hizo las herramientas, los científicos han demostrado finalmente que fueron hechas por los llamados humanos modernos, no por los neandertales. El avance tecnológico puede haber ayudado a nuestra especie a desplazar a los neandertales, que se extinguieron poco después de que las nuevas herramientas aparecieron en Europa.

La prueba proviene de un nuevo análisis de dos dientes de leche colectados en 1976 y 1992 en sitios arqueológicos separados en el norte de Italia. En ese tiempo, los investigadores no pudieron decir si pertenecían a humanos modernos o Neandertales. Pero en el nuevo estudio, un equipo internacional de investigadores dirigido por Stefano Benazzi de la Universidad de Bolonia en Italia utilizando métodos tridimensionales de imagen digital, incluyendo exámenes de tomografía computarizada para medir el grosor del esmalte de uno de los dientes, encontrado en el refugio de roca colapsada de Riparo Bombrini en los Alpes de Liguria occidental. El esmalte era grueso, al igual que en los humanos modernos, en lugar de ser relativamente delgado, como en los neandertales. Y las nuevas fechas de radiocarbono en huesos de animales y de carbón del sitio sugieren que este niño moderno vivió allí hace aproximadamente 40.710 a 35.640 años.

.

Sophisticated tools may have spelled doom for Neandertals

 

23 April 2015 - Ann Gibbons contributing correspondent for Science

 

Nearly 42,000 years ago, ancient humans began wielding a new kind of Stone Age toolkit in southern Europe—one that included perforated shell ornaments and long, pointed stone bladelets that were thrown long distances atop spears. Now, after decades of speculation about who made the tools, scientists have finally shown that they were crafted by modern humans, rather than Neandertals. The technological breakthrough may have helped our species outcompete Neandertals, who went extinct shortly after the new tools appeared in Europe.

The proof comes from a new state-of-the-art analysis of two baby teeth found in 1976 and 1992 at separate archaeological sites in northern Italy. At the time, researchers were unable to tell whether they belonged to modern humans or Neandertals. But in the new study, an international team of researchers led by Stefano Benazzi of the University of Bologna in Italy used three-dimensional digital imaging methods, including computerized tomography scans, to measure the thickness of the enamel of one of the teeth, found at the collapsed rock shelter of Riparo Bombrini in the western Ligurian Alps. The enamel was thick, as in modern humans, rather than relatively thin, as in Neandertals, the authors report online today in Science. And new radiocarbon dates on animal bones and charcoal from the site suggest this modern child lived there approximately 40,710 to 35,640 years ago.

The researchers were also able to extract maternally inherited mitochondrial DNA (mtDNA) from the other child’s tooth from Grotta di Fumane, a cave in the western Lessini mountains, which dated between 41,110 and 38,500 years ago. When researchers at the Max Planck Institute for Evolutionary Anthropology in Leipzig, Germany, sequenced the mtDNA and compared it with that of 10 ancient modern humans and 10 Neandertals, they found it belonged to a known lineage of mtDNA, called haplogroup R, which has also been found in a 45,000-year-old modern human bone found in a riverbank near Ust’-Ishim, Siberia.

This identification of the remains is “the long waited confirmation” that modern humans made these advanced tools, known as Proto-Aurignacian tools, says archaeologist Nicolas Zwyns of the University of California, Davis, who was not involved in the study. These tools eventually transformed into the so-called Aurignacian version, characterized by bone and antler tools, ornaments, and figurative art, he notes.

The convergence of the new dates with the DNA and fossil evidence also shows that there is now “a period of overlap of at least 3000 years between Neandertals and modern humans,” says Jean-Jacques Hublin, a paleoanthropologist at Max Planck and senior author of the paper. And although it wasn’t as if “Neandertals were on one side of the valley and moderns were on the other, waving their hands at each other every morning,” he says, the entry of modern humans into Europe may have played a part in Neandertal extinction. Although other factors, such as disease and less sophisticated social and trade networks may have also contributed to their demise, says archaeologist Ofer Bar-Yosef of Harvard University, who was not involved with the study, “it is quite possible that this efficient hunting technology gave a competitive edge to modern humans over the Neandertals.”

Compartir este post
Repost0
16 abril 2015 4 16 /04 /abril /2015 22:34

Two skulls show how chins have become pointier.

Notice how the modern skull, on the left, has a point at the bottom of the face compared to the Neandethal-era skull on the right. The reason: Only modern humans have chins. Photo illustration by Tim Schoon.

 

 

¿Por qué solo los humanos modernos tienen barbilla?

