Overblog Seguir este blog
Administration Create my blog
26 octubre 2015 1 26 /10 /octubre /2015 21:00

Did ancient animals REGROW their limbs ... - Daily Mail

www.dailymail.co.uk/sciencetech/.../Did-ancient-ani...

 

German researchers have found fossil evidence showing ancient tetrapods living 290 million years ago could re-grow limbs. This illustration shows the Lower Permian amphibian Micromelerpeton undergoing limb regeneration, resulting in a regenerated limb with a typical malformation

German researchers have found fossil evidence showing ancient tetrapods living 290 million years ago could re-grow limbs. This illustration shows the Lower Permian amphibian Micromelerpeton undergoing limb regeneration, resulting in a regenerated limb with a typical malformation

 

 

En la actualidad las salamandras son los únicos tetrápodos que pueden regenerar su cola y sus miembros si los pierden. Esta capacidad se ha relacionado con un desarrollo de los dedos primero y segundo de este animal antes que el resto, aunque el modo en que se produce todavía es desconocido.

Un nuevo estudio, publicado en Nature esta semana, revela que esta habilidad podría remontarse a hace unos 290 millones de años, según sugieren los análisis de los miembros y la cola de algunos anfibios fósiles de esta época como el Micromelerpeton (representado en la imagen).

Los resultados del trabajo, liderado por el Leibniz Institute for Evolution and Biodiversity Science (Alemania), evidencian que el sistema regenerativo propio de las salamandras ya se daba en estas especies extintas y que esta función se daba al menos 80 millones de años antes de lo que indican los primeros registros fósiles.

Según los autores, la formación de nuevas extremidades podría ser un atributo más extendido en el pasado entre los tetrápodos. Estas capacidades regenerativas se fueron perdiendo durante la evolución de estos seres vivos.

 

 

Researchers have previously suggested the ability may be linked to the way the amphibian develops its limbs, with the first and second digits forming before the others.

Dr Nadia Fröbisch, of Leibniz Institute for Evolution and Biodiversity Science in Berlin, said: 'Salamanders…form their fingers in a reversed order compared to all other four-legged vertebrates - a phenomenon that has puzzled scientist for over a century.

Dr Fröbisch and her colleagues examined limb and tail details in fossil amphibians from rocks dating back to the Upper Carboniferous about 290 million years ago.  This image shows the Lower Permian amphibian Sclerocephalus from the Saar-Nahe Basin in south west Germany

Dr Fröbisch and her colleagues examined limb and tail details in fossil amphibians from rocks dating back to the Upper Carboniferous about 290 million years ago.  This image shows the Lower Permian amphibian Sclerocephalus from the Saar-Nahe Basin in south west Germany

SALAMANDER'S SUPERPOWERS 

Salamanders can regrow entire limbs and parts of major organs, but how they do it is a mystery.

Researchers have previously suggested the ability may be linked to the way the amphibian develops its limbs, with the first and second digits forming before the others.

A 2013 study of axolotl - an aquatic salamander - suggested that immune cells called macrophages play a critical role in the early stages of regenerating lost limbs.

James Goodwin, of the Australian Regenerative Medicine Institute (ARMI) at Monash University in Melbourne and his team showed that just after amputation of a limb, anti-inflammatory signals were triggered and macrophages at the wound peaked in numbers four to six days after the injury.

They also showed that wiping out the cells prevented regrowth, Livescience reported. 

The researchers said studying the regenerative abilities of salamanders help experts come up with new ways of treating spinal cord and brain injuries in humans.

Some lizards are able to re-grow their tails, but scientists are so interested in salamanders because they go one step further.

Constanze Bickelmann said: ‘As opposed to lizards - which usually can only regenerate their tails once or twice and merely replace the vertebral column in the tail with a cartilaginous rod - salamanders regenerate a genuine tail including vertebral elements, the neural spine and associated musculature.’

The high regenerative capacities of salamanders were considered classically special and unique, but the latest findings offers a new perspective. 

 

‘The question we wanted to address was if and how this different way of developing limbs is evolutionarily linked with the high regenerative capacities.’

In a bid to solve the mystery Dr Fröbisch and her colleagues examined limb and tail details in fossilised amphibians from rocks dating back to the Upper Carboniferous period, about 290 million years ago.

They found the same methods of regeneration were in these relatives of modern salamanders.

This implies these features were present at least 80 million years before the first occurrence of salamanders in the fossil record, according to the findings published in the journal Nature.

The results suggest that limb regeneration might once have been a more widespread attribute.

Dr Frobisch explained: ‘The high regenerative capacities were lost in the evolutionary history of the different tetrapod lineages, at least once, but likely multiple times independently - among them also the lineage leading to mammals.’

The researchers said their findings are surprising and could also be of interest for biomedical studies aiming to unravel the mechanisms responsible for salamander regeneration.

They indicate not only salamander-specific factors may play a role for the high regenerative capacities but also mechanisms that all land vertebrates carry within them due to their common evolutionary heritage.

Different amphibian groups of the Carboniferous and Permian periods around 300 million years ago were able to regenerate their legs and tails in a way previously exclusively known from modern salamanders, the study shows.

Dr Jennifer Olori, of the State University of New York, said: ‘We were able to show salamander-like regenerative capacities in both fossil groups that develop their limbs like the majority of modern four-legged vertebrates, as well in groups with the reversed pattern of limb development seen in modern salamanders.’

The fossils used in the study came from the Berlin Natural History Museum’s collections, as well as others.

Dr Frobisch added: ‘The fossil record shows the form of limb development of modern salamanders and the high regenerative capacities are not something salamander-specific - but instead were much more wide spread and may even represent the primitive condition for all four-legged vertebrates.’ 

Scientists found the same methods of regeneration were in relatives of modern salamanders (stock image). This implies features were present 80 million years before the first salamanders in the fossil record

Scientists found the same methods of regeneration were in relatives of modern salamanders (stock image). This implies features were present 80 million years before the first salamanders in the fossil record



Read more: http://www.dailymail.co.uk/sciencetech/article-3290236/Did-ancient-animals-REGROW-limbs-Fossils-suggest-ability-regenerate-widespread-300-million-years-ago.html#ixzz3phrmrTfn 
 

 

Repost 0
Published by Malcolm Allison H malcolm.mallison@gmail.com - en FRONTERAS DE LA BIOLOGÍA
Comenta este artículo
22 octubre 2015 4 22 /10 /octubre /2015 16:12
 
 
 
 
 
Monkeys with bigger roars produce less sperm
 
 
 

Monkeys with bigger roars produce less sperm

Jacob Dunn, coautor del estudio, describe esta 'evolución compensatoria' y la relaciona con el trabajo de la selección sexual de Darwin. / UNIVERSIDAD DE CAMBRIDGE

 

Los monos aulladores son del tamaño de un perro pequeño y pesan más o menos siete kilos. Viven en la zona tropical, desde el sur de México, hasta el norte de Argentina. Pero que el peso y el tamaño no despisten: son uno de los animales terrestres más fuertes del planeta.

La evolución se ha portado bien con ellos y les ha dado, además, un sistema vocal complejo y de gran alcance. De hecho, pueden chillar a una frecuencia acústica similar al rugido de los tigres. Para los machos, el aullido tiene un fin reproductivo muy importante: atrae a las hembras y ahuyenta a los machos rivales.

Pero no todos los monos aulladores tienen este vozarrón. Una nueva investigación sobre las especies aulladoras ha puesto de manifiesto una evolución de compensación entre el tamaño del hioides masculino –hueso situado debajo de la raíz de la lengua que permite que el rugido gutural los aulladores resuene– y el tamaño de los testículos.

El estudio ha determinado que cuanto más grande es el órgano vocal de un mono aullador masculino, y más profundo e imponente es su gruñido, más pequeños son sus testículos y producen menos espermatozoides. 

Esta compensación, de la que Charles Darwin ya escribió largo y tendido en su libro El origen del hombre y la selección en relación al sexo, se ha dado en varias ocasiones. Por ejemplo, existen especies en las que los machos invierten en grandes cuerpos o largos colmillos, y han mostrado a su vez tener menos testículos.

Pero lo que jamás se había observado antes es que existiera una relación directa entre el tamaño de los genitales y los órganos vocales de ningún animal.

Cráneo, mandíbula e hioides de un mono aullador rojo, donde se ve el enorme tamaño del hioides en relación al cuerpo. / JACOB DUNN

Ahora, un grupo de investigadores procedentes de la Universidad de Utah, Cambridge y Viena, entre otras, publican en Current Biologyuna investigación sistemática de prácticamente todas las especies de monos aulladores (9 de 10) y esta evolución compensatoria.

Junto a la recopilación de datos sobre el tamaño medio de los testículos entre las especies de los aulladores, los investigadores también usaron escáneres láser 3-D para analizar el tamaño de más de 250 hioides. Posteriormente, hicieron un análisis acústico de los distintos rugidos.

El equipo encontró que, de entre todos estos primates, el mono aullador negro (Alouatta palliata) es el que más grande tiene las bolas y más pequeños los hioides; por el contrario, el mono aullador rojo boliviano (Alouatta sara) está en el otro extremo, con un gran hioides y testículos pequeños. “Encontramos otras especies con hioides más grandes (como Alouatta macconnellii), pero no tenemos datos sobre sus testículos (aunque nuestra hipótesis es que serían aún más pequeños)”, explica a Materia Jacob Dunn, miembro de la División de Antropología Biológica de la Universidad de Cambridge, y coautor del estudio.

DARWIN TENÌA RAZÒN

Los investigadores encontraron que la compensación estaba relacionada, además, con los sistemas de apareamiento de las diferentes especies de aulladores. Por ejemplo, los machos con grandes hioides –y que tenían, por tanto, rugidos más profundos y graves–, y testículos pequeños vivían en reducidos grupos sociales en los que, con frecuencia, solo un varón dominaba una serie de mujeres; es decir, tenían un "harén" como modelo social.

Los monos aulladores han desarrollado diferentes soluciones a un mismo problema: el éxito reproductivo"

Leslie Knapp, directora del Departamento de Antropología en la Universidad de Utah

“Es precisamente la organización social la que influye en esta compensación. En la mayoría de los animales existe una relación entre el riesgo de competencia espermática (generalmente medido por el número de hombres por grupo) y el tamaño de los testículos. Así que es de esperar que los animales en los grupos de harén (es decir, de un solo macho) tenga las bolas pequeñas, y los animales que viven en grupos masculinos múltiples las tengan grandes”, indica Dunn.

"Esta idea ha rondado por las cabezas de los científicos desde que la propuso Charles Darwin, pero esta es la primera vez que alguien demuestra una relación directa entre las características vocales antes del apareamiento y la producción de espermatozoides" aclara Leslie Knapp, directora del Departamento de Antropología en la Universidad de Utah y coautora del estudio.

"Además, el estudio demuestra que Darwin tenía razón cuando sugirió que los rugidos de los animales son importantes para la reproducción", añade.

DOS SOLUCIONES PARA EL MISMO PROBLEMA

“Creemos que las especies de mono aullador han desarrollado diferentes soluciones a un mismo problema, que es la potenciación del éxito reproductivo. Algunas especies lo solucionan teniendo grandes hioides y otros con grandes testículos. El común antecesor de todos estos monos probablemente tenía un tamaño intermedio tanto en las glándulas como del hioide”, indica Knapp.

Lo que no saben los investigadores es por qué la compensación se produce entre los testículos y los órganos vocales y no con cualquier otro órgano: "Puede ser que la inversión en el desarrollo de un gran órgano vocal implique un coste tan alto de energía que simplemente no haya suficiente para invertirla en los testículos", comenta la antropóloga.

Dunn cree que otra posibilidad es que un gran órgano vocal sea tan eficaz en la disuasión de los machos rivales "que no hay necesidad de invertir en grandes testículos”. “Por supuesto, estas hipótesis no son mutuamente excluyentes”, recalca el investigador.

 

Repost 0
Published by Malcolm Allison H malcolm.mallison@gmail.com - en FRONTERAS DE LA BIOLOGÍA PSICOLOGÍA
Comenta este artículo
21 octubre 2015 3 21 /10 /octubre /2015 19:18

 

 Descubren una nueva especie de escarabajo en Tarragona

En la actualidad se conoce cerca de un millón y medio de especies animales, de las cuales la mitad son insectos y de estas, 300.000 son especies de escarabajos. Una de cada cinco especies animales conocidas es un escarabajo. Aun así, se siguen descubriendo más. 

20 octubre 2015 . Científicos del Museo de Ciencias Naturales de Barcelona han descrito una nueva especie perteneciente al género Laemostenus en cinco cuevas subterráneas del Parque Natural dels Ports en Tarragona.

Parece que Dios tenga una preferencia especial por los escarabajos", dijo Charles Darwin. Estas especies son las más numerosas. En el caso de la península ibérica la fauna subterránea está considerada una de las más ricas y mejor estudiadas del mundo. Pero todavía reserva sorpresas.

En 2012, con el apoyo de la Asociación Catalana de Bioespeleología, científicos del Museo de Ciencias de Barcelona llevaron a cabo un estudio de los artrópodos hipogeos de los Puertos, proyecto subvencionado por el propio parque natural de los Puertos en Tarragona.

Los científicos colocaron trampas con una mezcla de queso y carne seca, en unos casos, y de cerveza y sal en otros

A raíz de este trabajo se hicieron varios hallazgos sobre la distribución de esta fauna, pero el descubrimiento de esta nueva especie de Lamenostenus, por parte de los científicos del museo, es el resultado más emblemático.

Del género Laemostenus, en la península ibérica se conocían 19 especies, básicamente del subgénero Antisphodrus. La veinteava especie se ha llamado Laemostenus portsensis sp., que mide 17 milímetros de longitud.

Las cinco cuevas donde se hizo la prospección (Sima dels Ermets de Passamonte, Cueva del Conill, Sima de la Barcina, Sima dels Mamelons y Agujero el Rastre) son ambientes relativamente fríos y muy húmedos, con temperaturas que, en el momento de la recolección, oscilaban entre los 9,1 y los 16,3 ºC. La humedad se encontraba muy cerca de los valores de saturación en la mayoría de cuevas.
 

Escarabajo Laemostenus portsensis // Museu de Ciències Naturals de Barcelona

.

Queso, carne y cerveza para la captura
 
En total se obtuvieron 32 individuos, algunos por captura directa y otros con trampas. Tanto en zonas de penumbra como cuartos profundos, se colocaron trampas con una mezcla de queso y carne seca, en unos casos, y de cerveza y sal en otros.

"Lo que hizo decidirnos fue sobre todo la forma de la cabeza y de la parte dorsal del cuerpo y la forma de los genitales", dice el científico

El trabajo de prospección y captura, a pesar de las dificultades, no fue la más compleja y laboriosa. Al tratarse de animales muy pequeños, que en este caso miden entre 11,70 y 16,30 milímetros, encontrar las diferencias entre especies fue difícil.

Los ejemplares recogidos se compararon con especímenes ya clasificados y pertenecientes a la colección del museo, donde los ejemplares están perfectamente registrados. Los individuos se compararon con otros de las especies Laemostenus levantinus y LaemostenusLassalle.

El nuevo escarabajo tiene algunas características diferenciales, como un cuerpo más delgado y chafado, con una cobertura de un marrón rojizo oscuro. La cabeza tiene forma ovoidal –más largo que ancho y un poco estrecho en la base– y los ojos son pequeños y ligeramente convexos. Las piernas son largas y delgadas.

“Algunas características pueden variar entre individuos de una misma especie que viven en lugares diferentes y por ello no siempre se puede decir que es una nueva especie. Pero lo que hizo decidirnos fue sobre todo la forma de la cabeza y de la parte dorsal del cuerpo y la forma de los genitales”, explica el investigador del museo J. Mederos.

La mayoría de los ejemplares se capturaron en la Sima dels Ermets de Passamonte y en la Cueva del Conill y con trampas situadas a unos 30 metros de la entrada. Ningún individuo fue recogido a más de 40 metros, aunque algunos sí se encontraban en zonas verticales profundas. Los investigadores creen que la separación de esta nueva especie respecto a sus vecinas se debía producir por barreras ecológicas más que geográficas.

Referencia bibliográfica:

M. Prieto, J. Mederos & J. Comas, 2015. "A new species of Laemostenus Bonelli, 1810 (Coleoptera, Carabidae) from Els Ports Natural Park (Catalonia, northeastern Iberian peninsula)". Animal Biodiversity and Conservation, 38: 23–30.

SINC - Servicio de información y noticias científicas

Zona geográfica: Cataluña
Fuente: SINC
 

[PDF]A new species of Laemostenus Bonelli, 1810 (Coleoptera ...

www.cuevascastellon.uji.es/.../animalbiodiversity38_...
Traducir esta página
por M Prieto - ‎2015 - ‎Mencionado por 1 - ‎Artículos relacionados
Laemostenus (Antisphodrus) portsensis n. sp. is described from five caves at Els Ports Natural Park. The new taxon can be distinguished from its geographical ...
Repost 0
Published by Malcolm Allison H malcolm.mallison@gmail.com - en FRONTERAS DE LA BIOLOGÍA
Comenta este artículo
19 octubre 2015 1 19 /10 /octubre /2015 17:48
fossil snake hindlimb Fossil snake hindlimb bones labelled
Above left, the Cretaceous snake Pachyrhachis problematicus clearly had small hindlimbs. The drawing at right shows a reconstruction of the pelvis and hindlimb of Pachyrhachis.

 

 

Cuando los ofidios tenían patas

Admiradas y temidas, misteriosas y seductoras, las serpientes desafían a los herpetólogos (especialistas en reptiles) y paleontólogos, que no logran hallarle respuesta a una antigua pregunta: ¿al final, cuál es el origen de estos animales? El debate es acalorado. En 1997, el canadiense Michael Caldwell y el australiano Michael Lee creyeron haber develado el enigma. En un artículo publicado ese año en Nature , analizaron dos fósiles de culebras con patas posteriores, que vivieron hace 95 millones de años, encontrados en Israel. La conclusión a la que arribaron indicó que eran especies originarias del ambiente marino y constituían el posible eslabón entre los mosasaurios -los grandes lagartos que habitaron los mares en la época de los dinosaurios- y los ofidios, un grupo formado por alrededor de 3.000 especies.

El brasileño Hussam Zaher se mostró desconfiado ni bien leyó dicho trabajo. Zaher, un investigador del Museo de Zoología de la Universidad de São Paulo (USP), echó un baldazo de agua fría en los entusiastas de la idea de que la especie estudiada, la Pachyrhachis problematicus , sería el ancestro común a todas las culebras y que ésta hubiera surgido del mar. Sus estudios, que se transformaron en once artículos, uno de éstos incluso publicado en 2000 en Science , sostienen que la Pachyrhachis no es el tan aguardado eslabón perdido. Sería, eso sí, un animal cercano a un grupo de serpientes actuales, las macrostomatas, como la cascabel (Crotalus durissus ), la boa constrictor (Boa constrictor ) y la pitón (Python reticulatus ). “Esta polémica ayudó a refinar el conocimiento morfológico sobre las serpientes y mostró que la evolución de ese grupo de animales es mucho más complejo de lo que se imaginaba; empero, la cuestión sobre el origen de la serpientes continua sin respuesta”, asevera Zaher.