 

Un grupo de científicos, liderados por Nathan Holton de la Universidad de Iowa (EE UU), plantea que las barbillas de los humanos modernos no provienen de la evolución de fuerzas mecánicas –como la masticación–, sino que son el resultado de una adaptación que involucra el tamaño y la forma de la cara, posiblemente vinculada a cambios hormonales a medida que el ser humano se volvió más social.

http://www.agenciasinc.es/Noticias/Por-que-solo-los-humanos-modernos-tienen-barbilla 

"De alguna manera, parece trivial, pero una de las razones por las que la barbilla es tan interesante es que somos los únicos que la tenemos", explica Holton, autor principal del trabajo que publica la revista Journal of Anatomy.

Esta nueva teoría se ha desarrollado utilizando análisis biomecánicos faciales y craneales avanzados sobre unas 40 personas, que se midieron desde que eran niños hasta que fueron adultos.

 

El equipo de investigadores señala que las fuerzas mecánicas, incluida la masticación, parecen incapaces de producir la resistencia necesaria para que un hueso nuevo se cree en la mandíbula inferior o área del mentón.

“A medida que nuestros rostros se volvieron más pequeños –nuestras caras son aproximadamente un 15% más cortas que las de los neandertales– el mentón se convirtió en una prominencia ósea”, asegura el estudio.  

En general, los científicos afirman que es poco probable que las barbillas tengan relación con la necesidad de disipar tensiones y de deformar el rostro. "Otras explicaciones tienen más probabilidades de ser correctas", concluyen los expertos.

 

Referencia bibliográfica:
N. E. Holton, L. L. Bonner, J. E. Scott, S. D. Marshall, R. G. Franciscus, T. E. Southard. "The ontogeny of the chin: an analysis of allometric and biomechanical scaling"Journal of Anatomy (2015). DOI: 10.1111/joa.12307

 

 

.

Researchers Contend Chin Comes From Evolution, Not Mechanical Forces

.

The presence of a prominent chin in modern humans has been viewed by some researchers as an architectural adaptation to buttress the anterior corpus from bending stresses during mastication. In contrast, ontogenetic studies of mandibular symphyseal form suggest that a prominent chin results from the complex spatial interaction between the symphysis and surrounding soft tissue and skeletal anatomy during development. While variation in chin prominence is clearly influenced by differential growth and spatial constraints, it is unclear to what degree these developmental dynamics influence the mechanical properties of the symphysis. That is, do ontogenetic changes in symphyseal shape result in increased symphyseal bending resistance? We examined ontogenetic changes in the mechanical properties and shape of the symphysis using subjects from a longitudinal cephalometric growth study with ages ranging from 3 to 20+ years. We first examined whether ontogenetic changes in symphyseal shape were correlated with symphyseal vertical bending and wishboning resistance using multivariate regression. Secondly, we examined ontogenetic scaling of bending resistance relative to bending moment arm lengths. An ontogenetic increase in chin prominence was associated with decreased vertical bending resistance, while wishboning resistance was uncorrelated with ontogenetic development of the chin. Relative to bending moment arm lengths, vertical bending resistance scaled with significant negative allometry whereas wishboning resistance scaled isometrically. These results suggest a complex interaction between symphyseal ontogeny and bending resistance, and indicate that ontogenetic increases in chin projection do not provide greater bending resistance to the mandibular symphysis.

.

Why we have chins
University of Iowa researchers contend chin comes from evolution, not mechanical forces
 
By: Richard C. Lewis  |  2015.04.13  http://now.uiowa.edu/2015/04/why-we-have-chins

Look at a primate or a Neanderthal skull and compare it with a modern human's. Notice anything missing?

We have one feature that primates, Neanderthals, archaic humans—any species, for that matter—don’t possess: a chin.

 

Nathan Holton
Nathan Holton
 

“In some way, it seems trivial, but a reason why chins are so interesting is we’re the only ones who have them,” says Nathan Holton, who studies craniofacial features and mechanics at the University of Iowa. “It’s unique to us.”

New research led by Holton and colleagues at the UI posits that our chins don’t come from mechanical forces such as chewing, but instead results from an evolutionary adaptation involving face size and shape—possibly linked to changes in hormone levels as we became more societally domesticated.

The finding, if true, may help settle a debate that’s gone on intermittently for more than a century why modern humans have chins and how they came to be.

Using advanced facial and cranial biomechanical analyses with nearly 40 people whose measurements were plotted from toddlers to adults, the UI team concludes mechanical forces, including chewing, appear incapable of producing the resistance needed for new bone to be created in the lower mandible, or jaw area. Rather, they write in a paper published online in the Journal of Anatomy, it appears the chin’s emergence in modern humans arose from simple geometry: As our faces became smaller in our evolution from archaic humans to today—in fact, our faces are roughly 15 percent shorter than Neanderthals'—the chin became a bony prominence, the adapted, pointy emblem at the bottom of our face.