El debate sobre el origen de las serpientes, alimentado por artículos científicos con argumentos minuciosamente construidos, lleva a que los especialistas ora aplaudan una idea, ora duden acerca de las conclusiones que parecían ya establecidas. De una manera más amplia, esto recuerda que el proceso evolutivo de las especies en general no tiene una dirección predeterminada, ni lleva necesariamente a organismos más avanzados. Características como las patas, aparentemente esenciales, pueden surgir y más tarde sencillamente desaparecer.

Las patas delanteras de las serpientes ya habían desaparecido millones de años antes, mediante mecanismos distintos de aquéllos que llevaron a la eliminación de las patas posteriores. De acuerdo con estudios publicados en 2000 por investigadores ingleses, los miembros delanteros desaparecieron de manera radical, sin dejar rastros, debido a la desconexión de un grupo de genes reguladores. En tanto, la desaparición de las patas traseras se debió a la pérdida de una estructura del embrión llamada cresta ectodérmica apical. Las patas traseras se atrofian y desaparecen si no son utilizadas; es como si el organismo decidiera no destinar más energía para mantener esa parte del cuerpo que se muestra como innecesaria -en un proceso similar al verificado con los peces de las cavernas, casi todos con ojos atrofiados o incluso ausentes.

Según Zaher, en el período Cretáceo, hace entre 144 y 65 millones de años, todas las serpientes tenían patas posteriores, que fueron desapareciendo paulatinamente, a medida en que los linajes fueron evolucionando hasta los días actuales, y no de una sola vez, a partir de un ancestro que aún mantenía vestigios de patas. Dichas patas, con seguridad, no eran usadas para la locomoción o la sustentación, debido a que eran muy pequeñas. Una hipótesis sugiere que podrían haber desempeñado algún tipo de función durante el acto sexual.

La historia de la Pachyrhachis , la primera serpiente con patas, empieza al final de la década del 60, cuando ese fósil fue descubierto en Ein Yabrud, un sitio arqueológico situado cerca de Jerusalén, Israel. La intrigante culebra con patas, de alrededor de 95 millones de años, fue inicialmente estudiada por el paleontólogo judío de origen austríaco George Haas, uno de los grandes nombres de la herpetología de la época.

Por un momento, al final de los años 70, Haas tuvo en sus manos dos fósiles de serpientes con patas. El primero tenía cráneo, pero se encontraba sin la cola. El segundo presentaba características inversas: la cola, de la cual salían las patas posteriores, estaba preservada, pero el cráneo no se hallaba muy visible. Pese a que los dos animales guardasen una enorme semejanza y fueran muy parecidos a las serpientes, Haas prefirió no arriesgar, y describió dos especies diferentes: la que tenía patas fue calificada como Ophiomorphus colberti y asociada a un lagarto marino del linaje de los dolichosaurios. La otra, una serpiente, recibió el nombre de Pachyrhachis problematicus -una clara alusión a los interrogantes que suscitaba.

Los fósiles pasaron más de 20 años guardados en la Universidad Hebraica de Jerusalén, hasta que Caldwell y Lee, en la década del 90, rescataron el tema. “Aquellos animales eran supuestamente los ancestros de las serpientes, pero nadie aún los había estudiado con los métodos adecuados, y urgía hacerlo”, cuenta Lee, de la Universidad de Adelaida, Australia.

Los dos paleontólogos no necesitaron mucho tiempo para concluir que Haas, fallecido en 1981, había sido excesivamente cauteloso. Los dos fósiles descritos, a decir verdad, pertenecían a una misma especie: la Pachyrhachis . “Pasamos entonces a tener un solo animal”, afirma Zaher. “Era una serpiente con patas”. Pero las concordancias paraban por ahí.

Caldwell y Lee retomaron las tesis del paleontólogo estadounidense Edward Drinker Cope, que vivió en el siglo XIX. Para éste, las serpientes se habían originado en el ambiente marino -y serían herederas de los mosasaurios. El lugar en donde fueron hallados los fósiles de la Pachyrhachis hacía que esa posibilidad se tornara bastante viable. La presencia de las patas posteriores cerraba el círculo. Ese cuadro llevó a los dos paleontólogos a afirmar, en el artículo de abril de 1997 en Nature , que había sido encontrado el eslabón perdido entre las serpientes y los lagartos marinos. “La Pachyrhachis ofrece evidencias adicionales sobre las afinidades existentes entre los mosasaurios y las serpientes, trayendo a la luz nuevas informaciones sobre las características de los ofidios primitivos”, dice Caldwell, actualmente en la Universidad de Alberta, Canadá.

“Ni bien leí el trabajo, noté una serie de inconsistencias”, sostiene Zaher. En primer lugar, dice, no se consideraron algunas características craneanas de los animales, según él decisivas, tales como la presencia de dentición en el palatino, uno de los huesos del paladar, y un hueso supratemporal que se extendía hacia atrás del cráneo. Asimismo, el análisis habría omitido a una especie primitiva y fundamental para comprender la evolución de esos animales: la Dinilysia patagonica , una serpiente ya extinguida, que existió en el Cretáceo Superior en Argentina. Por último, Caldwell y Lee habrían resumido toda la diversidad actual de serpientes en tan solo dos grupos: Scolecophidia y Alethinophidia , pasando de largo de las macrostomatas, que ocupan una posición superior en la línea evolutiva de las serpientes -y con las cuales, como se vería, la Pachyrhachis guarda significativas semejanzas.

Las críticas arreciaron cuando Zaher supo de un tercer fósil de serpientes con patas que habría sido descubierto junto con la Pachyrhachis , también en Ein Yabrud. Recién dos años después, en 1999, Zaher logró la autorización de la Universidad Hebraica de Jerusalén para estudiar ese animal. En esa época, Zaher trabajaba con Olivier Rieppel, curador de fósiles del Field Museum de Chicago, Estados Unidos, que en diciembre de 1999 llevo a la USP una copia fiel de la nueva culebra con patas. Rieppel y Zaher analizaron el fósil minuciosamente, con base en conceptos modernos de anatomía comparada y biología evolutiva. “En el cráneo se encuentra la clave para la comprensión del problema”, afirma el investigador de la USP.

Esa línea de razonamiento mostró que se trataba de una nueva especie: la dentición especializada en el paladar y en la mandíbula, sumada a la ausencia de sínfisis, el punto de unión firme entre los dos huesos dentarios, que le asegura mayor movilidad a la mandíbula, representa una novedad evolutiva de importancia en la historia del grupo y les otorga a las serpientes una habilidad mayor para la captura de presas de mediano y gran porte. Según Zaher, éstas son características de las macrostomatas, serpientes como la cascabel, la boa constrictor y la pitón, que desarrollaron la capacidad de alimentarse de presas enteras, mucho mayores que o diámetro de sus cabezas. Un análisis retrospectivo lo confirmó: también se observan estos elementos de manera evidente en la Pachyrhachis .

Para no dejar dudas, Zaher realizó comparaciones con serpientes más distantes: entre las Scolecophidia , el grupo más primitivo de culebras conocido hasta hoy, cuyos representantes externamente parecen lombrices, la realidad es opuesta. En éstas, los movimientos del hocico son limitados, la mandíbula es corta y no existen dientes en el paladar. Son animales adaptados a la microfagia -alimentación de presas pequeñas, como hormigas y termitas.

Zaher y Rieppel describieron en Science , en marzo de 2000, la nueva especie de serpiente con patas, llamada Haasiophis terrasanctus , en homenaje a Haas y a la región en la cual fue hallada. En el artículo, los investigadores son categóricos: “Pachyrhachis y Haasiophis son serpientes derivadas, cercanas evolutivamente a las macrostomatas, y de ninguna manera pueden ser asociadas al momento histórico en el que esos animales se originaron”. Caldwell rebate: “Ellos admiten que describieron tan solo los huesos del cráneo, ignorando otras partes del fósil. Ése es un procedimiento sumamente limitado”.

Mientras el debate continúa, Zaher amplia la colección de grupos actuales y de fósiles de serpientes, ya con centenas de ejemplares, sobre la cual se asienta la búsqueda de las relaciones de parentesco entre las familias y de los episodios evolutivos, como la reducción de las patas. Para él, la búsqueda del eslabón perdido, que develaría la historia sobre el origen de las serpientes, aún no ha terminado. “Mi intuición me dice que el más fuerte candidato a cumplir ese papel es un animal fosorial”, comenta. “Con el tiempo, las evidencias científicas dirán si tengo razón o no”.

.

Publicaciòn: septiembre 2002

.

El Proyecto
La fauna de microvertebrados tetrápodos del Cretáceo Superior en las regiones de Marília y Presidente Prudente (interior de São Paulo): biodiversidad, filogenia y tafonomía


MODALIDAD
Línea regular de auxilio a proyecto de investigación

COORDINADOR
Hussam El Dine Zaher – Instituto de Biociencias/ USP


INVERSIÓN
R$ 124.270,00

 

http://revistapesquisa.fapesp.br/es/2002/09/01/cuando-los-ofidios-tenian-patas/

 

Pachyrhachis es un género de serpientes extinto con patas traseras bien desarrolladas conocida por los registros fósiles descubiertos en Ein Yabrud, cerca de Ramallah, en Cisjordania central. Es uno de los tres géneros de serpientes cenomanianas conocidos con miembros posteriores.

Muchas de las modernas pitones y boas de la actualidad aún tienen pequeños espolones óseos, donde habrían estado los miembros millones de años atrás. Las serpientes Pachyrhachis habrían tenido una longitud de alrededor de 1 m. Pachyrhachis fue originalmente descripta por Haas (1979, 1980) quién observó que tenía una mezcla desconcertante de características de serpiente y de lagarto; su estatus como una serpiente primitiva fue confirmada más tarde (Caldwell and Lee 1997). La posición de Pachyrhachis dentro de las serpientes está en debate (e.g. Lee and Scanlon 2002; Rieppel et al. 2003).

.

fossil snake hindlimb Fossil snake hindlimb bones labelled

Above left, the Cretaceous snake Pachyrhachis problematicus clearly had small hindlimbs. The drawing at right shows a reconstruction of the pelvis and hindlimb of Pachyrhachis.

http://evolution.berkeley.edu/evolibrary/article/lines_07

.

Pachyrhachis es un género de serpientes extinto con patas traseras bien desarrolladas conocida por los registros fósiles descubiertos en Ein Yabrud, cerca de Ramallah, en Cisjordania central. Es uno de los tres géneros de serpientes cenomanianas conocidos con miembros posteriores. Muchas de las modernas pitones y boas de la actualidad aún tienen pequeños espolones óseos, donde habrían estado los miembros millones de años atrás. Las serpientes Pachyrhachis habrían tenido una longitud de alrededor de 1 m. Pachyrhachis fue originalmente descripta por Haas (1979, 1980) quién observó que tenía una mezcla desconcertante de características de serpiente y de lagarto; su estatus como una serpiente primitiva fue confirmada más tarde (Caldwell and Lee 1997). La posición dePachyrhachis dentro de las serpientes está en debate (e.g. Lee and Scanlon 2002; Rieppel et al. 2003).

Dilemas en la evolución de las serpientes
El proceso evolutivo de las especies en general no tiene una dirección predeterminada, ni lleva necesariamente a organismos más avanzados. Características como las patas, aparentemente esenciales, pueden surgir y más tarde sencillamente desaparecer. Las patas delanteras de las serpientes ya habían desaparecido millones de años antes, mediante mecanismos distintos de aquéllos que llevaron a la eliminación de las patas posteriores.

De acuerdo con estudios publicados en 2000 por investigadores ingleses, los miembros delanteros desaparecieron de manera radical, sin dejar rastros, debido a la desconexión de un grupo de genes reguladores.
En tanto, la desaparición de las patas traseras se debió a la pérdida de una estructura del embrión llamada cresta ectodérmica apical. Las patas traseras se atrofian y desaparecen si no son utilizadas; es como si el organismo decidiera no destinar más energía para mantener esa parte del cuerpo que se muestra como innecesaria, en un proceso similar al verificado con los peces de las cavernas, casi todos con ojos atrofiados o incluso ausentes.

La evolución de las serpientes

 

El origen y la evolución de las serpientes se han debatido a lo largo de la paleontología por años. Hay dos teorías principales, que son exploradas en profundidad en este informe de octubre 2013.
La teoría principal es que las serpientes son un grupo hermano de los lagartos varanoides y las serpientes marinas que evolucionaron de ellos. La segunda teoría plantea que las serpientes eran una vez pequeños lagartos de madriguera y perdieron sus extremidades porque era simplemente más fácil excavar sin patas.
---------------



La teoría de la evoluciòn de las serpientes desde reptiles varanoides marinos

Primero sugerida formalmente por Edward Drinker Cope (1849-1897) cazador de fósiles y biólogo evolutivo de la època victoriana, argumenta que las serpientes perdieron sus extremidades en el mar y están estrechamente relacionados con los lagartos marinos extintos llamados mosasaurios.


Esta idea es defendida sobre todo por MSY Lee, al observar las relaciones entre los principales linajes de serpientes basado ​​en el análisis filogenético. Examinó las características anatómicas, ecológicas y osteológicas. De acuerdo con Lee:
"Las serpientes marinas con patas del Cretácico, Pachyrhachis y Haasiophis emergen como las serpientes más primitivas"

 

Haasiophis

....................................  Haasiophis, serpiente marina con patas del Cretácico

Sin embargo, el vínculo entre estas serpientes marinas con patas del Cretácico y las serpientes avanzadas y/o modernas se basa en interpretaciones muy improbables que son discutibles; incluso Lee admite esto. La opinión de que estas grandes serpientes marinas fueron las primeras serpientes primitivas, contradice directamente la idea de que los antepasados ​​de las serpientes eran pequeños, terrestres, criaturas de madriguera.


Las similitudes que las serpientes y mosasaurios poseen, radican en que ambos tienen mandíbulas sueltas para tragar presas grandes. Algunas serpientes tienen un pliegue gular que permiten el estiramiento en los tejidos intramandibulares. Esto se conoce como la liberación de la sínfisis mandibular y es variable y compleja entre las serpientes. El único otro clado de squamate (reptiles escamados) que muestra esta liberación es precisamente el clado de los mosasaurios. También comparten con las serpientes una articulación intramandibular. Todas estas similitudes en la mecánica mandibular apoyan la teoría de que las serpientes y reptiles marinos, como los mosasaurios, están íntimamente relacionados.

 

pachry
FIGURA - serpiente marina con patas del Cretácico Haasiophis nadando en aguas marinas, apoya la teoría de Lee. Esta serpiente primitiva tiene pequeñas extremidades traseras y una aleta dorsal similar a una cola.

 

Lee cree que los mosasaurios eran formas "intermedias entre lagartos y serpientes". Lee también establece que Pachyrhachis es un excelente ejemplo de un taxón de transición. Es cierto que Pachyrhachis es también un taxón hermano de serpientes bastante avanzadas para ser capaces de dislocar y ampliar sus mandíbulas para tragar presas. Sin embargo, hay mucho debate sobre si esta serpiente cretácica era un "eslabón perdido", o simplemente un pariente de las serpientes modernas que no se vincula a los orígenes de las serpientes. Zaher encontró que Pachyrhachis no es una serpiente basal, ni una especie entre los mosasauroides y las serpientes, considera a Pachyrhachis taxón hermano de las serpientes avanzadas macrostomata.

Lee presentó una refutación a esto, poniendo todas las serpientes, excepto Pachyrhachis como una sola terminal, lo que no permite una prueba empírica y un potencial respuesta negativa a los resultados de Zaher.

Pachyrhachis se considera un grupo hermano de Macrostomata y las serpientes se agrupan con el clado dibamide–amphisbaenian (lagartijas sin patas) en lugar de agruparse con los mosasauroides, pero todavía hay mucho debate.

Aunque esta teoría parece la más improbable de las dos, no es imposible que las primeras serpientes fueran marinas y sólo el ancestro de las formas existentes halla sido de madriguera. Hay cinco posibles grandes grupos de lagartos marinos del Mesozoico y son: aigialosaurs, mosasaurios, dolichosaurs, adriosaurs y aphanizocnemus, que podrían definir un linaje propio. Todos ellos muestran varias similitudes con los lagartos varanoides terrestres que ya se habían establecido en su forma moderna a finales del Cretácico, como el monstruo de Gila. El mosasauro primitivo, Dallasaurus conserva varias características similares al aigialosaur . Esto sugiere que al menos el ancestro de los aigialosauros y mosasauros era una forma anfibia, al igual que muchos varanoides existentes. Por lo tanto, los mosasaurios que conocemos que eran totalmente marinos, parecen estar mucho más abajo en la línea evolutiva.

Los dolichosauros, aphanizocnemus y adriosauros tienen cuerpos mucho más largos y cuellos alargados, con un número de vértebras dorsales incrementado y extremidades anteriores reducidas en diferente medida. Un ejemplo de esto es microbrachis adriosaurus; con una reducción extrema de los miembros anteriores de que fue visto como una tendencia a la pérdida de la extremidad anterior y la aparición de serpientes.

 

Lo que también apoya la teoría de que las serpientes son un grupo hermano de los lagartos varanoides y las serpientes marinas que evolucionaron de ellos, es que los párpados transparentes de las serpientes evolucionaron para combatir las condiciones marinas (pérdida de agua de la córnea por ósmosis), y los oídos externos se perdieron por falta de uso en un ambiente acuático.

Para concluir con esta teoría, estudios genéticos en las serpientes, en los últimos años, han indicado no estan tan estrechamente relacionados con los mosasaurios o lagartos monitor como alguna vez se creyò. Sin embargo, más evidencia vinculan a las serpientes con los mosasaurios que a las serpientes con los varánidos.

 

---------------------

 

La teoría de la evoluciòn de las serpientes desde lagartos de madriguera.

La evidencia fósil sugiere que las serpientes pueden haber evolucionado a partir de lagartos o lagartijas de madriguera durante el período Cretácico. Podophis descouensi es un nuevo fósil que ha sido descrito. Es similar a Pachyrhachis ya que es una serpiente con dos patas del periodo Cenomaniano. Confirma que las serpientes de dos patas (bipedales) son Ophidia basales, Ophidia primigenios. No es posible decir si estas dos serpientes bipedales constituyen una taxón hermano del taxòn Serpentes, o una rama del clado evolutivo Serpentes. 

 

Podophis descouensi’s

 

FIGURA - muestra extremidades posteriores impecablemente conservadas de Eupodophis descouensi.


Características tales como los párpados transparentes y fusionados, y la pérdida de oídos externos evolucionaron para hacer frente a las dificultades de la vida en madriguera, como córneas rayadas y suciedad en los oídos, según esta teoría.