 

xray showing chin comparison between toddler and adult
University of Iowa researchers find that we develop chins as our head size increases, from childhood to adulthood. At about 4 years of age (left), we have little indication of a chin, but by our 20s, we have a prominent point at the bottom of our faces.
 

“In short, we do not find any evidence that chins are tied to mechanical function and in some cases we find that chins are worse at resisting mechanical forces as we grow,” says Holton, assistant professor and anthropologist in the Department of Orthodontics at the UI College of Dentistry. “Overall, this suggests that chins are unlikely related to the need to dissipate stresses and strains and that other explanations are more likely to be correct.”

More intriguing, UI anthropologists led by Robert Franciscus think the human chin is a secondary consequence of our lifestyle change, starting about 80,000 years ago and picking up great steam with modern humans' migration from Africa about 20,000 years later. What happened was this: Modern humans evolved from hunter-gatherer groups that were rather isolated from each other to increasingly cooperative groups that formed social networks across the landscape. These more connected groups appear to have enhanced the degree to which they expressed themselves in art and other symbolic mediums.

Males in particular became more tranquil during this period, less likely to fight over territory and belongings, and more willing to make alliances, evidenced by exchanging goods and ideas, that benefited each and all.

The change in attitude was tied to reduced hormone levels, namely testosterone, resulting in noticeable changes to the male craniofacial region: One big shift was the face became smaller—retrenching in effect—a physiological departure that created a natural opportunity for the human chin to emerge.

“What we’re arguing is that modern humans had an advantage at some point to have a well-connected social network, they can exchange information, and mates, more readily, there’s innovation,” says Franciscus, who was on the team that first laid out the theory in a paper published last August in the journal Current Anthropology and is a contributing author on the current paper, “and for that to happen, males have to tolerate each other. There had to be more curiosity and inquisitiveness than aggression, and the evidence of that lies in facial architecture.”

The new study buttresses that argument, in that it seems to rule out the chin arose from mechanical exertion, such as chewing.

The researchers examined how the jaw region generally reacted to two forces—vertical bending and wishboning. In wishboning, one side of the jaw is pulled outward, resulting in compression in the outer part of the chin. In vertical bending, the ramus—the posterior more or less vertical part on each side of the lower jaw—splays outward, tensing the chin area. In both instances, the thinking went, the chin area is being mechanically stressed; on a microscopic level, new bone is being created, much like lifting weights creates little tears that allows new muscle to be created. Thus, arose the theory that mechanical forces, such as chewing, led to our chins.

But in examinations from periodic measurements of participants’ heads from 3 years of age to more than 20 years old, the UI researchers found no evidence that these imperceptible mechanical forces led to new bone in the chin region. Instead, they found nearly the opposite: Individuals with the most mechanical resistance had chins most similar to a 3 -or 4-year-old—meaning they didn’t have much of a chin at all.

What the researchers did notice is chin “growth” has more to do with how each feature in our face adapts as our head size increases, much like you’d fit individual pieces together in an expanding, shape-shifting, three-dimensional puzzle.

Children, for example, have flat, nearly imperceptible chins, much like what’s seen in Neanderthals. That bony prominence only becomes visible as our heads and faces grow into adulthood.

“Our study suggests that chin prominence is unrelated to function,” Holton says, “and probably has more to do with spatial dynamics during development.”

Contributing authors, all from the UI, include: Laura Bonner, Jill Scott, Steven Marshall and Thomas Southard. The study was funded by the Department of Orthodontics, in the UI College of Dentistry.

 

Compartir este post
Repost0

Présenta

  • : cinabrio blog
  • : Ecología y sostenibilidad socioambiental, énfasis en conservación de ríos y ecosistemas, denuncia de impacto de megaproyectos. Todo esto es indesligable de la política y por ello esta también se observa. Ecology, social and environmental sustainability, emphasis on conservation of rivers and ecosystems, denounces impact of megaprojects. All this is inseparable from politics, for it, the politics is also evaluated.
  • Contacto

Perfil

  • Malcolm Allison H malcolm.mallison@gmail.com
  • Biólogo desde hace más de treinta años, desde la época en que aún los biólogos no eran empleados de los abogados ambientalistas. Actualmente preocupado …alarmado en realidad, por el LESIVO TRATADO DE(DES)INTEGRACIÓN ENERGÉTICA CON BRASIL
  • Biólogo desde hace más de treinta años, desde la época en que aún los biólogos no eran empleados de los abogados ambientalistas. Actualmente preocupado …alarmado en realidad, por el LESIVO TRATADO DE(DES)INTEGRACIÓN ENERGÉTICA CON BRASIL

Recherche

Liens