Sin embargo, hay muchas diferencias anatómicas entre serpientes y lagartos, como los ojos y los nervios ópticos en el cerebro. Esto podría sugerir diferentes mutaciones o una mayor evolución y no es un gran obstáculo para este argumento, sobre todo cuando se examina el ADN de lagartos y serpientes. Los científicos compararon el ADN de numerosas especies de lagartos y serpientes. Sus resultados han demostrado que el ADN de serpiente es significativamente diferente del ADN de lagartos varano, pero es más afìn con el ADN de otros lagartos terrestres. Llegaron a la conclusión de que esta es una fuerte evidencia a favor de las ideas de que los lagartos de tierra dieron origen a las serpientes.

 

 
Click on thumbnail to enlarge the image.

Figure 4: Reconstruction of Eupodophis descouensi (note the size and position of the limbs).

 

Para apoyar esta evidencia, fue descrito un fósil de una "serpiente de transición", Coniophis, del Cretácico, que vivió en un ambiente de llanura de inundación y "careció de adaptaciones para la locomoción acuática". Nicholas Longrich la describe como con cabeza de lagartija y cuerpo de serpiente. Era pequeña, y sus reducidas espinas neurales sugieren su naturaleza de madriguera, apoyando esta teoría en gran medida.

 

.

The Evolution of Snakes

The origin and evolution of snakes have been debated throughout palaeontology for years. There seems to be two main theories, which will be explored in depth in this report. The first main theory is that snakes are a sister group to marine varanoid lizards and snakes thus evolved from them. The second is that snakes were once small burrowing lizards and lost their limbs because it was simply easier to dig without them.

First the ‘marine varanoid theory’ will be looked into. First formally suggested by Victorian fossil hunter and evolutionary biologist Edward Drinker Cope (1849-1897), argues that snakes lost their limbs at sea and are closely related to the extinct marine lizards called mosasaurs.

This idea is mostly pushed by MSY Lee. He looked at the relationships between the major lineages of snakes based on phylogentic analysis. Ecological, osteological and anatomical features were examined. According to Lee:

“The marine, limbed Cretaceous snakes Pachyrhachis and Haasiophis emerge as the most primitive snakes”

However, the link between these and advanced snakes are based on very unlikely interpretations that are debateable; even Lee admits this.  The view that these large marine snakes were the first primitive snakes directly contradicts with the idea that snake ancestors were small, terrestrial, burrowing creatures.

Below is Pachyrhachis and size in comparison to humans. Note the small hind limbs.

pachry

The similarities that snakes and mosasaurs possess are that they both have loose jaws for swallowing large prey. Some snakes have a gular fold that allow stretching in the intramandibular tissues. This is called liberation of the mandibular symphysis and is variable and complex amongst snakes. The only other squamate (scaled reptile) clade which shows this liberation is mosasaurs. They also share with snakes an intramandibular articulation. All these similarities in mandibular mechanics support the theory that snakes and marine reptiles, such as mosasaurs, are very closely related.

Below is Haasiophis swimming in marine waters, supporting Lee’s theory. This primitive snake also appears to have small hind limbs and a dorsal fin-like tail.

Haasiophis

Lee believes that mosasaurs were the “intermediate between lizards and snakes”.  Lee also states that Pachyrhachis is an excellent example of a transitional taxon. It is true thatPachyrhachis is also a sister-taxon of fairly advanced snakes that are able to dislocate and widen their jaws to swallow their prey. However, there is much debate whether this Cretaceous snake was a ‘missing link’, or just a relative of modern snakes that bears no issue to snake origins. Zaher found Pachyrhachis not to be a basal snake, nor a link between mosasauroids and snakes, but the sister-taxon of advanced macrostomatan snakes instead.

Lee put forward a rebuttal to this by putting all snakes, except Pachyrhachis as a single terminal, thus not allowing an empirical test and a potential negative response of Zaher’s results.

Pachyrhachis is found to be a sister group of Macrostomata, and snakes grouped with the dibamid–amphisbaenian clade instead of with mosasauroids, but it is still up to much debate.

Although this theory is seemed the most unlikely out of the two, it is not impossible that the earliest snakes were marine and only the ancestor of the extant forms was burrowing. There are a possible five major groups of marine lizards in the Mesozoic and they are: aigialosaurs, mosasaurs, dolichosaurs adriosaurs and Aphanizocnemus, which might define a lineage of its own. All these show several similarities with terrestrial varanoid lizards that had already settled into their modern form by the late Cretaceous, such as the giant Gila monster. The primitive mosasaur, Dallasaurus retains several aigialosaur-like features. This suggests that the ancestor of the aigialosaurs and mosasaur at least was an amphibious form, much like many extant varanoids. Therefore, the mosasaurs that we know of that were totally marine, seem to be much further down their evolutionary line. The dolichosaurs, Aphanizocnemus and adriosaurs have much longer bodies and elongate necks, with an increase in a number of dorsal vertebrae and reduced forelimbs to different degrees. An example of this is Adriosaurus microbrachis; it had an extreme reduction of forelimbs that was seen as a tendency towards forelimb loss and the emergence of snakes.

Mososaur

What is also believed from this theory is that the fused, transparent eyelids of snakes evolved to combat marine conditions (corneal water loss through osmosis), and the external ears were lost through disuse in an aquatic environment.

To conclude on this theory, genetic studies in recent years have indicated snakes are not as closely related to mosasaurs or monitor lizards as once believed. However, more evidence links mosasaurs to snakes than to varanids.

Fossil evidence suggests that snakes may have evolved from burrowing lizards during the Cretaceous period. Podophis descouensi gen. et sp. nov.  is a new fossil that has been described. It is similar to Pachyrhachis as it is a bipedal snake from the Cenomanian. It confirms that bipedal snakes are basal Ophidia. It is not possible to tell whether these two bipedal snakes make up a sister-taxon to the Serpentes, or a stem group of the Serpentes. Below is Podophis descouensi’s immaculately preserved hind limbs.

Podophis descouensi’s

Features such as the transparent, fused eyelids and loss of external ears evolved to cope with burrowing difficulties, such as scratched corneas and dirt in the ears, according to this theory.

However, there are many anatomical differences between snakes and lizards, such as their eyes and optic nerves to the brain. This could just suggest different mutations or further evolution and is not such a great hindrance to this argument, especially when lizard and serpent DNA is examined. Scientists compared the DNA of numerous species of lizards and snakes. Their results have shown that snake DNA is significantly different from the DNA of varanid lizards, but is more like the DNA of other land-based lizards. They concluded that this is strong evidence for land-lizard ideas of snake origins.

To add to this credible evidence, a ‘transitional snake’ fossil was described. Coniophis, from the Cretaceous, lived in a floodplain environment and “lacks adaptations for aquatic locomotion”. Nicholas Longrich also describes it as having a lizard-like head with a snake body. It was small, and reduced neural spines suggest a burrowing nature, supporting this theory greatly.

Coniophis precedens

The skull is intermediate between that of lizards and snakes. Hooked teeth and an intramandibular joint indicate that Coniophis fed on relatively large, soft-bodied prey. However, the maxilla is firmly united with the skull, indicating an akinetic rostrum.Coniophis therefore represents a transitional snake, combining a snake-like body and a lizard-like head. Subsequent to the evolution of a serpentine body and carnivory, snakes evolved a highly specialized, kinetic skull, which was followed by a major adaptive radiation in the Early Cretaceous period. This pattern suggests that the kinetic skull was a key innovation that permitted the diversification of snakes.

To conclude, both the varanoid and the burrowing-lizard theory pose compelling evidence. However, due to recent fossil discoveries, such as Coniophis, it would seem that snakes were more likely to have lived on land, not the sea. Their ancient vertebrae suggest a burrowing lifestyle; they were not adapted for aquatic life. To add to this the varanoid argument has many holes in it, as it does not take into account DNA, only phylogenetic similarities. The fossil record has also supported the burrowing theory more than the marine theory. It is true that there are some aquatic snake fossils, but these examples may have just been a sister taxon and may not infringe on the evolution of snakes at all.

head comp

From left to right: Coniophis skull adaptation; Erhard’s wall lizard’s head; Ralph the Florida Corn snake’s head. You can see that there are similarities and differences between all and that Coniophis was a ‘mid way’ point between a lizard head and a snake head, such as the shape, teeth and most importantly the jaw structure, which was more like a lizards than modern day snakes’. This leads scientists to believe that the rest of the body would be a ‘transition’ also.

https://danniteboul.wordpress.com/2013/10/07/the-evolution-of-snakes/

 

.

 
Click on thumbnail to enlarge the image.

Figure 2: Eupodophis descouensi. Al Nammoura, Lebanon, Cenomanian. Ventral view. The animal has been broken and the posterior portion is fossilized near the head. The total length is about 85 cm.

 

 
Click on thumbnail to enlarge the image.

Figure 4: Reconstruction of Eupodophis descouensi (note the size and position of the limbs).

 

  
Click on thumbnail to enlarge the image.

Figure 1: Stratigraphic distribution of the oldest snakes (*unquestionable hindlimbed snakes**probable hindlimbed snakes). Note: with the exception of Simoliophis, each taxon comes from only one locality; so each bar indicates the maximum possible range.

 

http://paleopolis.rediris.es/cg/CG2003_A01_JCR-FE/index_uk.html

.

[PDF]The Cenomanian: stage of hindlimbed snakes - Paleopolis

paleopolis.rediris.es/.../CG2003_A01_JCR-FE_uk.pd...
Traducir esta página
por JC RAGE - ‎2003 - ‎Mencionado por 23 - ‎Artículos relacionados
Carnets de Géologie / Notebooks on Geology - Article 2003/01 (CG2003_A01_JCR-FE). 1. The Cenomanianstage of hindlimbed snakes. Jean-Claude RAGE1.

 

The anatomy and relationships of Haasiophis terrasanctus ...

www.researchgate.net/.../236963877_Rieppel_O.__Z... - Traducir esta página

Repost 0
Published by Malcolm Allison H malcolm.mallison@gmail.com - en FRONTERAS DE LA BIOLOGÍA
Comenta este artículo
14 octubre 2015 3 14 /10 /octubre /2015 21:09

.

Cuando pensamos en huevos, son los de la gallina los que se vienen a la cabeza. La imagen del óvulo no fecundado de esta ave, que consumimos desde niños, cobra protagonismo hoy en el Día Mundial del Huevo por sus beneficios nutricionales, solo superado por la leche materna.

Sin embargo, el huevo de las aves presenta multitud de formas y tamaños en función de cada especie. Destaca el de la avestruz (Struthio camelus) con un peso de hasta 1,5 kg –el mayor que se conoce–, y el del colibrí zunzucito (Mellisuga helenae), que con medio gramo es el más pequeño.

emú_Barry Armstead Photography

Los huevos de emú son de color verde oscuro. / Barry Armstead Photography

En cuanto a la textura, en general todos los cascarones comparten una superficie lisa, salvo excepciones como en el caso de los cormoranes. Pero es sobre todo en los colores con los que cada especie se distingue de las demás, para adaptarse a su entorno y a sus depredadores: blancos, camuflados, con o sin machas, de tonos pardos, brillantes o coloridos, como los del emú (Dromaius novaehollandiae), que son verde oscuros y de un tamaño equivalente al de 10 o 12 huevos de gallina. 

Los huevos de las aves: blancos, camuflados, con o sin machas, de tonos pardos, brillantes o coloridos

Coloridos y diminutos

Infinitamente más pequeños son los huevos de los insectos, aunque su proceso de formación varía en función del grupo al que pertenecen. Existen tres tipos de ovogénesis o creación del huevo, que difiere entre cucarachas, escarabajos, y otros como las moscas, abejas y mariposas.

La cáscara se forma en el aparato reproductor de la madre y el macho la fecunda con su esperma. Una vez formados los embriones, la hembra deposita estratégicamente los huevos en el exterior ya que suelen poseer un apéndice abdominal modificado que se convierte en un órgano adaptado a esta función. Esto les permite insertarlos en lugares difíciles de alcanzar.

_escarabajo_arlequin_USGS Bee Inventory and Monitoring Lab

Los huevos de la chinche arlequín ('Murganta histriónica') son irregulares y blancos y negros. Se realizan entre cinco y siete puestas de varias decenas de huevos que tardan 15 días en eclosionar. / USGS Bee Inventory and Monitoring Lab

De manera general los camufla en el sustrato: en hojarasca, bajo tierra, bajo la corteza, sobre o dentro de las plantas, sobre o dentro de otros animales (en el caso de especies parasitarias como el piojo, en el hospedador), bajo el agua o en lugares que se inundan periódicamente. Las formas varían también mucho. Pueden ser redondos o semicriculares, irregulares, cilíndricos con puntas esféricas o puntiagudas.

Una hembra de tiburón ballena tenía más de 300 embriones en su interior en diferentes etapas del desarrollo

Más de 300 huevos a la vez

Si bien es cierto que la reproducción en los peces también se realiza mediante huevos, entre especies el proceso es muy diferente. Pueden ser ovíparos (los huevos son expulsados al agua y la fecundación es externa), vivíparos (la cría nace ya formada y con capacidad para nadar) y ovovivíparos (nacen alevines bien formados en el interior de la madre donde se han desarrollado los huevos), como es el caso de los tiburones ballena (Rhincodon typus), el pez más grande del mundo.

A principios del siglo XX, se había deducido que este animal era vivíparo al encontrar en su oviducto varios huevos. A mediados de siglo se modificó esta hipótesis y se indicó que eran ovíparos. Pero no fue hasta 1996 que se llegó a la conclusión de que eran ovovivíparos al encontrar una hembra en las costas de Taiwán con más de 300 embriones en su interior en diferentes etapas del desarrollo: unos estaban aún en el huevo y otros ya estaban totalmente formados. Lo sorprendente del hallazgo es que todas las crías eran del mismo padre, por lo que los científicos sugieren que las hembras de esta especie almacenan esperma de un solo acto sexual y lo fertilizan con el tiempo.

tiburon_amarillento

Huevo de alitán ('Scyliorhinus stellaris'). / Alfiero Brisotto

En general, los peces ovíparos tienden a proteger sus huevos de diferentes maneras, construyendo nidos con burbujas o en objetos flotantes, como es el caso de los peces voladores. Algunos incluso los mantienen en su boca hasta que los alevines eclosionan.

Huevos de hermafroditas

Un solo caracol puede llevar hasta 100 huevos a la vez, y los pone en lugares frescos

Aunque existen muchos grupos de moluscos (calamares, ostras, almejas, pulpos, babosas y caracoles, entre otros), todos son ovíparos, pero su modo de reproducción puede ser unisexual (con individuos macho y hembra), para los mejillones, ostras y almejas, entre otros, o hermafrodita, en el caso de los gasterópodos (caracoles y babosas, entre otros), en ocasiones con capacidad de autofecundación.

A pesar de ser hermafroditas, para reproducirse los caracoles necesitan dos individuos. Esta pareja interactuará durante horas hasta que cada uno fertilice los huevos en el otro. Un solo caracol puede llevar hasta 100 huevos a la vez, y los pone en lugares frescos, en el caso de los terrestres, o cerca de una zona sólida como en una roca, en el de los marinos, para que los huevos permanezcan en un mismo lugar sin sufrir daños. Tardarán por lo general entre dos y cuatro semanas en desarrollarse.

huevos_caracol_recorte

Huevos de caracol manzana ('Pomacea canaliculata') puestos en una planta acuática. / Shan Lv, National Institute of Parasitic Diseases

Los anfibios también suelen presentar sexos separados y son en su mayor parte ovíparos. La puesta se realiza en agua dulce y está conformada por multitud de pequeños huevos sin caparazón unidos entre sí por una sustancia gelatinosa y varias membranas que los protegen de los golpes, patógenos externos y depredadores, en el caso de la fecundación externa. De los huevos salen renacuajos, aún por pasar la metamorfosis ya en un ambiente externo.

Las tortugas hacen entre tres y ocho nidos y alcanzan los mil huevos

Proteger los huevos a toda costa

Cien huevos es la media que ponen también las tortugas marinas después de arrastrarse por la arena de la playa, elegir un lugar adecuado, y cavan un nido del tamaño de su cuerpo. Cuando depositan los huevos, el reptil cubre de arena el agujero y lo camufla antes de regresar al mar.

Este proceso se repite varias veces cada dos semanas, por lo que en el periodo de reproducción puede hacer entre tres y ocho nidos y alcanzar los 1.000 huevos. Esta es la manera de asegurarse la supervivencia de la mayor parte de las crías.

tortuga_James Harding

Una cría de tortuga mapa del norte ('Graptemys geographica') eclosiona de su huevo. / James H. Harding

Los reptiles pueden ser ovovivíparos u ovíparos. Estos últimos incuban sus huevos en nidos en diferentes lugares: en la tierra en suelos arenosos o arcillosos que actúan como incubadoras naturales, bajo las piedras o en general en sitios alejados de los depredadores.

La cobra es la única serpiente que permanece junto al nido para defender a sus futuras crías con agresividad

Aunque la mayoría de las hembras abandonan el nido una vez depositados los huevos, la cobra (Ophiophagus Hannah) es la única serpiente que permanece junto al nido que ella misma ha fabricado arrastrando hierbas y ramas con su cola para defender a sus futuras crías con agresividad, hasta que estas eclosionan. Cuando nacen, se separa de ellas.

Tampoco las abandona la pitón que se enrosca alrededor de los nidos para controlar la temperatura, pero al ser ectotermo (regula su temperatura corporal en función de la ambiente), no puede incubarlos. Para compensarlo, produce una serie de espasmos o escalofríos en su cuerpo alrededor de la puesta para aumentar la temperatura.

fecundacion_ovulo_fotolia

Ovúlo humano durante el proceso de fecundación 'in vitro'. / Fotolia

Los mamíferos también ponen huevos

Aunque todos las hembras mamíferos (incluidos los humanos) tienen óvulos para la reproducción, existen cinco especies que pueden poner huevos como las aves o los reptiles. Además de las cuatro especies de equidna –similares a los erizos–, destaca el ornitorrinco (Ornithorhynchus anatinus), que en lugar de dar a luz a crías vivas, pone huevos, generalmente dos, y de pequeño tamaño.

Estos huevos, de cáscara fina y pegajosos, se desarrollan en el útero materno durante 28 días y son incubados durante otros diez en el exterior. Son parecidos al de los reptiles y más redondeados que el de las aves. Al nacer, como le ocurre a muchas otras especies, son muy vulnerables.

Zona geográfica: España
Fuente: SINC

Adeline Marcos

Repost 0
Published by Malcolm Allison H malcolm.mallison@gmail.com - en FRONTERAS DE LA BIOLOGÍA Ecología Planetaria
Comenta este artículo
13 octubre 2015 2 13 /10 /octubre /2015 22:43

Ejemplar de musolón de aleta larga recientemente hallado en aguas escocesas. / Scottish Shark Tagging Programme

Range of the false catshark
Range of the false catshark

 

 

Hallan un poco agraciado tiburón en aguas escocesas

El musolón de aleta larga (Psuedotrakias microdon) es uno de los tiburones más esquivos que existen y de los menos conocidos. Nada a profundidades que superan los mil metros en diferentes mares y se ha observado con relativa frecuencia en aguas canarias e incluso en Galicia.

El Musolón de aleta larga, es un tiburón de la familia Pseudotriakidae y pertenece al Orden de los Carcharhiniformes. Su color es marrón oscuro. Su aleta caudal tiene su lóbulo inferior menos prominente que en otros tiburones similares. Este tiburón alcanza una longitud de 3 m. de longitud

Por su aspecto extraño, piel viscosa y forma algo repelente, los científicos de la Marine Scotland (Reino Unido) que estaban realizando un trabajo de etiquetado en aguas profundas pensaron que el pez que habían encontrado –al que apodaron tiburón ‘sofá’ por su apariencia– podría ser una nueva especie. Pero en realidad no lo era, al menos para la ciencia. Los investigadores tuvieron tiempo de pesarlo, medirlo y fotografiarlo, antes de devolverlo al mar. Este es el protagonista de la semana en #Cienciaalobestia.


Sin embargo, el Scottish Shark Tagging Programme indica que nunca antes se había observado en aguas escocesas. El ejemplar, de unos dos metros de longitud y 60 kg de peso, se suma a los otros 72 peces cartilaginosos –conocidos como elasmobranquios– que viven en las profundidades de esos mares británicos, según una lista realizada junto al Marine Scotland y la organización Shark Trust.

http://www.agenciasinc.es/Multimedia/Fotografias/Hallan-un-poco-agraciado-tiburon-en-aguas-escocesas

The most distinctive feature of the false catshark is its long, low first dorsal fin.
The most distinctive feature of the false catshark is its long, low first dorsal fin.

.

El tiburón Pseudotriakis microdon es el único miembro de su género. Tiene una distribución global, y más comúnmente se ha registrado cerca de la parte inferior sobre taludes continentales e insulares, a profundidades de 500-1,400 m. Llegar a los 3 metros de longitud, es grueso y se puede identificar fácilmente por su alargada primera aleta dorsal tipo quilla. Tiene ojos grandes y rasgados y una gran boca llena de numerosos dientes pequeños. Por lo general, es de color marrón oscuro, aunque algunos son de color gris claro.

El tiburón Pseudotriakis microdon tambièn se conoce como musolón de aleta larga o tiburón "falsa pintarroja" (es de la familia Pseudotriakidae)

Con músculos flácidos y un gran hígado graso, el tiburón "falsa pintarroja" es un depredador de movimiento lento que se alimenta de una gran variedad de peces e invertebrados. Tiene un modo de reproducción vivípara, con una forma inusual de oofagia en que los embriones en desarrollo consumen fragmentos de óvulos o huevos liberados por la madre y derivan esos nutrientes en su propio saco embrionario para su uso posterior. Esta especie normalmente da a luz dos crías a la vez. La Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) carece en la actualidad de datos suficientes para evaluar su estado de conservación.

Aunque no es blanco de pesca de valor comercial, es capturado incidentalmente por artes de pesca de palangres y redes de arrastre de fondo, y su baja tasa de reproducción puede hacerlo susceptible de agotamiento de la población.

Repost 0
Published by Malcolm Allison H malcolm.mallison@gmail.com - en FRONTERAS DE LA BIOLOGÍA
Comenta este artículo
6 octubre 2015 2 06 /10 /octubre /2015 20:49

 

An external file that holds a picture, illustration, etc.
Object name is peerj-03-1171-g001.jpg

Geographical and geological location of the Casa Fabà site.
(A) Geological map of the Tremp Basin (modified from López-Martínez & Vicens, 2012); (B) stratigraphical section performed near the Casa Fabà site (modified from Riera et al., 2009); (C) mapping of the crocodilian bones at the Casa Fabà locality.

.

En 2003, cerca del pueblo de Orcau (Pallars Jussà, Lleida), se descubrió una nueva especie de cocodrilo antiguo, bautizada con el nombre de Allodaposuchus hulki. Los restos de este animal incluyen diversas partes del cráneo, la columna vertebral, la cintura escapular y las extremidades anteriores de un mismo individuo. Sus características anatómicas únicas han permitido a un grupo de investigadores del Institut Català de Paleontologia Miquel Crusafont (ICP) y la Universidad de Barcelona (UB) describir la nueva especie de crocodiliano en un artículo publicado en la revista científica PeerJ.

"El estudio morfológico y de las inserciones musculares de las extremidades delanteras demuestra que A. hulki era un animal muy robusto, musculoso y posiblemente con mucha fuerza en las extremidades", explica Alejandro Blanco, paleontólogo del ICP. Esta característica le ha valido el epíteto específico "hulki", en referencia a "Hulk", el conocido superhéroe de color verde de Marvel.

La musculatura le permitía mantener las patas extendidas, para mantener el voluminoso cuerpo separado del suelo

La especie destaca especialmente por el desarrollo de la musculatura que permitía mantener las patas extendidas, destinada a mantener el voluminoso cuerpo del animal separado del suelo. "Su masa muscular es muy superior incluso en comparación con otras especies del género Allodaposuchus", comenta el investigador. Esta configuración posiblemente indicaría un andar semierguido y no reptante.

Un oído muy agudo

Una de las características del género Allodaposuchus es la presencia de unas aberturas óticas (lo que serían sus orejas) muy amplias, de las que se desconocía su función. En este estudio, los investigadores han obtenido imágenes radiográficas con un aparato de tomografía computarizada que ha permite observar un complejo circuito de cavidades y senos en el interior del cráneo conectados directamente con la apertura ótica y que probablemente están relacionados con un agudo sentido de el oído. Además, estas cavidades aligerarían el peso del cráneo.

Los crocodilianos incluye los actuales gaviales, cocodrilos, caimanes y aligatores, así como numerosas especies fósiles primitivas y se originó en la península ibérica.
Es la parentela del Allodaposuchus hulki.

La combinación de un cráneo ligero, buen oído y una postura semierguida a la hora de andar parecen indicar queAllodaposuchus hulki era de hábitos preferentemente terrestres, con capacidad de realizar largas incursiones por los ambientes de ríos que dominaban el paisaje de los Pirineos hace 69 millones de años.

En la zona donde se han recuperado los restos de A. hulki también se han hallado numerosos restos de dinosaurios y no se deben descartar posibles interacciones depredador-presa entre los dos grupos de animales

El género Allodaposuchus es uno de los crocodilianos (grupo que incluye los actuales gaviales, cocodrilos, caimanes y aligatores, así como numerosas especies fósiles) más primitivos del mundo y se originó en la península ibérica.

A pesar de que el género Allodaposuchus es endémico y de los más comunes en Europa hace entre 70 y 65 millones de años (periodo que coincide con los últimos millones de años de existencia de dinosaurios no aviario en la Tierra), la mayoría de fósiles recuperados hasta ahora correspondían exclusivamente a restos craneales.

Si eres periodista y quieres el contacto con los investigadores, regístrate en SINC como periodista.

Zona geográfica: Cataluña

Fuente: Institut Català de Paleontologia Miquel Crusafont (ICP)

 

An external file that holds a picture, illustration, etc.
Object name is peerj-03-1171-g008.jpg
Resulting strict consensus cladogram illustrating the phylogenetic relationship of Allodaposuchus hulki and the basal position of ‘Allodaposuchia’ within Crocodylia.

 

 

Allodaposuchus es un género extinto de crocodilianos que incluye cuatro especies que vivieron en lo que hoy es el sur de Europa durante las etapas Campania y Maastrichtiano del Cretácico Tardío. Hasta hace poco clasificados como crocodilomorfos no crocodilianos, se coloca, ahora entre los primeros crocodilianos verdaderos a criterio de la mayoría de los estudios filogenéticos. Allodaposuchus es uno de los cocodrilomorfos del Cretácico Tardío de Europa más comunes, con fósiles conocidos de España, Rumania y Francia.

.

The authors of the analysis proposed the name Allodaposuchia for the clade containingArenysuchus and Allodaposuchus species. Below is a cladogram from that analysis:[4]

Eusuchia
 

Hylaeochampsidae

 
Crocodylia
 

Gavialoidea

 
 
 

Planocraniidae

 
 

Borealosuchus spp.

 
"Allodaposuchia"
 

Allodaposuchus palustris

 
 
 

Allodaposuchus subjuniperus

 
 

Arenysuchus gascabadiolorum

 
 
 

Allodaposuchus hulki

 
 

Allodaposuchus precedens

 
 
 
 
Brevirostres
 

Alligatoroidea

 
 

Crocodyloidea

 
Repost 0
Published by Malcolm Allison H malcolm.mallison@gmail.com - en FRONTERAS DE LA BIOLOGÍA
Comenta este artículo
6 octubre 2015 2 06 /10 /octubre /2015 16:34

What can we learn from chimps swinging their hips? We investigate the walking style of our primate cousins, and see what they can teach us about our ambling ancestors

 

 

Hasta ahora se creía que cuando los chimpancés caminaban sobre dos piernas, su tronco permanecía rígido. Sin embargo, un estudio, liderado por la Universidad Estatal de Nueva York en Stony Brook (EE UU), revela que, aunque la alineación de la parte superior del cuerpo durante una zancada difiere entre humanos y chimpancés, los simios también utilizan su tronco para compensar el movimiento de la pelvis.

Los chimpancés usan su torso para compensar el movimiento excesivo de la pelvis

“Cuando nos fijamos en los primeros ancestros humanos, en particular en Lucy (Australopithecus afarensis), vemos que tienen el mismo tipo de caja torácica amplia y de pelvis que poseen los chimpancés, por lo que tradicionalmente se había asumido que podría haber tenido un tronco rígido y que esto habría afectado negativamente a su rendimiento bípedo”, afirma Nathan Thompson, investigador del departamento de Ciencias Anatómicas en la Universidad Estatal de Nueva York en Stony Brook y autor del trabajo publicado en Nature Communications.

“Sin embargo, hemos descubierto que a pesar de que los chimpancés giran su pelvis mucho más que los humanos, también usan su tronco para compensar este movimiento”, explica Thompson

.

Lucy caminaba mejor de lo que se creía 

El investigador y su equipo realizaron un análisis cinemático para monitorizar los movimientos independientes de caderas, lumbares y tórax en seres humanos y chimpancés entrenados para caminar sobre dos piernas. 

.

Walking with chimps What can we learn from chimps swinging their hips? In this Nature Video, we investigate the walking style of our primate cousins, and see what they can teach us about our ambling ancestors. nature video 06/10/2015

.

Según los científicos, la similitud al caminar indica que la morfología esquelética como la del chimpancé no habría impedido la locomoción bípeda en el homínido Australopithecus afarensis (Lucy) y apunta a que es probable que esta facultad estuviera también presente de forma temprana en la evolución de los homínidos.

“Ahora sabemos que el tronco de Lucy no habría sido una barrera para su forma de locomoción bípeda.  En función de cuánto moviera su pelvis, podría haber sido capaz de utilizar el mismo tipo de rotación que opone las partes superior e inferior del cuerpo empleada por los humanos”.

“El registro fósil solo nos deja los huesos, pero hay un montón de incógnitas acerca de cómo funcionaban realmente esos huesos en seres vivos”, concluye Thompson.

Referencia bibliográfica:

Nathan E. Thompson et al. “Surprising trunk rotational capabilities in chimpanzees and implications for bipedal walking proficiency in early hominins” Nature Communications 6 de octubre 2015 DOI: 10.1038/ncomms9416

Zona geográfica: Norteamérica
Fuente: SINC
 
......
.
............................
.
Repost 0
Published by Malcolm Allison H malcolm.mallison@gmail.com - en FRONTERAS DE LA BIOLOGÍA Perú: Ensayo y Tragedia
Comenta este artículo
2 octubre 2015 5 02 /10 /octubre /2015 22:04

Phylogenetic Revision of Acanthiophilus (Diptera: Tephritidae), With a Description of Three New Species and a Discussion of Zoogeography  Annals of the Entomological Society of America

 

 

 

 

Un nuevo estudio, publicado en Annals of the Entomological Society of America, identifica tres nuevas especies de moscas de la fruta, pertenecientes al género AcanthiophilusA. minor, A. summissus y A. unicus. Los científicos se centraron en este grupo para descubrir más datos sobre su filogenia, es decir, sobre sus relaciones de parentesco con los distintos seres vivos. 

Las moscas de este género, que habitan en África, Europa y Asia, en ocasiones suponen una plaga seria que daña cultivos y provoca graves pérdidas económicas. En cambio, otras especies de Acanthiophilus son un buen mecanismo de control contra el crecimiento excesivo de malas hierbas.

Las moscas de este género pueden suponer una plaga seria que daña cultivos y ocasiona graves pérdidas económicas

"Este descubrimiento es parte de un proyecto más grande: una revisión de Acanthiophilus y el género de la mosca de la fruta Tephritomyia", afirma Elizabeth Morgulis, investigadora del departamento de Zoología de la Universidad de Tel Aviv (Israel) y coautora del trabajo.

El estudio de Acanthiophilus

"Cuando comenzamos nuestra investigación, la hipótesis era que Acanthiophilus y Tephritomyia formaban un grupo monofilético. Algunas de las especies que fueron asignadas en un primer momento a Acanthiophilus en realidad pertenecían a otros géneros y descubrimos tres especies no descritas de este tipo de moscas de la fruta”, explica la científica.

Según Morgulis, los próximos pasos en el estudio de Acanthiophilus incluyen un análisis cladístico a gran escala y otro filogenético molecular que incluya al género y a otros relacionados.

El objetivo es que pueda aumentar el conocimiento de este grupo y que se pueda entender como un todo. Según los investigadores, también será importante encontrar y verificar el estatus de las plantas huéspedes e identificar otras especies de este género porque el equipo considera que aún quedan moscas sin descubrir.

Referencia bibliográfica:

Elizabeth Morgulis et al. "Phylogenetic Revision of Acanthiophilus (Diptera: Tephritidae), With a Description of Three New Species and a Discussion of Zoogeography" Annals of the Entomological Society of America 2 de octubre de 2015 DOI:10.1093/aesa/sav087

 

http://entomologytoday.org/2015/10/02/study-describes-three-new-species-of-fruit-flies-and-revises-their-genus/

"Cuando comenzamos nuestra investigación, la hipótesis era que los gèneros Acanthiophilus y Tephritomyia formaban un grupo monofilético, con un tronco familiar comùn. Algunas de las especies que fueron asignadas en un primer momento a Acanthiophilus en realidad pertenecían a otros géneros y descubrimos tres especies no descritas de este tipo de moscas de la fruta”, explican los científicos.

Repost 0
Published by Malcolm Allison H malcolm.mallison@gmail.com - en FRONTERAS DE LA BIOLOGÍA
Comenta este artículo
30 septiembre 2015 3 30 /09 /septiembre /2015 16:46

Angustopila dominikae, smallest snail

Angustopila dominikae, discovered in Guangxi, China, may be the world's tiniest land snail, at only 0.03 inches (0.86 millimeters) tall.

.

Diez diminutos caracoles terrestres podría caber en el ojo de una aguja

El caracol Angustopila dominikae, descubierto en Guangxi, China, puede ser el caracol de tierra más pequeño del mundo, con sus escasos 0,86 milímetros de alto de concha. 10 de estos diminutos caracoles terrestres podría caber en el ojo de una aguja

28 de septiembre 2015 Live Science - Los diminutos caracoles son parte de un grupo llamado microgasterópodos, que son caracoles de menos de 0,2 pulgadas (5 mm). Se trata de un grupo grande, según Barna Pall-Gergely de la Universidad de Shinshu en Japón y sus colegas, que escribieron en 2014 en la revista ZooKeys que estos caracoles diminutos representan la mayor diversidad de caracoles terrestres tropicales. Microsnails anteriores descubiertos por los investigadores midieron sólo un milímetro más o menos (0,04 pulgadas) de altura de la concha; también han descubierto un caracol menos de 0,08 pulgadas (2 mm) de altura que vive, por lo que se sabe, sólo en una cueva en Corea del Sur.

.

.

 

Microcaracol terrestre Angustopila dominikae
Microcaracol terrestre Angustopila dominikae

,

El holotipo del microcaracol terrestre Angustopila dominikae se conocen hasta ahora sólo en la localidad tipo, al pie de los acantilados en el extremo sur de Jiaole Cun (交 乐 村), Bama Xian (巴马 县), Hechi Shi (河池 市), en la provincia china de Guangxi (广西).

El único especimen de Angustopila dominikae se encontrò en una muestra de suelo, al pie de los acantilados. Esto lleva a la conclusión de que vive en los acantilados de piedra caliza, como lo hacen otras especies de la familia de Hypselostomatidae.

La familia Hypselostomatidae pertenece al suborden de caracoles terrestres estilomatóforos (Stylommatophora). Por lo general son pequeños o muy pequeños ("Micromoluscos"), incluyen al (actual) caracol terrestre más pequeño pulmonado, Angustopila dominikae del sur de China, con una altura de sólo 0,86 mm de concha.

https://es.wikipedia.org/wiki/Stylommatophora

.


Tiniest Snail Ever Found Could Fit Through Needle's Eye 10 Times

September 28, 2015 Live Science - The newly discovered snail species, found in China, may be the world's smallest land snail. The height of its shell is only 0.03 inches (0.86 millimeters), making it a mere crumb of a creature.
The tiny snails are part of a group called microgastropods, which are snails shorter than 0.2 inches (5 mm). This is a large group, according to Barna Páll-Gergely of Shinshu University in Japan and colleagues, who wrote in 2014 in the journal ZooKeys that snails this small account for most of the diversity in tropical land snails. Previous microsnails discovered by the researchers measured just a millimeter or so (0.04 inches) in shell height; they've also discovered a snail less than 0.08 inches (2 mm) in height that lives, as far as anyone knows, only in one cave in South Korea.

Repost 0
Published by Malcolm Allison H malcolm.mallison@gmail.com - en FRONTERAS DE LA BIOLOGÍA
Comenta este artículo

Présenta

  • : cinabrio blog
  • cinabrio blog
  • : Ecología y sostenibilidad socioambiental, énfasis en conservación de ríos y ecosistemas, denuncia de impacto de megaproyectos. Todo esto es indesligable de la política y por ello esta también se observa. Ecology, social and environmental sustainability, emphasis on conservation of rivers and ecosystems, denounces impact of megaprojects. All this is inseparable from politics, for it, the politics is also evaluated.
  • Contacto

Perfil

  • Malcolm Allison H malcolm.mallison@gmail.com
  • Biólogo desde hace más de treinta años, desde la época en que aún los biólogos no eran empleados de los abogados ambientalistas. Actualmente preocupado …alarmado en realidad, por el LESIVO TRATADO DE(DES)INTEGRACIÓN ENERGÉTICA CON BRASIL
  • Biólogo desde hace más de treinta años, desde la época en que aún los biólogos no eran empleados de los abogados ambientalistas. Actualmente preocupado …alarmado en realidad, por el LESIVO TRATADO DE(DES)INTEGRACIÓN ENERGÉTICA CON BRASIL

Recherche

Liens